"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

9 ago. 2010

La vecina y la comunidad


Deben saber, queridos míos, que por muy gilipollas que uno sea, esto no impide que se deban cumplir ciertas obligaciones. Las reuniones de la comunidad de vecinos es una de ellas. En ocasiones me gusta soñar con que soy un indigente que pernocto bajo un puente o en el interior de un cajero automático. Todo sería mucho más fácil, también menos higiénico, sin ancianas quejándose o hombres de mediana edad discutiendo por una antena de televisión de más. En mi edificio hay veinte puertas y detrás de cada puerta hay personas y todas esas personas nos reunimos cada tres meses para esa tortura que es la reunión de la comunidad. Yo asistiría encantado pero resulta que tras las veinte puertas de mi edificio hay siete ancianas, un universitario que hace años que le expulsaron de la universidad y vive de tocar con una tuna, cinco familias con pequeños diablos y perros revoloteando alrededor (animales todos, al fin y al cabo), un gay que siempre viste camisetas sin mangas (incluso en el más crudo invierno), dos cocineros, veintisiete paquistaníes (todos en el mismo piso) y un tendero, amén del gilipollas que suscribe.

Exactamente: ninguna mujer soltera, ninguna muchacha en edad de merecer mis atenciones. ¿Que beneficio podría tener yo de acudir a una reunión de la comunidad?

Como buen gilipollas solo actúo cuando puedo sacar beneficio carnal y en las reuniones de mi comunidad puedo sacar cualquier cosa menos beneficio y aun menos carnal aunque el vecino que viste camiseta sin mangas en invierno me lance sutiles señales de amor nada heterosexual. Pero dejemos de lado estos temas sobre la identidad sexual porque ya empieza a ser recurrente y odio las recurrencias que ponen en peligro mi entrada trasera.

¿A que viene esta reflexión sobre mi comunidad de vecinos? Todo tiene su explicación: el mes pasado alguien ocupó el piso que hay encima del mío. Una muchacha de unos treinta años, morena de pelo largo, delgada y simpática. Y además como es verano vestía liviano (pero sobretodo escaso) vestido de algodón. ¿Aquella mujer iba a dormir cada noche encima mío? En el dormitorio encima del mío, me refiero.

Por fin las reuniones de vecinos iba a tener sentido. Imaginé que cualquier cosa que propusiera aquella muchacha yo la apoyaría, haríamos juntos lucha común y de ello surgiría el amor (o el fornicio, no soy demasiado exigente). Rellanos oscuros, antenas de televisión, ruidos, aires acondicionados. De repente todo lo que carecía de sentido en aquel edificio iba a convertirse en un arma para disparar al corazón del amor (o a otro órgano un poco mas al sur).

El plan: lo primero presentarme, después la preguntaría si tiene algún problema con el piso y a partir de ahí haría causa común con la que iba a ser mi futura.

Me puse mi mejor camiseta, unas bermudas anchas, me aplasté el pelo con colonia barata, me lavé los dientes (pese a no ser el primer día del mes) y subí a su piso con mi mejor sonrisa.

La muchacha abrió la puerta y me miró confundida.

-Lo siento -dijo ella rápidamente- no doy limosna.
-Oh no -repliqué yo- soy el vecino del piso de abajo.
-Ah.

Esa fue toda su reacción. Un simple y desencantado "Ah". Pero eso no podía importarme, cuando la maquina del amor comienza a funcionar poco a poco hay que dejar tiempo para que se engrase por si misma.

-Si necesitas cualquier cosa, estoy ahí abajo. Quiero decir, en el piso de abajo.
-Vale, gracias.

Y eso fue todo. Reconozco que nada demasiado efusivo pero esperanzador.

La próxima reunión de vecinos era en dos semanas. Necesitaba un plan mejor que simplemente ir a la reunión y apoyar todo cuanto dijese mi vecina.

Entonces me di cuenta del extraño movimiento de una baldosa frente a su puerta (que ella acababa de cerrar de un portazo en mis narices). Eso era. una baldosa floja. La herramienta del amor.

Las dos semanas que tuve que esperar hasta la reunión de la comunidad pasaron mientras yo escribía mi discurso que iba a hacer caer a aquella muchacha rendida a mis pies. Cuando finalmente sucedió esperé pacientemente el turno de ruegos y preguntas y entonces me puse en pie y recité el discurso que tenía preparado y que solucionaría mi sequía sexual y amorosa. Aun antes de comenzar a leer mi discurso ya sabía que ella iba a ser mia. A continuación paso a reflejar el discurso tal y como fue escrito (que mas o menos es tal y como fue declamado excepción hecha de algunos incómodos silencios o tartamudeos por mi parte).

"Estimados vecinos, nos hallamos reunidos todos aquí para solucionar los problemas que acechan día y noche esta nuestra comunidad y aprovechando el inestable momento que nos toca vivir quiero levantar mi voz para acusarles a todos y cada uno de ustedes por el lamentable estado de la tercera baldosa de la quinta fila comenzando por la izquierda si se sube o por la derecha si se baja en el segundo piso, justo delante del piso 2º 1ª donde vive la vecina mas maravillosa que cualquier hombre heterosexual pudiese desear cada noche en la oscuridad de su lecho. Y no alzo mi voz como mero espectador de la ruina que acecha nuestra comunidad sino como paladín de la verdad que pretende solucionar aquello que nunca debió suceder. Así pues exijo inmediatamente la reparación de la tercera baldosa de la quinta fila comenzando por la izquierda si se sube o por la derecha si se baja en el segundo piso o todos ustedes serán receptores del odio del que suscribe para el resto de sus miserables vidas. No debemos permitir que la hermosa nueva vecina tropiece con esta falla en nuestra construcción y se tuerza uno de esos finos tobillos que sujetan esos turgentes muslos, columnas de un cuerpo nacido para la contemplación y el disfrute en posición horizontal. Levanten sus burgueses culos ahora mismo y caminemos juntos cantando en dirección a la tercera baldosa de la quinta fila comenzando por la izquierda si se sube o por la derecha si se baja en el segundo piso para reparar tal despropósito y permitir que el amor siga su rumbo sin tropiezos. Si no lo hacen serán todos ustedes unos malnacidos y unos asquerosos que disfrutan poniendo palos en las ruedas del tren del amor."

Como pueden imaginar la baldosa sigue bailando y la vecina del piso de arriba no me dirige la palabra. Tampoco el resto de vecinos. Y encima la vecina se ha echado novio y cada noche escucho los muelles de su cama y los quejidos de pasión compartida.

No pienso volver a ninguna reunión de la comunidad, pase lo que pase.

57 comentarios:

  1. DICHO SEA CON TODA LA EDUCACIÓN DEL MUNDO... REALMENTE ERES GILIPOLLAS (sin acritud).
    :))

    ResponderEliminar
  2. ¿En serio pensabas tener éxito presentandote en casa de tu nueva vecina de semejante guisa y soltando tan abochornante discurso en la reunión de vecino?
    Vaya guasa tienes Sr G. jajjajajja

    ResponderEliminar
  3. Es usted un caso... de dónde sacó la brillante idea de echarse colonia para peinarse?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Sobre todo darte las gracias por las risas. Y muy bien escrito, lo cual también es de agradecer.

    Y ya siento lo de la vecina, son todas unas ingratas :o)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Querido Groucho, dicho sea con toda la educación del mundo: pero que listo es usted (con algo de acritud pero no mucha)
    :-)))

    Querida Wendy. Yo siempre pienso que tendré existo en mis aventuras. Si además de no tener suerte tampoco tuviese esperanza mi vida seria una sinrazón.

    Querida La Perfida Canalla. Me alegra hacerla reír. Lo de "criatura" va sin segundas ¿no?

    Querido Daniel Rioja. ¿Existe otra manera de peinarse que no sea echarse media botella de Varon Dandy en la cabeza y peinar durante media hora hasta que los cuatro pelos queden perfectamente acartonados?

    Querida Athena. Todas son unas ingratas menos usted. Bueno, casi todas. Que digo... todas, incluida usted. No, espere, usted no. Disculpe esta voluble ligereza al jugar al genero, estoy algo resentido. No, espere... muy resentido. No, algo. Bueno... bastante. No, mucho...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  6. jajaja buenísimo xD No es culpa suya, vaya vecinos, yo le hubiera apOyado coN ese magnifico y divertido discurso! xDD

    ResponderEliminar
  7. Tienes que hacer algo para que quiten las bicicletas del descansillo de mi escalera. Alli no hay lugar para el fornicio y nadide hace nada.

    es inaceptable.

    lo espero.

    ResponderEliminar
  8. Pero querido Sr.G,
    ¡¿Cómo se le ocurre?! Echarse colonia para peinarse... Eso sólo se lo pueden permitir los viejos ricos! (que al fin y al cabo, las jóvencitas irán igual cual rebaño en busca de tener un hueco en el testamento)
    Por otro lado, ¿No fue usted más honesto de lo que debería en su discurso? No predica usted con sus principios...

    ResponderEliminar
  9. Sublime, sublime xDDDDD
    Tal vez debería usted tratar de intimar con una de las ancianitas. Si eso falla siempre quedarán los pakistanies.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Querida SO payasa, la culpa siempre es de los demás. En efecto. Sino...

    Querida Veronika. Eso habría que probarlo, forniquemos junto a las bicicletas a ver si es posible.

    Querida Mar. ¿Hay alguna otra manera de peinarse que no sea con litros de colonia?

    Estimado Dani. Las ancianitas también me rechazan. Es una cuestión de genero, no de edades.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  11. Lo entiendo perfectamente, también soy de las que redacta cartas, lo siento profundamente... es una verdadera pena, y es su vecina una desconsiderada por no arreglar los muelles y echarle en cara los múltiples fornicios de cada día.
    pero ya que usted no diferencia "mucho", se ha planteado algo con las "otras" vecinas?....
    solo sugerencias....


    AbrazosComunales,

    ResponderEliminar
  12. Si es que una reunión de vecinos no trae nada bueno...

    ResponderEliminar
  13. Si el primer día que subiste a visitarla, todo arreglado, ya te confundió con un sintecho...
    Deberías haberte retirado, porque una retirada, con el rabo entre las piernas, a tiempo es una victoria.

    Suerte

    ResponderEliminar
  14. jajajajja mi gilipollas preferido!!!eres la leche!!!!jajajaja!!!!

    ResponderEliminar
  15. JaAjjajaajajaj!!, Ay, qué penica, mareeeeeeeee!!
    Y mira que Ud. se lo curra, Sr Completo, pero nada...

    Yo creo que se precipitó: debería habernos pasado previamente el discurso para que sus queridos (y sufridos ainmalillos de compañía) diéramos nuestro visto bueno o hiciéramos las correcciones pertientes, antes de declamarlo Ud. delante de toda "esta nuestra comunidad".

    En fin...

    PD: Al final, no me quedó claro si la baldosa estaba a la derecha según se sube o a la izquierda según se baja... Creo que ahí ha podido estar el fallo...
    (jajajjajajaajaja!!)

    Besitos... y ante todo, no se rinda!! xD

    ResponderEliminar
  16. Querida Silvia. La culpa es de mi vecina, solo de ella. Me alegra que esté de acuerdo conmigo. Respecto a las otras vecinas, la mas joven tiene 73 años. Prefiero esperar...

    Querida pikys. Seguro que si usted y yo fuésemos vecinos y nos reuniésemos... algo bueno saldría.

    Querido Javier Sanz. Yo siempre llevo el rabo entre las piernas. Nada espectacular pero funcional si lleva usted un microscopio. Usted no, una mujer, me refiero.

    Querida SoUrban. Me alegra saber que soy algo suyo preferido. Usted también es mi fashionista favorita. Espero que algún día acepte mis proposiciones, todas honestas, no quiero que su santo varón me cruce la cara, que vivimos en la misma ciudad.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  17. Querida La Gata. La próxima vez que escriba un discurso para el fornicio pensare en usted. Como correctora. Incluso como destinataria.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  18. Tras leer tu memorable discurso (memorable para memorizar y que se echen unas risas en el grupo de amiguetes, digo), ya no tengo ni la más mínima duda: tu preparas los discursos a algún politicastro gordo de esos. Seguro.

    ResponderEliminar
  19. Sr. Gili: es Ud. Como el coyote del corre caminos…. Desesperante!!!... pero encantador. Le deseo mejor suerte para la próxima.
    J

    ResponderEliminar
  20. Estas echo un crack, como hubiese molado estar en esa reunión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Te faltó presentarte con una tarta, como hacen los americanos. Si eg que así no pué ser.

    ResponderEliminar
  22. ¡Jajajaja!......¿puedo contratarle?
    Si me acompaña a las negociaciones ganamos por goleada...o firman por no sufrirle o me demandan directamente. ¡¡Se acabó la incertidumbre!!

    Y deje el Varon Dandy, salvo que quiera "colocarlas!.
    ;DD

    ResponderEliminar
  23. jajajajja memorable discurso y muy buena descripción de la vecina. Si al final eres un poeta!

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  24. "en la oscuridad de su lecho"???
    ahí terminaron sus expectivas.saludos

    ResponderEliminar
  25. Me has recordado a 'Ignatiuss' y me ha parecido genial..

    ResponderEliminar
  26. Usted es demasiado hombre xa ella, x eso salió despavorida. Es q media hora cada dia para peinarse, debe desarrollar unos brazos de envidiar, jajaja. Llegará pronto la q acepte el reto de su desmedido amor... o de su desmedida falta de sexo, da igual.

    ResponderEliminar
  27. Sr CG
    ¿Y dice usted que la vecina se resistió a pesar de su discurso? No entiendo a las mujeres.

    Un beso

    PD. Deje el Varón Dandy y pruebe con Brummel...

    ResponderEliminar
  28. Querido dezaragoza. Está usted en lo cierto, soy el responsable de los discursos de la mayoría de los políticos que azotan este país. Así nos va, Y mire usted que le dije a Mariano que se pusiese el cinturón de seguridad en el coche pero ni con esas. Parece como si todos hiciesen méritos para arrebatarme el puesto. Si lo desea tambien le puede redactar los discursos a usted. Solo si quiere fracasar, claro. Pero piénselo bien antes de decir que no. En el fracaso también hay gloria.

    Mi adorada Julieta Buitrago. Usted en cambio es como el correcaminos. Hermosa pero escurridiza. Sigo corriendo detrás suyo... algún día la alcanzaré con mi máquina del amor. Marca "Acme", por supuesto.

    Querido Arkady. Me alegra saber que le gustan nuestras reuniones de vecinos. A la próxima irá usted haciéndose pasar por mi. Nada mas fácil que una bolsa de papel en la cabeza. Seguro que nadie nota la diferencia.

    Querida Mirona. La tarta la llevaba, una de dos kilos, nata y chocolate. Pero me la comí de camino del primer piso al segundo. La gula me puede. Supongo que entenderá lo de los 180 kilos. Hoy 182,7.

    Querida El guardian del Faro. Puede contratarme usted para lo que desee. Incluso aunque sea con fines honestos. Y no se meta con el Varon Dandy, es un clásico de todo hombre hispano que se precie del excelso olor a años 60 y naftalina.

    Querida Miss Egotist. Poeta no soy, ya la aviso. Lo que pasa es que cuando el hambre aprieta todos nos esforzamos en ser buenos cocineros.

    Querida ep. Lo se, "en la oscuridad de mi lecho" es adelantarme a los acontecimientos. Pero como los acontecimientos nunca suceden en mi vida, mejor me adelanto. Donde no hay realidad al menos queda la imaginación (que siempre es mejor que la realidad, al menos en mi imaginación todas las mujeres tienen una talla 120 de pecho).

    Querida La serpiente que pudo ser mujer, efectivamente, el necio Ignatius y yo compartimos el gusto por los discursos y el sobrepeso. Buena observación.

    Querida Angélica, lo de que soy demasiado hombre para ella ¿lo dice por mi ligero sobrepeso de 182,7 kilos? Yo también espero que pronto alguna de ustedes se de cuenta de la joya que guarda mi interior y se decidan por aceptar el reto del amor... o del fornicio. A mi también me da igual.

    Querida Alís. Yo tampoco entiendo a las mujeres. Aunque tampoco me esfuerzo, me pierde la forma por encima del fondo. Prefiero no entender a los hombres. Por no entender no entiendo ni las instrucciones de un sacacorchos japonés que acabo de comprar en la tienda de chinos. ¿Por que los chinos venden productos japoneses? Este mundo no va bien...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  29. Argh! mi comunidad de vecinos también esta llena de retrasados mentales entre los que se cuenta: un pequeño monstruito y su madre desquiciada, un gay que siempre va con una camiseta sin mangas (¿viviremos en el mismo edificio? no, en el 2º1ª no hay una tía buena), un tonto que siempre dice obviedades, un sátrapa, un gordo con bigote que se escaquea, una mujer que sólo sabe gritar... ¡aquello es un puto zoo!

    Le comprendo perfectamente, Sr. Gilipollas, es una tortura tener vecinos así. Y si ademas te joden el fornicio, merecen la más dolorosa de las muertes.

    ResponderEliminar
  30. Muy bueno su blog, felicidades. Yademás de divertido, ejemplarizante: por lo pronto, me he mudado a un piso que sólo tiene cuatro vecinos y ni una sola baldosa movediza.

    ResponderEliminar
  31. Querido Juls. veo que compartimos estilo de friki-comunidad. Creo lo del gay con camiseta sin mangas es común a todas las comunidades de vecinos. ¿El suyo grita como una loca por las noches? Por desgracia el mio si.

    Querida Alais, gracias pero no soy un gilipollas. Soy un completo gilipollas. :-)) Con nombre y apellidos...

    Querido San Ateo. Me emociona contestar a un santo. ¿Usted levita? ¿Y tiene miembro incorrupto? En otro orden de cosas le diré que tiene usted suerte de mudarse a un piso con solo cuatro vecinos. ¿Son mujeres las cuatro? ¿Me las presenta?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  32. Nada, nada una debe utilizar todas los lugares posibles de casa...solo la cama???? jajajajajajajaja.
    Puede comprarse unos taponcillos para los oídos...o yo en su lugar lo que haría seria cuando oiga el ruido de la cama es subir tocar el timbre y preguntar si puede unirse.

    Una fan incondicional de su blog.

    ResponderEliminar
  33. Sr. C.G la verdad que su discurso era un poco cutre además de que se le veía el plumero desde el principio, a veces no hay que ser tan transparente que se ahuyenta a la presa.

    Cada día me da más pena su caso! Puedo hacer algo para ayudarlo a salir de esa crisis?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  34. Querida mariangi. Ya he subido varias veces a preguntar si puedo unirme a la fiesta pero solo me han invitado a unir dolorosamente mi ojo derecho con el puño del semental de turno.

    Querida Yo. Poder puede ayudarme a salir de esta crisis (que dura desde 1982) pero ya puede imaginar como. Sexo por compasión no es tan malo. Seguro que ha hecho cosas peores (o al menos eso sueño yo que hace usted).

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  35. Tiene razón... usted es un Completo Gilipollas!!! (se lo digo con cariño, que conste)

    jeje, nada, saludos de una lectora de hace poco más de un mes que no ha comentado nunca hasta hoy. un blog excelente.

    ResponderEliminar
  36. Querida Alais. Gracias por comentar. También soy completamente otras cosas, si quiere se lo explico en la intimidad de un jacuzzi. ¿Tiene usted alguno?
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  37. Empiezo a creer que las mujeres no saben apreciarlo. Usted no se merece esto, es un ultraje!

    Indignado me hallo.

    ResponderEliminar
  38. la carta desde luego es un puntazo y si ella, ni tus vecinos han sucumbido a tus encantos es porque necesitan todos medicación e internamiento urgente. Ni se te ocurra pensar que es por algo que tu hayas podido hacer, eso sería como una gran blasfemia :P

    ResponderEliminar
  39. Su discurso es sin duda una proposición indecente maravillosa y me habría encantado que alguien me hubiese hecho una así alguna vez. Sus vecinos sí son gilipollas, pero claro, eso está implícito en la palabra "vecinos", lo cual también le incluye a usted, que seguro es la opinión generalizada de los suyos después de escuchar su discurso, probablemente porque todos están tan ocupados muriendo sus patéticas vidas sexuales mientras usted pretende vivir la suya. Sinceramente nunca suya. :)

    ResponderEliminar
  40. Buenos dias señor gilipollas,dicho esto con todo el respeto,he de decirle que me ha encantado su post,el cual rezuma sana y gilipollesca ironia y esa capacidad tan sutil para reirse reirse de uno mismo,me ha alegrado usted algunos minutos de una de las peores mañanas de mi vida.Muchas gracias

    ResponderEliminar
  41. Hay que ser un poco optimista. ¿Por qué no pensar que la vecina está arrepentida de la oportunidad perdida y el asunto de los muelles y los quejidos son un teatro para ponerlo celoso y que vuelva a la carga? Cosas más raras se han visto.

    Kotinussa

    ResponderEliminar
  42. bueno, a lo mejor con la vecina cañón no, pero y con una de esa de esas 7 ancianas?

    (:

    ResponderEliminar
  43. Querido Jauroles, estoy de acuerdo con usted, las mujeres no me saben apreciar. ¡Gracias a Dios!

    Querida Bronzie. Excelente USTED (y sus textos).

    Querida Lisset. Todo en mi vida es una proposición indecente. Por desgracia la gente (traducción: las mujeres) sigue siendo demasiado decente.

    Querida Murci. Es lo mas bonito que me han dicho en los últimos 20 años. Agradecido.

    Querida elcuadernodeapuntes. Volveré a la carga con la vecina pero creo que el desastre será aun mayor.

    Querida La Chica Pirata. Las ancianas también me rechazan.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  44. perdón, llegué por accidente, estaba hablando con mi amiga cuando un inoportuno mosquito se ha detenido en la pantalla de mi teléfono móvil, echaré un vistazo a tu blog, [el mosquito ha muerto, lo he chafao]

    ResponderEliminar
  45. JAJAJAJAJAJAJAJA...
    JAJAJAJAJAJAJAJA...
    JAJAJAJAJAJAJAJA...
    Aaaayyyyssss que risa, ¡por Dior!
    Me has hecho saltar las lágrimas de tanto reirme.
    Espera, voy a volverlo a leer, así paso un rato divertido.
    Por favor, que bueno...
    Un besito, Sr. G. (¿me permite usted que lo llame Sr. G.? (Es que lo de "gilipollas" queda demasiado agresivo.)

    ResponderEliminar
  46. Estimado Gili:

    Creo que la razón de su fracaso es que fue usted demasiado obvio en el contenido de su carta, así como reiterativo al explicar varias veces la posición exacta de la baldosa suelta... ¡Seguro que alguna de las ancianitas se durmió (o se suicido) mientras usted hablaba!
    Aunque si le soy sincero no se que son las reuniones de vecinos, básicamente porque vivo en las mansiones que poseo a lo largo y ancho del mundo. Si algún día tiene un ligue hágamelo saber y le enviaré un helicóptero para llevarle a usted y a su pareja a mi palacete de Venecia, así seguro que me gano el cielo.

    Atentamente suyo:
    Sr. Nocivo.

    ResponderEliminar
  47. Querido J.G. A todos se nos estropea un dia u otro el GPS. Lo que verdaderamente siento es que su avería le haya traido hasta aquí. Lo siento por usted, claro.

    Querida aspirante a miss divina, usted puede hacer lo que quiera conmigo. Incluso vestida.

    Querido Sr Nocivo. Agradezco su ofrecimiento pero si está condicionado a que algún dia yo ligue, mejor nos vamos olvidando.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  48. Tiene usted la posición exacta para inventarse que tiene una gotera y entrar a examinar el piso de arriba.

    ResponderEliminar
  49. La clave está en que hubieras ido tú a arreglar la baldosa y que ella te encontrara haciéndolo.

    Mo que mandaras al tropel de vecinos...

    Cuánto tienes que aprender Gili...

    ResponderEliminar
  50. xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD no tengo palabras....me encantan tus ocurrencias. Eres jodidamente anormal y me encantas (L) casate conmigo ..

    ResponderEliminar
  51. Querido (en sentido figurado) don Gili(en sentido literal):
    Me alegras los días de este tórrido verano (afortunadamente, no me amargas las noches)por lo que te ruego que continúes paseando tu bolsa por la webesfera.
    Ciao, piccolino (y no estoy pensando en nada físico en especial, es por hacerme la simpática)

    ResponderEliminar
  52. Cada vez entiendo menos a la gente. Lo normal es que te la estuvieras zumbando; pero sin parar, vamos.
    Yo creo que ese día tenía otitis o algo peor; quizá un esguince en el tímpano, seguro que era eso. De todas formas tengo un amigo que te puede poner mirando al cabo de Palos, o tu a el, a elegir; como también es gil, pues le da lo mismo; amigas no, que de eso ando escaso.
    Pero bueno, no te preocupes, haz lo que ponía, siempre, en los antiguos palos de los polos de hielo: “sigue buscando”.

    ResponderEliminar
  53. Querida Bruja Truca. Intentaré con el truco de la gotera pero creo que funcionará igual de mal. El problema no son los trucos, es el mago.

    Querida Cristina. ¿Arreglar yo la baldosa? Si a duras penas se como funciona el grifo del agua caliente y el del agua fría (y siempre acabo quemándome). ¿Acaso me ha visto cara de ingeniero de caminos y puentes? Ah, que no me ha visto la cara...

    Querida Maya Rincón, con usted me caso ya mismo. Pero ya mismo es ya. Por la noche de bodas, mayormente.

    Querida María. Me alegra alegrarle algo tórrido. Y no se haga la distraída, que lo de piccolino va por mi micropene... que lo se yo.

    Querido jeromo. Eso me repito yo cada día, que si no hay fornicio es por culpa de ellas. Por desgracia llevo 43 años con lo de "sigue buscando".

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  54. Le voy a dar una solución salomónica.

    Cuando los vecinos de arriba estén ocupados con el muelle, sube a su casa y rompe definitivamente la baldosa.

    Seguramente uno de los dos se romperá el tobillo cuando salga de la casa, denunciará a la Comunidad que los tendrá que indemnizar y encima usted les dirá en la siguiente reunión... "¿Lo ven? Si ya lo decía yo"

    ResponderEliminar