"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

31 dic 2020

Balance gilipollas del 2020

 

¿Qué ha sucedido en este 2020? Después de todo quizás la pandemia ha sido lo de menos. ¿Hubiese sido mejores nuestras vidas sin el coronavirus? Seamos sinceros. Tampoco. Mientras Leticia Sabater siga sacando canciones navideñas y nuestros políticos sigan con la vista fija en sus respectivos ombligos, todo seguirá igual de mal. Verdad es que la pandemia se ha llevado demasiada gente por delante, personas que aún no merecían caminar hacia la luz, pero no es menos cierto que la vida sigue y, como consecuencia, el humor debe seguir ahí, suceda lo que suceda. 


El podcast "Diario de un completo gilipollas" comenzó en este 2020 como consecuencia de un exceso de tiempo libre y de encontrar esa afición que me alejase del onanismo compulsivo durante el confinamiento. Sigo vivo y si estáis escuchándome, asumo que vosotros también. Así que, en cierta forma, hemos conseguido superar este 2020 de mascarillas de diseño, distancia social y políticos ineptos.

Y ahora llegan las fiestas navideñas y, con ello, acaba el año. Una vez más. Y volvemos a hacer balance. Una vez más. Esta vista hacia atrás anual suele ser igual de infructuosa como cuando el día uno de enero, con la resaca devolviéndonos a la realidad, confeccionamos una lista de propósitos de año nuevo que tampoco vamos a cumplir, prometiéndonos que nunca más volveremos a beber mientras nuestro estómago ruge como un político frente a un terreno recalificable. Pero puestos a proponernos algo, propongámonos ser más sinceros: ni la reflexión ni los propósitos sirven de absolutamente nada. Repetiremos los mismos errores el año que viene, volviendo a incumplir los mismos propósitos el año que viene que los años pasados. Que levante la mano quien se propuso apuntarse a un gimnasio el primero de enero y nunca lo hizo. Ahora bajad las manos que esto no es una charla TED y no puedo veros. No obstante, imagino a las decenas de miles de cientos de oyentes de este podcast levantando sus adorables manitas al unísono. Ahí tenéis la respuesta.

Lo mismo sucede con el propósito de comenzar una dieta, dejar de fumar, visitar más a la familia, ordenar el trastero o aprender a conducir. Lo mismo sucede con la reflexión sobre lo que hemos hecho durante este aciago año donde la pandemia nos regalará mil excusas para convencernos de que fuimos peores personas por causas ajenas a nosotros mismos.

Felices fiestas y prospero año nuevo, mis queridos animales de compañía. Y recordad siempre que, hagáis lo que hagáis, nada dependerá de vosotros. Ni tan siquiera de ese Dios que dicen que nos contempla a todos. Porque aquí solo vale lo que decida el bicho.



 

Puedes escuchar la versión locutada de este texto en el podcast ESPECIAL NAVIDAD #7


2 comentarios: