"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

25 sept. 2012

Alta Infidelidad

Ser infiel es -o debería ser- un acto tan normal como desayunar una tostada con mantequilla. Los animales (y los humanos somos mas animales que nadie) no conocen la fidelidad porque follan todos con todos para continuar la especie. Estoy seguro que ahora mas de uno que luce coleta de pelo canoso y la pegatina de un oso panda en un coche eléctrico, me corregirá para asegurar que no todos los animales son infieles. Pues vale, tampoco todos los que trabajan en un periódico son periodistas ni todos los políticos son honestos. Pero lo que estoy haciendo es cometer el pecado de generalizar así que les digo a esos distinguen la mierda de las cabras de la mierda del pastor que mejor vuelvan a fumar cigarritos de la risa y me dejen continuar en paz. Y después de este paranoico paréntesis, vuelvo al tema de la infidelidad presentándolo como algo normal, bonito y que deja la piel tersa. Por mucho que se empeñen ustedes en que la una virtud. Sepan que la mayoría de las virtudes son estupideces. Ser infiel es muchísimo mas divertido que ser fiel. Y no me vengan ahora con eso de que ser infieles nos hacen peores. ¿Acaso ver Intereconomia o leer a Pérez-Reverte nos hace mejores? ¿Acaso descargar películas por Internet o defraudar a hacienda nos convierte en candidatos al Nobel de la Paz? Puestos a no ser perfectos, seamos infieles. Forniquemos todos con todos (todos con todas si son ustedes heterosexuales). No permitamos que se extinga la especie a la que pertenecemos y que ha llegado a lo mas alto (La Luna) y también a lo mas bajo (Operación Triunfo). La infidelidad es tan necesaria como el azúcar para el café, e igual de dulce, pero sobre todo... no engorda sino que adelgaza. ¿Que mas quieren? No me quedan demasiados argumentos para convencerles sin caer en los tópicos así que anímense. Ah, por cierto, si son ustedes mujeres y se deciden a ser infieles después de leer este texto, acuérdense de este pobre gilipollas que las ha ayudado a liberarse del sostén de la fidelidad, y sepan que también puedo liberarlas de otro tipo de sostenes con una sola mano y en menos de tres segundos.


21 sept. 2012

Apalabrados

Jugar a Apalabrados va a resultar que, al final, es como la vida misma. Unos pierden, otros ganan, e incluso algunos -los que menos- renuncian. Pero absolutamente todos vuelven. Se de gente que pretende ligar con este juego poniendo palabras que inciten a su oponente al pensamiento obsceno, también se de gente que hace trampas porque cree que parecer inteligente es más importante que serlo, por otro lado se de gente enganchada al juego cómo drogadictos de las letras. Incluso se de gente que después de meses aún no sabe de que va el juego y creen que es una suerte de ajedrez alternativo. Yo pertenezco a todos ellos. Y luego parece que hay algunos, los que menos, que nunca jugaron. Pero jugarán, tiempo al tiempo. Hoy es Apalabrados pero mañana será cualquier otra moda, porque seducir, engañar, equivocarse o no entender nada, forman parte de la condición humana. No del juego. Yo mismo me he tirado noches enteras jugando con conocidos, con desconocidos o incluso con desconocidos a quien no me gustaría conocer nunca. Porque jugar es vivir y vivir es jugar a no perder. Quizás ahí radique el éxito de este juego, eso y humillar al contrario. Porque pisar es mas divertido que ser pisado. No crean eso que dicen que lo importante es participar. Y un carajo. Lo importante es ganar y después ponerse a bailar mientras señalamos a nuestro oponente y nos reímos y hacemos pedorretas y se nos escapan los orines de la emoción. Ahora si. Hay quienes aseguran que perdemos el tiempo jugando a cosas de niños, juntando palabras, todo el día enganchados al ordenador o el teléfono móvil. Y yo me pregunto que hay de malo en todo eso. Permitimos que los políticos nos engañen, que los empresarios nos opriman, que la suegra nos menosprecie. Pero no vemos con buenos ojos que cuatro adultos se distraigan juntando palabras sea por el motivo que sea. Aunque solo sea para poner palabras obscenas. He dicho.


8 sept. 2012

Consultorio del doctor gilipollas (12)



Estimado doctor, soy un yonqui, o lo que es lo mismo, uno de esos que van caminan en chándal por la calle dando tumbos y diciendo “lo que encuentre en tus bolsillos too pa mi”. Le escribo (bueno, en realidad le escribe un pobre inmigrante a quien estoy amenazando con una jeringuilla en un ciber) para contarle que me he enamorado de una mujer policía que me detiene día si, día también. Firmado: el chirlas.
Estimado detritus social, los policías no detienen un día si, otro también. A lo que usted le sucede se le llama "amor policial", no hay mas. El próximo día que la agente le detenga susúrrela que la porra y las esposas tienen otros usos además del puramente profesional. No se preocupe si comienza a golpearle a usted en la boca. Imagino que, por su adicción, no deben quedarle muchos dientes. El amor es una tarea que requiere paciencia y todo apunta a que la autoridad está lanzando señales de amor hacia lo peor de nuestra sociedad: usted. Paciencia.

Doctor, estoy enamorado de mi suegra. ¿Qué me recomienda? Firmado: Antonio.
Querido Antonio, aunque las perversiones animales no son mi especialidad, y sin conocer en profundidad a su suegra (ni ganas) ya le anticipo que una suegra es -por definición- el depredador mas fiero de esa selva que significa el matrimonio. ¿Mi recomendación? Las suegras arden magníficamente con la ayuda de un poco de gasolina. Es difícil continuar enamorado de un cadáver calcinado. Por otro lado, e intentando ser positivo, podría haber sido peor: imagine enamorarse de su suegro.

Doctor gilipollas, mi marido quiere que nos grabemos haciendo el amor para luego montarlo en video en blanco y negro, con música del NO-DO y enseñarlo a las visitas. ¿Que diablos está sucediendo? Firmado: Pilar.
Lo que sucede es que gobierna el PP. Suerte con lo suyo y sepa usted que el sexo en blanco y negro favorece a los que somos gordos.
 
Querido Dr Gili tengo un problema bastante serio y no se que hacer, estoy enamorada de un chico 11 años mas mayor ke yo , yo tengo 18 años y el problema es que tiene mucho complejo de edad y mucho miedo por el que dirán o le llamaran pero lo peor de todo es que le gusto yo y también a otra chica que tiene 35 años y esta totalmente enamorado de ella, pero después dice ke no quiere perderme como amiga y tal y al cabo de algunos días intenta provocarme para follarme pero después esta enamorado de la otra y quiere decírselo y yo cada día muero en vida por que es buena persona pero me esta haciendo mucho daño, quiero hablar con el pero me duele... estoy perdida. Saludos Sonia
Querida Sonia, como usted comprenderá, el hombre se rige por dos órganos perfectamente separados como son el corazón y el pene. Su hombre se acuerda de usted con el pene y de la otra con el corazón. No desespere, siempre es mas seguro tener agarrado a un hombre de su pene que de su corazón. Debe saber que usted tiene la sartén por el mango y quien dice mango quiere decir literalmente mango.

Estimado doctor, me he enamorado de un famoso pero tengo miedo de continuar la relación porque no quiero aparecer en los medios, odiaría que mi familia me viese en los programas del corazón. Pero le amo. ¿Que puedo hacer? Firmado: soñadora.
Querida Soñadora, el amor con un famoso es como comer frijoles con chilli en un restaurante mejicano: resulta agradable pero viene acompañando de inevitables consecuencias en la parte inferior de nuestro tronco. Hoy en día hay varios tipos de famosos, a saber: los conocidos, los famosetes y los realmente famosos. Si su enamorado pertenece a la ultima categoría y además es rico, debería usted sufrir en silencio pero continuar comiendo frijoles. Siempre es mejor utilizar Hemoal siendo rico que pobre.

Señor gilipollas, mi marido tiene un gran corazón pero el pene pequeño. ¿Que me recomienda?
Que se busque un amante que no tenga un gran corazón pero si un gran pene. También le recomiendo que deje de preguntar chorradas en un consultorio falso en Internet.

Envíen sus preguntas a completamente.gilipollas@hotmail.es o déjenlas en los comentarios. Y recuerden: cuenten siempre la verdad aunque sea mentira.