"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

23 feb. 2010

"Ese es mi chico"



Ella tenía diez años menos que yo y una sonrisa que podría haber desarmado a todo un batallón de ruidosos marines armados hasta los dientes. La primera vez que vi su foto supe que si en realidad era la mitad de bonita que aquella imagen, yo estaría perdidamente enamorado. Incluso un cuarto de bonita. Incluso un diez por ciento de bonita. Dos semanas después de comenzar a chatear por Internet, la pasé a buscar por su casa y debo confesar que no resultó ni el diez por ciento, ni un cuarto ni la mitad de bonita que en la foto. Era el doble. Sus rubios cabellos caían en maravillosos tirabuzones por todos lados, los ojos grandes y verdes, los labios finos, como su pizpireta nariz. Apareció con un vestido de algodón de tirantes con la falda por encima de la rodilla. Las piernas torneadas, los tobillos finos, los hombros dorados y fuertes. Una de las mujeres mas hermosas que había visto en toda mi vida. Sino la que más. Su voz era suave y su sonrisa. Maldita sea. Aquella sonrisa iluminaba toda la ciudad. Paseamos en dirección al puerto, aunque por mi habríamos podido estar paseando por el corredor de la muerte en dirección a la silla eléctrica. Hubiese sido igual de feliz al lado de aquella mujer. A medida que nos acercábamos al restaurante comencé a notar en mis mejillas la suave brisa salada del mar. Ella hablaba y yo escuchaba. Era la mejor manera de no meter la pata. De repente se me ocurrió hacerle una pregunta. Simplemente porque necesitaba saberlo.
-¿Que pensaste cuando me viste? -pregunté bajando la vista avergonzado hasta el suelo.
-”Ese es mi chico” -contestó ella.
Aquellas palabras sonaron a música barroca cantada por un coro de doscientos querubines vestidos de blanco. Era el chico de la mujer mas maravillosa que conocería nunca. Había reservado una mesa en un restaurante no demasiado caro en un barrio junto a la playa. Uno de esos lugares con manteles de papel y vino barato pero también con velas en las mesas y un vino blanco mas que decente. Ella se emocionó tanto al ver que había paella que no me vi con fuerzas para decirle que por la noche el arroz me resultaba indigesto así que pedimos una paella para dos y me dediqué a escuchar sus historias mientras el olor se su pelo se confundía con el de la cera derritiéndose. Mientras el olor a crema hidratante de sus brazos se confundía con el limón con el que había rociado el arroz. Comíamos y a cada palabra, en cada gesto, casi conseguía verme reflejado en aquellos inmensos ojos de color azabache que brillaban como si dentro de su cabeza hubiese una antorcha ardiendo. No podía apartar mi vista de ella. Allí estaba yo, a su lado, compartiendo una mesa llena de comida, separados por dos copas de un excelente vino blanco y una cesta con restos de pan. Marcha triunfal, casi podía escucharla. Por vez primera en toda mi vida la felicidad era un campo sin puertas, infinito y recién abonado. Pagué la cuenta con el poco dinero que me quedaba del subsidio de transporte por disminución psíquica y salimos de allí en dirección a la playa. Dudas. Dudaba si cogerle de la mano o pasar el brazo por su hombro. Dudaba si hablar porque sabría que hiciese lo que hiciese siempre metería la pata. Al final decidí no abrir la boca y continuar sonriendo como un bebé que no entiende lo que está sucediendo y colgarme de su brazo como un anciano que ha olvidado como caminar. Ella hablaba de casi todo con entusiasmo y sin apenas darnos cuenta llegamos a la playa, nos quitamos los zapatos y nos dirigimos lentamente en dirección a las olas que rompían ruidosamente frente a nosotros. Nos sentamos al borde de aquel inmenso mar y ella se recostó sobre mi hombro. El corazón me iba a mil por hora. Por vez primera no pensaba en hacerle el amor a una mujer. Solo deseaba que sus rubios rizos continuasen haciéndome cosquillas en el cuello mientras los rayos de la luna se reflejaban en el agua, en sus ojos y en sus dientes, en las lágrimas de emoción que caían por mis mejillas.Por vez primera había dejado de ser un completo gilipollas. Y fue entonces, compañero de la desdicha, que la naturaleza se alió con el infortunio impidiéndome escapar a mi autentica condición. El arroz hizo el efecto que siempre hace en mis intestinos y una poderosa ventosidad surgió de mi persona con un terrible ruido que rompió la quietud de la noche y cambió el aire por un infecto olor a podredumbre . Ella se levantó como movida por un resorte invisible y comenzó a alejarse de mi caminando hacia detrás sin dejar de señalarme con el dedo mientras con la otra mano se tapaba la nariz. La muchacha intentó evitar las arcadas pero finalmente cayó de rodillas y comenzó a vomitar toda la cena, postres incluidos.
-¿Entonces no follaremos, no? -pregunté yo mientras ella se secaba las comisuras con una servilleta del restaurante donde yo le había dibujado un corazón con nuestros nombres.
Lo que yo les diga. Soy un completo gilipollas.

51 comentarios:

  1. Mi querido Don Completo,

    No se torture, esa chica no le amaba. Si le hubiera amado hubiera respirado sus efluvios felizmente hasta el fin de sus días. Porque como dice el refrán: "No hay amor verdadero sin pedo camero"

    No se preocupe que ya llegará la afortunada amante que le vea por lo que vale. Yo por amor he respirado peores cosas, pero que quiere que le diga, para encontrar el Amor Verdadero, un pedo no se puede interponer en mi camino.

    A sus pies, amable caballero

    La Maga

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Maggie
    Puede que el amor no entienda de clases sociales, de dinero o de color de piel. Pero le aseguro que entiende de olores.
    Mientras tanto seguiré esperando a mi amada y evitando las acelgas y la paella en mis ocasionales encuentros.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. Yo que pensé que solo era Vd gilipollas, ahora compruebo que del todo.
    Vamos, no como yo arroz pedorrera en una situación de esas ni de coña. Estoy a pan y agua y alimentándome como ella mete y saca de su boca el tenedor y como su saliba cae por sus preciosos labios...
    Anda queeeee....
    Y encima seguro que le hubiese gustado hacer un 69....jajajaja
    Creo que con el 68 iba sobrao
    TE PEGABA UN MORREO QUE PA QUE....

    ResponderEliminar
  4. (que contradicción , tan bonita que iba la historia ,si me dió hasta algo de tristeza...)

    te dejó un saludo ^^

    ResponderEliminar
  5. Mi querida [Neuronangie] Toda historia hermosa tiene feliz triste. Por suerte tengo la teoría de que toda historia triste tiene un final feliz. Estoy deseando que llegue...
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  6. Querida Medea.
    No amenace, actúe. Sobretodo si se trata de morreos...
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  7. ¡Uf, menos mal!
    ¿Que por qué lo digo? Hombre, dando por sentado que usted el asunto de la cópula no lo catará en varios lustros, desde el principio del relato uno se pone a pensar qué es lo que va a salir mal. Y teniendo en cuenta su incidente con el honrado camionero soriano, lo primero que se me ocurrió fue:
    ¡Ya está! ¡Un travelo!
    Pero no. Esta vez fue un simple, un humilde pedo. Vaya por Dios.

    ResponderEliminar
  8. Ays Sr. Gili,
    cuando he llegado al momento en el que ella se limpiaba las comisuras con la servilleta del restaurante...yo a la vez limpiaba mis lágrimas!!!
    Ssshhhh no me critique por reirme, la mitad eran de risa...la otra mitad, de lástima valeee!!..por solidaridad, que lo que no le pase a Usted...
    Un abrazo estimado

    ResponderEliminar
  9. Mi adorable C.G ¿Necesitas algunos arrumacos?
    Triste y desolada me voy de sus letras, entre las tinieblas de su escrito, desconocimiento de doctrinas que usted mi querido amigo debería comenzar a aprender.

    Siempre y ahora más, Suya

    Néctares

    ResponderEliminar
  10. Amigo subterráneo. Ni transexuales ni señores de Soria. Tan solo amor, flatulencias y desamor (en ese orden). Así es la vida.

    Querida Mágica, por solidaridad podría también traerme un bocadillo de queso con anchoas (agradecería que lo hiciese desvestida de sexy matrona noruega cuyo traje regional consiste tan solo en una günderboschen... una cofia, nada mas).

    Estimada Néctar, soy demasiado mayor para comenzar a aprender nada y demasiado cobarde para comenzar a pedir disculpas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  11. Bueno pues entre uno tirándose pedos y la otra vomitando, no sé yo , eh??, a mi me parecen la pareja perfecta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Sólo esoooo? Hechoooo, le llevo el bocadillo!
    Pero quite, quite, a mi no me gustas nadaaaaa las günderboschen!!!
    Si hay que disfrazarse, que lo tengo más a mano... me desvisto de enfermera catalana! XDXD con fonendo..y nada más!!!
    Ays perdón, la mascarilla también me la dejo puesta,...que con Usted, ya se sabe...
    Saludos mi admirado gilipollas

    ResponderEliminar
  13. Buenas tardes Sr.Gil,

    ¿Sabe qué me parece? que después de lo del Sr. de Soria su asertividad se ha visto muy perjudicada. Debe acostumbrarse a decir NO a un plato de paella. Más aún si tiene una ligera sospecha de que pueda estar hecha con arroz bomba.

    Lo ha tenido ahí, Sr.Gil, ahí mismo. Casi llega usted al Nirvana con un ángel de caracoles rubios. Pero no se nos vaya a desanimar, ni se le ocurra, usted en la próxima triunfa. Piense que también necesitó dos encuentros con el soriano para encarrilar el asunto.

    Sr.Gil,algo más falló en esta cita. ¿Dé que color eran realmente los ojos de la dama? ¿Verdes o azabache?. Ay, tiene que perdonarme, sufro deformación profesional.

    Un saludo.
    Testudines, pintora de sombras.

    ResponderEliminar
  14. Precioso final, no se fuera usted a enamorar y abandonarnos.

    ResponderEliminar
  15. Jajaja!!

    Ya me estaba asustando, menos mal que el relato acabó como se merece el propietario de este diario.

    Besitos S. Gili, me esta usted cautivando

    ResponderEliminar
  16. Mi querida Rosa, quizás no fuésemos la pareja perfecta, me temo que no existe pareja perfecta para el que suscribe a no ser que usted se compre unos guantes y una mascara antigases varios.

    Querida mágica. Me pongo y me quito lo que sea menester. De enfermera catalana sería perfecto siempre y cuando me asegure que no será la ayudante de un proptólogo.

    Querida testudines. Puede que los ojos de mi amada fuesen azules, quien sabe. El amor es ciego aunque por desgracia tiene olfato.

    Querido Fenix Pocoto
    Si es por eso duerma usted tranquilo. Yo nunca me enamoraré. Y eso que lo intento...

    Querida Ondina. No se asuste, yo siempre seré el patético personaje que de vez en cuando dibuja una sonrisa en su rostro (en el suyo). Si le gusto gilipollas entonces le auguro un enamoramiento inevitable de mi (de yo).

    Siempre suyo.
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  17. Es lo más bestia que he leído en mucho tiempo jajajaja :)

    ResponderEliminar
  18. Mi querida Anita Patata Frita. Sustituya "bestia" por "gilipollas" y habrá dado en el clavo.
    Cuando se haga la noche y en su alcoba podrá volver a sustituir "gilipollas" por "bestia" y verá que bien lo pasaremos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  19. Un placer leerle Perfecto Gilipollas, ya por su seudónimo ya le hace atractivo, luego a leerlo uno se da cuenta que la bolsa de papel es la careta de alguien que escribe bien.

    Se lo dice alguien que ha sido durante muchos años un capullo, y ahora voy y me convierto en mariposa.

    Te recomiendo que veas éste vídeo de Monty Python
    http://www.youtube.com/watch?v=UJztFECs1NU

    Un saludo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  20. Anda gilipollas, que para una vez que ligas...

    Habrá mas suerte la proxima vez.

    Sigote dando besitos en tu culito.

    ResponderEliminar
  21. Me pregunto si al enamorarme me volveré gili yo también

    Me pregunto si copularemos

    Me pregunto si tendremos gili-pollitas

    ?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?

    ResponderEliminar
  22. Estimado Josep, todos creen que bajo la bolsa de papel hay alguien que escribe bien o incluso es guapo. Les agradezco que lo crean. Es por ello que no me quitaré la bolsa, no podría decepcionarles.

    Querida Butterflieswithoutwings. Ligar lo que se dice ligar... nunca ha sucedido, tampoco esa noche. Lo único que hago es darle tiempo a las mujeres para decepcionarlas. Otros llaman “ligar” a eso.

    Querida Ondina, espero que algún día copulemos, claro. No tendremos gilipollitas porque soy estéril desde que reté un mono a una lucha en el fango. La próxima vez llevaré pantalones mas ajustados.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  23. Mi querido Gilipollas:

    Es una historia preciosa, si no tenemos en cuenta el pobre final. Le daría un abrazo, pero temo no llegar a sus hombros y quedarme sólo en sus tobillos. ¿Le huelen los pies? Si no es así, no hay problema.

    Suya,

    La Rata Infecta.

    ResponderEliminar
  24. Estimado caballero gilipollas:
    Andaba yo libando libremente por un santuario cercano y cual no fue mi sorpresa al descubrir su desfachatez en usurparme la identidad. Sepa usted que vengo representado por el famoso despacho de abogados Légulo, Lomulo y Lemo, expertos sin igual en derecho lomano y ostensiblemente caros y lejos de sus pauperrimas condiciones económicas. Así mismo, he puesto el caso en conocimiento de la SGIA (sociedad general de identidades absurdas) para que le pasen a visitar a su peluquería y se incauten de todos sus pelos, que son los míos.
    En su defensa tengo que alegar que leyendo sus escritos, me gana usted en gilipollez (lo del pedo de arroz es insuperable) pero esto no es óbice para exigir mi interes, dado que siendo yo mas veterano en jilipoyez me asiste la ley mientras me lío un lai.
    En espera de su arrepentimiento dejo un policía que vigile sus ineptos movimientos.
    Un saludo jilipoyas

    ResponderEliminar
  25. Querido D. completo, lo otro no me sale, me agradó ver su tarjeta de visita en mi casa, le devolví la visita por cortesia, pero despues de leerle un buen rato, creo que me ha ganado y le visitaré más amenudo.
    Me ha parecido que imaginación no le falta y que sus historias son de los más divertidas, justo lo que más me gusta en el mundo, que me hagan reir.
    Lo que no entiendo es la actitud de la rubia a ella le cambiaron los ojos de verde a azul y usted en ningun momento pensó en dejarla.
    un besote guapeton

    ResponderEliminar
  26. Pues menuda tía... a ver si es que no sabía que tirarse pedos es de lo más natural. Incluso en los anos de los completamente gilipollas. Vaya finolis, coño.

    Aunque, joder, es usted de un inoportuno...

    ;)

    ResponderEliminar
  27. Estimado Gilipollas: pedos nos tiramos todos. Gilipollas es quien se ofenda por ello.

    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Mi querida (y aparecida) rata infecta, mis pies no huelen desde que cometí la torpeza de meter los pies en un barreño de agua hirviendo. Los muñones si que me huelen un poco pero lo compenso colgándome un ambientador de pino en salva sea la parte. ¿Aun quiere darme un abrazo?

    Querido Bolki, me arrodillo ante un gilipollas con mas solera que el que suscribe aunque tengo que añadir que es una postura totalmente heterosexual así que devuelva el pajarito en la jaulita y súbase la cremallera, haga el favor. Mi reverencia es casta y respetuosa.

    Querida Mayte, alabo su increíble manejo de las palabras. Su comentario me ha llegado a lo mas hondo del corazón.

    Querida ODRY, si lo que mas le gusta en el mundo es que la hagan reír puedo enviarle una foto mía antes del régimen vestido de surfero californiano con un traje de neopreno y una tabla de surf bajo el brazo. He de confesar que pesaba 40 kilos mas que ahora. Pero lo que importa es la pose. Ria, ria. La risa es lo único que nos diferencia de los animales y de los políticos.

    Querida Elektra, las ventosidades son naturales, lo que fue antinatural fue el momento. Lo dicho, inoportuno hasta la gilipollez.

    Querida Cris, le digo lo mismo que a Elektra, pedos nos tiramos todos, en efecto. Pero solo un completo gilipollas se lo tiraría en ese momento.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  29. Por un pedo vomita?
    Buah, entonces no era la mujer ideal jajaja
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  30. Mi querido Safo, el problema no es si la mujer es mi ideal, el problema es que yo no soy el ideal de ninguna mujer.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  31. Este es el segundo mensaje que dejo y le aseguro que no será el último solo he leido dos mensajes y me ha encandilado su escritura, usted amigo mío de gilipollas no tiene nada de nada, puesto que solo alguien que escribe de ese modo tiene la faceta de ser un auténtico comunicante, enhorabuena le invito a pasarse por mi block
    http://es.groups.yahoo.com/group/jorge_y_sus_escritos/

    ResponderEliminar
  32. Mi querido Jordi, todos se empeñan en ver donde no hay. Agradezco sus amables palabras pero le aseguro que de gilipollas lo tengo todo.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  33. Enhorabuena tío por habértela follao.

    Siempre suyo,

    Un tío que es el doble de gilipollas que tú

    ResponderEliminar
  34. Mi querido Pablo. Seguramente sea un problema mio de expresión pero el problema es que NO mee la he follao.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  35. Pues ya está... lo dicho: enhorabuena por habértela follao.

    ResponderEliminar
  36. Mi querido Pablo. Pues eso, no gracias.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  37. Sr. CG: Creo que corro peligro, porque cada día me enternece más.
    Leyendo la historia también me pareció sospechoso el cambio del color de ojos de verde a negro (azabache). Que conste que sigo sospechando y temo que esa mujer no le convenía. Pero como ya se lo han comentado, déjelo correr.
    Permítame sí decirle que creo que lo más inoportuno no fue el pedo (aunque lo fue y es que no debería comer arroz sabiendo lo que le pasa), sino la pregunta final. Por el momento en que la planteó, no por su contenido.
    Y como se ganó mi corazón (sólo eso, sorry), le mando un beso.

    ResponderEliminar
  38. Mi querida Alís, veo que corre usted el riesgo de adoptarme. Me dejaría adoptar por usted hasta el fin de los días pero me temo que la distancia, de momento... es insalvable.
    Respecto a la pregunta final, como decimos aquí: "de perdidos al río". Si algo se ha estropeado... ¿que importa estropearlo un poco mas?
    Me alegra saber de usted en este tono después de lo que han pasado ustedes.

    Un abrazo (y algún que otro beso)
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  39. Eres humano... ;)
    Un beso cuando se disipe el pedo!

    ResponderEliminar
  40. Querida Silvia_D. Soy humano pero por desgracia también sufro flatulencias, halitosis y una desagradable tendencia al vouyerismo.
    Tenga usted cuidado con los tipos como yo.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Doy gracias a dios (en mi caso a los extraterrestres, que soy de tendencias ateíllas) de que sea usted además de completo gilipollas, que no sería mucho impedimento conociéndome, un perfecto anónimo embolsado.

    Dado el final de LAS DOS ULTIMAS CITAS DE ESTE TOCHO
    No sabe usted lo que aprecio mi actual soltería y mis elucubraciones acerca de un fornicio rápido y aséptico.
    Iba a decir completamente suya, pero soy un poco más basta que vuecencia.
    Yo saludo con un beso alicatao (dícese de aquel de la cabeza a los pies), pero sólo porque no hay peligro, que conste.

    ResponderEliminar
  42. Mi querida fiebre. La observo con deseo febril (aprovechando la coincidencia) pero en ocasiones cuando la leo me da la impresión de estar en un tunel del tiempo. Estamos hechos el uno para la otra. No perdamos mas tiempo y alicatemos al tiempo nuestras almas y nuestros cuerpos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  43. Qué pena... la cosa prometía! Ya lo sabe.... paella para cenar, nunca mais!!!! A ver si a la próxima hay más suerte. PIda Ud. ensalada vrede, y ya verá que bien.

    Por cierto, ¿ha visto Ud. que tiene capacidad para enamorarse más allá del sexo puro y duro?? Esto es un gran avance! Enhorabuena.

    Saludos gatunos

    ResponderEliminar
  44. Ohhhhhhhh, ha conseguido conmoverme con esta historia :((((((

    Ella se lo perdió, querido gilipollas!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  45. Qué bonito y que tierno todo...hasta el pedo me parece entrañable!

    La verdad es que la poesia romantica se le da muy bien, podría ser la nueva Corin tellado, lo ha pensado?

    ResponderEliminar
  46. Querida Sophia. Eso es usted que me mira con buenos ojos... lo de la nueva Corin Tellado lo aceptaría si fuese un mix de novelista con Corin Tellado - Quim Monzó. Incendiario, oiga.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  47. Respuestas
    1. Querida mía... ¿a que si? ¿A que doy pena?
      Adopteme, por el amor de Dios.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  48. Hay un método de entrenamiento rápido y fácil para que los pedos no suenen, quizás esa podría ser la solución para futuras paellas vespertinas. Así siempre puede uno decir que ha sido un niño que pasaba, un contenedor, o los efluvios de un carguero que va hacia el puerto, en el caso de la playa. Creo que es el remedio chino del Dr. Li Prieto: http://www./salud/saunas/apretones.html
    En cualquier caso, muchas gracias por hacerme reir. Lo malo es que estoy en la oficina y me van a echar del trabajo.

    ResponderEliminar
  49. jaajaja, es primera vez que leo tu blog y me ha encantado!

    ResponderEliminar