"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

28 sept. 2013

Tortura medieval




De todos los actos que denigran al ser humano y que a su vez han sido inventados por ese mismo –y patético- ser humano, con toda seguridad entre los monumentos a la estupidez se encuentran el baile de los pajaritos, el peinado de Terelu y los gimnasios. ¿A qué mente privilegiada se le ocurrió que las personas debían juntarse en una habitación acristalada para sudar y sufrir? Constantemente buscamos placeres en la vida como estar hundidos en el sofá, tener sexo fácil o que la cerveza sea barata, todos eso placeres que denigran al ser humano y lo convierten en alguien tan feliz como Bisbal en un Marco Aldany. Eso es porque la palabra “placer” está indisolublemente ligada a la palabra “denigrar”. El gimnasio denigra y no otorga más placer que el observar cuerpos ajenos enfundados en mallas. ¿A qué completo gilipollas se le ocurrió que hacer ejercicio es sano? Ser rico, tener un yate anclado en Mónaco, beber champagne Crystal y estar rodeado de top models sin escrúpulos... ESO SI QUE ES SANO. El ejercicio solo provoca dolores musculares, ataques al corazón y que un tipo que tiene depiladas hasta las cejas se le caiga el jabón en las duchas. ¿Tan poca autoestima tenemos los seres humanos como para torturarnos a nosotros mismos una hora al día y encima convencernos que eso es bueno? Buenas son las patatas bravas o las películas de Chuck Norris. Sudar y gritar encima de una máquina no es bueno a no ser que tengas delante a una mujer enfundada en látex y con un látigo en la mano. ?Y las máquinas que hay en los gimnasios diseñadas por un descendiente de Torquemada? El cuero de los asientos huele a culo ajeno y son tan fáciles de usar como el cuadro de mandos de un transbordador espacial o un cajero automático. ¿Por qué tenemos que ser ingenieros para hacer ejercicio? Otro tema son los personal trainers, esos histéricos con brillante dentadura postiza y alma de sargento de hierro. ¿Pagar para volver a la infancia donde un tipo grande y musculado te humilla? No gracias. Pero vosotros, pobres animales, seguís pensando que el gimnasio es sano y divertido. En confianza, si queréis conseguir una magnifica tableta de chocolate rápidamente id a una pastelería, no a un gimnasio. O follad mucho, eso si que es sano y divertido. Y difícil.


16 comentarios:

  1. Me quedo con las mallas pero paso del gimnasio.
    Sudar tampoco me gusta.

    ¿ hacen unas tapas?

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacen pero ¿donde las hacen? A mi me gusta sudar siempre que comparta el sudor.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. jajajjajajjajajajajjajajjaajjajajaja

      será... gilipollas XD ;)

      muas

      Eliminar
  2. Cómo mola tanta visceralidad. Ole!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy como Hannibal Lecter, tremendamente visceral.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Bien narrado éste sofisma. Muestra como la palabra puede plantear cualquier barbaridad como cierta. Aunque lo ideal es sumar todo lo planteado. Folla y disfruta mejor un buen gimnasta. Especialmente si es millonario y el champagne Crystal es abundante y al enfriamiento exacto. Y que las modelos estén buenísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido Carlos. La vida es extraña, yo construyendo sofismas cuando había estudiado para set top-model. Por cierto ¿qué diablos es un sofisma? Creo que tengo uno en el comedor pero no estoy muy seguro.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Sin duda seguiré optando por la última de tus propuestas, aunque sea dificil.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Follar no es difícil. Follar acompañado de otra persona, si.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Aquí que estamos en confianza puedo confesar que nunca he ido. Ese ambiente me da mucho repelús. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  6. ¿Difícil? Poder es querer, dicen.
    Mayor esfuerzo es acabar un marathon y las pistas de entrenamiento están llenas, creo que se piensa poco en su propuesta.

    ResponderEliminar
  7. Mmmm entre mis propósitos post cumpleaños estaba ir (por primera vez en mi vida) al gimnasio y aprender inglés.
    ¿Y si un año más sigo siendo una vaga amante del sofá (más aún que la Inés del Tenorio) que sigue disfrutando de la canciones en inglés porque en su ignorancia les cambia la letra?

    Saludos desde el otro lado de la pantalla.

    ResponderEliminar
  8. Señor FG, aunque no coincido con todos los que usted considera verdaderos placeres sanos (sí en el último), suscribo totalmente su descripción de los gimnasios. Me preocupa coincidir con usted en algo, pero creo que podré superarlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo con Ud. y que no sirve de precedente, ok.



    un saludo

    ResponderEliminar
  10. Por fin alguien que dice verdades como puños. Los gimnasios son una taradez sacacuartos para fracasados sin autoestima. Yo para mi desgracia los he conocido (baja autoestima, snif T_T). Sólo sirven para hacerte sentir un inútil. Los dioses quieran que pronto sean prohibidos para siempre.

    ResponderEliminar