"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

30 ago. 2013

MÉRIDA (Crónicas de viaje)



Como ustedes saben, en este modesto blog que refleja mi vida, mis pensamientos, mis cientos de errores y mis visitas al úrologo, también hay un apartado donde relato mis viajes al que, en un arranque de genialidad, bauticé como "Crónicas de viaje"

Este verano he decidido ser un poco menos ambicioso en términos de dar varias veces la vuelta al mundo (atendiendo a experiencias anteriores) y he escogido ir de vacaciones a Mérida, una ciudad y una provincia que desconozco. Antes que nada recuerden que cualquier viaje que se precie siempre ha de pasar por El Monasterio de Piedra, aunque viajen ustedes a Tanzania o Noruega. Los españoles somos así. Cualquier viaje ha de hacerse con riñonera de polipiel y hacer una escala en El Monasterio de Piedra. Llevar a la suegra en el maletero es ya de nota...

Si creía yo que en Barcelona hacía calor, mi primera sensación al llegar a la provincia de Extremadura era que el conductor del tren se había equivocado y habíamos acabado en el África Oriental. En Mérida el Sol apretaba de tal manera que el agua se evaporaba en los labios antes de llegar a la boca. Aunque toda parte negativa tiene una positiva al descubrir que hasta la romana Mérida había llegado también el maravilloso mundo de los aires acondicionados. Esto significa que no tengo demasiado que contar de la ciudad a excepción del interior de hoteles, bares, restaurantes y casas de dudosa reputación. ¿Por qué diablos la gente está en contra de los aires acondicionados? Si Dios quisiese que el primer mundo pasásemos calor no nos habría dado los aires acondicionados. De hecho, creo que lo único que demuestra que el ser humano siempre se supera a si mismo es el hecho de haber inventado el aire acondicionado.

Lo primero que te sorprende de cualquier ciudad que no sea turística (definiendo turismo por rusos con putas y árabes con cientos de mujeres) es el precio de las cosas. En Madrid o Barcelona has de pedir un crédito rápido para pagar el desayuno o te ves obligado a atracar una joyería para pagar la cena. Precios de Europa con saldos de Taiwan. Es como George Clooney se apuntase a una web de citas: un contrasentido. Mi primer desayuno en Mérida consistió en un estupendo bocadillo del mejor de los jamones de bellota, un zumo de naranja natural y un café, todo delicioso y todo por 3,50 euros. ¡Y con aire acondicionado! De donde vengo (Barcelona) por 3,50 euros no te dan ni los buenos días ni tampoco un zumo de naranja embotellado. Así pues, después de dar cuenta del fantástico desayuno, me dirigí a la cocina del local, me bajé los pantalones, puse el culo en pompa y apreté con fuerza una cuchara de madera entre mis dientes. Para mi sorpresa, nadie quiso tener sexo homosexual conmigo. El precio era correcto. No tenía que ofrecer nada a cambio. ¡Y con aire acondicionado! 

Otra de las cosas que me sorprendieron de Mérida (aparte de sus magnificas carreras de cuadrigas) es que todo es muy monumental, muy romano o muy árabe o vete a saber tu de cuando, sobre todo de influcencia romana, como los calamares. Pero eso significa que todo es viejo, muy viejo, más viejo aun que todos los que salen en “Que tiempo tan feliz”. Mi recomendación a las autoridades de lugar es rebocen con estucado de gotelé el teatro, el anfiteatro, el circo y las fachadas de todos esos edificios y luego las pinten de color salmón, con unos apliques en las puertas y carpintería de aluminio, incluso unas cortinillas de bolas en las ventanas de esos edificios históricos. Seguro que lucirían mejor y tendrían mas visitantes.

Otra curiosidad que encontré en Mérida es el peculiar lenguaje que utilizan, usan para todo el diminutivo “-ina”. En vez de decir “Esta noche voy a tener amor horizontal con una rusa rubia en una discoteca” dicen “Esta nochecina voy a tener amorino horizontal con una rusa rubina en una discotequina”. En realidad no importa demasiado como lo digas porque eso del amor horizontal con una rusa es difícil si no tienes dinero asomando por los bolsillos. Pero todos hablan así, como si Mérida fuese una gigantesca casa de muñecas. Algo realmente encantador. Otra cosa que utilizan es el término "chacho" a modo de "muchacho" aunque para pronunciarlo correctamente hay que alargar todas las vocales como si volviésemos de juega a las cinco de la mañana con media docena de cervezas mas de las que recomienda el forense. La forma correcta es "¿Cómo te va chaaaaaaachoooooooo" (recuerden llevar siempre una botella de agua para humedecer la boca o no podran hablar en el idioma del lugar). La tercera cosa que me sorprendió es la expresión "acho" (también alargando la vocal a modo de "achoooooo") que significa algo asi como "¡Joder!" o "¡Oye!". Es decir, que para llamarse los unos a los otros en la calle dicen "Achoooo chaaaaachooooo" como un disco de 45 rpm reproducido a 33 rpm.

He de reconocer que Mérida es un buen lugar para visitar, es bonito, barato, romano y la gente es amable. ¿Qué mas se puede pedir? Si estucasen toda la ciudad ya sería la ostia… ¿Qué mas? Hay muchas cosas que ver, pueblos que visitar, mujeres hermosas, cerveza fría y jamón del bueno. Es como un resort en el Caribe solo que sin playas y sin pulserita de "todo incluido". Muchas veces me pregunto porque cruzamos medio planeta para ir de vacaciones cuando las mejores vacaciones están mas cerca de donde creemos. Visitar otras culturar es divertido pero te pican mosquitos, te cansas, coges diarrea y cuesta mucho dinero. Para mi, Mérida era como viajar en el tiempo y ha resultado de lo mas gratificante que recuerdo. Sin mosquitos, sin diarreas, con aire acondicionado y barata. Y digo todo esto de manera imparcial. Por cierto oficina de turismo de Mérida, ¿el cheque pueden enviarlo antes del día 1? Gracias.





17 comentarios:

  1. Hay maneras más fáciles de suicidarse! Ir a Mérida es un suicidio con el calor que hace!!
    Y no te creas, si no hubiera aire acondicionado todo el mundo se refugiaría en cualquier cripta!!
    Me gustaría oirte diciendo Achooooo!! JAJAJAJ
    Saludinoh(s) pa un Señorcino gilipollinah(s)
    *Sin S suena mejó!
    y vienes y no avisas... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Achoooo... si hubiese recordado que estaba usted cerca la habría avisado, querida mía. El problema es que la edad me hace olvidarme de (casi) todo. :)


      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Estimado Sr. G
    Me congratula que haya usted disfrutado de mi ciudad natal. Me ha sorprendido gratamente leer la entrada de hoy, así de sopetón. No me lo esperaba.

    Un abrazino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maldita sea... siempre llego tarde a todo. Bonita ciudad, por cierto. Comí en "La taberna de la Sole", un lugar EXCELENTE!!! Aunque sigo pensando que las ruinas romanas con una capa de estucado color salmón quedarían mas vistosas.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Yo estuve hace años y la verdad es que guardo un recuerdo estupendo de Mérida. Toda la razón en que no es necesario dejarse cantidades ingentes de dinero para hacer viajes agradables. Saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Para leer una página como la tuya del turismo del mundo, mejor ir a ciegas. Que mal gusto al expresar las cosas.
    Con lo espectacular que es Mérida y sus alrededores.

    ResponderEliminar
  5. Nunca he sentido nada igual en un teatro como lo que sentí en el Teatro Romano de Mérida, en mitad del silencio del público sonó un pedo a culo lleno que demostró las inigualables cualidades acústicas del lugar entre los aplausos de parte del publico y los improperios de la otra parte.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Bonita ciudad y mejor gente, he vivido dos años en ella y la recuerdo con enorme cariño. Le faltó ir a las playas de Mérida, a Proserpina y Cornalvo, todavía recuerdo el olor a la resina de Jara.
    Saludos asilvestrados

    ResponderEliminar
  8. No sé si recibirá usted el cheque, aunque hay que reconocer que quedan ganas de ir a Mérida después de leer su texto. Bueno, en realidad las ganas de visitar esa ciudad ya estaban antes.

    Un gusto visitarlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun estoy esperando el cheque, querida...
      :)

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  9. Porqué no me invitó?
    Mire que ud. se hace de rogar

    ResponderEliminar
  10. Gilipollino, aqui una emeritense partiendome de risina con tus exageraciones.
    Pero gracias!!!
    Acho la proxima vez que vengas me das un tokecino.
    Chaoooo

    ResponderEliminar
  11. Gilipollino, aqui una emeritense partiendome de risina con tus exageraciones.
    Pero gracias!!!
    Acho la proxima vez que vengas me das un tokecino.
    Chaoooo

    ResponderEliminar
  12. Gilipollino, aqui una emeritense partiendome de risina con tus exageraciones.
    Pero gracias!!!
    Acho la proxima vez que vengas me das un tokecino.
    Chaoooo

    ResponderEliminar
  13. Gilipollino, aqui una emeritense partiendome de risina con tus exageraciones.
    Pero gracias!!!
    Acho la proxima vez que vengas me das un tokecino.
    Chaoooo

    ResponderEliminar