"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

28 mar. 2011

El hombre que olía el pelo de las mujeres



Todos somos fetichistas en mayor o menor medida. ¿A que viene esta rotunda afirmación? Permítanme argumentarlo: el fetichismo no se limita a un tipo flacucho lamiendo los pies desnudos de una oronda mujer. Va mucho más allá. Desde una bufanda a la forma de una botella o un olor. Olores. Mi particular fetichismo son los olores. Pero no esos olores dulces y suaves que convierten un ascensor en un campo de margaritas. Para nada. Parece que actualmente las mujeres se perfuman para que las olamos de arriba a abajo, después de abajo a arriba. Ya saben, billete de ida y vuelta con parada en todas las estaciones y apeaderos. ¿Qué hay de malo en hacer eso? ¿Acaso ellas nos huelen a nosotros? Pues no. ¿Por qué? Porque nosotros olemos a lo que debe oler un hombre desde primera hora de la mañana: a hombre. Pero claro, una mujer debe oler a margarita o a miel o a hierba recién cortada. ¡Y una mierda! Una mujer debe oler a mujer, es decir, a una mezcla de potitos de bebé con lejía neutrex y perfume de mercadillo. Como las mujeres de siempre. Maldita sean todas esas moderneces fruto de la desbordada imaginación de los publicistas. Ahora los hombres huelen más a colonia que las mujeres. O peor aún, los hombres huelen a perfume. Si seguimos por ese camino la raza humana se extinguirá en unos pocos años. El hombre debe encontrar a la hembra con quien perpetuar la especie guiándose por el olor. Desde el comienzo de los tiempos ha sido así. Si ahora los hombres huelen a perfume entonces la especie humana está abocada a la desaparición.

Pero no estamos hablando de hombres perfumados, este no es un blog del estilo "maduro busca aniñado" sino del estilo "gilipollas busca hembra" y precisamente de hembras continuaré hablando. Cada mañana cuando subo al autobús decenas de mujeres perfumadas me rodean con sus brillantes y sedosas cabelleras. ¿Que se supone que debo hacer? No me educaron para ignorar las evidentes señales de una hembra. Me aproximo con el sigilo de un elefante en una cacharrería (peso 187 kilos, recuerden) y hundo mi nariz en sus cabellos, en los de todas. Y de todas recibo la misma respuesta en forma de codazos, empujones o pisotones. ¿Para que se perfuman entonces?

De verdad que nunca entenderé a las mujeres. Aunque tampoco creo que ellas quieran entender a alguien como yo.


88 comentarios:

  1. Estimado Sr. Gili: Ha pensado que quizas sin la bolsa en la cabeza pueda olerlas a una distancia media mas apropiada para ellas...que no para usted claro. Si le apetece roce...es otro cantar!!!
    Un saludo SR Gili, le invito a visitar mi recien inagurado blog e incluso a ser el primero en comentarlo, nada que ver con su "peazo" diario...

    ResponderEliminar
  2. Pues si olió usted las cabelleras de todas y cada una, menudo mareo debió pillar. No sé qué tienen los perfumes de hoy día que van dejando un rastro denso, endeleble y desagradable. Para mí al menos, que soy bastante frugal en cuanto a intensidades odíferas. Y antes de que lo diga, NO, no huelo a potito, ni a lejía, ni a pachuli de mercadillo. Y tampoco le voy a decir a qué huelo :P

    ResponderEliminar
  3. Quería decir INdeleble... que es una errata, cñ...

    ResponderEliminar
  4. Quería decir INdeleble... que es una errata, cñ...

    ResponderEliminar
  5. Y ahora me lo repite... Mr. Gilipollas, se está quedando conmigo...

    ResponderEliminar
  6. A mí me gusta que me huelan el pelo, lo toquen, hagan trenzas, lo enreden en los dedos para después soltar lentamente y coger otro mechón... me flipa pero claro, un desconocido no!
    Los hombres que huelen a limpito, recién afeitado, con el pelo empapado y la camisa limpita, mmmmmmmmh, me estoy emocionando, adiós.
    Muá

    ResponderEliminar
  7. Querido Contraindicado. La bolsa en la cabeza no me impide oler, para ello practiqué unos agujeros en la misma (en la bolsa, no en la cabeza). Por desgracias esos agujeros también me permiten olerle a mi mismo.

    Querida Amaranta. Las mujeres siempre me marean. Perfumadas o no. Desvéleme el secreto y dígame a que huele usted. Seguro que su respuesta me provocará lo mismo que seis tazas de café cargado: insomnio.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  8. Querida Maria. Cuando quiera quedamos para hacerle en el pelo todo eso. Incluso aunque sea el de la cabeza.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  9. ¿Cada cuanto te cambias la bolsa de la cabeza?

    ResponderEliminar
  10. Estimada Maria, me cambio la bolsa de la cabeza la noche de carnaval de cada año bisiesto.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  11. Solo tengo pelo en la cabeza.
    Querido gili, ahí dentro debe oler raro, muy. Deberías sacar un rato la cabeza que se airee.
    Te voy a empezar a besar de lejos, jo!

    ResponderEliminar
  12. Madre mia!! tiene que haber un concetrado de vaya usted a saber que debajo de esa bolsa...

    ResponderEliminar
  13. Querído señor Gili, a mi también me gusta oler el pelo a una fémina. ¿Eso me convierte en gilipollas? Emm, bueno, no conteste. No, que le digo que no lo haga.

    ResponderEliminar
  14. Lo peor son los que cada vez que se perfuman utilizan litro y medio de colonia y en vez de ser un toque se acaba convirtiendo en la peste...
    Por vecinos así puedo saber a qué hora se fueron de casa... UN GRAN RASTRO DE BRUMEL!!
    Me siento como un perro (que no como una perra) con cosas de estas.
    Hay un anuncio de colonias que no se me olvidará...
    Busco a Jack!!
    Creo que más de una lo hemos hecho con una cremallera y enseñando el escote.
    (Para tu desgracia no suele ser en público)
    Dale saludos a la tortuga.
    Solo quedan 2 días.

    ResponderEliminar
  15. Señor gilipollas, no dejara nunca usted de sorprenderme, si es que en pleno transporte publico se acercase un señor desconocido a olerme, no se llevaria otro regalo que no fuese un rodillazo en sus partes nobles... y es que queremos que nos huelan...pero cuando queremos jajaja...

    Besitos de caramelo!

    ResponderEliminar
  16. Mi olor es pubicamente natural.
    Y yo busco exactamente lo mismo en un hombre.
    Aunque lavadito eh?

    ResponderEliminar
  17. Tiene usted toda la razón, a mí me gusta que me huelan, por eso me echo mi perfume, pero con una cierta distancia. De todas formas, a lo mejor se asustan porque no le ven orificio para la nariz en la bolsa y no saben qué hace usted cuando se les acerca...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Venga va! yo le dejo olerme...Aunque deberá quitarse la bolsa de la cabeza como requisito indispensable, le tengo fobia a las máscaras.

    Además así descubriré si debajo de esa bolsa se esconde un George Clooney...por el peso no se preocupe, haremos ejercicio.

    Le besa sin bolsa,

    Nuda

    ResponderEliminar
  19. Querido Fernando:

    Este es un post verdaderamente hermoso.

    Si me lo permite, tan solo apuntar que, como especie, hemos sobrevalorado tanto los ojos que hemos olvidado, efectivamente, el poder vinculante que tiene la nariz, el olor, el olfato y las dichosas feromonas en relación a quienes elegimos como parejas, amigos e incluso lugares.

    Perfumarse es un placer cuando uno lo hace con ese olor 'artificial' que, sin embargo, le sienta a la perfección logrando realzar _y no enmascarar o disfrazar_ el propio. Eso es muy mágico y tiene todo el valor de lo ritual.

    Por lo demás, contarle que, personalmente, huyo despavorida dirección Pernambuco cada vez que alguien oliendo a Thierry Mugler, Yves Saint Laurent o Cacharel se me acerca. Cualquiera de las marcas de esas tres 'casas' son incompatibles con mi pituitaria.

    Pero, claro... ¿cómo no va a salir por patas ante semejante horda olfativa quien lleva años perfumándose feliz y sutilmente con Omnia Crystalline?... ;-)))

    Un abrazo y feliz tarde.

    Ana.

    ResponderEliminar
  20. Se compra una peluca, la emperfuma como mejor le parezca y la usa desde por la mañana.. será la envidia del auto-bus..
    "mejor despertarla que sentirla"

    ResponderEliminar
  21. Agua y jabón. Con un leve toque a azahar, como mi tierra. ¿Le vale así?

    ;DD

    ResponderEliminar
  22. Querido Gili :)
    A mi los hombres me gustan que estén perfumados,no que huelan a sudor y otras cosas...
    Y yo creo que a usted no le gustaría que una mujer a las que le huele el pelo oliera a sudor.
    Y eso de que una mujer tiene que oler a potitos,a lejía neutrex y perfume de mercadillo es demasiado machista,pero que pensar de un gilipollas? :)
    un besito giliiii! :D

    ResponderEliminar
  23. Yo huelo a Pantene Wash and go, como la penelope.
    :P

    a mi me encanta que me huelan el pelo...pero que no me lo toquen!

    bueno, un poquito.
    Hoy estoy blandita :P

    ResponderEliminar
  24. Que por tapar sus olores
    alguien venga en perfumarse,
    poco amiga es de ducharse,
    y más de apagar ardores
    atrayendo como moscas
    a pituitarias muy hoscas.

    Que a un gitano una ocasión
    a su mujer la ducharon
    y después se la entregaron,
    pues que hiciéronle operación,
    ¡que el olor la habían robado!
    clamaba el muy desdichado.

    ResponderEliminar
  25. Por cierto, el caso del gitano es verídico. Se puede leer en un libro del que no recuerdo no el título ni el autor, pero que es muy divertido.
    (Creo... que es Arana. Historias de un hospital, o algo parecido. Como verán para recomendar bibliografías soy casi tan gilipollas como el dueño de esta casa)

    ResponderEliminar
  26. No sé yo si iba a tener mucho éxito para la supervivencia de la especie el olor femenino a potito y lejía...
    En cualquier caso, estimado Señor Gilipollas, yo creo que si una se perfuma, es porque quiere que la huelan. Indiferenciadamente. Quizás haya que insistir más, hoy en día, los hombres se retiran enseguida del campo de batalla, o bien ni siquiera entran... Reciba todos mis respetos ;)

    ResponderEliminar
  27. Sr. Gilipollas: ha puesto usted en solfa dos temas que a una servidora le dan muchas alas, y voy a tener que reprimirme muuuuucho en este comentario. Mezclar fetichismo y olor es el summum...se me ocurren unas cuantas piruetas que contarle.
    Voy a ser prudente por no alborotarle el gallinero....

    ResponderEliminar
  28. Su teoría del apocalipsis de que el perfume acabará con la humanidad me ha dejado preocupada.. es muy buena.

    ResponderEliminar
  29. Queridas SOLEDAD y María. Cierto es que dentro de la bolsa el ambiente es irrespirable pero prometo quitármela en cuanto se apague la luz. Con ambas, claro.

    Estimado DDmx. Usted es gilipollas pero no por oler el pelo de las féminas sino por venir siempre a este blog con sorprendente fidelidad.

    Querida ElenaNito. Mi tortuga dice que si antes de dos días sucede algo digno de mención la comerá a usted a bocaos, lentamente, eso sí. Es que es una tortuga. Si llego a saber que estos temas la hacen sentir perraca no hubiese escrito de otras cosas.

    Querida Manzana de caramelo. ¿Serían ustedes tan amables (el universo femenino) de ponerse un cartel para que nosotros (el universo masculino) sepamos cuando debemos hundir la nariz en su pelo? No me vale con eso de que “cuando haya penumbra, silencio y oscuridad” porque entonces acabaré hundiendo la nariz en la cabeza del padre Manuel, mi confesor

    Querida S. Eso habría que olerlo.

    Querida ♥ Ana ♥ Todas las mujeres se asustan cuando me ven llegar con la bolsa en la cabeza sea para lo que sea que vaya. Aunque se asustarían más si me viesen llegar sin la bolsa.

    Querida Nuda Veritas. Prometo quitarme la bolsa de la cabeza si usted promete ponérsela como única ropa.

    Querida historiadea. No se quiénes son esos amigos suyos Thierry Mugler, Yves Saint Laurent o Cacharel aunque por el sentido del post quiero imaginar que o bien son colonias o diseñadores gay. O ambas cosas. Por cierto ¿Qué narices es “Omnia Crystalline”?

    Querida Silvia. Mi vecino del quinto apodado “Antoñita la pequeñita” también sale de casa con una peluca perfumada y le aseguro que no es la envidia de nadie.

    Querida El guardian del Faro. A mí de usted me vale todo, incluso si se perfuma con una pizza gigante cuatro estaciones. Eso sí, como Marilyn… nada más.

    Querida Raquel. Tengo tan poco éxito con las mujeres que no puedo reducir mis presas solo a las que huelan bien.

    Querida VeroniKa. ¿Tiene algo más en común con Pe aparte del “Pantene Wash and go”? Dice usted que no le gusta que le toquen el pelo. ¿Otras cosas puedo tocarle? La cuenta corriente, por ejemplo.

    Estimado Carlos Galeon. Felicidades por su nuevo poema además de la recomendación literaria que está convirtiendo los comentarios de este blog en una tertulia literaria.

    Querida Anouk A. Evidentemente si una mujer se perfuma, es porque quiere que la huelan. Igual que si enseña escote es porque quiere que le metan la cabeza en el escote. Esto funciona así ¿no?

    Querida Másqueperras. Cuénteme las piruetas que quiera. Es más, hágamelas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  30. Querida Bloa A. El apocalpisis llega y huele a pachuli del 12 y a azufre. A fornicar que son dos días.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  31. Oler no es pecado a no ser que usted llame al orden para que se escriba en las sagradas tablas aquello de no oleras al prójimo. Oler, claro, sólo oler. Oler.

    ResponderEliminar
  32. Yo huelo a hembra y me gustan los machos que huelen a machos, pero sin pasarse. Es que los olores fuertes me marean, ¡qué le voy a hacer!
    Un abrazo, Sr. G.

    ResponderEliminar
  33. Estimado Sensei Katorga. Oler es solo oler ¿pero hundir la nariz en la melena de una desconocida es solo oler? Porque la policía me ha repetida varias veces que no...

    Querida noaguantoamijefe. Usted huele a hembra y yo huelo a macho macho. Procreemos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  34. A mi si me gusta el olor natural de los hombres, y lo busco. Y tambien me encanta mi olor natural. Y tambien me encanta mi perfume. Y tambien me encanta Usted.

    ResponderEliminar
  35. Querida Adriana. Mi olor es de lo mas natural que puede oler un hombre que se ducha el primer día de cada mes (y hoy estamos a 28)

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  36. una idea lógica: si las mujeres nos perfumamos mucho es porque nos gustan ese tipo de olores. ergo... si un hombre huele a colonia no nos gustará también?
    piénselo, a lo mejor ganaría usted puntos con un poco de olor a limpio, a colonia o a algo así... quizás así alguna fémina querría hundir su nariz en usted para variar.

    ResponderEliminar
  37. Muy sensual eso de oler el cabello, pero jamás se le ocurra acercarse después de que la susodicha realice una fritanga de pescaito, eso seguro que lo deja muerto y con la líbido por los suelos.
    Va a ser mejor unas gotas de chanel.
    Olorosos saludos.

    ResponderEliminar
  38. Querida Naar. Su logica carece de sentido, a mi me gustan las mujeres con mucho pecho (a ser posible una talla 95). ¿A ustedes les gustan los hombres con pechos de la talla 95?

    Querida San. ¿Mejor el channel ese que el olor a sardinas fritas? No se yo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  39. Que tierna imagen estimado Sr.Gili. su cabecita en su bolsita acercándose a oler las floridas cabelleras, si es que la primavera está que se sale.

    besos al natural, sin "perjumes" raros

    ResponderEliminar
  40. Querida Pilar. Le devuelvo el beso al natural con un olor extraño (el mio) que no es perfume.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Qué todos los problemas se reduzcan al hecho de que las mujeres olemos a perfume... interesante hipótesis querido Gilipollas!

    Es el mismo cuento de las minifaldas o los grandes escotes, ¿por qué se ponen bravas si para ser miradas es que se los han puesto?

    En fin :)

    Un abrazo desde el silencio!

    ResponderEliminar
  42. Querida Ausencia silenciosa. Yo no he dicho todos los problemas.

    Aunque lo pienso.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  43. Bien, a mi me gusta que las mujeres huelan bien, pero sin excesos, un chorrazo excesivo de colonia echa para atrás (y hay algunas que son apestosas) en todos los sentidos, como todas las cosas, en la mesura está el glamour.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Deberían prohibir los perfumes. El otro dia el corazon me dio un vuelco al oler un perfume arrebatador para mi libido. Cuando pude identificarlo en la cola del Supermercado, era de una ancianiata más muerta que viva.
    Juro que con ese aroma le habia puesto el cuerpo de Jordan Carver.

    Lo dicho, deberian prohibirlos, o al menos no dejar que se los pongan las viejecitas.
    Un saludo gilipollesco.

    ResponderEliminar
  45. !!Hola fernando G!!
    Excelente post,la fotografia es divina.
    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  46. Discrepo, soy mujer, me encanta oler bien y me gusta oler a los hombres, los que huelen a hombre limpio y los que huelen a hombre limpio perfumado :)



    Un buen olor, dispara la líbido! que lo sepa usted.
    Ah y considero el olor del cabello recién lavado como algo exquisito, no así como su actitud autobusera tan acorde a su gilipollez intrínseca.

    Un beso..y un roce sutil de cabellera para usted ;)

    ResponderEliminar
  47. Feromonas...

    Un hombre con leve olor a tabaco y a tigre después de un día de trabajo, a madera, a...hombre...

    Me ha dado usted la noche, lo-se-pa.

    ResponderEliminar
  48. Pues que asco oler los pelos ajenos!!

    De verdad que en el metro y en el autobus hay algunas que huelen que apestan!!! y el pelo absorbe todo tipo de olores, desde el tabaco a la fritanga.

    Saludos perfumados con una colonia suave y de diario por ej. O de Lancôme por decir algo.

    ResponderEliminar
  49. Estimado Savoy Truffle. A mi me da igual si una mujer huele bien o no, prefiero que siempre diga que "si", hace mas fácil las cosas. Una gran cualidad, créame.

    Estimado Lorenzo. Espero que usted y la anciana tengan una estupenda vida en común repleta de sexo. En la boda, si necesitan un padrino... no me llamen.

    Querida viridiana. Gracias por sus amables palabras. La foto es excelente, en efecto. En mis posts las fotos siempre son mejores que el texto. Es fácil.

    Querida Aliena. Me encanta que discrepe. ¿Discrepamos juntos?

    Querida Fiebre. Diga que si. El hombre ha de oler a hombre. Y la mujer debe oler a mujer. Y me da igual como huela Isabel Coixet, la verdad.

    Querida Chus. Le devuelvo los saludos pero siento informarle que los mios no son perfumados. Al menos no de perfume.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  50. Pues quédese con sus saludos no perfumados, que presiento que sus efluvios no me van a gustar.

    Nunca suya, a Dios, gracias, jajajajaja.
    Chus

    ResponderEliminar
  51. ¡Señor Gilipollas! Siento cómo si lo conociera desde hace tiempo.
    Hace días leo su blog "anonimamente." así que decidí dejarle un comentario.
    No se preocupe si usted no entiende a las mujeres, yo soy mujer y tampoco las entiendo. D:

    Le dejo un saludo.

    ResponderEliminar
  52. R/
    ... no se si despierte envidia pero le aseguro q "pilla" mas q usted...
    a ver si el truco (solución suya) va a ser con la peluca... Baje usted al bar y nos cuenta que tal le va..

    saludos!

    ResponderEliminar
  53. a potitos y lejia neutrex?? no creo que las mujeres "de siempre" olieran a eso.. tal vez a jabon lagarto y sofrito.. o es usted un jovencito camuflao???

    en lo referente a que alguna quisiera entenderle, no dude que si.. que alguna habrá que incluso, pretenda enmendarle jajajaj las mujeres, somos asi.. de raritas..

    nota: yo huelo a romero, cosa del gel..

    ResponderEliminar
  54. Desde que se inventó la máquina de cortar jamón y el bidé, las cosas ya no saben igual....no cree?
    BESOS BOLSITA LINDA.

    ResponderEliminar
  55. Querida Chus, no hagamos de un pequeño detalle oloroso un abismo insalvable.

    Querida Una chica un poco loca. A lo mejor me conoce desde hace tiempo. Los gilipollas somos legión. Bienvenida.

    Querida Silvia. Y dale con la peluca. Sepan ustedes que yo con peluca compito en fealdad con Carmen de Mairena. Y la gano. Bueno, le gano.

    Querida lunera. ¿Usted huele a romero? Yo el romero lo utilizo para cocinar el pescado pasado. Espero que no sea su caso.

    Querida MEDEA. Sobretodo desde que se inventó el bidé. Y no puedo seguir hablando.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  56. jajaja pescado pasado jajajajajaja

    que buen cocinero adivino en usted jajajajaja

    ResponderEliminar
  57. Querida lunera. Espero que no se haya molestado. Se trataba tan solo de un desafortunado símil. Estoy seguro que usted huele a cordero recién sacrificado en vez de a pescado pasado.

    ¿Lo he solucionado? Algo me dice que no...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  58. ¿Recuerda usted la película "Blue Velvet"?...pues podría contarle un caso similar pero en vez de un pedacito de terciopelo azul con una prenda íntima femenina empapada de....de eso. Me lo ha contado una amiga, no piense mal de mí.

    ResponderEliminar
  59. Debería olerme el que tengo entre mis muslos. Una delicia :D

    ResponderEliminar
  60. Querida Sincopada. Recuerdo la pelicula "BlueX VelveX". Era porno. ¿Se refiere a esa?

    Querida Maya. Eso habría que verlo. Bueno, olerlo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  61. A mi no me gustan los hombres muy perfumados...me
    dan dolor de cabeza....

    Su fan inocndicional

    ResponderEliminar
  62. A mi no me gustan los hombres muy perfumados...me
    dan dolor de cabeza....

    Su fan inocndicional

    ResponderEliminar
  63. A mi no me gustan los hombres muy perfumados...me
    dan dolor de cabeza....

    Su fan inocndicional

    ResponderEliminar
  64. Querida mariangi. No hay problema, yo NUNCA me perfumo...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  65. Of course, esa misma, ¿usted tb la vio en la plaza Urquinaona?. Qué tiempos aquellos...

    ResponderEliminar
  66. Sr. Gilipollas: estoy completamente de acuerdo con Ud. y al fin encuentro a alguien que se enfrenta al millonario negocio de la industria perfumística o lo que denomino ambientadores de cuerpos, que, como tantas empresas, es altamente corrosivo y no hace sino mostrar la decadencia que asola al ser humano.

    Muchas gracias y mejor que no se quite la bolsa.

    ResponderEliminar
  67. Querido Sr. G: siempre me he preguntado si habrá leído usted "Diario de un idiota contado por él mismo", de Félix de Azúa, porque cada vez que lo leo no puedo evitar acordarme de usted. Por favor, satisfaga mi curiosidad.
    Con respecto al tema de esta entrada, tiene toda la razón: yo tampoco entiendo por qué no puede uno acercarse para oler ese carnaval tan perfumado que exhalan las cabelleras de la féminas. Por tanto, es lógica su curiosidad.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  68. Mi querido Sr, Gil, hace dias que no escribo, NO TENGO GANAS, pero si me rio a mandibula partida con sus comentarios...Bueno al tema, detesto los hombres que huelen a macho, eso sigifica oler a cabra de monte, a rancio y demás!!! Donde este un hombre perfumado y recien saido de la ducha ummm que se quite toito, el macho cabrio ya esta fuera de lugar. Por cierto sin extremos, esta menda se perfuma con un buen chanel nº 5 los sabados y domingos, durante la semana "pa" ir al metro, que quiere que le diga pos eso que llaman "bien etre" del Mercadona y salgo del paso, y si alguien mete su narizota en mi pelo, de donde sea, buen menos de algunos sitios, le pego un corto-bajero que se acordaria todos los dias de su vida de la rubia que le arremetio...y se lo digo CHANELNnº 5 para ver a mi chuli y a Vd. si gusta!!!
    Gracias Sr. Gil...espectacular como siempre

    ResponderEliminar
  69. Querida Sincopada. No solo la vi en la plaza Urquinaona sino que estuvo persiguiendome durante dos años Via Laietana arriba, Via Laietana abajo.

    Querida Gabriela Amorós. Yo me enfrento a todo cuanto cueste dinero. Sobretodo mi dinero.

    Querida Dana, como le he contestado a la misma pregunta en otro post, de Félix solo conozco a Félix el Garto.

    Querida EXTREMA, pongase ese Channel número 5 y veamonos ya. Prometo olerla el pelo hasta que se haga de día.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  70. Malditos posts que se envían doblemente...juego sucio de blogspot.
    Pues no sabe usted lo que se pierde; se la recomiendo.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  71. Querida Dana. Tomo nota. Gracias.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  72. Jo, pues a mi me encanta oler bien.... y menos mal porque de momento no tengo ninguna intención de reproducirme XD

    ResponderEliminar
  73. Querida Wen. Cuando tenga intención de reproducirse acuérdese de mi. Cuando no tenga intención, también.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  74. Hola, un completo gilipollas,
    he llegado hasta aquí a través de otros blogs y tengo que decir que me ha encantado tu particular estilo... Me quedo por aquí y te sigo como la perfecta gilipollas que soy :-) Los perfumes están sobrevalorados y el olor corporal despierta nuestra parte animal sin que nos demos cuenta.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  75. a mi me gusta el olor natural, pero justamente es algo q camina en el filo de lo agradable y desagradable. por eso cuando el perfume de una mujer me gusta se lo digo no importa la situación. que para alguien que no es mezquino de naríz ( tampoco digo q cada vez q respiro se mueven la copa de los árboles) eso se siente como una violación a los sentidos.

    un abrazo (con desodorante)

    ResponderEliminar
  76. Y esos perfumes femeninos que se quedan impregnados en las paredes del ascensor? Y esos masculinos que huelen a almizcle puro?

    Querido mío, sólo hay un olor que me espanta más que el del sudor y el tabaco. El del sudor y el tabaco en mejunje con un perfume arrollador y un desodorante con olor diferente al perfume. Eeeeej!

    ResponderEliminar
  77. Querida Dona invisible. Muchas gracias, puede venir cuando quiera e incluso quedarse. Los albornoces están detrás de la puerta del baño. El suyo es el rosa.

    Estimado jeremias. Todo en su justa medida es un placer (excepto en el sexo).

    Querida volare. Yo a veces he subido en un ascensor y he quedado perfumado para las siguientes dos semanas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  78. Lord Completísimo,
    ¿Le dejan olerlas gratis todas esas mujeres?
    Tiene usted suerte!!!.

    Pues la mujer española tampoco es de mucho perfumarse. Las árabes, las parisinas te tumban en la calle con el perfume que se ponen....
    Y los chicos italianos, por Dios, esos se maquillan y se perfuman más que yo. ... y eso que yo me maquillo.
    Abranzando.

    ResponderEliminar
  79. Lord Completísimo,
    ¿Le dejan olerlas gratis todas esas mujeres?
    Tiene usted suerte!!!.

    Pues la mujer española tampoco es de mucho perfumarse. Las árabes, las parisinas te tumban en la calle con el perfume que se ponen....
    Y los chicos italianos, por Dios, esos se maquillan y se perfuman más que yo. ... y eso que yo me maquillo.
    Abranzando.

    ResponderEliminar
  80. Tiene mucha razón historiadea, el perfume es una dimensión interior de la femenidad.
    Decía George Sand: El perfume es el recuerdo del alma.
    De todas formas es usted un tipo adorable.

    ResponderEliminar
  81. Puede que lo mejor fuese no tener olfato, habrán puesto el sentido para algo ...

    ResponderEliminar
  82. Querida Kamikaze. Ojalá todas las que comentan me dejasen olerlas. Espere... creo que no. Conseguiría una resaca peor que de la ultima "Noche del anis patrio".

    Estimado Pitt Tristán. Si el perfume es una dimensión interior de la feminidad entonces le aseguro que en el metro a las 8 de la mañana hay mas de una mujer zombie.

    Querida Sophia. Creo que el sentido del olfato lo inventaron los fabricantes de perfumes. En realidad en la prehistoria no teníamos nariz. Pero si dos penes. Incluso las mujeres.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  83. Estimado Sr. Gilipollas (entienda que es una mera fórmula literaria.. no lo estimo en absoluto.)
    Déjeme que dude de su aventura olfativa en el autobús, no puedo creer que se acerque usted a ninguna fémina para inhalar el perfume de sus cabellos puesto que sospecho que al ver a un especimen de 187 kg de peso con una anónima bolsa en la cabeza pocos conductores de autobús le permitan el paso, es más, creo que todo son imaginaciones suyas mientras descansa su descomunal figura en las paradas del anteriormente nombrado transporte público, y posiblemente recordándolo en su casa usted se toque... con dos dedos, claro, no debe dar para mucho más. No es nada personal, Sr. Gilipollar, y espero que no le moleste, es sólo que soy mujer y veo que tiene demasiadas admiradoras y ninguna enemiga, y es que.. es usted tan fácil de odiar.... con ese peso, esa fealdad y ese cinismo que disfraza de amor a las mujeres....

    Saludos cordiales a un universode distancia y una mirada por encima del hombro,

    Lizette

    ResponderEliminar
  84. Querida Lizzete. Si esa es su manera de ser mi enemiga entonces ojalá solo tenga enemigas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  85. Me gustan los hombres perfumados. Ea!
    BeXo.

    ResponderEliminar
  86. Querida Malena. A mi me gustan las mujeres, perfumadas o no.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  87. Tenga usted mucho cuidado con su vista señor Jilipollas, el día que le falle igual acaba oliendo caballeros pensándose que son damas, y tal vez usted esté predestinado a tener con ellos todo el exito que no tiene con ellas....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  88. Querido acróbata. A oscuras puedo imaginar cualquier cossa. No tengo miedo de tener éxito con una dama o un caballero. Pero si miedo al fracaso.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar