"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

12 nov. 2016

El consumidor gilipollas (1): Los yogures de Casa Ametller

A partir de hoy, de vez en cuando les voy a reproducir aqui y a ustedes unas cuantas cartas que he enviado a las oficinas de atención al publico de empresas referente a sus productos. Soprendentemente... me han contestado muchos, lo cual dice poco de ellos.

La primera es una carta de reclamación sobre las tapas de los yougures defectuosas que envié al servicio de atención al cliente de Casa Ametller a la que han contestado muy educadamente. Vaya por delante decir que soy un ferviente consumidor de sus productos, aun mas ahora que se que, además, son amables...
  

Mi carta de reclamación fué la siguiente:
"Queridos señores (o señoras) de Casa Ametller


Vaya por delante decirles que soy un asiduo cliente de una de sus tiendas, sus productos me parece que tienen (en su gran mayoría) una excelente relación calidad/precio. Además, sus tiendas desprenden un aroma a deliciosamente falsas y me encanta también ese chorrazo de agua que vaporizan sobre las verduras (quiero uno para cuando mi gato se porte mal).


El motivo de esta carta es porque sus yogures (todos sin excepción) son EXCELENTES. Lo digo con la mano en el pecho y la cuchara en la boca. EXCELENTES es quedarse corto. Soy un comprador compulsivo de sus productos lácteos. No obstante, en el otro lado de la balanza tenemos ese pequeño problema con la tapa de apertura que es, con toda seguridad, la tapa peor diseñada de la historia de las tapas de los yogures. Si existiese un Club de Tapas de Yogures, con toda seguridad ustedes serían expulsados de por vida. ¿Cómo es posible que una simple tapa se rompa por la mitad cuando estiras de ella y luego, para quitar el resto, debas inevitablemente mancharte los dedos de yogur? No hace falta que me explaye mucho más porque seguro que saben ustedes a que me refiero (algunas de las tapas de sus deliciosas cremas o consomes comparten el mismo y lamentable diseño). Nunca (y cuando digo nunca es casi nunca) he conseguido abrir uno de sus yogures a la primera. De acuerdo, las tapas de los yogures de otras marcas se abren a la primera, pero esos otros yogures saben a relleno de sofá o a caramelos de fresa. En cambio, los yougures de la Casa Ametller son sabrosos, tienen ese sabor a grasa mala que tan poco saludable es pero que tan impresionante sabor otorga al delicioso y lácteo postre. En serio queridos amigos, sus yogures son deliciosos, me da igual si me llevan a la tumba, seguiré consumiéndolos con avidez: no es broma. 


Aunque seamos sinceros y sin ánimos de ser violento: quien diseñó la tapa que hay sobre ellos merece un tiro en la rodilla. O en las dos.


Sin más, se despide de ustedes atentamente


Un completo gilipollas 

(Usuario habitual del establecimiento de Casa Ametller de la calle Comte Borrell y miembro del Club Casa Ametller)"





 Su amable respuesta fué

"Estimado Fernando,

Ante todo agradecerle sinceramente sus comentarios. Para nosotros es muy importante recibir el feedback de nuestros clientes para poder mejorar en todo lo posible.

Permítanos comentarle que somos conscientes de esta incidencia y por eso ya hace tiempo que estamos trabajando para cambiar las tapas, y, aunque es un proceso lento de adaptación, intentaremos hacer todo lo posible para que en breve pueda observar un cambio sustancial en las mismas.

También le agradecemos y nos complace saber que disfruta de nuestros lácteos.

Gracias de nuevo por sus comentarios y quedamos a su disposición para cualquier otra cuestión.

Saludos cordiales,"