"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

1 ene. 2015

Feliz 2015



Cuando comienza el año, nos empeñamos en confeccionar una lista de las cosas que creemos que nos ayudarán a ser mejores... pero que nunca nos harán ser mejores (porque nunca las vamos a cumplir). Y eso no es ninguna desgracia. Nosotros mismos somos ese cúmulo de cosas que, puestas en línea, conforman el dibujo de cuanto querríamos ser. Para arreglar el coche primero hay que saber que está roto y cuando llega el momento de ser mecánicos de nuestras vidas creemos conducir un Ferrari ultimo modelo. Pero no. Cuando uno hace un retrato de si mismo ha de ser coherente y ponerlo todo encima de la mesa, lo bueno y lo malo, porque si no la línea se convierte en algo intermitente y el dibujo en incompleto. Y no ha de pretender cambiar todo lo malo, por mucho que le disguste o por muchas ofertas que recibamos del gimnasio. Somos lo que somos.

Yo soy mentiroso, me gusta la cerveza sin medida, soy infiel aunque no tengo a quien serlo, no me gusto (ni gusto a los demás), me follo todo lo que se me pone por delante sin importarme qué relación tiene conmigo ni las consecuencias (aunque por desgracia nunca follo con lo que tampoco hay consecuencias), soy un vago, soy el peor amigo que nadie puede tener, soy un histérico y soy un cobarde de proporciones épicas.

Lo más lógico sería pegarme ahora mismo un tiro en la cabeza, como a un caballo de carreras al que se le ha roto una pata. Pero tampoco. El mundo necesita gente como yo, gente despreciable en proporciones tan descomunales que nos haga plantearnos si la segregación es necesaria. El mundo necesita gente como yo para que los pecados de los demás sigan siendo veniales en comparación al resto. El mundo necesita guerras para entender la paz, necesita dolor para entender el placer y necesita telecinco para saber lo que no ha de ver. En un mundo de infinitos colores, el blanco y negro siempre aclara las cosas, sobre todo a los cortos de vista.

Así soy yo, lo peor. ¿Son capaces ustedes de hacer lo mismo? Soy un completo gilipollas.

Feliz 2015.

10 comentarios:

  1. Personalmente no necesito ciertas cosas para contrastar con otras, sin embargo completos "gilipollas" como usted si me hacen valorarlo frente a los genuinos.

    Un abrazo.

    (Y feliz año)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, es la primera vez que agradezco a alguien que no me llame "genuino". Feliz año.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Así es usted, inimitable, gracias

    Feliz 2015

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida. Menos las figuritas de LLadró, todo es genuinamente inimitable.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Sublime pero no sea tan duro consigo mismo, o mejor sí y así compensa el autoengaño de muchos. Feliz 2000Gili.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, feliz año. No soy duro conmigo mismo, solo soy realista. Si fuese duro y falso sería un culturista de gimnasio.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Que tiempos...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Yo también soy una completa gilipollas. Y el 2015 está cumpliendo su rima. Espero que mejores con el paso de los meses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengamos fe, querida. Algo me dice que todo mejorará...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar