"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

27 may. 2011

La mujer del metro


Cuenta la historia que hubo un tiempo en que los gordinflones eran dueños del planeta, rechonchos y mofletudos reyes, caballeros, cazadores, curas e incluso maridos infieles tan rollizos como Torrente después de una cena de navidad. Hoy en día ninguno habría disfrutado la mas mínima oportunidad de ser dueño de nada, ni tan solo de las mujeres de otros. Hoy la perfección es símbolo de poder. Me negarán ustedes argumentando ahora que los dueños de los bancos o de las empresas son todos gordos. Acepto eso, gordos personajes de más de 70 años con toda una vida a estricta dieta de cochinillo y whisky de importación. Pero lo que deben saber es que quienes les siguen en la cola son delgados, visten trajes de Versacce y se depilan el pecho. Incluso si son mujeres. Hubo un tiempo en que cualquier desdichado como yo tenía alguna posibilidad de conseguir fornicio. Entonces las mujeres tampoco eran delgadas pero eran mujeres y se abrían -literalmente- ante tipos como yo, una pierna apuntando a Ceuta y la otra apuntando a Hyttefossen (un delicioso pueblo noruego). Pero he tenido la mala suerte de vivir en una época donde pesar 187 kilos es sinónimo de ruina. Ni tan solo cuando una mujer tropieza  y cae al suelo abre ahora sus piernas frente a un tipo como yo.

No obstante esta misma mañana algo ha cambiado y ha sucedido en el metro, ese transporte que mañana tras mañana se convierte en una hormigonera donde se mezclan olores, gente adormilada y miles de teléfonos móviles. ¿Se han dado cuenta que en un vagón de metro hay casi más móviles que pasajeros? Y sucede que en verano (o como ahora, primavera) el escenario se convierte en un perfecto catálogo de piernas, escotes y ombligos. Doy gracias a Dios (y al calor). Siempre que llegan estas fechas mi presión sanguínea alcanza la cota 8000 y mis ojos comienzan a salirse de las órbitas cual besugo recién pescado (o cual concejal socialista viendo los resultados de las últimas elecciones). Lo reconozco, me paso todo el día en el metro y al caer la noche, en la privacidad de mi lecho, recupero todos y cada uno de los centímetros de piel que he tenido la suerte de ver. Vivimos mas tiempo en el recuerdo o en el deseo que en la realidad. Pero así somos todos: unos pobres ignorantes. Y gordos también.

Lo que les voy a contar a continuación es tan real como el peluquín de Nicolas Cage y ha sucedido esta misma mañana, cuando una espectacular mujer ha tomado asiento junto al gordo que suscribe, lo más curioso es que habían otros asientos vacíos pero ella escogió posar sus perfectas posaderas junto a mí. Con la incomodidad que representa mi tamaño. ¿Entienden? Era morena, de pechos y ojos grandes, con una mirada capaz de enviar al infierno de golpe a un obispo y un cuerpo capaz de obligar al mismísimo diablo a hacer la primera comunión. Y había escogido sentarse junto a mí. ¿Lo entienden ahora? Yo tampoco.

-¿Qué tal? -pregunté metiendo barriga.

Los hombres siempre metemos barriga al hablar con una mujer. No nos juzguen, es herencia genética, de la misma manera que las mujeres ladean la cabeza o los perros menean la cola. Algunos hombres también menean la cola cuando ven a otras mujeres o a Javier Vázquez.

-No quiero hablar -respondió ella rápidamente.
-¿Entonces porque se ha sentado a mi lado?
-No me gusta viajar sola.
-Pues coja un taxi.
-No me gusta el olor de los taxis.
-Aquí no huele mejor.
-No me refiero a eso. Odio el olor a limpio de los taxis.
-Me llamo Fernando.
-No quiero hablar.
-¿Le gusto?
´-¿A qué se refiere?
-Físicamente.
-No.
-¿Y si adelgazase?
-¿Cual es su trabajo?
-Soy banquero.
-Es usted gordo como un banquero pero no viste como un banquero.
-En otros tiempos habría sido rey. Y usted mi reina.
-¿Me está tomando el pelo?
-Por supuesto que no. ¿El problema es que soy gordo?
-No es usted mi tipo.
-Soy inteligente.
-Alguien que es inteligente no necesita decir que es inteligente.
-Eso ha sido inteligente. ¿Quiere que forniquemos? Prometo ponerme debajo.

La mujer se levantó y aprovechó que las puertas estaban abiertas para apearse en la estación. Estoy convencido que no era su parada. ¿Qué diablos acababa de suceder? En otros tiempos aquella mujer se habría rendido a mis pies. Habría sido mi reina. Ahora solo soy un gordo que apenas cabe en un asiento del metro. Un gordo que quiere a una mujer morena con tetas y ojos grandes como aquella. Una mujer que me quiera por lo que soy y no por lo que ella quiere que sea.

Porque a estas alturas de la vida cada vez resulta más difícil conseguir adelgazar. 



63 comentarios:

  1. Intento fallido Completo Gilipollas, vuelve a incidir es un error frecuente, es demasiado sincero... mienta, y le irá mejor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado sr. Gili:

    Reconozco que su viaje en metro me ha llamado la atención, o más bien la conversacion mantenida con dicha mujer.

    Particularmente, y viendo el resultado de dicha conversacion, le hago una recomendación, la proxima vez, limitese a admirar en vez de preguntar, así la menos tendrá ocasión de rozar "sin querer" alguna parte de la figura femenina que se siente a su lado.

    Pero como siempre me ha sacado usted una sonrisa.

    Besitosss, Sam.

    ResponderEliminar
  3. La reinas existen, pero no son mujeres reales. Usted ya sabe lo que queremos decir...

    ResponderEliminar
  4. Estimado Sr. G:
    Felicitaciones, me ha hecho usted llorar. Y no lo dude, algúnd día los gordon con corazón volverán a dominar al mundo. Al que no le guste, que se apee en la estación más próxima.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. ojú.. a mi me ha hundio la moral....
    al contrario pasa lo mismo, se lo aseguro

    besos de gorda.. (nadie los quiere..)

    ResponderEliminar
  6. Espero no coincidir con usted en el metro! ( Ups! se me olvidaba... yo no viajo en metro! Ufff que alivio...)

    :)

    A sus pies,
    Chatnoir.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Gili,

    Estoy seguro de que su régimen incluye, además de los estrictos ingredientes, algunos otros que a Vd.le apetecen. Me refiero a que siempre pone algo de más de lo necesario en cualquier situación. Por lo que deduzco que en esta ocasión también.
    Deje de rellenar el pavo asado con panceta e higos. El pescado hervido no se acompaña manteca de cacahuete.
    Por otro lado, desde mi análisis psicológico, creo que tiene Vd. a las mujeres por un objeto. En este caso piensa que las mujeres son como los carritos de los supermercados; Empujando un poco se abre para que entre otro. Se olvida de lo más importante, y lo que siempre le digo, es meter la moneda.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. Ayssss, si hubiera parado antes de la última fraseeee... hubiera tenido oportunidades, seguro!!!...
    Ella le decía que no quería hablar y aún así mantuvieron una bonita conversación!!!...
    No aprende, don Fernando, no aprende...

    BeXo.

    ResponderEliminar
  9. !Hola Fernando!
    Esa pobre infeliz del metro iba estresada,seguro

    Q razón tiene,en otra época las mujeres no eran delgadas y rubens es mi ídolo.

    Y creo q se equivoca,no son kilos,son 187 kilates de peso en oro,propios de un cerebro brillante y único.

    Un post magnifico,sublime y fascinante.Enhorabuena

    Te beso,hoy,doblemente Fernando

    ResponderEliminar
  10. Ah! se me olvidaba comentarle q soy babette,me he cambiado el nick,este me gusta mas.
    Au revoir mon ami

    ResponderEliminar
  11. Ayyy Fernando!! cojo el metro cada dia, ahora me voy a pasar los trayectos buscando a un gilipollas con una bolsa de papel en la cabeza jajaja.

    Le doy la razón en una cosa, en el metro hay múltiples olores, lo mismo se te sienta al lado una señora súper perfumada que te ahoga en todos los sentidos, que se te pone delante un personaje que parece que no recuerda lo que significa una ducha y te ahoga igualmente pero con mas mala leche jajaja.

    En todo caso, esa chica no sabe ni lo que quiere, porque si no quiere hablar, para que se sienta a su lado teniendo espacios vacíos mas lejos??

    Creame, usted le gustaba, quizás se asustó en el ultimo momento, debería haberla seguido fuera del metro.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Savoy Truffle. Mintiendo tengo la misma posibilidad que diciendo la verdad. Es mi físico el que no miente.

    Querida Sam. Alguna vez he intentado rozar sin querer alguna parte de anatomias femeninas y siempre he conseguido lo mismo: nada. Bueno, si... ojos morados y ordenes de alejamiento.

    Estimado Xindansvinto. Pensaba que las reinas eran las que estaban por debajo de los reyes en las barajas.

    Querida Dana. Siento haberla hecho llorar, otras cosas me gustarìa hacerla.

    Querida lunera. Siento haberla hundido la moral, yo la tengo hundida desde los 3 años.

    Querida Maria del Mar Agüera. Gracias mil.

    Estimada chatnoir. Dígame en que transporte viaja usted que me apunto.

    Estimado COMO-DORE. Tiene razón, tengo a las mujeres por objeto. Objeto de lujo, claro. El día que consiga meter la moneda usted será el primero en saberlo. Bueno, el tercero.

    Querida Malena. ¿Usted cree que la conversación es bonita? Entonces no le pregunto por el puente de calatrava.

    Querida Lady_Celeste. Gracias pero le aseguro que los 187 son kilos de pura grasa, olvide lo de los kilates. Lo mas parecido a oro que tengo es un reloj de imitación que siempre luzco en el tobillo derecho.

    Querida PeLiRoJa. Intenté seguirla fuera del metro pero las puertas cerradas me lo impidieron. Mis reflejos y agilidad no son las de un atleta precisamente. Pero guardo su consejo por si coincido con una mujer que camine mas lenta aun que yo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  13. "Vivimos mas tiempo en el recuerdo o en el deseo que en la realidad." que cierto mi señor.

    Un Cálido saludo

    ResponderEliminar
  14. para que luego digan que la belleza está en el interior... en cualquier caso, !no desista!

    ResponderEliminar
  15. Querida Mirage. Es solo una frase que posiblemente haya copiado de algún sitio. No me haga mucho caso... :)))

    Querida hilia. La belleza está en el interior, o al menos eso creía Jack el destripador.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  16. Querido Fernando, muy inspirado su post de hoy.
    Es usted grande (y no lo digo por los kilos).

    Saludos,
    Gamma

    ResponderEliminar
  17. Teniendo en cuenta sus antecedentes, sí. Creo que es una bonita conversación. Bueno. Quizás creo que es una conversación...

    BeXo.

    ResponderEliminar
  18. Estimado Sr. Gilipollas,
    ¿Acaso cree que le voy a decir mi medio de transporte, para "gozar" de su compañía? Absoluta y rotundamente, No! ;P

    A sus pies,
    Chatnoir.

    ResponderEliminar
  19. Querida Gamma Glo. Tiene razón, soy muy grande, pero solo en tamaño.

    Querida Malena. Todo lo oral que tengo en mi vida son conversaciones, por desgracia.

    Querida Chatnoir. Usted no gozaría de mi compañía pero yo si de la suya. Tómeselo como un acto de caridad.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja lo que me he podido reír, me ha hecho muchísima gracia la conversación, quizás si no hubiese sido tan directa hubiera tenido más éxito.. Que oye hay a personas que le atraen los gordos (a mí misma hace un par de años)
    Un besillo y más suerte para la próxima(:

    ResponderEliminar
  21. Tiene que dejar las sutilezas... Mañana le dice usted que solo, solo busca fornicio que no está hablando de una larga relación de una semana... solo una pequeña
    merienda juntos

    Si no le funciona llámeme ...
    Beso

    ResponderEliminar
  22. Es necesario que comprenda que la sinceridad es algo sobrevalorado. Además la sinceridad rara vez reporta beneficios, contrariamente a lo que persisten en enseñar a los niños.

    ResponderEliminar
  23. Querida L.mecagoenelamor. ¿A usted le atraen los gordos? Esto puede ser el comienzo de un bonito romance. El suyo y el mio, claro.

    Querida El-la. Le aseguro que no funcionará su consejo. En vez de ponerl en práctica mejor deme su telefono que la llamo.

    Estimado Pepe Deapié. La sinceridad solo reporta beneficios en ese reality que se llama "el juego de tu vida". Y aun así hay gente que miente...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  24. Estimado Sr. Gili, "alguien que me quiera por quien soy y no por quien ella quiera que sea", le aseguro que el peso no tiene en este caso, nada que ver.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. Mi estimado Gilipollas debo confesar que soy adicta a las relaciones coodependientes con personas, digamos, corpulentas, si tiene algunos euros de mas y un par de dias disponibles le invito a visitar mi ciudad. Ya podrá usted imaginarse los motivos recreativos por los cuales lo invito, ya que creo cumplir con los requisitos que usted establece y tal vez usted pueda cumplir con los mios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Querida Pilar. En mi caso el peso tiene mucho que ver, demasiado me temo.

    Querida Luz. Encantado de visitar su ciudad si usted corre con todos los gastos. Soy pobre y catalán, la peor combinación posible para un dispendio de tal calibre.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  27. oh señor Gili, no tiene porque llorar siempre.. haha
    eres todo un misterio, como la vida misma vamos!
    un beso :)

    ResponderEliminar
  28. Querida It's Lauren. Como la vida misma. En efecto...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  29. Si de aquí al día de su cumpleaños no ha logrado fornicio comme il faut me presento en su casa con el telefono y dispuesta a soplarle las velitas! De acuerdo?

    Beso

    ResponderEliminar
  30. El error tal vez sea que es usted demasiado directo. Aunque un poco de conversacion pre coito no creo que se pueda dar en un metro dado lo corto del trayecto. Siga intentando, tal vez alguna caiga!
    Aunque tal vez pone demasidos requisitos: soltera ( o tal vez no haga falta), morena, pechos como ubres... la Ramona pechugona me viene a la mente, no sé por qué... EL caso es que seguro que hay una mujer esperando para usted, no desepere.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Estimado: ... creo que al iniciar la conversacion e insistir en menos de un min. al nombrar la palabra "fornicacion" termina siempre arruiando sus encuentros fortuitos, deberias hablar de otras cosas luego te metes en otros terrenos.

    Saludos rey!

    ResponderEliminar
  33. NO era mi intención repetir el comentario... la red anda mal. Mil perdones caballero!

    ResponderEliminar
  34. O sea que eras tú el Gordo, perdón el hombre que al sentarme a su lado comenzó a darme la lata, digo conversación.
    Decirle que no fue la conversación al principio pero después se volvió Ud. un poco directo y eso a pesar que los hombres crean que gusta, no gusta.

    Lo espero mañana en la misma parada a ver si ha mejorado, quien sabe a lo mejor tiene premio!.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  35. Siento el retraso, pero le recomiendo que la próxima vez utilice el autobús. Es mucho más libidinoso, y el roce está asegurado.

    ResponderEliminar
  36. Querida El.la. De acuerdo. ¿Puede usted venir ya para ir practicando?

    Querida IFS, dice usted que hay una mujer en algún lado esperándome. ¿Sería tan amable de decirme donde?

    Querida Piri C. No conozco ninguna otra estrategia. ¿Alguna idea?

    Querida Yo. Exacto, era yo. ¿Que parada era?

    Estimado Carlos Galeon. El autobús me marea. ¿Será amor?


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  37. Vaaaaya, te has puesto sentimental eh?

    ResponderEliminar
  38. Es usted un genio.
    Y a juzgar por lo infeliz que parece, empiezo a sospechar que tan gilipollas no es. No conozco a ningún gilipollas que se autodenomine gilipollas.

    (Y yo sigo sospechando que es ud. mujer).

    ResponderEliminar
  39. Querida Charlotte. ¿Sentimental? ¿Que es eso? ¿Son los toros que fecundan a la vacas?

    Querida Ayme. Cuando quiera me invita a una cerveza y le demuestro que sus sospechas son erroneas. Mejor a dos. Bebo como un cosaco.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  40. Podríamos discutir sobre la tallarinesca deidad creadora: el Monstruo de Espagueti Volador. La única fe verdadera, por cierto. Las demás son invenciones.

    :)

    ResponderEliminar
  41. Querida Ayme... de acuerdo ¿dónde y cuando? Prometo llevar los deberes al dia (no vaya a ser que me haga un examen sobre la tallarinesca deidad creadora). La pelota está en su tejado. No la del partido de ayer, esa se la llevó Piqué.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  42. "Una mujer que me quiera por lo que soy y no por lo que ella quiere que sea".
    Pide amigo lo mismo que el resto de la humanidad. A los luchadores de sumo, se los rifan. Pruebe en ese ambiente.

    ResponderEliminar
  43. Querida NI la breve. En los años 80 probé en el ambiente de los luchadores de sumo. Lo que conseguí fueron 4 costillas rotas. ¿Algún otro consejo menos letal?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  44. Verdaguer Señor Gili, Verdaguer

    ResponderEliminar
  45. Querida Yo... ¿verdaguer? Maldita sea, tan arriba no llego, si estuviese usted en Poble Sex quizas. Perdon, Poble Sec quería decir. No se en que diablos estaría pensando.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  46. ¿Por qué le miente? ...le dijo que era inteligente, todo lo demás habría pasado por alto (o por gordo, uf, que lío)

    ResponderEliminar
  47. !Hola fernando!

    Buenisimas noches!
    Vengo a saludarle.
    Estaba pensando q quizas es usted muy directo,deberia decirle vamos a hacer el amor,suena mas romantico,pruebe la proxima vez y ya me contara como le fue.
    Te beso fernando

    ResponderEliminar
  48. Magnifico post el del
    06/02/2009,esplendido de verdad

    ResponderEliminar
  49. Estimado Sergio. ¿Pero es que se puede ligar con una mujer sin mentir?

    Querida Lady Celeste. Creo que no es un problema del mensaje sino de quien lo dice: yo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  50. Muy pocas personas nos querrán por lo que somos, la mayoría tienen un proyecto de lo que podrán conseguir de nosotros, de todas maneras, no se preocupe tanto por adelgazar, centrese en estar podrido de pasta y su reina terminará por aparecer, mientras le invito a mi último descubrimiento, patatillas fritas todas cubiertas de grasa.

    Saludines,
    YoMisma

    ResponderEliminar
  51. Don Gili, ya lo sabe, soy fan suyo.
    Venga no se haga de rogar y publique ya su nueva aventura (o desventura mas bien)

    ResponderEliminar
  52. Querida YoMisma. ¿Patatas fritar recubiertas de grasa? Si como eso explotaré y Barcelona quedará cubierta de colesterol para los proximos 20 años.

    Estimado Patiness. Gracias. En breve...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  53. no me deja usted suficientes comentarios para mi TCG...

    ResponderEliminar
  54. Querida Adriana. Podemos resolverlo en privado...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  55. Señor mio, si cree que el problema es su peso, ya tiene usted dos problemas.
    siempre suya Blog A

    ResponderEliminar
  56. Querida Blog A. Ojalá solo tuviese dos problemas...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  57. Acabo de aterrizar en el blog y me lo estoy pasando genial leyéndole y conociéndole.
    Centrándome en este post diré que yo no creo que seas mujer pero tampoco me creo lo de los 187 kgs.
    Aunque así fuese, sí, hay gente (cada vez menos por cierto) a la que no le importa tanto el físico como otras cualidades.
    Por ejemplo, yo observo que eres inteligente y con un excelente sentido del humor. Para mí, dos requisitos indispensables como para que yo me fije en un hombre.
    Y nunca es tarde para plantearse mejorar un poquito nuestro cuerpo, sobre todo por la salud. Yo soy muy mayor, lo hice hace un año y pasé de gorda a gordita.
    Ligo lo mismo que antes -o sea, nada- pero estoy mucho mejor, física y animícamente
    Lástima que yo no coja el metro, cachis!

    ResponderEliminar
  58. Querida belkis. Debería coger el metro... nunca se sabe.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  59. Si usted me habla de usted, yo haré lo mismo. Disculpe que le haya tuteado antes.
    Y, ¿qué línea coge usted? Ains, si es que no me pilla ni de paso!

    ResponderEliminar
  60. Querida belkis. Llevo mas de dos años hablando de mi en este blog. ¿Le parece poco?

    Cojo la linea 69

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  61. La 69!!!mmm, bonito número.
    No, no me parece poco. Me pondré al día en cuanto pueda para molestar menos.
    Siempre suya,
    Belkis

    ResponderEliminar
  62. Querida belkis. El 69 es un número muy sentido... en efecto.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar