"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

5 sept. 2015

La nueva vecina (1)



Este septiembre, mes de los coleccionables, acabo de añadir a mi colección de "vecinas comestibles" a un  nuevo ejemplar de esas que viven pared contra pared y puerta con puerta. Por desgracia, después de conocerla, lamento que no sea también una de esas vecinas que viven cama con cama. Siempre he sido terriblemente torpe para calcular la edad de cualquier objeto de decoración así que me aventuraré a decir que mi nueva vecina tiene entre 18 y 46 años, mes arriba, mes abajo. Es morena, tiene el pelo corto como si acabase de salir de una peluquería de la primera temporada de “Sálvame” y gasta gafas de intelectual asexuada aunque gracias a Dios (y también a la genética) mi vecina tiene un cuerpo que conseguiría que los mas radicales de Podemos pactasen con los más casposos del Partido Popular. También gracias a Dios (y a un arquitecto) mi piso tiene tres ventanas frente al suyo. Así que ya pueden ustedes imaginarme que, desde el momento de su muda, yo voy de una ventana a otra cual émulo del Flash televisivo. Pero tranquilos, lo de la muda no va porque ella sea una víbora. Tampoco me he embutido yo en un traje rojo con un rayo dibujado en el pecho. Más bien me gustaría a mí ser la víbora que serpentea por sus pechos cual descontrolado rayo. De acuerdo, es un juego de palabras de mierda, pero cuando la sangre se concentra en los genitales, al cerebro le falta gasolina para juntar palabras de manera ocurrente.

¿Cómo contactar con ella? Ustedes seguramente me aconsejarían que acuda a su puerta, de unos golpecitos y me presente como su vecino. Vale, pero resulta que no les he pedido ningún consejo. Lo primero que he hecho ha sido bajar a los buzones a ver si aparecía su nombre en alguno de ellos... tampoco. Lástima, saber el nombre de una persona te garantiza que en menos de 10 minutos podrás ver alguna foto suya en en alguna playa y convenientemente desvestida. Gracias señor Zuckerberg por habernos ahorrado a los hombres horas y horas de picar piedra para desvelar el tesoro que se esconde bajo las prendas del imperio Zara. ¿Cuál sería el siguiente paso? Un momento… guárdense sus consejos de nuevo. Esta es una pregunta retórica (que para quien no lo sepa es el tipo de preguntas que lanzamos al viento los que no tenemos amigos de carne y hueso). 
 
Mi siguiente paso fue plantarme frente a su ventana completamente desnudo y untado de mantequilla y mermelada todo el cuerpo con un cartel colgado del cuello que decía “bienvenida vecina, soy tu desayuno”. Si ustedes conocen mi cuerpo entenderán porque al día siguiente la vecina hubiese colocado unas gruesas cortinas en todas las ventanas. ¿Qué problema tienen las mujeres con la mantequilla y la mermelada? ¡Era mantequilla y mermelada light! Ella se lo pierde, amor y desayuno en el mismo pack no te lo ofrecen todos los días.

También he intentado hacerme el encontradizo en el rellano pero ella sale a primera hora hacia el trabajo y va tan dormida que todas las veces me ha aparado propinándome un golpe con un casco de moto como si yo fuese un molesto mosquito. Y mosquito no soy. Supongo que las seis de la mañana no es el momento más adecuado para las artes del amor. Alguna vez me la he encontrado en la entrada del edificio, junto a los buzones, recogiendo su correspondencia. Siempre que ha sucedido eso hago el famoso paso de moonwalker del negro que quería ser blanco (algo que siempre funciona) pero ella me mira con desprecio y se va sin decir nada. Creo que lo de la mantequilla y mermelada no ayudó a generar un ambiente propicio para la confianza. 

¿Y ahora qué? Se aceptan sugerencias (que no consejos) porque han de saber que depende de ustedes que esta historia continúe con éxito horizontal (además de exceso de lubricante). Por eso he titulado este texto "La nueva vecina (1)". Vayamos todos a por el 2 (aunque solo me la beneficiaré yo, o eso espero).




23 comentarios:

  1. Pídale que sea ella quien le invite a usted a desayunar. ¿Quién sabe? Tal vez sea una freaky de los cupcakes y no desperdicie la oportunidad de desplegar sus dotes culi...narias.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis dotes culinarias tienen la frontera en abrir una lata de fabada Litoral o rasgar un sobre de sopa deshidratada. Eso si, puedo comprar magdalenas, pintarlas de color azul con pintura plástica y decirle que son cupcakes...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Hola Gili,mi sugerencia sería:hágase usted imprescindible para ella,aunque para ello tenga que obrar con malas artes,como por ejemplo entrando a su casa para robarle cosas.Así ella le tendrá como un héroe,je,je,y quizás consiga su anhelado deseo.Suerte y ya nos contará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Usted cree que si le robo la ropa interior ella vendrá a mi a recuperarla? Eso ya lo hice y mi anterior vecina acabó ligando con el guarda de seguridad de una tienda de lencería.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. Pruebe a robarle el abrelatas,el sacacorchos,el martillo,la conexión a internet,la luz o el gas,cosas de esas que en mi casa arreglaba el hombre.Sin que le pille.

      Eliminar
    3. Prefiero robarle la ropa interior. A usted también.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Lamentablemente, lo de la vecinita buenorra no es más que otro mito sexual. Lo mismo que la camarera guapa y simpática o la monitora de gimnasio con algún interés más allá de lo profesional. No existen. O lo que es peor, existen sólo en nuestra imaginación, cuando pensamos en ellas alteramos la realidad a nuestro gusto, hacemos que algo extraordinario forme parte de lo que podemos creer como posible, lo integramos en nuestra visión del mundo cotidiano en que vivimos y hasta lo llegamos a percibir como verdadero. Nuestra mente, en su deseo de hacernos confortable ese montón de razones inútiles en las que naufragamos cada día, nos engaña.

    Amargos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oiga usted, que yo no quiero suicidarme, solo quiero follarme a mi vecina.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Digame la verdad... fue usted quin me envié un texto que dice "I'm watching you"?

    STALKER!

    salvese quien pueda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si... pero no solo un texto, sino que además soy el tipo con gabardina apostado tras el seto frente a su casa. "I'm vatching you... all day long". (quería escribir esto ultimo con sangre pero en blogger no lo aceptan)

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Sr Fernando ¿qué le atrae de su vecina? Además de los atributos que le achiribitan los ojos. ¿No es la indiferencia que ella le muestra? ¿No ha pensado en usar la misma táctica usted?.

    Le sugieron un plan. Corra usted las cortinas de su casa, aíslese, hágase invisible, agénciese material de ese para practicar el amor propio. Tiene que haber variedad, que en los diálogos que se escuche Ohhh mai Goddd o Mon dieux vous avez une tour Eiffel entre vos jambes (que cante allons enfants de la patrie sería un puntazo). Sigamos con lo latino, mmmm mi papasito que rico que rico. Vamos por lo teutón: Sie haben eine sehr große Wurst! Y como usted quiere demostrar que conoce todas las artes amatorias no le puede faltar a gracita morales y su “quiere algo más el señoritooooooooooooooooooo”.

    Estas películas las debe poner durante dos horas ininterrumpidamente. Y darle volumen para que todo el vecindario las escuche. Ya sé que le gusta no hacer nada pero tendrá que poner de su parte y a modo de karoke debe intercalar un sí sí, más, más, ya, ya, así así. Yo creo que podrá. Confío en usted. Cuando acabe le da al politono de agua en la ducha que no puede faltarle y lo pone (hemos de ser sostenibles). Abra la puerta de la entrada de casa y ciérrela. Descanse tres horas y pone otra peli y siga el mismo proceso. Y así sucesivamente durante siete días y sus correspondientes noches.

    Durante esta semana debe prescindir de una bolsa de doritos. Sé que es muy cruel lo que le sugiero pero es por un buena causa confíe en mí.
    Pasado este tiempo descorra las cortinas de casa, pille ceniza y se dibuja unas ojeras que le lleguen hasta las mejillas. Y reanuda su actividad normal. Cuando coincida con la vecina, que comprobará que con tanto ejercicio erótico/no como doritos por lo menos ha adelgazado cien gramos, hasta lo verá estilizado. Debe pasar por su lado como aquel que ve llover, si le saluda usted emita un gruñido solamente, y siga su camino, que ella note/crea que la ignora.

    Vaticino que no pasan ni tres días que la vecina llama a su casa y le aparece con un bote de mermelada de higos en las manos.

    PD: [Con la (buena) fama que habrá adquirido en el bloque, lo que ya no puedo asegurarle es que sea la vecina que a usted le quita el sueño la que esté delante de la puerta]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sus consejos, todo iba bien hasta que leí eso de prescindir de mi bolsa de doritos. Antes muerto que sencillo.

      ¿Por cierto, cuando dice "un bote de mermelada de higos en las manos" no quería decir "un bote de mermelada y su hijo entre las manos"?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. Hola:
    Soy nueva por estos lares. Le voy a ser sincera. Si no está usted de buen ver, tendrá que buscarse otra , o eso, o camelársela con su inteligencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que es usted nueva en estos lares... sobre todo porque dice "si no está usted de buen ver"


      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  7. ¡Pero si es usted irresistible! Llame a su puerta y muéstrese tal cual es. Si no diera resultado, por lo menos, haga el salto del tigre; garantizado que dispondrá de diez minutos de contacto horizontal hasta que ella consiga salir de abajo. Sobre todo, no lo olvide nunca: la belleza es superficial, pero la fealdad llega hasta el hueso. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ha funcionado, ya le mostré como soy dejándola una radiografía mía en el buzón pero no ha dado resultado.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  8. Estaba pensando que sugerirle y en eso mis ojos tropezaron con la sugerencias estilizadas de las damas aqui presesentes que quede turulato ante esa basta experiencia culi-naria.
    De las tres haga una sola y lancese sin temor a los pies de la vecina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Chaly, se me da fatal los resumenes y comentarios de texto. ¿Juntar tres sugerencias? Oiga usted amigo, que yo no trabajo en la NASA.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  9. Pispando los malogrados planteamientos hasta la fecha, me veo en la obligatoriedad moral de encomendarle para el éxito de su designio de ayuntar sin margen de error a una bruja profesional, una nigromántica quiero decir. Mi sugerencia en dos palabras: “hechizo de los 7 sorbos de agua para que se vuelva loco loca por ti muy sencillo”.

    Salutaciones completo gilipollas,
    La catilinaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Una bruja? ¡Pero si no tengo suegra aun!

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  10. Jajajaja, me meoooo. No sé que es más gracioso si los comentarios del señor gilipollas o los de los demás, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si usted se orina querida, me complace informarla que hay pañales para adultos.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  11. ¡Hola, hola, internauta justicier@!

    Ante todo mucha calma. Si te cansa o aburre leer más de lo básico para no ser considerad@ tercermundista cultural o al contrario gozas adiestramiento intelectual en lo relativo a digerir vía niñas textos artesanalmente esculpidos, quizás te interese seguir un ratillo clicando las entrañas de esta web mía pues en ella vas a encontrar jarabe deletreado apto para tu movida mental. ¡Suerte infinita, amig@!

    https://conociendoapaskselva.wordpress.com/


    ¡DICEN QUE SERÁ!

    ResponderEliminar