"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

17 jul. 2013

La atracción en la ignorancia



En un nuevo capitulo del atlas del comportamiento humano que es este indigesto blog (que bien escribo y que guapo soy, por el amor de Dios), hoy vamos a hablar de una nueva táctica para conocer personas del sexo contrario (o del mismo sexo si son ustedes unos desviados que confunden peras con manzanas) denominada "técnica de la atracción por ignorancia", también conocida como "no me chilles que no te veo" (titulo de una conocida película de los años 80). La táctica de la atracción por la ignorancia consiste (como su propio nombre indica) en atraer a quien nos atrae basándonos en la ignorancia de su persona. Es decir, si tu no me haces caso yo te haré aun menos y en breve las campanas de boda resonaran por los campos de Castilla y el mirlo blanco caerá abatido por la piedra lanzada por un renacuajo que con su tirachinas se esconde tras un robusto olmo (vale, no soy guapo pero que bien escribo, por el amor de Dios). Como toda táctica infalible tiene sus problemas. El primero es que tenemos un 99% de posibilidades de que la persona que nos atrae y a la que ignoramos, se case con alguien quien realmente le haga caso. En este supuesto sepan ustedes que el destino también juega a Poker y como consecuencia pueden dormir tranquilos en el (falso) convencimiento de que esa persona no estaba destinada a ustedes. El segundo problema de la táctica de la atracción por la ignorancia es que muchos confunden atracción con desprecio y resulta harto difícil que alguien se enamore de nosotros si la despreciamos, humillamos, escupimos por la calle e incluso quemamos su coche. Hay que saber medir la ignorancia con la presteza del manipulador de explosivos que aun conserva todos los dedos de la mano. Lo mejor, como en todo, consiste en encontrar el equilibrio entre el halago y el asesinato en serie. Si encuentran ese equilibrio tienen una escasa posibilidad de que la táctica de la atracción en la ignorancia funcione. Pero ánimo, el amor es el motor que mueve el mundo y el coche de Hello Kitty. A mi la técnica de la atracción por la ignorancia nunca me ha funcionado, también es verdad, pero eso es porque todas las mujeres me ignoran, utilice una táctica o no.


5 jul. 2013

Amor y tatuajes

Hace mucho que no les cuento de mis desventuras en Internet con mujeres a las que regalar mi amor cualquier forma posible, ya sea amor sólido, líquido o gaseoso. Esta ausencia de narración no se debe a que haya encontrado yo el amor, quienes  me conocen saben que alguien con mi físico solo puede encontrar el amor en el escenario postnuclear de una guerra total con supervivientes con pústulas y coches con pinchos y planchas de acero. Pero a veces surge el milagro y consigo cruzar más de dos frases seguidas con fémina sin que me escupa, clave su tacón en mi muslo o llame a la policía (y confieso que las dos primeras cosas me gustan). Como llegué a la mujer del capítulo de hoy es algo realmente curioso, la vi por la calle, vestida con unos pantalones cortos y una camiseta de tirantes. Lo primero que me llamó la atención fue su pelo, corto de un lado y largo y naranja del otro, como si hubiese acabado de salir de un Marco Aldany regentado por Stevie Wonder. Las mujeres andróginas me vuelven locas, no porque me gusten los hombres sino porque siempre he soñado que acostarse con una mujer andrógina es como que tu colega del bar tuviese pechos. Lo mejor de ambos mundos. Y menudos pechos tenía aquella fantástica muchacha a juzgar por lo que se adivinaba bajo la camiseta: dos misiles intercontinentales de la época del telón de acero, apuntando directamente a la Casa Blanca. La seguí, por supuesto, hubiese sido de idiotas no seguir a una mujer tan contradictoriamente maravillosa. La seguí por toda la ciudad sudando como un cerdo mientras ella iba de un lado a otro. Y finalmente, como no podía ser de otra manera, acabó entrando en un local donde hacían tatuajes. En la puerta del local había una gran foto de ella, casi desnuda, maravillosamente tapada, donde podía apreciarse aquellas obras de arte en tinta, sus tatuajes iban desde manchas de tigre en líneas que surcaban una pierna y su correspondiente cadera como el zarpazo de un animal gigante diseminados, como el que deja caer dibujos desde un séptimo piso sobre un grupo de escolares. Después tenía un gran tatuaje en el centro de la espalda que parecía un collar tribal e iba hasta los hombros. Hay personas a las que los tatuajes les quedan de maravilla, después están otros a quienes los tatuajes les recuerdan una noche de borrachera y finalmente tenemos los tatuajes carceleros que nos recuerdan los amigos que hicimos en las duchas de la prisión.  Y encima de su foto estaba su nombre que era… su nombre era… su nombre era Aurora, o Amanecer o Crepúsculo o quizás Harry Potter. Soy tan inútil para recordar nombres como inútiles son la primera y ultima rebanada del pan Bimbo. ¿Pero que importaba su nombre? Yo siempre doy un nombre falso incluso cuando tienen que operarme de la vesícula. Que pague otro mis culpas.

Entré en el local de tatuajes, mi Diosa estaba detrás de un mostrador ojeando una especie de book. Me miró y sonrió con esa sonrisa mezcla de inocencia y “no sabes dónde te estás metiendo” que tanto nos excita a los hombres. Un consejo: cuando una mujer así les sonría salgan corriendo o resígnense a vivir una vida completamente maravillosa.

-Vengo a hacerme un tatuaje –es lo primero que acerté a decir.

-Entonces has venido al lugar adecuado –contestó ella con una juvenil voz que hizo que se me deshiciesen las amígdalas y chorreasen tráquea abajo-. ¿Ya sabes que quieres?

Estuve a punto de contestarle “quiero empotrarte contra un armario después o antes de casarme contigo, hermosa mujer andrógina que hace que mi miembro adquiera sólida virilidad” pero en lugar de eso simplemente dije “lo que tu quieras”. La hermosa mujer arrugó la nariz. Al parecer no era demasiado profesional hacer algo así. Mi diosa dio la vuelta la book y me dijo que escogiese uno. En aquel libro habían dibujos de todo tipo, incluso un Pokemon fornicando con Popeye. Sin poder evitarlo estallé en carcajadas imaginando que un Pokemon y Popeye fuesen a fornicar al grito de “vamos a hacer un PoPo”. Le conté mi ocurrencia a mi Diosa quien se limitó a sonreír de manera protocolaria. De acuerdo, tampoco soy el rey del humor rápido.

Al final me decidí por el dibujo de una mujer de pelo corto vestida de enfermera y sosteniendo una inyección. Lo más adecuado, sin lugar a dudas. Mi diosa dijo que me costaría cerca de ochocientos euros, le dije que estaba de acuerdo a pesar de no llevar ni un solo céntimo encima en la convicción de que mi encanto natural me ayudarían a salir de aquel local de tatuajes con un tatuaje y una mujer gratis.

¿Alguna vez se han hecho ustedes un tatuaje? Yo por desgracia si y fue precisamente aquel día. Y si creen ustedes que el dolor existe deberían hacerse un tatuaje de gran tamaño para darse cuenta que el dolor que ustedes conocen es tan solo la antesala del mismísimo infierno.Estirado en la camilla boca abajo, entre aullido y aullido intenté seducir a aquella magnifica muchacha con mi mejor arte: la palabra. Como no funcionaba le ofrecí dinero, la amenacé, lloré como un niño e incluso me hice pipí encima pero nada consiguió el milagro de que la muchacha dejase de tatuarme y contestase “si quiero” a cualquiera de mis proposiciones deshonestas, incluso a las honestas. Cuando estábamos acabando le confesé que no tenía dinero encima, que solo había entrado allí para seducirla. La muchacha volvió a sonreír, esta vez sin atisbo de inocencia en su rostro y dijo “no importa, he cambiado un poco el tatuaje, me ha servido para practicar”.

¿No iba a pegarme una paliza? ¿No iba a llamar a su novio para que me pegase una paliza? Aurora o Amanecer o Crepúsculo o Harry Potter era la mujer perfecta, sin lugar a dudas.

Al volver a casa pude comprobar el doloroso resultado del arte de la que iba a ser mi futura esposa quien había tatuado “soy un completo gilipollas” en mi espalda en el convencimiento de que me estaba marcando de por vida.


No pude evitar una sonrisa parecida a la de ella, medio inocente, y la otra mitad una sonrisa picara. La hermosa muchacha había acertado completamente. Si esto no es amor que venga Pipi Estrada y lo vea.