"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

19 ago. 2015

Encuentros gilipollas en la quinta fase



Después de este merecido paréntesis vacacional vuelvo a ustedes con energías y vestuario renovados para compartir algunas de las aventuras que me han sucedido en las últimas semanas. Han de saber antes que en el idioma gilipollas “paréntesis vacacional” significa “sofá, ventilador y pizza”, lo de siempre, vamos. La única diferencia es que ni me levantaba del sofá para escribir en este blog. Quizás habría debido decir “paréntesis virtual”. Que se yo… tanta pizza ha convertido mi cerebro en pepperoni con anchoas.

Lo que les voy a contar, mis queridos animales de compañía, es tan real como la honestidad de un político o los 35 cms de media del pene hispano y sucedió a finales de Julio cuando caminaba yo por los alrededores de una playa nudista convenientemente ataviado con bañador, prismáticos, cámara de fotos y kleenex. Lo que se conoce como senderismo vacacional, vaya. Sucedió cuando me adentré entre unos juncos para obtener mejor visión de los preciosos animalicos que permanecían en el paraje, cuando una mujer llamó mi atención apareciendo casi de la nada también entre los juncos.

 -¡Eh no estoy haciendo nada malo! –comencé a protestar antes que ella abriese la boca- ¡No soy un voyeur ni vengo aquí a tocarme mientras contemplo con mis prismáticos a las mujeres desnudas cada día de Martes a Domingo de 10 a 12 de la mañana siempre que no llueva! ¡Yo no soy uno de esos degenerados!

Entonces me di cuenta que la mujer iba vestida como con una especie de traje de látex dorado. Y lo más curioso de todo es que a pesar de aquella vestimenta y de sufrir mas de 35 grados de temperatura, yo sudaba como un cerdo y ella no tenía ni una perla de sudor en todo su rostro. Había que ser muy extraterrestre para no fallecer de un golpe de calor de esa manera a esa hora y allí.

 -Soy una alienigena arribada de una distante agrupación nebulosa con el fin de adjudicarte una dádiva de nuestro poblado –dijo ella.

Una extraterrestre, maldita sea, había acertado algo por primera vez en mi vida y no era la quiniela ni la lotería primitiva.

 -Vale… ¿podrías hablar como si no fueses un manuscrito encontrado hace cinco siglos?

La mujer era hermosa como una muñeca hinchable e igual de cercana y humana. Hablaba de manera mecánica y me miraba por encima de mi sudorosa calva.

 -Una extraterrestre que te traigo un regalo -dijo finalmente ella con esa expresión de fastidio que no conoce de constelaciones.
 -Ah vale, entonces acepto –contesté deslizando mi bañador piernas abajo- ¿Prefieres encima o debajo? Aunque como buen caballero te advierto que si escoges abajo, las cañas estas se clavarán en tu alienígena trasero.
 -No voy a copular contigo, ente plastiforme con base de carbono.
 -¿Eso ha sido un insulto o un halago?      
            
La alienígena obvió mi pregunta y me hizo entrega de una especie de casco lleno de cables que sacó de vaya usted a saber dónde. Los alienígenas debían haber perfeccionado las mochilas transparentes, sin duda. Menuda tecnología...

 -Esto es un transpondedor de emociones básicas –dijo la alienígena-. Este es el regalo que nuestro pueblo hace a tu raza.
 -Lo siento, no tengo moto. Me quitaron el carné por estacionar mi scotter en la barra de un club de carretera. ¿No tendrás alguna otra de esas mochilas invisibles que te sobre? Eso si que sería un buen regalo y me vendría de perlas para cargar con todo esto cuando vengo a la playa y que nadie piense que soy un voyeur que coge el autobús 27 y hace transbordo al 42 para venir a de Martes a Domin...
 -¡Es un transpondedor! -interrumpió la muñeca de plástico visiblemente enfadada- ¿No sabes para qué sirve?

Vengan del planeta que vengan las mujeres parece que siempre causo el mismo impacto en ellas: sorpresa, hastio, ira y misterio. Lo del misterio es porque misteriosamente todas desaparecen al cabo de un rato.
 
 -Hay mañanas en que me levanto y no sé ni para qué sirve la toalla del baño, querida. Creo que habéis ido a escoger al humano menos capacitado.
 -Un tranpondedor de emociones básicas es un adminiculo que te colocas en la cabeza y te obliga a expresar las emociones más básicas sin ningún tipo de filtro ni moral ni educacional.  Nos hemos dado cuenta que el principal problema de vuestra raza son vuestros dirigentes, los que tienen el poder económico o social. Imagina que utilizáis esto con vuestros dirigentes… ¡podríais saber que piensan realmente!
 -¿Y cómo funciona?

La alienígena plantó el caso en mi cabeza y de repente mi boca se abrió y solté toda la sinceridad que guardaba dentro de mí.

-¿Sabes una cosa? –comencé acercándome a ella- Lo que en realidad quiero es que acabe esta cháchara interestelar para arrancarte la ropa a mordiscos y comerte el (censurado) y lamerte los (censurado) y después meter mi (censurado) en tu (censurado) y coger un tarro de mermelada y untarte los (censurado) para después comerme la mermelada directamente de tu alienígena (censurado) y después (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) y además (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) y finalmente (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) (censurado) mirando las estrellas.

Como no podía ser de otra manera, la alienígena desapareció con la misma facilidad con la que aparecían las cosas de su mochila invisible y nunca más volví a saber de ella. Supongo que volvió a su planeta de tías buenas de látex o quizás le regaló el caso  a algún otro pobre ingenuo motorista.

Al parecer nuestro mundo no está preparado aun para una invasión de la sinceridad más absoluta.


14 comentarios:

  1. Sería alienígena, pero también tontaza, porque ¡anda que despreciar semejante proposición, aderezada con ese desplieque de vocabulario! Menos mal que quedamos algunas terrícolas (y mis primas de Titán) sensatas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dale con ponerme la miel en los labios con sus primas. A ver... o vienen ellas o voy yo. Por cierto ¿se llega a Titán con el abono mensual de 1 zona?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. Siempre te olvidas, Fernando. Ellas están en la Tierra con una beca. En el verano hemos ido todos los viernes por la tarde a bañarnos a La Barceloneta y ahora que hace fresco, a merendar al café Mono. Besos.

      Eliminar
    3. Maldita sea... y yo practicando el onanismo en mi piso...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. ¡BIENVENIDO SEÑOR GILI!
    ¡Qué ganas tenía de leerte!Mira,he dicho a ver si ha actualizado el gili y menudo sorpresón (superagradable,por supuesto) me he llevado.
    Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja......¡GENIAL,AGAIN,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Sonia. Muchas gracias. Espero que usted también haya disfrutado de vacaciones como yo aunque espero que las suyas hayan sido sexualmente mas reconfortante que las mías.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Solo falta usted, querida... :DDD

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Usted es transparente, querido Gilipollas. Si la extraterrestre no había adivinado sus intenciones es que quizás no son seres tan superiores como pensábamos.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pudiese ser transparente, quería. Me pondría morado en los probadores del Calzedonia.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. ¿Me había perdido? :)

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. La sinceridad no nos obliga a decirlo todo. Simplemente hace que lo que se diga sea lo que se piense. Pero podemos permanecer callados y ser sinceros.

    Sinceramente suyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Enrique... ¿no tendrá usted un manual de instrucciones o un diccionario a mano?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar