"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

2 ene. 2015

Observar, aprender y equivocarse




Estoy sentado en la terraza de un bar, cualquier bar, el lugar nunca ha sido importante porque lo importante es lo que hay alrededor de ese bar. Las personas, los pájaros, los papeles que arrastra el viento, todo es siempre lo mismo, estés donde estés que estés sentado. Me gusta observar sin más, observar los zapatos que lleva la gente o la caprichosa figura de las farolas de la calle. Me gusta observar los cinturones que ciñen el estómago de las mujeres o cuantas personas hay dentro de los coches que circulan al otro lado de la calle. Veo a esos pasajeros e imagino donde irán, o qué relación hay entre ellos. ¿Será amigos? ¿Amantes? ¿Familia? ¿Compañeros de trabajo? Observo los perros e intento entender que trivialidades llaman su atención de repente. Observo las cuidadas uñas de los pies de las mujeres o los calcetines de los ejecutivos que se dirigen a toda prisa a sus trabajos, con el resuello como único diálogo. Observo las gotas que se acumulan de repente en la parte exterior de la cerveza que estoy bebiendo y comienzo a girarla para ver como el sol de la mañana dibuja un arco iris en su superficie. Observo una fuente de agua y como algunos vagabundos se arremolinan alrededor, han aparcado sus carros repletos de cartones y se lavan los pies con el agua de la fuente. Bebo un trago de mi cerveza y las gotas se deslizan por el borde de la botella, lentamente, de manera casi sensual, hasta caer al suelo. Algunas gotas han caído en mis pantalones y la mancha de agua se agranda a medida que la gota muere. Vuelvo a observar a la gente que camina por la calle, me gusta imaginar también a donde van. Observo con detalle la ropa que llevan e imagino si siempre visten así o solo hoy por algún motivo. 

Entonces la veo a ella, es una mujer de edad indefinida, vestida de blanco, camina lentamente, unas grandes gafas de sol cubren su mirada. Es rubia, muy hermosa. ¿Me estará mirando ella a mí? Sus tobillos, como sus brazos, son delgados. Sus movimientos son elegantes, parece no tener prisa por ir a ningún sitio lo que la hace aun más atractiva.

La mujer toma asiento en la mesa junto a la mía. Me mira y sonríe. Enciende un cigarrillo con movimientos descaradamente lentos, elegantes.

-Buenos días –digo.
-Buenos días –responde ella.

El día no puede comenzar mejor. Una mujer sentada a mi lado. ¿Buenos días? De eso nada, un día magnifico, a juzgar por como ha comenzado.

 -Me gusta observar a la gente –digo de manera casual, como quien habla consigo mismo.
 -A mi también, no solo a la gente sino a las cosas porque...
 -¿Follamos? –pregunto de inmediato sin dejarla acabar la frase.

La mujer se levanta y se marcha rápidamente de allí. Quizás me ha echado una mirada furiosa pero sus gafas de sol me han impedido comprobarlo.

Me gusta beber cerveza desde primera hora de la mañana y observar a la gente, pero la paciencia nunca ha sido mi fuerte. Solo soy un completo gilipollas y eso no va a cambiar aunque estemos al comienzo de un nuevo año.


18 comentarios:

  1. Creo que no era ni el sitio ni la persona adecuada para hacer un asalto a lo Henry Chinasky. Prueba en un barrio más bohemio y sigue buscando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chinasky siempre tiene las de perder, la sinceridad es la peor arma del mundo.

      Mejor probaré en un bar de luces intermitentes, es el sitio mas adecuado para Hank.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Vaya hombre! será tontorrona, si es queee...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella se lo pierde... y yo voy aliviado.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. lol!

    pobre. Ni los ángeless gilipollas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi destino.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Para colgar en la pared de una soga...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Me parece que aquí se ha pasado de la observación al error sin detenerse en el aprendizaje..., pero quién quiere detenerse en nada hoy en día?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si me detengo no puedo volverme a poner en marcha. Desventajas de pesar 187 kilos.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. Este año como cada año, nuestro tren parara en alguna estación, depende de cada uno de nosotros dejar ir a la tristezas, miedos, frustraciones, malos momentos, desamor. Agradece a cada uno de ellos.. su compañía y sus enseñanzas, aunque hayan sido dolorosas, déjalos ir, déjalos bajar de este tren. Deseo que en esta parada, a tu tren suban miles de bendiciones, sueños alcanzables, amor, abundancia, fuerza y determinación para seguir tu viaje.
    Hoy en mi vagón quedaran puestos desocupados y espero te sientes a mi lado para compartir junt@s este nuevo viaje. FELIZ NUEVO COMIENZO EN ESTE AÑO 2015!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he entendido nada... ¡pero muchas gracias e igualmente, querida!

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  7. Pues a mí agilipollao y todo me molas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uis, que me emociono y me convierto en una frutería... :) Gracias querida, usted también mola.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  8. Muy bueno, de verdad. Además, creo incluso que lo he entendido. Es como abrir y cerrar una historia en el mismo momento. Es como ser siempre el dueño de la situación, no dejar lugar alguno a nada que se escape. Es no dejar pasar el tiempo para que no se inquiete la conciencia. Es estar por encima de las cosas. Es ganar y no estar triste por no haber perdido. Es reirse de todo lo convencional de los demás. Es escribir un final desde el mismo principio, es explicar nuestra situación vital: la terraza es la vida, lo que observamos son nuestros egoismos, la mujer es el destino, la conversación es lo poco que conseguimos sumar a nuestra experiencia vital y lo que esto nos fastidia y debilita, y reconocerse gilipollas es no tener miedo a pensar que Dios no existe. Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha entendido usted mucho mas que yo. Gracias por esta profunda reflexión que va mucho mas allá de lo que pretendía.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Gracias querida. No hay respuesta... ¿no?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar