"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

29 feb. 2012

Amor de hombre



Me dijo que sería delicado, que aseguró que iba a dolerme y cada una de estas amables palabras la acompañaba del apretón de un breve abrazo sobre mi hombro. Su voz sonaba cercana y agradable. Su aliento era cálido y olía a caramelos de menta. De esos que comías en el cine cuando eras un niño, de esos que saboreabas cuando todo era sencillo, cuando los problemas no existían. Quien me decía todo eso no era una mujer sino un hombre pero los géneros comienzan a difuminarse en uno solo cuando el cerebro emprende el camino por el sendero de la felicidad. Era un hombre quien me decía todo aquello. Era un hombre quien pretendía profanar mi cuerpo. Pero era un hombre de voz aterciopelada, un hombre amable, un hombre del que me hubiese enamorado de no ser yo obstinadamente heterosexual. La mayoría de ustedes están convencidos de saber lo que quieren, lo saben cuando entran en un bar, cuando se disponen a comprar un vino, cuando observan a las personas del genero contrario en la discoteca y deciden a quien invitar a un Gin-Tonic, a bailar o a lo que surja. Seguro que todos y cada uno de ustedes saben lo que hacer o que escoger. Yo creía que también lo sabía pero sucede que cuando alguien me sobrepasa con sus habilidades, comienzo a confundirlo todo. Y aquel hombre estaba a punto de hacerme romper mis mas férreas (y heterosexuales) convicciones.

-Solo será un poco, la punta -dijo sonriendo al tiempo que mostraba una maravillosa y blanca dentadura.
-Tengo miedo, nunca lo hice antes.
-Siempre hay una primera vez.
-Tengo miedo.
-Lo he hecho muchas veces, confía en mi.
-¿Qué sucederá después?
-Quizás tengas unas molestias pero pasará pronto.
-Tengo miedo.
-Vamos a ello, cuanto antes mejor.

Me agaché, relaje mis nalgas y permití que aquel hombre entrase dentro de mi. No puedo decir que fue lo mejor que me ha pasado pero tampoco fue lo peor. No me gustó pero tampoco lo rechacé. Cuando acabó me subí los pantalones y le miré a los ojos. Los míos estaban llorosos, los suyos no. Era todo un profesional.

-¿Te ha dolido? -preguntó amablemente.
-Un poco, sobre todo al principio.
-Es normal la primera vez.
-¿Volverás a hacerlo?
-Cuando sea necesario.

Al cabo de cinco minutos salí de la habitación, me temblaban las piernas y aun conservaba en mi nariz la penetrante colonia de mi proctologo. De repente me di cuenta que la revisión de próstata iba a ser solo una vez al año.Menos mal. O no... estoy confundido.



15 feb. 2012

Persecución tanga


Todos hemos sido delincuentes en algún momento de nuestras vidas, ya sea robando un perfume en El Corte Inglés o robándole el corazón a una adorable viejecita de cuya fortuna queríamos aprovecharnos. Si podemos estafamos a Hacienda o si se equivocan al darnos el cambio  salimos corriendo con 50 céntimos de más como si hubiésemos asesinado a una persona. Todos llevamos dentro un delincuente en mayor o menor medida. En mi caso en mayor medida pero esto solo es debido a mi mayor tamaño. ¿Mis delitos? Mi único delito es haberme enamorado de usted, señoría. De acuerdo, es frase de película mala. No he podido resistirme. ¿Mis delitos? Muchos y variados, mas de uno penado, pero todos inconfesables por la naturaleza de los mismos. Y a pesar de ellos voy aquí a confesar uno.

Sucedió hace dos años, en un gran centro comercial en el centro de la ciudad, uno de esos monstruos de acero y cristal inundados de tiendas cuyas franquicias puedes encontrar en miles de lugares similares. Es mas, de no ser por la peculiaridad arquitectónica de estos centros comerciales, en el resto son iguales, las mismas tiendas de ropa con música a todo volumen, las mismas dependientas con forzadas sonrisas y los mismos bares con las mismas patatas fritas mas blandas y pasadas que la papada de una abuela centenaria. ¿Cual es el encanto de un centro comercial? Ninguno, a no ser que seas un ladrón y yo en aquel momento había decidido serlo, pero un ladrón realmente peculiar. Supongo que el decálogo de todo buen narrador de historias implica explicar los motivos, el como sucede ese algo y sus consecuencias. Mis motivos y el como sucedió es algo que voy a obviar saltándome a la torera las normas de la literatura y voy a ir a lo realmente importante: las consecuencias. ¿Por qué hago esto? Bueno, es más sencillo y en tiempo de crisis debemos ahorrar aunque sean palabras. La consecuencia de mi robo es que salí corriendo de una tienda de lencería con un tanga rojo robado entre mis manos. Si estuviésemos en una película ahora es cuando la imagen de mi oronda gilipollez en veloz movimiento se congelaría y la voz en off de Ramón Langa diría "¿Cómo llegué hasta aquí?". Pero como voy a obviar los antecedentes del delito, presionemos de nuevo al PLAY para observar como salgo corriendo de la tienda acompañado de 187 kilos de carne magra moviéndose en oleadas cual mar embravecido. Puede que mi peso no sea el mas adecuado para escapar corriendo de dos jóvenes guardas de seguridad mientras la alarma antirobo resuena por todos lados. Pero sepan ustedes que la inteligencia es capaz de superar cualquier físico. Así pues me lancé al interior de un grupo de ancianos que se dirigían a una cafetería haciéndolos rodar por el suelo como un strike en una bolera y haciendo que mis perseguidores se viesen obligados a saltar por encima de ellos. Después de esta hábil maniobra mas propia de un malnacido que de Jason Bourne, me dirigí a toda prisa hacia las escaleras mecánicas. ¿Se han dado cuenta que cuando en las películas hay una persecución el protagonista siempre baja las escaleras mecánicas en dirección contraria? Yo hice lo mismo, derribando también a todos los que subían tranquilamente y como la física dice que bajar por unas escaleras que automáticamente suben implica no moverse apenas, los guardas que me perseguían tomaron las escaleras correctas y en nada estaban a mi altura dispuestos a detenerme. Pero claro, en las escaleras equivocadas. Recuerden la tontería esa del intelecto. Simplemente tuve que darme la vuelta y correr escaleras arriba mientras los dos tipos, de repente, tenían que remontar unas escaleras que iban en dirección contraria, hacia abajo. Y habiendo recuperado el primer piso con evidente ventaja respecto a mis torpes perseguidores, dejé escapar una carcajada de malvado de dibujos animados y eché a correr de nuevo topándome con los viejos que intentaban levantarse del suelo. Como la agilidad no es lo mío confieso que pisé a mas de uno e incluso recuerdo el crujir de octogenarios huesos pero yo no tengo culpa de estar gordo y de que ellos sean ancianos con osteoporosis. Toda guerra tiene daños colaterales. Volví a pasar por delante de la tienda de lencería agitando el tanga rojo a modo de orgulloso trofeo y me oculté tras un arbolito de decoración, hábil táctica si pesas alrededor de 40 kilos pero que, para alguien de mi tamaño, no servía de mucho. Los vigilantes se dirigieron directamente hacia donde me había escondido: el arbolito en cuestión. Y si volvemos al imaginario cinematográfico ¿que hace el protagonista en estos casos? En efecto, salta sobre un toldo o se descuelga por algún anuncio de grandes proporciones hasta aterrizar cómodamente a escasos metros de la salida o de una hermosa fuente donde niños comen helados de colores. No había ningún anuncio pero si el toldo de un bar del centro comercial así que, no sin cierta dificultad, me subí a la barandilla y me dejé caer los 5 metros que había hasta el toldo, el cual se partió de inmediato dando con mis carnes sobre una mesa alrededor de la cual media docena de turistas japoneses intentaban dar cuenta de media docena de batidos de fresa. Ni que decir tiene que incluso la mesa cedió a mi peso aplastando los batidos que formaron bajo mi masa corporal una gran mancha de algo rojizo que todos habrían confundido con mi sangre de no ser porque era rosa y tenía trozos de fresas. Los japoneses sacaron media docena de cámaras y comenzaron a inmortalizar la situación mientras los guardas de seguridad me ayudaban a levantame. Si quieren caer desde una altura de cinco metros y no romperse nada recuerden rodear sus huesos de kilos y kilos de carne y grasa. Ser gordo, es una ventaja cuando te persigue la autoridad.

-¡No me pongan las manos encima! -grité con todas las fuerzas que mis lastimadas costilas me permitían- ¡Indignados! ¡No podrán con nosotros! 
-¿Pero que coño estás diciendo? -comenzó uno de los vigilantes-. Si has robado un tanga rojo en el Woman's Secret. 
-¡Indignados! ¡Tangas para todas! ¡Indignados! 
-¿Pero que estás diciendo? Le has robado el tanga a una dependienta. 

Vale, lo reconozco, el motivo por el que hemos pasado directamente al desenlace obviando el nudo de la historia es por un fetichista motivo que me avergüenza. En efecto, en la tienda de lencería fina de putidama había robado el tanga que llevaba una de las dependientas y no uno de los expuestos. ¿Cómo conseguí tal hazaña? Provéanse de una percha, mucha paciencia y un billete falso de 100 euros que tirar al suelo. Con un poco de imaginación descubrirán la respuesta.

Esa fue una de las muchas noches en las que hice amigos indeseables en un calabozo de la comisaria mientras ampliaba mi colección de multas y órdenes de alejamiento. Quizás no fue un momento memorable de mi vida. ¿Pero acaso ustedes han tenido algún momento igual de emocionante en el que emulasen a un agente secreto británico huyendo de los agentes de la KGB?

La vida, sin un poco de pimienta y tangas usados es muy aburrida. 



12 feb. 2012

El tonto



Esta podría ser la historia de un tonto. Yo mismo. Antes que nada he de aclarar que esos a los que ustedes llaman tontos como políticos o tertulianos no son mas que aprendices de tontos. El autentico tonto nace siendo tonto, vive siendo tonto y morirá siendo tonto. Los tontos desconocen de cuanto sucede a su alrededor, mas que desconectados de la realidad lo que están es conectados a su propia –y tonta- realidad. Cual periodistas de Intereconomia, vaya. Como cuando la madre recrimina a su hijo diciéndole “no hagas tonterías” y el hijo se encoge de hombros y contesta “no estoy haciendo nada mama”.  Realmente los tontos no se dan cuenta de su propia tontuna, un rasgo que comparten con los políticos, ninguno más. 

Se preguntarán ustedes como es que siendo este el diario de un completo gilipollas, de repente me rebautizo en tonto y comienzo a hacer apología del tal condición. El caso es que no pueden ustedes ni imaginar lo problemas que estoy teniendo por haber elegido en su momento la palabra “gilipollas”. De un tiempo a ahora, en las redes sociales impiden el uso de palabras malsonantes o términos ofensivos. Y claro, “gilipollas” contiene la palabra “pollas”. A pesar de que sea mi apellido, mi condición y mi realidad desde hace años en la red, de repente el gilipollas que suscribe es un proscrito que ya no puede utilizar la palabra “gilipollas”. Ahora soy un tonto de lo cual tampoco me alegro: sucede que tontos hay demasiados. 

Porque ahora ya no importa lo que realmente eres sino como te llamas. Puedes llamarte Iñaki y aprovecharte de tu fama para robar de manera impune pero si eres honesto nadie te permitirá llamarte “gilipollas” en la red. La mujer del Cesar, además de ser honesta debe parecerlo. Da igual que sea la reina de Inglaterra o un camionero transexual nacido en Soria, el caso es que no puedo ser “gilipollas” porque tan hermosa palabra contiene un miembro viril escondido en la misma. Varios, en realidad. Esta es la historia de un simple tonto que perdió su condición de gilipollas en aras de la decencia y el buen gusto en un mundo plagado de corruptos, ladrones y mentirosos. 

Intentaré seguir siendo gilipollas pero no se cuanto tiempo resistiré aguantando la censura en mi apellido y condición. El día que sea un tonto mas ya les avisaré de ello. O ustedes mismos lo leerán porque ha cambiado el título de este humilde blog. 

La foto que acompaña este post es real y pertenece a una de las entradas del Parque Nacional de Tonto (en Arizona, USA).



8 feb. 2012

Uñas, uñas, uñas.



¿Les ha sucedido en alguna ocasión el toparse con una persona quien -a priori- parecía perfecta pero han acabado odiándola con todas sus fuerzas a causa de cualquier insignificante detalle? A las personas les sucede eso conmigo, durante los primeros 10 segundos les parezco perfecto pero inmediatamente después comienzan a odiarme por cientos de detalles insignificantes que van de mi halitosis crónica a un compulsivo tic que me mueve a rascar a todas horas cierta parte de mi ignmominiosa anatomía. Vivimos de las apariencias. Solo hace falta abrir cualquier revista o ver cualquier programa de televisión. Posiblemente las personas a quienes admiramos nos resultarían insoportables en la vida real. Nos enamoramos de una perfección que, en cuanto escarbamos, es mucho menos perfecta de lo que parecía. Eso mismo sucedió hace dos semanas cuando conocí a través de unos amigos a una mujer perfecta. Disculpen: a una mujer "aparentemente" perfecta. Se llamaba Isabel y era una no demasiado alta pero de cuerpo perfectamente proporcionado, melena ensortijada, ojos negros, simpática, inteligente y que me dirigía la palabra sin insultos ni tampoco me golpeaba con el bolso. Estoy en disposición de asegurar que en aquella cena comencé a entablar una conversación con una mujer de manera normal. Todo un milagro si saben ustedes de mis anteriores experiencias. Hablar con una mujer no es demasiado diferente de ir a la consulta de un médico o rellenar un formulario en la administración. Hay que rellenar los huecos con las frases que se esperan de uno intercalándolas con expresiones como "claro", "te entiendo" o "que interesante" aunque la conversación sea confusa, no entendamos nada y nos aburramos. Apariencias, la mejor de las mentiras. Una buena apariencia funciona incluso mejor que la mejor de las verdades. No se esfuercen ustedes en ser honestos, solo deben aparentarlo. 

El problema con aquella mujer es que la perfección de repente se truncó por un mínima detalle que rompía mi zen interior. La mujer tenía unas largas uñas pintadas de color rojo con las que todo el rato repiqueteaba encima de cualquier superficie. Una gota no hace una inundación pero la gota malaya acaba por matar o volverte loco. Cataclac, cataclac, cataclac. Una y otra vez, subrayando cada frase. Al principio era curioso, pronto resulto perturbador, en unos minutos se convirtió en molesto y al poco ya era insoportable. Una mujer perfecta completamente insoportable. ¿Que podía hacer yo? Solo hacía media hora que estaba hablando con ella y ya deseaba matarla. ¿Cortarle las uñas sin que se diese cuenta?  Cataclac, cataclac, cataclac. ¿Decírlo de manera educada?  Cataclac, cataclac, cataclac.  ¿Clavarle un tenedor en un ojo?  Cataclac, cataclac, cataclac. Debía encontrar una solución o me iba a volver loco. 

En un momento de la cena la mujer se levantó para ir al baño y entonces uno de mis amigos me preguntó que me parecía ella.

-Es verdaderamente odiosa -dije sin inmutarme-. Una mujer completamente repugnante.
-Pero si es fantástica -replicó mi amigo.
-¿Has visto lo que hace con las uñas? Como no pare, hundiré cuchillo del postre en su garganta.
-Entonces no tomaremos postre.

Y así fué, nos saltamos el postre pero la susodicha continuó tamborileando con sus uñas encima de platos, vasos, mesa e incluso cubiertos.

-¿Sabe que le digo señora? -exploté yo acabándome el café justo cuando ella hablaba sobre su intención de irse de voluntaria a África como enfermera- Que es usted una completa imbecil. Adios muy buenas.

Cuando digan una frase de una contundencia tal recuerden siempre dar la vuelta cual verónica taurina y salir sin darse la vuelta ni atender a suplicas. No volví a saber de ella. Lo mejor de todo es que tampoco volví a saber de sus uñas. Cataclac, cataclac, cataclac.

Puede que mis uñas no sean cortas, tampoco estén cuidadas ni aun menos sean limpias. Pero yo nunca osaría hacerlas repiquetear encima de ninguna superficie. Mi educación está por encima de mis neurosis. Espero que la de ustedes también. Si me quieren invitar a cenar vengan con guantes.

 Cataclac, cataclac, cataclac.



3 feb. 2012

Selección de tweets de Enero



Un mes mas aquí les dejo algunos de los tweets que ustedes, mis queridos animales de compañía, han escogido retuitear como los mas ocurrentes, quizás los que mas les han hecho pensar o simplemente los que mas odian. Una vez mas me sorprendo del criterio con que la gente elige. Debe ser que no soy mas que un pobre gilipollas. El problema es que durante Enero hubieron demasiados tweets retuiteados por ustedes y no puedo correr el riesgo de hacer una entrada con cientos de frases pretendidamente ocurrentes. Ustedes no tienen tanto tiempo libre ni yo tampoco soy tan ocurrente. Así pues procederé a reproducir aquí algunos de los tweets que tuvieron mas retuiteos en Enero. Para los que desconozcan que es twitter les diré que es un lugar donde la creatividad se limita a 140 caracteres. Para los que desconozcan que es un tweet les diré que es un texto corto donde pretendemos ser mas ocurrentes que los demás. Y para los que finalmente desconozcan lo que es un retuiteo les diré que es el "copia pega" de toda la vida. Y una vez finalizado el breve curso de twitter, vamos allá...




¿Una señora del Opus Dei puede hacer una llamada perdida?

Hace un día precioso para entrar en un McDonalds con una escopeta y salir en las noticias.

Escuchar a Camps dando gracias a la "España limpia" es como escuchar a Belén Esteban hablando de física cuántica.

Según Interconomía "caridad cristiana" es dejar que los africanos se mueran de SIDA. Sois los putos amos.

Soy eyaculador precoz y busco mujer con grandes pechos y labios carnosos para... bueno, ya da igual.

Ha muerto Fraga. Spielberg confirma que cancela el rodaje de "Parque Jurásico 4".

Ha muerto Fraga. En Intereconomía van a decretar 2500 días de luto.

El domingo en Cuarto Milenio expondrán el caso de un tertuliano de Intereconomia que hablaba bien del PSOE.

La única alternativa seria a Megaupload es un africano con una manta llena de DVDs.

Chiste malo del día: ¿Qué sale de cruzar una prostituta y un científico? ...un hijo de puta que cree que lo sabe todo.

Veo al banquero Botín echándole la culpa a los políticos de la crisis y me acuerdo de cuando en el colegio acusábamos al de al lado.

He entregado mi currículum en tele 5 pero no creo que me llamen, ni soy homosexual ni hablo con la boca llena de comida.

Se rumorea que Justin Bieber y Carmen de Mairena son madre e hijo. O madre e hijo. O madre e hija. O padre e hijo.

Se rumorea que han visto a Ana Botella probándose un disfraz de coronel de las SS en una sastrería de la Gran Vía.

Hola, mi nombre es Jesús Calleja y hoy en Desafío Extremo intentaremos que Justin Bieber parezca heterosexual.

Tu suegra y tu cuñado: esos familiares a los que no te importaría enviar a un crucero por Italia.

A Mario Vaquerizo se le presentó el genio de los tres deseos y le pidió tres botellines de Mahou.

Chiste malo del día: ¿Que le dice Terminator al informático? -Instala vista baby

Hola, mi nombre es Jesús Calleja y hoy en Desafío Extremo intentaremos que Belén Estaban aprenda a utilizar los cubiertos.

Chiste malo del día: ¿Cariño, estás resfriado? -Do.

Hola, mi nombre es Jesús Calleja y hoy en Desafio Extemo intentaremos que Iniesta coja un poco de bronceado el chaval.

¿Si sois tan guapos, tan listos y tan altos que hacéis un sábado por la noche jugando al Farmville

Chiste malo del día: ¿Cuál es el vino mas amargo? "Vino mi suegra"

Hola, soy Jesús Calleja y en Desafío Extremo de hoy intentaremos que en el descanso de un Barça-Madrid, Pepe acaricie un gatito.

Hola, mi nombre es Jesús Calleja y hoy en Desafío Extremo intentaremos que Camps pague un traje.

Hola, soy Jesús Calleja y hoy en Desafío Extremo intentaremos que Angela Merkel sea portada del Playboy

Si Undargarin contrata al abogado de Camps conseguirá salir inocente y media docena de trajes.

Chiste malo del día: ¿Qué le dice una impresora a otra? ¿Esta hoja es tuya o es impresión mía?

Chiste malo del día: ¿Qué sale de cruzar una prostituta y un científico? ...un hijo de puta que cree que lo sabe todo.

Hace tanto frio que podría robar una joyería solo con mis pezones.

Como sigan cerrando sitios como Megaupload tendré que coger un plano a ver por donde cae el FNAC mas cercano.

Quiero montar una organización criminal internacional. ¿Alguien tiene el telefono de Pepe?

Quiero ser colaborador de "Sálvame": cobran mucho, dicen tonterías y meriendan gratis.

De mayor quiero ser redactor de noticias en Intereconomía. Debe ser el único trabajo donde te dejan beber alcohol.

Mi jefe dice que en el trabajo no saco lo mejor de mi. Tendría que ver como dejo el lavabo después del primer café del día.

De mayor quiero ser como Pepe y vivir en el Bronx.

El domingo en Cuarto Milenio expondrán el caso de un tetuliano de Intereconomía que hablaba bien del PSOE.

Si la ley estadounidense se llama SOPA propongo al gobierno español que la nuestra cambie de "Ley Sinde" a PAELLA

La Aventura del Poseidón + Agárralo como puedas = Crucero Italiano

Dicen que es bonito que tus sueños se hagan realidad. Anoche soñé que Falete me perseguía vestido de romano. ¿Ahora que decís?

Chiste malo del dia: - Y tu, ¿como te llamas? - Yo, Bienvenido. - ¡Anda! ¡como mi felpudo!

Fraga: el primer ser vivo que es fósil antes de ser enterrado.

Ahora que ha muerto Fraga se confirma que Jordi Hurtado es la persona mas vieja del país.

Niños, como no dejéis las drogas acabareis pareciéndoos a un tertuliano de Intereconomía.

Las mujeres de verdad tienen curvas. Los hombres de verdad tienen dinero.

La sanidad se está poniendo tan mal que en vez de anestesia nos dormirán cantando una nana.

Mensaje a Lucia Etxebarria: No te preocupes, nunca piratearé una de tus novelas. Amo la literatura. Tampoco las compraré.

Siguen repitiendome "Sigue al Señor". ¿A que señor? La calle está llena de señores. O dan mas detalles o seguiré sin creer.

Que alguien le diga a Messi que se peine como se peine y se vista como se vista... sigue siendo feo de cojones.

Si hace años que prohibieron las lobotomias... ¿por qué hay tantos fans de Justin Bieber?

Soy una persona muy tolerante, excepto cuando veo lactosa.

Esos maravillosos amaneceres cuando el Sol te ciega mientras conduces y te acuerdas del puto creador.

Cuando Tom Cruise sonríe un día de sol, su reflejo ilumina el norte de África.

En mi tumba quiero que ponga "¡sacadme! ¡estoy vivo!". Que risas cuando vean mi cadáver.

¿Por que lo que les dan a los políticos se llama "dieta" si las utilizan para ponerse hasta arriba de comida y bebida?

El pokemon Belén Esteban está evolucionando en Carmen de Mairena.

¿Por que le echas la culpa al smartphone cuando tienes los dedos como morcillas?

Si invitáis a cenar al Dioni, Fernando Trueba y Leticia Sabater os vais a reír un montón intentando adivinar quien mira a quien.

Justin Bieber es tan masculino como un carajillo de café descafeinado con Marie Brizard. 

Los reyes magos le han traído a Justin Bieber un conejito blanco. Lo ha devuelto porque prefiere una butifarra negra.

Hay que ser muy hijo de puta para regalar una batamanta por reyes. Yo he regalado tres.

Si eres guapo haces anuncios de Dolce y Gabanna. Si eres feo (pero simpático) haces anuncios de Campofrio.