"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

31 ago. 2014

31 de Agosto

Se acabaron las vacaciones y no ha sucedido nada interesante (en términos de fornicio) como ustedes bien han podido leer en este blog durante todos estos días, pero eso tampoco es malo. En ocasiones, la ausencia de acontecimientos es la mejor noticia, sobre todo cuando vas al proctólogo o a una administración de hacienda. Mañana toca volver al trabajo que en mi caso consiste en robar colillas de los ceniceros o propinas de los platillos. La vida tiene eso, es maravillosamente imperfecta. Háganme el favor de sonreír aunque no haya puesto ni una sola broma en este último post. 

Al menos estamos vivos.

30 ago. 2014

30 de Agosto

Una de las cosas que deben ustedes llevar a una cita con alguien que les invite a cenar es, aparte de la ropa (nos desnudamos como última etapa, solamente), una botella de vino. Las convenciones nos dicen que una botella de vino es una señal de respeto y agradecimiento. Mentira, llevamos una botella de vino a quien nos invita a cenar para emborrachar a esa persona y propiciar lo de la última etapa.

No se emocionen, ninguna mujer me ha invitado a cenar, es solamente una nueva táctica que he ideado para conseguir amor horizontal en el último día de este experimento sociológico denominado "31 días". Mi táctica es comprar una botella de vino y pasearla por la ciudad en el convencimiento de que cualquier mujer acabará preguntando para quien es y yo diré "para nosotros, querida". Reconozco que es una táctica un poco precipitada, bueno... en realidad es una táctica de mierda. Pero es una táctica y al menos eso algo.

Esta misma mañana he entrado a una bodega a comprar una buena botella de vino. Una de esas bodegas reconvertidas a templos de modernos con vocación de borrachos. En vez de el típico bodeguero malcarado de toda la vida ahora tienen muchachos que te ayudan a escoger el mejor vino. En vez de cuatro botellas de vidrio verde mal lavadas que rellenaban con dudoso vino de barrica, ahora hay cientos de hermosas botellas magnificamente alineadas, mostrando sus originales etiquetas y sus prohibitivos precios. No obstante yo no necesitaba ayuda pues estaba decidido a escoger el vino como siempre lo hemos escogido: el vino caro es el bueno y el vino barato es barato.

 -¿En que puedo ayudarle? -vino corriendo hacia mi uno de los muchachos de la bodega.
 -He venido a comprar vino. 
 -¿Sabe cual desea?
 -Diez euros.
 -Por ese precio tenemos multitud de variedades aunque si me permite, por un poco mas podriamos acceder a una variedad...
 -Diez euros -interrumpí yo- ni un centimo mas.
 -De acuerdo, veamos que podemos comprar con diez euros...

¿Por que en los sitios modernos simple hablan en plural? ¿Podemos? ¿Tememos? ¿Podríamos? Yo pensaba beberme el vino solo o en compañía de una mujer así que ya podía estar aquel aprendiz de gay despejando el plural de su vocabulario o se iba a quedar sin la propina que nunca le hubiese dado.

 -¿Algun vino de referencia? -preguntó el muchacho.
 -Si... que no venga en tetra-brick.
 -Gran elección. ¿Recuerda el último vino que le gustó?
 -Creo que era un Montsant...

Entonces el muchacho me cogió del brazo y me arrastró hasta una especie de mapa de la D.O. Montsant donde se veían todos los viñedos divididos por colores. A continucación comenzó a explicarme las caracterítsticas de todas las tierras y cuales eran mejor que otras.

 -A ver animalico... -comencé yo- he dicho que quiero vino, no me quiero comprar una parcela para construirme una casa de verano. Un puto vino de menos de diez putos euros y adios muy buenas.

El muchacho fingió cara de mapache rabioso y me llevó hasta una estanteria llena de vinos donde empezó a decirme las características de cada uno.

 -No me toques las narices -volví a interrumpirle.
 -De acuerdo -dijo el muchacho- mas sencillo. ¿Que va a acompañar este vino? ¿Carne o pescado?
 -Bisexual lo será tu madre que en paz descanse. No se como, cuando ni quien va a acompañar el puto vino. ¡Dame uno! 

El muchacho cogió un vino y me lo entregó. La etiqueta marcaba 10.50 euros.

-A ver, alma perdida... que me estás inflando los cojones y ya de por si los llevo hinchados que estamos en Agosto. Aqui pone 10.50. Y yo te he dicho 10. ¿Que parte no has entendido?
 -Solo son 50 centimos.
 -50 ostias con la mano abierta te voy a dar, borracho bisexual...

En efecto, esta mañana no he comprado el vino porque me han echado de esa bodega y de otras cinco. Ahora escribo esto desde mi casa, bebiendo una cerveza fria y esperando a que cualquier mujer llame a mi puerta.  Es la última esperanza que me queda este Agosto.


29 ago. 2014

29 de Agosto



Estas vacaciones he descubierto que la mejor manera de encontrar una mujer con la que hacer el amor consiste en encontrar un marido que no le haga amor a esa misma mujer. La mujer insatisfecha, por definición, es una mujer que espera algo que nunca consigue. La misma sensación que cuando comienza una película de Isabel Coixet y esperas estar entretenido durante hora y media. Supongo que ninguna mujer espera alguien como yo pero también es verdad que la insatisfacción nubla la razón. Camino ustedes por las calles y observo a todas esas parejas de extranjeros con la vista cansada y expresión aburrida, arrastrando los pies por la ciudad en busca de vaya usted a saber que monumento. Observo como toman asiento para tomar una cerveza y apenas hablan entre ellos. Incomunicación, insatisfacción e incomprensión. ¿Sabían ustedes que en verano es la época del año cuando más parejas de separan? Lo cual demuestra que el matrimonio no está hecho para convivir sino para ignorarse mutuamente y buscar en otro lado a amantes que nos ayuden aguantar a lo que tenemos a nuestro lado. Ayer salí a pasear por Barcelona y encontré con cientos de estas parejas, una en concreto eran dos alemanes, un hombre y la mujer que parecían discutir con auténtico fervor germánico, como si discutiesen si invadir primero Polonia o Francia. No se puede decir que ella fuese especialmente guapa pero estaba claro que una mujer insatisfecha. ¿Conseguí llevarme al catre a la oronda alemana? Por supuesto que no, pero lo intenté y eso, amigos y amigas mías, es más de cuanto alguien como yo puede aspirar. Fracaso pero lo intento. Otros ni tan sólo lo intentan. De acuerdo hay otros que lo intentan y lo consiguen pero yo ni tengo el pelazo de Punset ni la inteligencia de Sergio Ramos. ¿O era al revés?

Este mes de Agosto está resultando realmente desalentador, me propuse 31 dias de fornicio y de momento llevo 28 días gastados en sangre, sudor y lágrimas. Aun quedan dos días para que acabe el Agosto, para que comiencen las finas lluvias de septiembre y las mujeres se oculten bajo complementos textiles que poco espacio dejan a la imaginación. Debo fornicar antes de dos días... ¿Pero cómo?

28 ago. 2014

28 de Agosto

Yo que pensaba que lo había visto todo en esta vida... pues va a ser que no. Tampoco voy a comenzar este relato por el meollo porque no pretendo asustarles como me asustó ella a mi. Nos asustamos de lo que desconocemos asi que voy a introducir lo sucedido lentamente... para que no duela... lubricando bien la historia para que nadie de un grito (lo siento, no he podido resistirme).

Ayer conocí a otra mujer, en efecto, era una mujer de mediana edad, pelo rubio y corto, ojos marrones, nariz grandes y cuerpo razonablemente adorable. Se que no soy nadie para describir la honorabilidad de los cuerpos atendiendo a que el mio es lo menos razonable que existe, pero lo hago porque soy consciente que ustedes son unos cotillas que solo se fijan en lo superfluo. Encontré a esta mujer sentada en un banco de un parque, durante mi diario paseo veraniego en busca de saciar mi lastimado ego con carne femenina. Quien en verano no salga a la calle a ver la carne expuesta del sexo que le atraiga, o es tonto o trabaja en una tienda donde siempre huele a incienso.

La mujer permanecía inmóvil, sentada en el banco, cara al sol y sin una camisa nueva pues vestía una especie de túnica de variados colores. Tenía los ojos cerrados y respiraba profundamente. Lo de que ella tuviese los ojos cerrados fue lo que me invitó a tomar asiento a su lado, yo mejoro mucho cuando los demás cierran los ojos.

 -Hola -saludé sin esforzarme ni tan siquiera en esbozar una sonrisa.
 -Namasté hermano -contestó ella.
 -Me alegro por ti, pero debería abrir los ojos, me temo que me has confundido de hermano.
 -Ya se que no eres mi hermano, es una forma de hablar.

De todas las formas de hablar que hay en el mundo, al parecer aquella mujer había escogido la mas compleja. Paciencia... como dijo el filósofo: "no se ganó Zamora en una hora".

 -¿Estás meditando? -pregunté.
 -No, estoy alimentándome.
 -Disculpa mi ignorancia pero no veo ningún bocadillo de chopped ni ninguna cerveza.
 -Estoy alimentándome del sol.
 -Ah, estás tomando el Sol.
 -No. Estoy alimentándome. No como, no bebo... me alimento del Sol. ¿No sabes lo que es el Prana?

Ante una contestación así solo tienes dos opciones, o salir corriendo o salir corriendo con el ánimo de batir algún récord mundial. Pero yo, además de un curioso empedernido, soy un completo gilipollas. Así que... sigamos.

 -¿Entonces nunca bebes ni comes? -pregunté.
 -Nunca.
 -¿Y cuanto tiempo llevas así?
 -27 días.
 -O sea, que estás ayunando. 
 -No, me alimento del Sol, no estoy ayunando.
 -¿Y no tienes hambre o sed?
 -En ocasiones si, pero el hambre y la sed son sensaciones que pueden ser vencidas con el poder de nuestra mente. La meditación me ayuda a mantener la calma aunque tenga sed o hambre. A veces bebo un poco de te o me como una galleta.

¿Que hubiesen hecho ustedes? Soy hombre y como tal, soy capaz de aguantar cualquier pedrusco del tamaño del Himalaya si veo la posibilidad de aparcar el autobús del amor. No obstante, a veces hay que encontrar la diferencia entre la excentricidad y la locura. Se lo explicaré... si alguien dice una cosa tan rara como la que me acababa de decir aquella mujer pero quien lo dice es una mujer hermosa, entonces es una excentricidad. Si quien lo dice es una mujer normal o una mujer estéticamente desafortunada, entonces es que está mas loca que esa señora que huele fuerte y arrastra un carrito lleno de gatos. Por cierto, esta regla tiene una excepción: si quien dice la locura es una top-model entonces es la palabra del señor, amén.

Volví a mirar a aquella mujer quien continuaba con los ojos cerrados, cara al sol y respirando profundamente.

 -Mi nombre es Fernando Gilipollas y me gustaría decir que ha sido un placer conocerte, pero nada mas lejos de la realidad pues mis deseos son que te atropelle el autobús de la felicidad. Literalmente. Yo me voy a un bar a comerme un bocadillo de choricito frito y a beber toda la cerveza que mi vejiga pueda soportar. Nomonte, nasmote o tu puta madre lo que sea el saludo ese. Adiós muy buenas loca de los cojones.

Y diciendo esto me levanté y me fui de allí mientras la mujer continuaba inmóvil sin decir nada. Bueno, en realidad si que hizo algo pues pude ver como se relamía los labios mientras yo mencionaba el bocadillo y la cerveza. Bocadillo 1 - Prana 0.

Se que ahora algunos de ustedes comenzarán a discutir si el Prana de las narices es respirar o dejar de comer o esa práctica de dejar de comer se llama de otra manera e incluso intentarán colarme en sus comentarios algún tipo de educación sobre el tema. Ahorrenselo, todas esas enseñanzas me interesan tanto como las facturas del banco o las aventuras de un adolescente. Si alguien conoce una buena receta de bocadillo de chorizo con pimientos, eso si que me interesa. Mi alma está necesitada de alimento sólido.




27 ago. 2014

27 de Agosto

Ayer, paseando por el paseo marítimo (valga la redundancia) vestido con gabardina, gorro y pasamontañas (recuerden la que es mi última insolación), me topé con un espectáculo ciertamente turbador (o mas que eso). Alguien había colocado una especie de tarima gigante en la playa, sobre la cual, una especie de camionero transexual hacia un movimiento tras otro al ritmo de la música mientras cientos de mujeres la imitaban (con menos fortuna) desde la arena. Después supe que era una clase de Zumba, curioso nombre para una actividad donde se suda, se pasa calor, se hace ejercicio... pero nunca se zumba. En realidad el camionero transexual era una mujer solo que tenía los gemelos mas grandes que mi cabeza y mas músculos la espalda de Schwarzeneger en los años 80s. De femenina tenía bien poco pero estaba en forma, claro. Aunque lo que me llamó la atención no fue la profesora en si sino las decenas de mujeres que había en la arena intentando imitar al camionero transexual con sugerentes y rítmicos movimientos. Si eso no es provocar, que baje Moisés y nos de un onceavo mandamiento, porque no entiendo tal ejercicio de lascivia colectiva. 

Efectivamente, me quedé como dos horas contemplando aquello, sudando como un cerdo en el matadero ante aquel magnifico espectáculo de carnes bamboleantes de todos los colores, texturas y tamaños. Como un catalogo de mujeres del IKEA en 3D.

Hacer ejercicio no es nada sano, lo se por experiencia. Pero que los demás hagan ejercicio si que lo es. Si además son mujeres en bikini y se cuentan por decenas, es la cosa mas reconfortante que uno puede encontrar (además de los huevos estrellados y el porno en internet).

Mujeres del mundo, haced zumba en la playa, no tengáis vergüenza. Los hombres (y el alcalde de Valladolid) necesitamos espectáculos así para continuar confiando en  perpetuar la raza humana.


26 ago. 2014

26 de Agosto



No hay nada peor en pleno verano que entrar en un bar con sed porque, con toda certeza, saldremos con una melopea del trece cuya resaca sea mas épica que esa de Las Vegas. ¿A que viene esta afirmación? Beber alcohol cuando se tiene sed es lo peor que puede hacer cualquier persona que se precie de conservar su hígado. En Sevilla (y en Andalucia, en general) existe la maravillosa costumbre de servir el alcohol junto a un vaso de agua fría. Pero cuidado, esa también es una trampa para acabar borracho pues, además de esta tradición, tienen la desacostumbrada costumbre de servir tapitas, cuanto mas saladas mejor, que nos provoca a seguir beber y mas beber. Puedo entender que el mes de Agosto sea cuando los comerciantes pretendan su idem, pero ganar dinero a costa de nuestro hígado y nuestra tensión arterial tampoco parece ético. En los bares deberían haber fotografías, como en los paquetes de tabaco, con las terribles consecuencias del alcohol. Así los bares estarían mas vacíos y los borrachos profesionales podríamos beber sin molestias. ¿A quien no le suena cualquier escena de película donde el barman se niega a servir mas alcohol al borracho protagonista de turno? En nuestro pais eso sería impensable, cuanto mas bebemos mas bebida y comida nos ofrecen. Porque al fin y al cabo esa es la quintaesencia del bar... acabar con nuestra salud de la manera mas feliz posible. Expositores llenos de graisientos chorizos, patatas bravas, alcohol, callos, rebozados, etc... todo cuanto es insalubre en esta vida está condensado dentro de un bar pues la definición de insalubre es "dañoso para la salud".

Y ahora si me permiten, voy a seguir dañando mi salud en el bar de la esquina a ver si hay suerte y consigo entablar conversación con alguna mujer que sea mas insalubre aun que el propio bar.


25 ago. 2014

25 de Agosto

Anoche estuve hablando con una mujer en un bar. De acuerdo, mujeres hay en muchos lugares, incluso si lo analizamos en profundidad creo que hay mas mujeres que lugares. Analizar en profundidad es lo mejor cuando estás frente a una mujer. No me malinterpreten, hablo de esa parte intelectual a la que a todo hombre le interesa de una fémina. A ella la encontré en un bar, el mejor lugar donde puedes encontrar a una mujer después de tu propia cama. Se nombre -lo supe después- era Ana. Ella era pequeña y delgada, con labios gruesos y mirada penetrante, llevaba el pelo recogido en una coleta y era de ese tipo de mujeres que asustan a los hombres como yo. Que asustan a cualquier hombre porque se dan cuenta de que hay mujeres mas poderosas que ellos mismos. Su rostro era duro pero hermoso, imaginé que podía ser una boxeadora posando para una revista de moda. O una modelo metida a boxeadora. Pero era muy hermosa, una hermosura de esas que no hacen que te gires en la calle sino que continúes caminando y pienses quien diablos era esa mujer con la que te acabas de cruzar. Una belleza mas allá de lo evidente. Una mujer fuerte, de voz firme y gestos firmes. 

A los hombres suelen asustarnos las mujeres firmes y convencidas pues la realidad es que todos somos simple cazadores de mamuts que pretendemos imponer nuestras (colgantes) razones en el momento de entrar en nuestras cuevas. No queremos que nadie nos moleste, solo sentarnos en el sofá, dejar caer los pies encima de la mesa y contemplar las pinturas rupestres. Pero mujeres decididas siempre las ha habido y siempre las habrá. Es más, cuando una mujer es decidida, a diferencia del hombre, su convicción es firme. La firmeza masculina es solo postureo, quizás porque como no podemos fingir orgasmos al menos podemos fingir algo. Una vez yo fingí que era Brad Pitt pero mi hábil plan para cenar gratis se desmontó cuando descubrieron que Brad Pitt no usa mariconera de polipiel. Los hombres somos incapaces de fingir nada medianamente sostenible.

Entablé conversación con ella de la manera mas tonta cuando volqué a propósito el contenido de una jarra de cerveza en sus tejanos. Entiendo que puede parecer una grosería pero mayor grosería es encontrarse con una mujer así y no hacer nada para llamar su atención, aun a riesgo de caer herido en peculiar batalla. Curiosamente ella no se enfadó, se limitó a mirarme con expresión confundida a la que yo respondí con mi carita de gatito atropellado a medianoche.

Media hora mas tarde estábamos hablando de la vida, de la muerte y de la cocina gallega. Por delante he de confesar que yo estaba un paso mas allá de la confusión. ¿Yo hablando con una mujer sin mirarle a los pechos? De acuerdo, no era una mujer de voluminosos y epatantes pechos pero tenia dos y curiosamente yo tengo dos ojos. Pero no. Me fascinaba la conversación de aquella pequeña y adorable mujer. ¿Y si en realidad era un hombre? Solo me siento cómodo con los hombres. Volví a mirarla, los tejanos mojados y apretados contra sus muslos, sus manos, sus breves pechos contra la camiseta, su voz... todo en ella apuntaba a una mujer y no solo a eso sino que apuntaba a una adorable mujer. A una de esas mujeres por las que se conquistan países o se componen canciones. Una de esas mujeres por las que volverse mujer.

¿Existe el amor a primera vista? Por supuesto que no, el amor a primera vista no es mas que la confusión de un sexo desbordado e incomprensible, que maquilla la atracción animal como atracción intelectual. ¿Quería yo acostarme con aquella mujer? Por definición quiero acostarme con cualquier mujer, incluso quiero acostarme con hombres que parecen mujeres. Recuerdo que una vez quise acostarme con un armario de IKEA modelo Apelung y casi llego a conseguirlo. Por supuesto que quería desnudar a aquella mujer y dejar caer el peso de mi amor (literalmente) sobre ella. Pero no era solo eso. Además de la atracción física también existía una atracción intelectual. Y eso, en pleno verano y con una mujer... es imposible. Al menos en lo que a mi respecta. No entendía nada de nada, por primera vez estaba frente a una mujer a la que deseaba por algo mas que por el interior de sus muslos.

Entrecerré los ojos e imaginé Ana vestida de dominatrix propinándome dolorosos latigazos que arrancaban tiras de piel de mi espalda, la imaginé completamente desnuda y encima de un caballo cabalgando por una playa desierta a mi encuentro, la imaginé en un combate de thai-boxing derrotando a la campeona del mundo en el primer asalto y también la imaginé acurrucada a mi lado haciéndome cosquillas. Simplemente la imaginé y eso es más de a lo que puede aspirar cualquier hombre que se precie de vestirse por los pies (y además no tenga mayordomo).

¿Cómo acabó este enamoramiento de verano? No fornicamos, para mi desgracia (y la de ustedes, morbosos lectores). Pero me dió su número de teléfono, vive en Madrid y algo me dice que este amor de verano podría convertirse en sexo de otoño. 

Quien sabe... soy demasiado gilipollas para entender lo que es el amor y demasiado inexperto para entender lo que es el sexo. Tendré que usar la técnica de la bolsa de plástico flotando en un rio: dejarme llevar. Porque una mujer como Ana es como el mar, por muy hermoso que sea, se ve el principio pero no el final. Esperemos que la bolsa llegue al rio y yo deje de hacer metáforas como Cohelo porque ya empiezo a odiarme a mi mismo mas de lo que me odian ustedes.



24 ago. 2014

24 de Agosto

Ayer descubrí un nuevo y maravilloso lugar donde conseguir relación carnal con féminas, un lugar donde además se está fresquito y estás distraído. En efecto, estoy hablando del cine, ese lugar donde proyectan historias ajenas en una gigantesca pantalla y donde las palomitas y el refresco de cola valen su precio en oro. ¿Cómo no de me había ocurrido antes? Cómo película escogí una de esas soplapolleces románticas que llenan los cines de plañideras menopausicas con tendencia al sobrepeso. El paraíso del sexo fácil. 

La película era una mierda. Para qué engañarnos, algo sobre una mujer a la que se le muere el marido y se va con su hija a comenzar una nueva vida en la América rural donde conoce a un guapo leñador con que lee poesía y cocina de maravilla. Todo muy normal, vamos.

El cine estaba lleno de mujeres así que aguardé pacientemente a que la película hiciese efecto en sus sistemas hormonales y ataqué a la primera deslizándome hábilmente por el suelo cual ágil reptil para sorprenderla reptando por la parte inferior de su anatomía. Por desgracia el espacio entre asientos no es demasiado amplio y acabé encajando mi voluminoso cuerpo sin poder moverme ni adelante ni atrás.

Eso sucedió por la tarde y tardé mas de cinco horas, encajado entre asientos, hasta que conseguí escapa de la hábil trampa anti gordos que se deslizan por el suelo.

Al menos me conozco la historia de la viuda y el leñador de memoria.

23 ago. 2014

23 de Agosto


Una de las cosas habituales del verano es tumbarse en cualquier lado para comenzar a leer, una tras otra, todas las decenas de revistas del corazón que se publican en nuestro país. Pueden ustedes hacer una sencilla prueba e ir a cualquier quiosco a ver cuantas revistas hay, no obstante, atendiendo a que el que suscribe ha hecho tal ejercicio, les ahorraré ese tiempo y les daré una solución. Ahí va la lista: Diez Minutos, Lecturas, QMD, Sálvame, Pronto, Hola, AR, In Touch, Love y Cuore. Eso sin tener en cuenta otras revistas que también hablan del corazón como Interviu, Elle, Cosmopolitan, etc. Vivimos en un país donde a diario se emite un programa de corazón que cuatro horas (Sálvame), un hecho impensable en cualquier otro país minimanente racional. No obstante, no veo ningún problema en todo esto, sobre todo porque las famosas en top-less es el contenido habitual de estas revistas en verano. Es curioso ver a todos esos padres de familia, en la playa, hojeando distraídamente la revista que ha comprado su mujer, hija o suegra, pasando una hoja tras otra para ver pechos de famosas mientras desvía la vista para ver todos los pechos de la playa (menos los de su mujer, hija o suegra). Las revistas del corazón en verano son eso: puro vicio descerebrado, paraíso de voyeurs y criticonas. Un paraíso de papel couché donde observamos a los famosos en sus yates o en sus villas. Hay mucha gente que se pregunta porque hay tantas revistas de este estilo, la respuesta es simple, somos cotillas por naturaleza. ¿Y que me dicen de esas revistas donde ponen globos con frases pretendidamente graciosas saliendo de la boca de los famosos? Imagino a los becarios fumándose unos cigarritos de la risa mientras redactan todo eso, incrédulos de que, además, les paguen por ello. Las revistas del corazón en verano son un contenedor de todo cuanto rechazamos pero nos atrae. Hagan ustedes un simple ejercicio, vayan ustedes a una playa, a una piscina o a una terracita de verano. Observen ustedes que están leyendo todas esas personas? ¿Son libros? No lo parece... mas bien parecen revistas del corazón. Somos lo que compramos, al fin y al cabo, todos tenemos un corazón ¿no?


22 ago. 2014

22 de Agosto

Hay una magnifica película donde un personaje dice "Se muchas cosas. ¿Sabes como las se? Tengo amigos. Yo no los quiero, pero los tengo". Los amigos, como la comida picante, son algo (no siempre deseado) que tenemos a nuestro alrededor para complementar esa enseñanza que es la vida. A su vez, ellos han aprendido de otros amigos y esos otros amigos han aprendido de otros. Y al final todos vamos a parar a un único grupo de personas de las que hemos extraido nuestra particular sabiduría colectiva. Como el mesías, como Buda, como Paulo Cohelo, todos árbol necesita unas raíces. Mis raíces son ese grupo de personas son los tronistas de "Mujeres, hombres y viceversa". Dicen que la sabiduría es algo que está en los libros o en las universidades. Falso. Nadie de "Mujeres, hombres y viceversa" ha leído nunca un libro ni han pisado una universidad y ahí los tienen, sabios como nadie. ¿Por qué digo que son sabios? Porque la inteligencia solo es útil si sirve para fornicar con quien realmente deseas fornicar (el matrimonio queda excluido).

¿Me considero yo inteligente? No demasiado a razón de lo conseguido en estas vacaciones. Muchos de ustedes pensarán que hacer amigos es ya de por si un regalo. Eso es falso de la misma manera que es falso que los pedos de las top-model no huelen. Hacer amigos es un incordio porque estableces un vinculo que debes mantener alto y mantener las cosas altas siempre requieren un sobreesfuerzo. El verano es para fornicar y olvidar. 

Yo no quiero amigos, tampoco los tengo. Solo quiero fornicar.


21 ago. 2014

21 de Agosto

Ahora que está acabando el mes de Agosto (y junto a él, este verano), quisiera hablar de las playas. Ya saben ustedes de mi problema con el astro Sol desde mi insolación, no obstante he vuelto a la playa a hacer un estudio de campo. Para evitar el Sol lo he hecho vestido con un albornoz comprado en los chinos, una maravilla de algodón con capucha y un precioso estampado de La Sirenita en la espalda, ataviado tal que un ninja gay multicolor.

Mi estudio ha consistido en seis mañanas en una playa de Gavá, cerca de Barcelona, con su correspondiente chiringuito playero, duchas, arena y agua salada. Lo que se conoce como "Playa", vamos. Por delante he de decir que la playa no despierta mi interés mas allá de la carnalidad femenina que allí se expone. Reconozco que a mucha gente le gusta el sol, el mar y la sensación de libertad que significa liberar sus carnes de cinturones, pantalones, faja-braga o camisas. Al ser humano le gusta ir (casi) desnudo y solo es capaz de hacer eso en publico cuando la (casi desnudez) se comparte con otros. La desnudez propia, rodeados de gente vestida, es algo que nos causa vergüenza, no obstante no nos importa despojarnos de toda la ropa cuando la gente que nos rodea ha hecho lo mismo. Como en los preliminares de una orgía. De acuerdo, a la gente no le molesta quitarse la ropa si los demás les imitan, después tiran unas toallas en la arena, se untan con cremas y se tumban al sol. Vayamos por partes: hay que ser un lerdo para untarse de crema y tumbarse en un lugar rodeado de arena. O tienes la toalla mas grande del mundo o tienes espíritu de croqueta. Pero claro, si no te pones crema, te quemas. Porque es es otra, nunca he visto yo a los bomberos ir a un incendio de vacaciones, pero nosotros si. Hola astro sol, aquí te ofrecemos en sacrificio nuestras blancas pieles para que las quemes cual norteamericano en una barbacoa del 4 de Julio. ¿Somos idiotas o que nos pasa? Los médicos nos recomiendan que nos tapemos del Sol y nos advierten de todos sus efectos dañinos pero nosotros hacemos caso omiso y acudimos día tras día a la barbacoa de arena a alimentar futuras complicaciones epidérmicas.

Otra maravilla de la playa es la gente, esas familias que se colocan a nuestro alrededor con niños corriendo que lanzan arena contra nosotros, un cuñado que se cree gracioso y cuenta chistes a pleno pulmón (en el convencimiento que está en "El club de la comedia playera" y todos somos su pasivo público), una suegra que pega voces a los niños, un adolescente quejica con un música a todo volumen, etc. Claro, la playa es tan comunitaria como la estupidez humana. Siempre intento colocarme junto a un grupo de mujeres semidesnudas pero siempre acabo rodeado de turistas durmiendo la resaca o familias que han salido de safari. Porque esa es otra... ¿han visto ustedes como van pertrechadas algunas familias a la playa? He visto soldados de élite norteamericanos menos preparados para la supervivencia que nuestras familias en la playa. Sombrilla, cortavientos, sillas, bebidas, comida, lectura, música, etc. Hay familias que tienen mas complementos de playa que muebles en casa.

Y el agua, que bonita el agua de mar llena de bolsas de plástico, algas, meadas invisibles y gente gritando, además, el agua está fría y salada. Dios debería haber echado un ojo un catalogo de piscinas climatizadas antes de crear los océanos. Porque sales del agua te empapas de nuevo de una arena que continuará entre los dedos de tus pies hasta la próxima navidad. Pero claro, siempre puedes ir a una de esas duchas de agua dulce que hay en la playa a quitarte la molesta sal y arena que tienes pegadas a la piel. ¿Por que en las duchas solo hay señores orondos, marujas chillonas y niños con miedo al agua fría? Nunca he encontrado una ducha de playa con Irina Shank enjabonándose todo el cuerpo. No es justo.

Y después de toda esta tortura playera de ruido, sudor y molestias, nos dirigimos hacia el chiringuito a tomar una refrescante cerveza, un chiringuito que tiene música caribeña a todo volumen como si estuviésemos en una clase de Salsa o Zumba. Te bebes la cerveza caliente todo lo rápido que puedes para huir de allí y entonces el camarero te trae una cuenta tan voluminosa como la factura de una boda gitana. Pagas una fortuna por una cerveza caliente y te vas de allí en el convencimiento de que nunca mas volverás a la playa.

Volveré a la playa el día que el agua del mar sea dulce, haya aire acondicionado, en vez de arena haya una moqueta, regalen cerveza y en las duchas hayan top models enjabonándose. Volveré mañana a ver si todo eso ha sucedido. Creo que por eso todas las playas están llenas, por la esperanza.

Por eso y también porque somos idiotas.





20 ago. 2014

20 de Agosto

¿Han escuchado ustedes en las películas norteamericanas eso de "llegar a la segunda base" cuando los adolescentes hablan de quedar con una moza? Imagino al traductor rompiéndose los cascos para conseguir traducir tan hilarante metáfora a nuestra cultura patria. La explicación de la metáfora es la siguiente:

Primera base: besar la boca, especialmente la boca abierta, incluyendo la lengua.
Segunda base: fuerte estimulación entre el cuello y la cintura, por lo general sin camisa o debajo de la camisa.
Tercera base: la estimulación manual u oral de los genitales.
Home run (cuarta base): el acto sexual con penetración.

¿Cómo traducir esto a la cultura hispana? Voy a intentarlo con un símil futbolistico

Primera parte: Calentamiento, entreno y comenzar a correr, es decir, pillar cacho por encima de la ropa con algo de lengua y ocasionalmente un pescozón del padre.
Media parte: Descanso para hidratarse, o sea, beber agua para hidratar la lengua para permitir una mayor exploración para la segunda parte.
Segunda parte: Intentar meterla a toda costa.
Prorroga: Esa media hora de mas para conseguir el éxito.
Penalty: Olvidar ponerte la gomita y joderte el resto de la vida.

Pues va a ser que no... ¿verdad?

El problema que compartimos americanos y españoles es que por muchos símiles que utilicemos, pretendemos llevar a la cuarta base sin pasar por las otras tres.

Pues claro, somos hombres.




19 ago. 2014

19 de Agosto



Ayer estuve consultando el precio de los billetes de avión a Noruega, ese maravilloso país que ostenta el récord de personas que se acuestan con otras personas (que no son ellas mismas) en la primera cita. Por desgracia, el precio de un solo billete supera con creces todo cuanto he ahorrado en los últimos treinta años, así que me resignaré a quedarme en mi ciudad para continuar intentando aparcar el autobús del amor en aparcamiento desconocido (aunque cercano).

Si han leído ustedes las ultimas 18 entradas correspondientes a mis 18 últimos días, sabrán que todo ha salido mal, desde coger una insolación a emborracharme casi a diario, pasando por golpes y fracasos diversos. Aunque todo esto no es diferente del resto del año. ¿Que hacer ahora? Quizás el error sea pensar que la única manera de disfrutar del verano sea disfrutar del amor horizontal. Debería ser así pero no es. Y a pesar de no ser, voy a continuar buscándolo. ¿Por qué? Simple: soy hombre. El hombre busca el sexo como el perro busca el hueso o el político del PP busca un sobre. Lo llevamos grabado en nuestros genes, no podemos luchar contra nuestro Mr. Hyde particular.

El éxito de toda empresa que fracasa consiste en reinventarse. Quizás mi fracaso se deba a que la táctica sea la equivocada. No puede ser por culpa mía porque yo soy perfecto. El problema está en la táctica o en el nivel de exigencia de las mujeres que es demasiado alto. El problema nunca soy yo. ¿Les suena de algo? No sean zalameros, ustedes también han pensado eso en mas de una ocasión. El problema de nuestros fracasos esta fuera de nosotros mismos.

Quizás debiera tratar a las mujeres como personas en vez de como premios, pero como nunca lo he hecho, no estoy acostumbrado a ello. ¿Ustedes saben si se puede ligar con una mujer tratándola como una persona normal? Lo dudo. Soy un animal de tiro, no me juzguen ustedes con excesiva dureza...


18 ago. 2014

18 de Agosto

Estamos a 18 de Agosto y no he conseguido ligar, ni tampoco he descansado, ni aun menos he hecho nada de provecho. Me gustaría que las cosas hubiesen salido de manera diferente, también me gustaría tener la colección entera de "Esclavas Anales" en Blu-Ray y media docena de cervezas siempre frías en la nevera. Hay días en las que incluso me gustaría ser mujer y estar todo el día tocándome los pechos. Pero no importa, soy quien soy y consigo lo que consigo.

El motivo de las grandes decepciones son las grandes expectativas. Yo no tengo grandes expectativas y es por eso que nunca podrán decepcionarme unas tranquilas vacaciones donde nunca pase nada. Tengo un amigo que dice que lo mejor es que nunca pase nada porque así nunca pasa nada malo. Mi amigo, como yo, es tonto y no folla.

Esta mañana de Agosto he hecho un simple ejercicio que consiste en decirle a todas las mujeres con las que me cruzo por la calle que me gustaría fornicar con ellas. La respuesta siempre es -dolorosamente- la misma. Los golpes son en lugares diferentes pero la reacción siempre es la misma. Tengo otro amigo que asegura que esto tampoco es malo, argumenta que esperar cuatro citas a que una mujer te diga que no quiere fornicar contigo es un gasto innecesario. Si sabes desde el primer momento que no quiere fornicar contigo, al menos ahorras dinero, ahorras tiempo y ahorras alimentar las expectativas con amor propio. 

En una encuesta hecha por la empresa Durex (si, esa, la de las gomitas), a la pregunta de cuando fornican cuando conocen a alguien que les atraiga, el 15% contestó que lo haría la primera noche, el 9% la primera semana y el 21% el primer mes. Respecto a países, Noruega es el paraíso amor horizontal, el 32% de los chicos y las chicas se acostaría con una nueva pareja la primera noche. ¿Y en España? Aquí hacemos lo que nos dejan. La realidad es que fornicamos mas en verano (pero no mucho mas) ¿Por que? Supongo que se debe al hecho que quitarse los calcetines en invierno es terrible. Pero la realidad es esa: se fornica mas en verano. 

Todos menos yo, claro.

Y ahora si me disculpan, voy a consultar cual es el precio de los billetes de avión a Noruega.


17 ago. 2014

17 de Agosto


Anteayer fui a una de esas fiestas de barrio tan habituales en Barcelona durante el mes de Agosto. Es realmente curioso que las mejores fiestas de barrio se hagan en Agosto que es cuando menos gente hay en la ciudad. Quizás por eso son buenas, porque los aburridos se han ido a tomar el sol al pueblo junto a las vacas, las moscas un perro apaleado y la tía Venancia. 

Las fiestas de barrio (como las fiestas de pueblo) son uno de los mejores lugares para ligar en verano porque hay alcohol a raudales y eso siempre facilita los preliminares (aunque imposibilita el tamaño en la gloria carnal). Además como es en verano, la cantidad textil de las féminas es pequeña y como hay tanta gente apelotonada siempre puedes sacar la mano tonta a pasear.

Estuve en las fiestas de Gracia, una fiesta popular que se celebra en un barrio de Barcelona donde todas las calles están decoradas de manera realmente curiosa. Pero vamos, que a mi el hecho de que lleven un año entero diseñando la decoración de las calles, me da igual, como si les pegan fuego el primer día para honrar a los valencianos. A mi lo que me importan son las mozas.

Pero tampoco ligué anoche. Hablé con muchas mujeres (si es que decir "vete a la mierda" puede considerarse como una conversación), también bebí mucha Agua de Valencia que es una bebida típica de la zona aunque estemos a más de 300 kilómetros de Valencia. En Barcelona el Agua de Valencia la hacen con cava, zumo de naranja y Ginebra, o sea, toda una invitación a acabar completamente borracho y a no ligar ni con el guardia urbano que acaba de detenerte por orinar en la vía publica desde lo alto de una farola con la técnica de la aspersión.

Las fiestas de barrio (o de pueblo) son un magnifico lugar donde ligar, el problema es el de siempre, cuando has ligado ni te das cuenta porque estás borracho o dormido. O ambas cosas.



16 ago. 2014

16 de Agosto

Llevo medio mes de vacaciones gastadas y no he hecho nada bueno, cosa que tampoco es excepcional pues el resto del año no es mejor. El problema de las vacaciones es que esperamos demasiado de ellas, esperamos que, apenas unos días, nos rediman del sufrimiento del resto del año. Trabajar no es bueno, incluso trabajar poco es malo. Pero pretender que las vacaciones de verano sean la mejor época del año a toda costa tampoco parece demasiado lógico. ¿Esforzarse para que? Creo qué al final resultara que estas vacaciones de verano van a ser tan aburridas e insatisfactorias como siempre. ¿Han observado ustedes a los perros cuando intuyen que les van a servir la comida o les van a sacar a la calle? Mueven el rabo de un lado a otro, nerviosos, saltando de alegría. ¿Y que sucede cuando están comiendo o en la calle? Nada, no hay alegría, se limitan a caminar o a comer. ¿Por qué digo esto? Porque deben saber ustedes que la felicidad está en la búsqueda, no en la consumación. Gastamos once meses soñando con las vacaciones y luego nos vamos con la suegra, los niños, la sombrilla, la nevera, la mujer, las sillas y las toallas, a una playa abarrotada de otros cuantos gilipollas donde permitimos que el sol nos abrase y nos cobren las cervezas a precio de Champagne francés. ¿Esto es lo que buscamos en la vida?

De acuerdo, pueden ustedes argumentar que también hay gente pasando maravillosas vacaciones en yates o mansiones al borde del mar. Pero esos no trabajan. O también pueden ustedes argumentar que hay gente que pasa once años puteada y ahorrando para irse un mes de vacaciones a Thailandia o a Argentina. De acuerdo, aceptamos pulpo como animal de compañía. Pero esos incansables viajeros pasan once meses al año puteados detrás de una mesa de despacho, soñando con colgarse una mochila a la espalda e irse donde ningún hombre (ni mujer) ha conocido antes.

A lo que vamos, que las vacaciones producen insatisfacción (ya sea por pasiva o activa) a no ser que tengas un yate o una villa en la Toscana.


15 ago. 2014

15 de Agosto



¿Hay algo mas tonto que un día de fiesta en vacaciones? Nunca he entendido, entiendo ni entenderé a quien coño se le ocurrió convertir el 15 de Agosto en vacaciones. Se supone que incluso los señores y señoras que trabajan en agosto tienen derecho a vacaciones, no obstante, atendiendo a que los únicos que trabajan en Agosto son precisamente los camareros, cocineros y meretrices parece una fenomenal idiotez quitarles un día de trabajo precisamente cuando están haciendo su particular Agosto. ¿No creen que el 15 de Agosto es el día mas tonto del año? ¿Y si encima el 15 de Agosto cae en Domingo? Este día de fiesta es como clavar un clavo a cabezazos. Soy un gran defensor de los días de fiesta, es mas, siempre he defendido que todo el año debería ser fiesta y que trabajen monos amaestrados. Pero no, gastamos todas nuestras neuronas en hacer móviles cada día mas grandes (en vez de mas pequeños) y en dejarnos bigotes como nuestros abuelos para parecer mas modernos que el vecino. Pero olvidamos amaestrar monos para que hagan el trabajo de los hombres (y alguna mujer). Cada vez que llega el 15 de Agosto entiendo porque los extraterrestres llegan con sus ovnis, ven lo que hay y se vuelven a sus planetas a toda leche.

14 ago. 2014

14 de Agosto


¿Sabían ustedes que al acabar el verano es la época del año cuando más parejas se separan? Las parejas no están hechas para aguantar 24 horas al día juntas. Ayer, comiendo en un bar, junto a mí oronda figura, había una mesa con seis personas (tres parejas en total). Las seis personas estuvieron más de una hora si hablar, tan sólo consultaban sus teléfonos móviles, ajenos los unos a las otras (y viceversa), como si fuesen invisibles o estuviesen solos. Estoy convencido que alguna de esas tres parejas se separarán cuando vuelvan a sus respectivos países, incapaces de soportar más meses de incomunicación. O las tres. Para una pareja del Siglo XXI, la incomunicación significa quedarte sin cobertura en el móvil. Aunque deben saber ustedes que la incomunicación no siempre es mala. De echo la contemplo como una bendición. No hay nada más reconfortante que no hablar con tu pareja. Ojalá tuviese una mujer a mi lado que consultase todo el rato el móvil  en vez de preguntarme como me siento. Los hombres no necesitamos expresar como nos sentimos, los hombres bebemos, eructamos y nos rascamos nuestras partes nobles. Y el día que no hacemos eso es porque hemos cambiado de sexo. Observen ustedes todas esas parejas en la playa o en los chiringuitos de verano. ¿Hablan entre ellas? Por supuesto que no... porque no saben que decirse. No pueden hablar del trabajo porque están de vacaciones, no pueden criticar a los amigos porque desde que comenzaron las vacaciones no los han visto y no pueden permanecer en silencio frente a un televisor porque en la playa no hay enchufes.

Si realmente queremos preservar la figura de la pareja (que no es mi caso), deberíamos anular las vacaciones para siempre. O eso o follar todos con todos. Yo voto por la segunda opción (con un mínimo de organización, claro está).

13 ago. 2014

13 de Agosto

Entre las muchas actividades que pueden hacerse en una gran ciudad en Agosto (como son aburrirse o aparcar donde quieras) también están los conciertos al aire libre. Por delante he de decir que, cual Espartaco local, rechazo cualquier cosa que signifique "aire libre" ¿Acaso hay aires que no sean libres? Y peor aun... ¿acaso nadie se da cuenta que "aire libre" en agosto se traduce como "masacre de mosquitos?". El ser humano es el único animal lo suficientemente idiota para montar actividades en plena noche de Agosto y poner luces para anunciar a los mosquitos: "eh colegas, nos hemos reunido todos los tontos aquí para que nos saquéis la sangre". Pero en Agosto montamos conciertos, proyecciones cinematográficas e incluso recitales de poesía en plena noche. Vayamos por partes, todas esas actividades se hacen porque como estamos de vacaciones y no hay que madrugar, al menos ocupamos la noche en algo cultural. ¿Que hay de cultura en ir a ver una zarzuela en una noche de Agosto? Lo que realmente llenaría nuestras mentes (y nuestros estómagos) sería comernos una zarzuela de marisco en plena noche. Pero no, como somos tan modernos, hay que ir a ver cosas culturales las noches de verano. No hay gran ciudad que se precie que no monte eventos al respecto. Fuentes luminosas, fuegos artificiales, cine, teatro clásico, etc. Nada que incluya gente desnuda que, precisamente, es la quintaesencia del verano.

El espectáculo al que acudí anoche se llamaba "Alegoría de una noche de verano" y se celebraba en el patio de un museo donde habían dispuesto un puñado de incomodas sillas de madera en torno a un escenario circular donde una señora entrada en carnes y vestida con la túnica de Rappel, recitaba estrofas de obras de Shakespeare mientras un tipo de dudosa sexualidad y enfundado en una especie de frac, se esforzaba en rasgar un violín para sacar alguna nota aunque pareciese que le estaba retorciendo la cola a un gato. Para ser sinceros he de confesar que yo acudí para ver si pillaba cacho entre tanta cultureta despistada. Pero tampoco. El problema es que a esas horas de la noche y ante tan apasionante espectáculo, morfeo se apropió de mi voluntad y comencé, primero a dormitar y después a roncar como si de un terremoto de clase 6,5 se tratase,

Me echaron de allí y tampoco forniqué. Dos cosas a las que comienzo a estar demasiado acostumbrado.

12 ago. 2014

12 de Agosto


Hoy voy a escribir sobre las paellas de verano. En realidad una paella es algo relativamente simple de confeccionar: arroz, agua, verduras y cualquier mierda comestible que se nos ocurra tirar por encima, desde pescado a carne pasando por alcachofas, piedras del mar o saltamontes. Una vez, en Valencia, comí una paella con piedras del mar, lo juro por mi faja Slender (modelo masculino, talla XXXL). Mucha gente dice que hacer una paella es difícil. Lo dificil es que te salga mal. Agua, arroz y 20 minutos de reloj. Incluso el ministro Wert podría hacerlo sin temor a suspender. Otra cosa es que persigamos hacer una paella realmente excepcional, pero eso sería como salir un viernes por la noche y acabar durmiendo con alguien. Los hechos excepcionales solo suceden en ocasiones excepcionales.

Si ustedes quieren comer una paella en cualquier restaurante en pleno verano, esperen a comer cualquier cosa que se parece a cualquier otra cosa menos a una paella y pagarla a precio de caviar iraní. He comido paellas frías, duras, sosas, que saben a plástico e incluso una vez probé una paella vegana que no llevaba arroz. ¿A quien está destinada la paella de verano? En efecto: a extranjeros, la paella está destinada a esos señores y señoras nunca han comido una paella en condiciones así que se creen que esas porquerias a la que llaman paella en realidad no lo es. Pero así es la vida, si siempre te has acostado con tu mujer ¿como saber lo que es el buen sexo? Las paellas no son para el verano.

En otro orden de cosas, hoy nos hemos levantado con la triste noticia de la muerte de Robin Williams. No hay mucho mas que decir, aparte de recordar todas las risas que nos ha dado siempre. No nos regalaba risas porque vivía de ello, no nos equivoquemos, pero como muchos otros humoristas remunerados, hizo que este mundo de paellas de plástico y gilipollas fuese un poco mejor. Para los aficionados que pretendemos hacer humor, Robin Williams era un Dios. Muchos de los que intentamos hacer humor y ya tenemos una edad, conocimos lo que era el humor mas slapstick a través de esa serie televisiva que se llamaba "Mork & Mindy" donde Robin Williams interpretaba a un histriónico extraterrestre que ridiculizaba nuestras estúpidas vidas de humanos. Descanse en paz, nosotros nos quedamos.

11 ago. 2014

11 de Agosto



Estas vacaciones no están resultando tan apasionantes como había imaginado. La realidad es que están siendo como mis anteriores vacaciones, igual de aburridas y sudorosas. Deberíamos tener vacaciones en pleno invierno, así podríamos hacer actividades sin sudar ni cansarnos, ahorraríamos en calefacción y las piscinas no estarían llenas de gente con cara de dudosa satisfacción porque acaban de orinar dentro del agua. De hecho creo que el año que viene voy a hacer vacaciones en pleno mes de Marzo lo cual, atendiendo a que soy un desempleado, tampoco significa una grandiosa diferencia. ¿Ya les he dicho que odio el calor? Seguramente ustedes que me leen son maravillosos y maravillosas sílfides que transpiran colonia de la cara, pero yo no. No entiendo ni nunca entenderé esa manía que tiene la gente de, cuando hace calor, ponerse al sol ya sea en terrazas, playas o solariums, para que nuestro astro sol convierta sus pieles en algo negro y arrugado. Yo ya tengo en mi cuerpo algo negro y arrugado y precisamente nunca le ha dado el Sol. El Sol es el enemigo natural de la estética, deben saberlo.

Cuando alguien me dice que me siente en una terraza a tomar algo a pleno sol en verano suelo señalar el aire acondicionado del bar y le digo en tono airado (que no "aireado") "¿Pero tu estás tonto o que coño te pasa?" y esas personas siempre responden con un "vamos a aprovechar el solecito, anda". Definitivamente, el ser humano es la cosa mas tonta que vive encima de nuestro planeta. Inventamos el aire acondicionado para después sentarnos en la calle a sudar como caballos de tiro mientras nos cobran una cerveza a precio de caviar iraní. Y encima tenemos las santas narices de vender las maravillas del verano en vez de acordarnos de la familia del camarero.

Por cierto, mi plan de robar bicicletas para conseguir contacto con mujeres no salió como yo esperaba. Resulta que las mujeres ponen candados a las bicicletas y yo no soy precisamente un maestro de las cerraduras ajenas. Es mas, hay muchas noches que incluso me cuesta abrir la puerta de mi propia casa. Debo encontrar un plan alternativo. ¿Pero cual?

10 ago. 2014

10 de Agosto


He ideado una nueva táctica para ligar en este caluroso Agosto, puede que a primera vista parezca algo descabellado e incluso peligroso pero nada más lejos de la realidad. Voy a convertirme en ladrón de bicicletas montadas por turistas extranjeras. Debo aclarar que mi plan es robar la bicicleta cuando la extranjera no esté montada en ella (esta parte del plan es vital para evitar torsiones lumbares). Quizás algunos de ustedes se planteen la moralidad o legalidad del hecho pero no, cuando el hambre aprieta cualquier excusa es buena. ¿Cuantas veces hemos escuchado eso de "malo es pedir pero mas malo es robar". Pues eso, estoy harto de pedir (sexo) sin conseguirlo así que ahora voy a robar (bicicletas). Mi diabólico plan consiste en escoger a una víctima atractiva (o no), esperar a que aparque la bicicleta, robársela y comenzar a pedalear tan lento que cualquier policía consiga detenerme. Esta última parte va a resultar bastante ser fácil porque el que suscribe no conseguiría pedalear rápido ni aunque me trasplantasen las pantorrillas de Beyoncé. Este último detalle es vital: que te detengan. ¿Por qué? Simple... Cuando te detienen, en el juicio, hay documentación a la que accede tu abogado de oficio donde especifican el nombre y dirección de la víctima. Diabólicamente genial, lo se. ¿Por qué bicicletas y no bolsos? Fácil, las mujeres que pedalean en verano son mujeres recias con fuerte aguante. Justo lo que necesita alguien como yo. Y también porque la ultima vez que metí la mano en un bolso ajeno encontré cosas que ningún hombre en su sano juicio querría encontrar. ¿Imaginan ustedes un plan mejor para conseguir nombres y direcciones de mujeres atractivas? Yo tampoco. Bueno, algún plan mejor habrá pero es que soy un poco gilipollas.

9 ago. 2014

9 de Agosto


 Después del desagradable incidente de ayer en el "Gimnasio Nerón" (exclusivo para hombres que entran en otros hombres), me decidí por probar un nuevo lugar donde ligar en estas vacaciones. Descartada la playa, los gays, el Sol y los museos, escogí un nuevo escenario donde las extranjeras suelen dar con sus rollizos huesos en verano. Cualquier ciudad turística que se precie debe tener céntricos restaurantes donde la comida se anuncie en forma de suculentas fotografías que nada tengan que ver con lo que luego sirven. Son locales que utilizan cientos de idiomas menos el idioma local y suelen estar llenos de extranjeros bebiendo grandes jarras de sangría y comiendo paellas que saben a relleno de cojín. Mi estrategia consistiría en sentarme junto a un grupo de rollizas, esperar que la sangría hiciese efecto y entonces lanzarme a por cualquiera de ellas con el ansia de un vampiro que lleva años bebiendo agua con gas. El plan no es que fuese una maravilla, lo reconozco, pero era un plan que incluía aire acondicionado, mujeres, alcohol y no había sol. Incluso por unos instantes imaginé que podía permitirme el lujo de fracasar. 

Fracasé, por supuesto, pero no por convencimiento sino por lo que se viene a llamar "ansia viva". Es decir, que acabé borracho antes que cualquiera y además no llevaba ningún euro en el bolsillo en el convencimiento de que podía haber acabado ejerciendo de gigoló. El alcohol es que es como el sexo, el helado de chocolate con meta o las patatas Pringles: "cuando haces pop, ya no hay stop". Nunca he tenido medida en nada excepto en la talla de mis camisetas. ¿Ustedes pueden beber una cerveza helada en pleno verano y no pedir una segunda? Yo tampoco. Y ya se sabe que no hay dos sin tres ni tres sin diez.

Les escribo desde la cocina de un restaurante de esos con fotos de platos de comida en la puerta. Me han dejado cinco minutos de descanso antes de continuar fregando platos. Al menos se está fresquito, que diablos.

8 ago. 2014

8 de Agosto


La piscina mas cercana a mi casa era la de un pequeño gimnasio al que nunca antes había entrado. ¿Aunque que importa el dónde cuando lo que importa es el porque? Tampoco he entrado nunca en mi vecina del tercero y cada noche sueño con hacerlo. La razón de ir a una piscina era ver mujeres en paños menores e intentar la cópula después de un breve acercamiento acuático. En realidad esa es la esencia de todo recinto deportivo que se precie. Lo del ejercicio es una mera excusa, seamos francos, la gente acude a las piscinas y a los gimnasios para follar (que es una manera mas de hacer ejercicio). La piscina en cuestión se llamaba "Gimnasio Nerón" y estaba a dos calles de mi casa, es un recinto pequeño con cristales tintados y un fuerte olor a vapor y cloro que siempre sale de su interior golpeando al viandante e invitándolo a un paraíso de toallas y chorros de agua. Imaginé que debía ser una sauna muy exclusiva porque para entrar debías picar a un timbre, lo hice y al poco salió a recibirme un joven vestido con una especie de pantalones piratas. Menuda piscina mas rara donde los recepcionistas llevan el torso desnudo, perfectamente depilado y con un doloroso piercing en cada pezón. ¿Pero qué podía importarme eso? Seguramente aquella piscina era para gente selecta así que no pude evitar imaginar mis días de amante de una rica y hermosa mujer de mediana edad a a que colmar de favores sexuales mientras ella me colmaba de billetes. Si, ya se que he dicho que era una piscina para "gente selecta" y eso me excluye de la ecuación, pero gracias a Dios y al anonimato con el que nacemos, ellos aun no me conocían. El muchacho preguntó si quería hacerme socio o tan solo "pasar un buen rato" a lo que estuve a punto de contestar con un "no hombre, como soy idiota quiero pagar por pasar un mal rato" así que me mordí la lengua, escogí la segunda opción, agarré una toalla y me dirigí a los vestuarios. La piscina era sorprendentemente pequeña y estaba llena de un extraño vapor con olor a lavanda. Pude distinguir las figuras de varias personas pero era imposible saber si se trataban de mujeres fornidas o hombres escuálidos, además que había tenido que dejar las gafas en los vestuarios, así que animado por el espíritu de Stevie Wonder (ciego y sospechosamente contento), me introduje en aquella piscina de agua caliente y me acerqué a la primera persona que encontré con la esperanza de que fuese una mujer de mediana edad, escasos escrúpulos y excesivo dinero. Por desgracia era un hombre joven que había olvidado ponerse el bañador antes de comenzar a nadar. Después pude comprobar que, sospechosamente todos habían olvidado el bañador y aun mas sospechosamente, la mayoría se besaban entre ellos. Besar es un eufemismo para no decir que hacían otras cosas mas perversas que mi homofobia me impide reproducir aquí. Ya es triste ir a una piscina a buscar mujeres y acabar en unos baños turcos gays. Que no digo yo que todos los turcos sean gays, dios me libre. O Alá, que no se ahora si los turcos son musulmanes o cristianos. O si Alá es gay o no. Disculpen esta confusión pero aun me tiemblan las piernas del maratón que me di para huir de aquel lugar de vapor y vicio.

Y lo peor de todo es que a los doscientos metros se me cayó la toalla...

7 ago. 2014

7 de Agosto

Mi ruta por los museos de la ciudad no funcionó exactamente como lo había planeado. De acuerdo, se está fresquito y eso en verano es el 50% de la felicidad (el otro 50% es una cerveza helada), pero la felicidad no se construye exclusivamente con aire fresco o cerveza, para mi profunda decepción hoy he descubierto que las ninfómanas no son público habitual de los museos. Quizás a algún museo del sexo si, pero he visitado el museo de textil, en el museo egipcio y en el museo de arte moderno y no he visto a ninguna ninfómana. ¿Cómo reconocer a una ninfómana? En mi caso es difícil porque ninguna fémina, ni tan siquiera las ninfómanas, me dirigen la palabra. Pero a lo que vamos: en los museos tampoco se folla. Las mujeres que acuden a estos lugares son una especie de enciclopedias británicas que caminan con guías en la mano y solo atienden a los cuadros, esculturas, vasijas o estatuas de Napoleón que se les pone por delante. Decepción en grado sumo.

Saliendo del museo decidí volver a la playa a darme un festín visual de pechos desnudos pero entonces recordé que el medico me ha dicho que no puedo tomar el sol en los próximos diez años debido a la insolación que cogí corriendo por la carretera de las aguas así que me he metido en un bar y he comenzado a dar cuenta de una cerveza tras otra hasta que el sexo ha pasado a ser algo secundario en mi vida. Eso es lo mejor de todo, cuanto mas bebes mas ganas sientes de fornicar pero también eres consciente de que no podrás en tal estado de embriaguez. ¿Y mañana que? La playa descartada, los museos también... ¿y una piscina climatizada?

Mujeres en bañador, no hay Sol y se está fresquito... claro. ¡A la piscina!