"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

28 sept. 2013

Tortura medieval




De todos los actos que denigran al ser humano y que a su vez han sido inventados por ese mismo –y patético- ser humano, con toda seguridad entre los monumentos a la estupidez se encuentran el baile de los pajaritos, el peinado de Terelu y los gimnasios. ¿A qué mente privilegiada se le ocurrió que las personas debían juntarse en una habitación acristalada para sudar y sufrir? Constantemente buscamos placeres en la vida como estar hundidos en el sofá, tener sexo fácil o que la cerveza sea barata, todos eso placeres que denigran al ser humano y lo convierten en alguien tan feliz como Bisbal en un Marco Aldany. Eso es porque la palabra “placer” está indisolublemente ligada a la palabra “denigrar”. El gimnasio denigra y no otorga más placer que el observar cuerpos ajenos enfundados en mallas. ¿A qué completo gilipollas se le ocurrió que hacer ejercicio es sano? Ser rico, tener un yate anclado en Mónaco, beber champagne Crystal y estar rodeado de top models sin escrúpulos... ESO SI QUE ES SANO. El ejercicio solo provoca dolores musculares, ataques al corazón y que un tipo que tiene depiladas hasta las cejas se le caiga el jabón en las duchas. ¿Tan poca autoestima tenemos los seres humanos como para torturarnos a nosotros mismos una hora al día y encima convencernos que eso es bueno? Buenas son las patatas bravas o las películas de Chuck Norris. Sudar y gritar encima de una máquina no es bueno a no ser que tengas delante a una mujer enfundada en látex y con un látigo en la mano. ?Y las máquinas que hay en los gimnasios diseñadas por un descendiente de Torquemada? El cuero de los asientos huele a culo ajeno y son tan fáciles de usar como el cuadro de mandos de un transbordador espacial o un cajero automático. ¿Por qué tenemos que ser ingenieros para hacer ejercicio? Otro tema son los personal trainers, esos histéricos con brillante dentadura postiza y alma de sargento de hierro. ¿Pagar para volver a la infancia donde un tipo grande y musculado te humilla? No gracias. Pero vosotros, pobres animales, seguís pensando que el gimnasio es sano y divertido. En confianza, si queréis conseguir una magnifica tableta de chocolate rápidamente id a una pastelería, no a un gimnasio. O follad mucho, eso si que es sano y divertido. Y difícil.