"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

20 jun. 2011

Elogio del bar




Ya conocen ustedes de mi afición por fotografiar lavabos ajenos donde acabo la noche (http://lavabosdebares.blogspot.com/). Y si no la conocen, deberían. Tal afición me ha llevado a visitar los peores antros de la ciudad aunque también -y por desgracia- los mejores. Nunca me he sentido cómodo en los modernos bares llenos de modernos bebiendo modernos brebajes. Estoy convencido que donde haya un viejo bar con una roñosa barra de aluminio y una colección de botellitas de miniatura sobre la caja registradora, que se quiten las moderneces. Prefiero los menús adornados con las mismas descoloridas fotos de siempre y camareros ataviados con un sucio chaleco negro y sacacorchos asomando por un bolsillo roto. Bueno, además del chaleco también visten pantalones negros y camisa blanca. Tomen nota que si tan solo visten chaleco entonces son  camareros de despedidas de solteras a los que nunca deben preguntar por el especial de la casa a no ser que sean ustedes solteras o se llamen Miguel Bose. 

Un bar que se precie debe tener el suelo lleno de papeles arrugados, serrín mojado, palillos usados y cabezas de gambas. ¿Recuerdan esos bares donde todo era ruido y humo? Ahora los bares huelen a lavanda y sirven mojitos de colores. ¿Donde se ha ido el macho de toda la vida que bebía coñac (sin quitarse el puro de la boca) y hablaba de manera despectiva de todas las mujeres del barrio como si propiedad suya? Ahora lo correcto es beber cerveza de importación mientras se discute como salvar animales en peligro de extinción. Al que hay que salvar es al machista de bar, hay que salvar los bares de toda la vida, hay que salvar los suelos llenos de serrín y los lavabos que para tirar de la cadena debías estirar de un retorcido alambre que salía de la cisterna.

Y yo os digo: indignaos. Alzad vuestras voces e indignaos por recuperar esos indignos espacios que fueron los bares de toda la vida con aquellas tapas que llevan una semana en el expositor y habían perdido todo su color. La salmonelosis también tiene derecho a vivir entre nosotros. Salvemos a la salmonelosis, al camarero tísico que juega todo el rato con el bolígrafo, al borracho de siempre, a las botellas llenas de grasa y suciedad, salvemos todo eso. O mejor: recuperémoslo. Un país sin bares sucios es como burdel sin mujeres sucias: una pérdida de tiempo. Indígnense ustedes por lo realmente importante. Despierten de una vez por todas. Esto no es solo un elogio del bar. Esto es la guerra.


53 comentarios:

  1. !!Hola Fernando!!

    MUy bueno el post!!
    Si es q se estan perdiendo todas las tradiciones,solo nos queda paris fernando.

    Te beso

    ResponderEliminar
  2. Querida Lady_Celeste. Solo nos queda el bar París, en efecto. Cuantas madrugadas he acabado ahí... cuantos recuerdos... cuantas carreras saliendo sin pagar...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. !! Q arte!!
    Digame de donde es la foto de ese bar para ir mañana a desayunar.

    ResponderEliminar
  4. Querida Lady_Celeste. Mejor le doy la dirección de mi piso que está igual de guarro pero es mas íntimo para desayunar.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja
    Bueno, pues ya tiene su piso solera y tradicion ,eso q no se pierda fernando

    ResponderEliminar
  6. Querida Lady_Celeste. La que se perderá es usted si no me pide la dirección...


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  7. !!Es usted un pillin jajajajaja!!
    pero me hace reir y eso me fascina,en serio,es lo q mas admiro en las personas

    ResponderEliminar
  8. Querida Lady_Celeste. Gracias. Lo que yo mas admiro de las personas es que sean propietarios de un banco y sean corruptos.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  9. Pues la verdad es q a mi megustaria ser propietaria de un banco,lo de corrupta¿esta feo serlo?

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches Sr. Gilipollas.
    ¿Sabía usted que España es el país con más bares por centímetro cuadrado? y fíjese usted, las inmobiliarias, que en su día, aparecían como setas, han ido cerrando todas, pero bares? bares no ha cerrado ninguno... es más, puede que muchos locales que las promotoras dejaran vacíos, han sido reabiertos como cafeterías, bares y establecimientos similares.... creo que confundí el oficio, tendría que haber sido tabernera.
    Precisamente al lado de mi lugar de trabajo queda un bar de esos que usted elogia, con sus tapas, sus tortillas, sus menús a 9 €, su pizarra en la calle anunciando el partido que se televisará, pero... incumple una característica que usted, al parecer, encuentra imprescindible... está limpio. Es una pena, caballero, podría haberle invitado a una caña y unos chipirones, pero que se le va a hacer, nada es perfecto, la vida es así.

    Reciba de nuevo mi inocente saludo fraternal... hoy en dos ocasiones, no se me acostumbre usted, señor mío.
    Lizette

    ResponderEliminar
  11. Querida Lady_Celeste. Lo feo es no aspirar en esta vida a ser banquero corrupto.

    Querida Lizette. Me dejo invitar... aunque esté limpio el bar siempre podemos ensuciarlo a conciencia.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  12. Buenas noches Fernando
    Magnifico post,como siempre
    Y me he decidido,sere banquera,suena bien,suena a dinero.

    Te beso Fernando

    ResponderEliminar
  13. Claro, donde haya un bar-antro de carretera, que se quite toda pijada!

    ResponderEliminar
  14. Querida Lady_Celeste. Si se ha decidido a ser banquera entonces me decidiré a enamorarme perdidamente de su dinero... digo... de usted.

    Querida Mizzy Pops. Diga usted que si.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  15. Fernando gracias ,ahora me tengo q ir
    no sin antes decirle q tiene usted muchisimo arte y talento,me encanta
    Hasta otro dia mon ami
    otro beso( ya van tres)

    ResponderEliminar
  16. Querida Lady_Celeste. Tantos besos no son recomendables para alguien con mi inestabilidad emocional, la aviso.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  17. Ayy Sr. G., debo confesar algo, y es que mis suegros tienen un bar... ¡y aún hay algún especímen semejante al machista ibérico! De hecho, están poco acostumbrados a ver chicas jóvenes, por lo que cada vez que voy a verlos me quedo en un rincón escondido y cerca de la cocina porque los que no me tienen vista me pegan unos repasos que ni los controles del aeropuerto, y eso que me visto discreta por lo mismo. Lo que hay que hacer por amor Sr. G, lo que hay que hacer...
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Estimado sr. Gili:

    De esos bares que dice ninguno queda ya porque los pocos que se han atrevido a seguir con sus humos, sus colillas y esas cosas les han multado y digo yo... por que no nos dejan fumar en lo bares pero si les dejan seguir vendiendo tabaco, no es un tanto contradictorio?

    Besitosss, Sam

    ResponderEliminar
  19. Muy buen post, mucha razon fernando tenes.. Te espero por el mio http://dangerdays16.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  20. yo ddesayuno en un bar así todos los dias, está rodeado de bares, bonitos, limpios, suelos relucientes, pro sabes, el que más gente tiene es el profesional que está detrás de la barra, sucia, llena de vasos, ¡pero qué simoatico es!
    un saludo
    Marian

    ResponderEliminar
  21. Querida Prosapia. ¿Eso es amor? Yo por amor nunca iría a ver a mis suegros. Por obligación si. Si los tuviese, claro.

    Querida Sam. La contradicción es la energía que mueve el mundo. No intente entenderlo.

    Querida Viv. Gracias por sus amables palabras. Prometo visitarla.

    Querida Marian. Lo importante es el que, no el donde... en efecto. Aunque el donde esté sucio.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  22. A las barricadas, con el solysombra.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  23. Un buen bar con tortilla española de la casa y una clara pero un poco más limpio por favor...
    En los bares de diseño yo ya no sé ni sentarme decentemente y luego cuando voy a pedir la comanda a la camarera resulta que no es una camarera sino una azafata de mesa que nos viene a avisar de que el "Maître Coctelero" pasará por nuestra mesa!!!
    Si hubiera podido bajarme de la silla-torre me hubiese largado corriendo...
    Un beso azul

    ResponderEliminar
  24. Alzémonos y reivindiquemos la esencia del bar íbero (o íbaro).
    Ayer le invitaba a una cerveza, hoy le ofrezco un copón de Soberano, lo veo mucho más propio.

    ResponderEliminar
  25. en mi barrio quedan aún un montón de esos. hay uno, incluso que siempre huele a fritanga y te pone torreznos de tapa. lo bueno de los torreznos es que están en una especie de barreño y el tío mete la manaza y te echa un puñado en un platito. hala, torreznos con dedos... brrrr. creo que si alguna vez viene a Madrid, le llevo a ese bar. iba a estar en su salsa, con su grasa, sus palillos por el suelo, su tortilla reseca y su borracha despelujada de turno.
    y se me ocurren muchos más por aquí cerca iguales o peores. hay otro que la dueña (teñida, desdentada y andrajosa) tiene síndrome de Noé y recoge animales de la calle, por lo que siempre hay montones de gatos rondando el bar y comiendo de las raciones que ella les pone (y son las mismas a los clientes que a los gatos)
    ya sabe, señor Gili, si se viene de vista a Madrid, le hago un tour por los bares más costrosos de mi zona.
    un beso.

    ResponderEliminar
  26. !Hola Fernando!
    Dicen q cuanta mas mierda tenga un bar en el suelo mas dinero ha recaudado,sera verdad.

    Vengo a decirle q me ha salido algo de ultima hora y voy ha hacer un viaje astral durante un tiempo,volvere para seguir leyendo sus increibles y colosales escritos,no me los perderia por nada del mundo.

    Y estoy dudosa de si dejarle otro beso,le voy a llenar de babas jajajaja,pero bueno q no se diga q
    las mujeres no somos generosas,le dejo tres besos en la mejilla,por el tiempo q voy a estar sin venir.

    Hasta pronto Fernando,volvere,
    Gracias por ser tan amable conmigo,de verdad

    ResponderEliminar
  27. Estimado Sr. G:
    Su blog de lavabos es apasionante, siempre he querido comentárselo pero no he visto la ocasión (sí, ya lo conocía de antes). Por favor, no pierda la costumbre de seguir fotografiando retretes varios, porque yo tengo la misma aficción con los baños de los hoteles, sólo que no cuelgo las fotos en ningún sitio...y a lo mejor debería.
    Con respecto a su oda nostáliga a los bares de antes, le diré que me alegro sobremanera que hayan prohibido el tabaco en dichos antros; me gusta salir de un sitio con el mismo olor con el que entré (si acaso, con un poco más de sudor encima, pero en ningún caso oliendo a Ducados o a Caliqueño).
    Y no piense que le tenía abandonada porque no haya comentado ultimamente. Es que yo soy de la opinión de que si no tengo nada elocuente que decir, mejor observo :)

    Saludos afectuosos,

    ResponderEliminar
  28. Y a mí que no me gustaban los gilipollas, mira tú... Pedazo de post.

    ResponderEliminar
  29. Aquellos bares donde se oían los golpes de las fichas de dominó contra la mesa, el serrín y el olor a cerveza... lo tengo todo guardado en mi memoria y eso que era una niña y mi padre no era muy de bares, pero reconozco que me encantaban. Hay uno en Madrid cerca de mi trabajo y cuando paso siempre miro dentro.
    Me encantó su post Sr. Gilipollas ;)

    ResponderEliminar
  30. Bueno, era un texto muy defendible hasta la salmonelosis.....En nada le nombran "enfant terrible" en el Centro de Control de Enfermedades (que a parte de lavarle con lejia hasta la escoriacion cada centímetro del body no tiene mayor mérito)...jejeje
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  31. Ahora los bares y sobre todo las tabernas que cuentas huelen a sobaquina que es una barbaridad, casi echo de menos los olores de antaño.

    ResponderEliminar
  32. Querido Gili,

    Añada a su lista, los parámetros que a continuación le detallo, para determinar realmente qué bar tiene autentica SOLERA:
    Indispensable ¡
    1.- Cocina Fusión: Es decir, variada en lo visual, pero con ese toque personal donde los Pimientos del Padrón saben a Calamares Fritos, los Pinchos Morunos tienen un ligero toque a Calamares Fritos. Incluso el flan de huevo (o el caramelo, no logro saberlo con certeza) tienen gustillo a Calamares Fritos.
    2.- Ambiente Selecto y/o exclusivo:
    Donde predomine la bío-diversidad. Para detectar esta flora y fauna autóctona del bar/chigre, es necesario realizar la siguiente prueba.
    Pida gambas de tapa, cómase lo que pueda y arroje la cabeza al suelo del bar.
    Pasados unos minutos vuelva a mirar la cabeza de la gamba..... SORPRESA
    LE FALTAN LOS OJOS, VERDAD ?. Las cucarachas es lo primero que se comen....
    Podría seguir con la lista, pero no tengo tiempo para estas cosas.

    Saludos ....

    ResponderEliminar
  33. yo siempre he soñado con un machista cavernícola pero solo me hacen caso los intelectuales...

    ResponderEliminar
  34. Ha pensado en acampar en la puerta del algún bar???

    ;)

    ResponderEliminar
  35. Por una vez ( y que no sirva de precedente) estoy de acuerdo con usted... Los mejores bares, los más guarros! Aunque discrepo en el tema baños ( entiéndase de un bar guarro, of course) ya que, siendo mujer, menudos malabarismos tienes que hacer para no rozar el retrete!!

    Como siempre a sus pies,
    Chatnoir.

    ResponderEliminar
  36. Querida Pilar. Solysombra no... que me produce ardores. Mejor a las barricadas acompañado de una top-model.

    Querida El-la. Los bares de diseño son como el sexo por teléfono. Asepticamente inútiles.

    Estimado Sergio. A ver si sus invitaciones se convierten en realidad que ya van muchas.

    Querida Naar. Voy a Madrid si me promete que es un nudie-tour.

    Querida Lady_Celeste. Vuelva pronto.

    Querida Dana. Yo odio que hayan prohibido fumar en los bares. Es como prohibir fornicar en los clubes de carretera.

    Estimado El Chus. A mi tampoco me gustan los gilipollas como yo. Estamos de acuerdo.

    Querida Ana. Me había olvidado del sonido de las fichas de dominó chocando en la mesa de mármol. Maldita sea.

    Querida La Perfida Canalla. Si en el centro ese pagan que me nombren lo que quieran.

    Querida Maria del mar Agüera. ¿Y que tipo de lavabos le gustan?

    Estimado Dr. Mikel. Los olores son necesarios. Aunque sean desagradables. Yo no recuerdo los sitios pero recuerdo los olores.

    Estimado COMO-DORE. Gracias por su información de las cabezas de gambas y cucarachas. Es usted un maestro de la sabiduría lumpen.

    Querida Adriana. Nunca tenemos lo que queremos. Gracias a Dios.

    Estimado Rai. Prefiero acampar dentro del bar.

    Querida chatnoir. Por una vez y sin que sirva de precedente me alegra que estemos de acuerdo. Levántese de mis pies que es demasiado tentador.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  37. Anda, yo también iba a añadir lo del golpe de las fichas de dominó en la mesa! Veo que las buenas costumbres están por todas partes...jajaja.
    Por supuesto, las tardes de toros eran el momento perfecto para la reunión de los machos ibéricos armados con copazocoñac y puro del 15...

    ResponderEliminar
  38. Lo que da de sí un bar, pero yo, más que la suciedad del bar, el humo a cigarros, los baños sucísimos, lo que más hecho de menos son las personas jugando a la partida de mus, esa gente jubilada que se sentaba horas y horas, consumiendo solamente un anís o una copita de vino, pero que llenaban el bar con las risas de los que los rodeaban viéndoles jugar, meintras los niños, corríamos alrededor de esas mesas, para que de vez en cuando, nos llevaramos alguna monedilla de las que se caía al suelo, o de propina para que nos marcháramos de allí.

    La de cosas que se están perdiendo... Es una pena.

    Un beso.
    http://tamaravillanueva.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  39. Todas tus entradas son muy buenas, pero esta es cojonuda. ¡Qué recuerdos! Qué nostalgia de cuando se podía fumar en los bares: cuando jugábamos a los dados con el tasquero sobre el mostrador y. si se ponía a atender a alguien, le increpábamos para que continuára la partida y se dejase de atender ni ostias; cuando tomábamos medios-cubatas; cuando teníamos un cartel, al final del mostrador, con "el rincón de los locos"; vamos, cuando un bar era un sitio de ocio...
    Gracias por el recuerdo.

    ResponderEliminar
  40. Querida volare. ¿Tardes de toros? Yo solo recuerdo tardes de películas de Lina Morgan. Pero claro, en mi bar eran raros. Ahora ya no se llama "Bar Manolo" sino "Bar Manuel" y tienen puesto todo el día la MTV en la televisión.

    Querida Tamara. Añoranzas del lumpen es lo que nos queda... simples añoranzas. O eso o ensuciamos un bar. ¿Se apunta?

    Estimado Pitt Tristan. Me alegra haberle retrotraído a recuerdos de borracheras y pocos problemas. Curiosamente cuanto mas alcohol menos problemas (excepto de hígado, claro).

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Tu estás hablando del clasico bar al que yo llamo el "bar palillero" jajajaja y no es por nada pero aún hay montón de estos, solo que ahora lo regentan los chinos, pero no te preocupes son igual de guarros , perdón digo de autenticos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  42. síiii!!! Totalmente de acuerdo!!! Las taperías pijas donde te ponen miniaturas deluxe con una cerveza que te la cobran a 4€ tienen su rollo un rato, pero donde esté un antro...

    (Besitos)

    ResponderEliminar
  43. Lo peor de lo peor de lo peor del mundo es que ahora los bares tradicionales. Esos de la tortilla española, las cabezas de gamba en el suelo, los menús de 9 euros..etc..., están siendo comprados por CHINOS. Y claro, no es lo mismo. Con que cara vas tú y le pides una caña con una tapa de ibérico a un chino!!! No cuadra. Y eso que he estado en uno que al jodío del chino la tortilla de patatas le salía mejor que a la anterior propietaria, los tíos no cambian ni los letreros del bar ni el menú, ni ná de ná, pero a mí, no me cuadra. Me da repelús. Los chinos ya tienen sus restaurantes coño, que nos dejen lo nuestro en paz, coño!!!!

    ResponderEliminar
  44. Ahora mismo acabo de salir de un bar cutre de toda la vida como los que describes. Está aquí en Córdoba, al ladito de mi casa. Pues bien, me ha pasado lo siguiente: cuando he ido a la barra a pagarle al camarero-dueño la cerveza que me había bebido, justo en ese momento pasó entre él y yo una cucaracha (tamaño mini-medio) andando más chula que un 8 por la barra. Como en un gesto de autómata el camarero la ha aplastado contra la barra con una mano mientas con la otra cogía el dinero. El camarero no ha dicho nada... yo tampoco, después la ha barrido de un manotazo de encima de la barra. He salido del bar meditabundo y pensando... "cagontó... eso es profesionalidad y lo demás son tonterías".

    ResponderEliminar
  45. Querida Sophia. Cuando quiera me enseña sus bares palilleros chineros guarreros.

    Querida Cris. Tiene razón, las cosas cada vez mas caras y mas pequeñas. Al revés que yo.

    Estimado hijoeputa. Tendremos que contraatacar y hacernos con el control de los restaurantes chinos de toda la vida.

    Estimado talbanes07. Si llega a ser una rata en vez de una cucaracha, el camarero la habría fulminado con un certero tiro de pistola de balines. Que profesional, por Dios...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  46. uf..., si llega a ser una rata, con el tamaño que tienen por estos lares, algo me dice que esta noche habría tapas de albondiguillas con tomate a las finas yerbas en el mencionado tugurio. Saludos Sr. Gilipollas.

    ResponderEliminar
  47. Estimado talbanes07. Es usted encantadoramente asqueroso. Queda dicho.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  48. ¿Pero estamos locos o qué? Entiendo la añoranza a lo de toda la vida, incluso evocar sus recuerdos… Pero echar de menos no pisar cabezas de gambas, huesos de pollo y conchas de almejas, o no ver cucarachas tirando de los tentáculos de un chipirón o salir impregnado con el olor procedente de un retrete apestoso fusionado con el de la fritanga y el tabaco…

    Apuesto una piruleta a que la mayoría pasaríais de largo si encontraseis un antro de este calibre y preferís comer en esos otros restaurantes inmaculados y que están más de moda en vuestra ciudad…

    Y dicho esto me gustó su post, Señor G., ácido e irónico como siempre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Querida Sara. No estamos locos que sabemos lo que queremos...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  50. Yo también añoro algunas cosas de esos antros de antaño, sobre todo la familiaridad del dueño con los clientes y viceversa.
    Pero la verdad, un poquito más de higiene mejor, a mí eso me abre más el apetito.
    Yo no le invito Señor G, que nunca acepta usted mis invitaciones, y aquí tiene usted mucha gente con la que ir de tascas. Ale, buen finde o lo que queda de él

    ResponderEliminar
  51. Querida Belkis. Por supuesto que acepto su invitación siempre que me prometa que nos emborracharemos y habrá mucho sexo... a poder ser entre usted y yo, claro

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  52. Yo puedo prometerle mucho sexo incluso aunque no haya mucho alcohol. Hay algo que me pone mucho, muchísimo más que el alcohol y usted parece que lo tiene, pero aún no estoy segura. Cuando me cerciore, le aviso

    ResponderEliminar