"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

5 feb. 2018

Soy muy de Netflix




Soy muy de Netflix, lo cual es contradictorio, porque en Netflix no hay porno. Hay tetas y culos, aunque esas turgentes anatomías también están en Telecinco y desde que las mamachicho abandonaron la cadena, la he desintonizado. La realidad es que hay tetas por todos lados, menos en Instagram que tienen cientos de tetas pero con cuadraditos tapándoles los pezones. Si los extraterrestres llegasen pasado mañana a la hora de la siesta y viesen Instagram o Telecinco pensarían que todas las mujeres tienen cuadrados negros y que todos los hombres besamos a otros hombres y vestimos como nuestros abuelos.

Ahora que me releo, me doy cuenta de que el párrafo anterior podría ser tachado de machista y homófobo. No se equivocarían. Lo que hace tres o cuatro años era divertido (en mismo blog), ahora es políticamente incorrecto. Donde antes nos reíamos, ahora torcemos el gesto. ¿Hemos evolucionado o nos hemos vuelto completamente idiotas? Apuesto por lo segundo.

Soy muy de Netflix aunque sus series y películas sean como clonar a la oveja Dolly para continuar clonándola una y otra vez hasta desposeerla de toda personalidad. Al fin y al cabo, sigue siendo una oveja y sigue dando lana para el relleno del edredón. Ese es el éxito de Netflix, que calienta en las noches de invierno, aunque sepamos que el relleno es el clon de un clon. Pero hay muchas tetas, ciencia ficción de la mala y niños en bicicleta. Lo mejor de ambos mundos.

El otro día, en un bar, una muchacha hablaba de una película que había visto de Netflix, algo sobre unas niñas que cantaban en un campamento de monjas. Nada mas escuchar, salí corriendo hacia mi casa a ver la película y, para mi desgracia, comprobé que, efectivamente, era sobre unas niñas cantando en un campamento de monjas. Ni la mitad de media teta. Así que volví al bar y me enfrenté a la muchacha. “¿Cómo puede ser bueno algo donde no se vea un pezón?”. Ella argumentaba que era una de las películas del año mientras yo contraatacaba diciendo que sin tetas no hay éxito (ni paraíso). Ella me llamó machista y yo la llamé aburrida. No follamos, claro, aunque ambos llevábamos razón.

Soy muy de Netflix pero también soy muy del onanismo compulsivo, de no lavarse los dientes ni por navidad, de mentir a las mujeres para conseguir sexo, de la pizza recalentada, de darle la vuelta a los calzoncillos una vez a la semana y de hacer del alcohol mi única bebida (y comida). Soy un completo gilipollas porque ni tan siquiera he conseguido una suscripción gratuita a Netflix por hacer esta propaganda. Tambien soy completamente gilipollas porque, sinceramente, me importa un carajo a la velocidad que va el mundo y me importa un carajo lo políticamente correcto. 


3 comentarios:

  1. Lo políticamente correcto es está convirtiendo en la nueva (y virtual, menos mal) inquisición.

    ResponderEliminar
  2. No tengo Netflix porque tengo televisión de pago y no quiero alienarme tanto pero a veces tengo tentaciones, no se vaya usted a creer.

    Estamos llegando a unos niveles de "pielfinismo" que rozan el ridículo.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar