"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

22 mar. 2012

Ligando bajo la lluvia



Atendiendo a estos lluviosos días que están calando en pobres y sindicalistas por igual, voy a regalarles un nuevo, sencillo y efectivo consejo que relajará sus gónadas y alejara molestos rubores involuntarios cada vez que ven anuncios de bragas en la teletienda. Porque sepan ustedes que la lluvia siempre es una oportunidad. Puede que para los hombres no sean una ventaja los días de lluvia, de la misma manera que no lo son igual que los días de frío invierno. La lluvia significa escotes cerrados por chubasqueros y faldas que se convierten en pantalones. Y como el hombre alimenta su imaginación de la piel ajena, los días de lluvia son lo mas parecido a irse de botellón con la Congregación Mariana de las Siervas del Abotonamiento Total. Pero como buen superviviente, el hombre procaz se crece ante las adversidades y lo que en un principio puede ser una desventaja, usamos nuestra innata habilidad de prestidigitador barato para convertirla en un agradable camino hacia el placer horizontal. ¿Se han dado cuenta ustedes de cuantas personas salen a la calle sin paraguas los días de lluvia? ¿Acaso no son esas personas la víctima perfecta para nuestro paraguas y, como consecuencia- nuestra cercana compañía? Cuanta mas lluvia, cuanta mas adverisdad. mejor es la oportunidad de conseguir un éxito que nos eleve a los altares de la leyenda del perfecto ligón urbano. El secreto consiste en salir a la calle convenientemente pertrechados de un paraguas tamaño Falete, a continuación amenazar con una muerte lenta a todos los chinos que encontremos vendiendo paraguas y finalmente dar con una víctima a la que ofreceremos cobijo. De ahí al remake de una película porno media tan solo un poco de suerte. Porque desengáñense ustedes, toda persona que se deje coge el brazo por un desconocido quiere mandanga. Solo hay que insistir. O llevar encima cloroformo y unas cuerdas. Otra variante de este ejercicio consiste en esperar en un bar o restaurante y ver como nuestra víctima deja el paraguas en un paragüero en la entrada, es entonces el momento de, cual ninjas medievales, dar un salto sobre el camarero, trepar por la pared, lanzar estrellas envenenadas que acaben con la vida de los dos clientes que se interponían en nuestro camino y robar el paraguas en cuestión para luego desaparecer en una nube de azufre. También sirve salir por la puerta cogiendo el paraguas que no es nuestro. Utilicen la técnica que utilicen, el caso es despojar a nuestra víctima de su arma contra la lluvia para, hábilmente, ofrecernos a acompañarla cuando salga del local maldiciendo porque un ninja de 187 kilos le ha robado su paraguas Pierre Cardin.

Estimados animales de compañía, los consejos están dados, aprovechen ahora la lluvia. Las humedades están en el aire.


31 comentarios:

  1. Sabios consejos que me dispongo a seguir...solo espero no acabar con la punta del paraguas introducida en alguna de mis hoquedades corporales
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juanjo. No se que es peor, si acabar con la punta del paraguas introducida en una de sus hoquedades... o que le guste.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Querida Blogboreta, tiene usted razón, en el fondo soy un romántico y en la forma soy un gordo.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Yo echándole la culpa a mi despiste por perder un paraguas cada vez que llueve y quizás hayan estado usted o alguno de sus discípulos detrás de ello? Madre de Dios!!!! Le suena una chica muy mona que ayer, a eso de las once y media, perdió el paraguas por la zona de Goya, en Madrid? Si fue usted, la próxima vez que nos crucemos sea más explícito, porque no me cosqué :P.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lili. ¡Era usted! Tengo su paraguas aquí... cuando quiera puede venir a buscarlo. Me reconocerá porque soy el del batín rosa y calcetines blancos.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. Adoro el rosa!!! Me ha convencido, iré ;)

      Eliminar
  4. Y quien le ha dicho a usted q los escotes se tapan cuando llueve ? ni imagina lo q puede llegar a ligar una mujer cuando su escote está mojado ¡¡

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mara, debemos vivir en mundos paralelos pero diametralmente opuestos. En mi mundo las mujeres se tapan cuando llueve.

      ¿Cuanto cuesta el billete a su mundo?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Lo de la Congregacion Mariana de las Siervas del Abotonamiento Total, te ha quedado genial!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pues... es un dato real como la mentira misma.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. Si Ud.me ofrece cobijarme bajo su paragua yo lo aceptaría encantada, no me gusta mojarme... bajo la lluvia.

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Yo, me ofrezco a cobijarla en un jacuzzi, para mojarla... no bajo la lluvia.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  7. Gran imaginación para describir la escena del robo del paraguas como un ninja medieval, digna de haber sido representada por Peters Sellers.

    Debe de estar usted delicioso con ese batín rosa y calcetines blancos.

    Suya, AM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy mas delicioso aun sin el batín y solo con calcetines blancos. Ah no... me equivoqué. Con el batín y sin calcetines...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. Buena elección... solo con calcetines se pierde todo el glamour. Ahora me dirá usted que no lo tiene o lo contrario.

      Húmedos sueños.

      AM

      Eliminar
    3. ¿Glamour? No tengo, pero lo puedo comprar si es necesario.


      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  8. Ahora entiendo por qué dejaron de llamarme Mary Poppins, algún simpático siguiendo su "maravilloso consejo" me robó el paraguas...
    Gracias Sr. Gili
    Besitos húmedos,
    que por aquí anda de un lluvioso subido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida CaroNu. Fui yo... lo que sucede es que usted está en buena forma y corre mas que yo.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  9. Esta usted en todo, Sr. Gilininja. Si le funciona la sugerencia no dude en dar detalles de su conquista. Le calificaría como caballero, pero sus intenciones le delatan.
    A mi siempre se me olvida el paraguas. Es un rollo llevarlo encima, cuando se moja no sabes que hacer con él, y son peores que las estrellas ninjas para nuestras queridas corneas. En fin todo molestias,..
    Aún sin paraguas, dudo mucho que me cobijase en paraguas ajeno,...debo de ser una abotonada indeseable! jajaja
    Cuídese y suerte en sus andanzas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ani. Tengo auténticos problemas para escribir su nombre porque como la I está junto a la O, cuando me equivoco escribo "querida ano".


      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  10. Mi madre tenía un paraguas Pierre Cardin, pero nunca se lo robaron.
    Lo que no cuentas es el porcentaje de usos de técnica sutil vs. uso de cloroformo y cuerdas...
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mi Álter Ego. El porcentaje es 100% cloroformo y cuerdas, 0% sutileza.


      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  11. Veo que va ganando en sutilidad, seguro que ha hecho algún curso on-line

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido papacangrejo. Es que me he operado de sexo, ahora soy una corista del Folies Bergeres.


      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  12. Que pena que no fuera usted el que el año pasado me robó el paraguas en una tienda que visitaba. Es evidente que el que lo hizo no tenía sus intenciones o sí pero al verme se arrepintió. Lo dicho, una lástima que no fuera usted.
    Por cierto, no uso enaguas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Hope. No fui quien el año pasado le robé el paraguas, pero puedo ser quien se lo robe el año que viene.

      Por cierto, yo tampoco uso enaguas.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  13. Por su sonrisa, caballero, intuyo que ya ha escogido víctima.
    No desaproveche la ocasión, ya sabe...la pintan calva.

    Besitos primaverales (resérvelos para los días sin lluvia)

    ResponderEliminar
  14. He encontrado un motivo mas para querer que llueva, aunque por aqui no hay manera oye... siempre sol.

    Una sierva del abotonamiento total en días de lluvia y frio, que siempre sale de casa sin paraguas, pero llega mojada y sola.

    ResponderEliminar
  15. Me hizo reír que ya es mucho ,nadie me robo el paraguas ,por lo menos que recuerde ,los años te hacen olvidar,mas hacer reír es una gran virtud .
    Un saludo

    ResponderEliminar