"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

29 sept. 2010

Elemental querido gilipollas


El arte en la resolución de los problemas (sean del tipo que sean) radica siempre en la observación mas minuciosa. Si observan un problema dispondrán de mayores (pero sobretodo mejores) argumentos para resolver cualquier inconveniente. La observación es la madre de todas las ciencias, observar a vecinas, compañeras de trabajo, amigas, primas o vendedoras de golosinas. Observar a presas y depredadores. La única manera de conseguir el éxito en el mundo del amor es por la vía del esfuerzo mental y la perdida total de los valores. ¿Por qué digo esto? Hace dos semanas se planteó un curioso dilema en un bar del que acostumbran a echarme habitualmente. Sucedió a media tarde en pleno Agosto, la hora de la siesta veraniega, cuando el astro Sol nos castiga con sus rayos invitándonos a dormir frente a un ventilador o ahogar nuestras penas en un bar con aire acondicionado. Me decidí por lo segundo, es difícil beber cerveza y dormir la siesta al mismo tiempo. Así pues me encajé en la barra de la entrada rezando para que no me reconociesen y comencé a pedir una cerveza tras otra mientras una mujer de mediana edad y el pelo quemado por el tinte tomaba asiento a escasos metros de mi. Gilipollas, eres un seductor con suerte, me dije. La mujer ni tan solo reparó en mi presencia, pero eso no me preocupa, pese a mi inmenso volumen suelo ser transparente a los ojos de cualquier fémina, cuanto mas atractiva mas translúcido soy. Pero también sucedió que minutos después la mujer lanzó un grito al aire y comenzó a gritar que le habían robado un pequeño bolso con toda la documentación y el dinero. Ante mis nublados ojos se abrió un panorama de oportunidades. Mi capacidad de observación repondría a la moza sus pertenencias y al tiempo yo conseguiría fama, reconocimiento... y esperaba recibir alguna recompensa. En forma carnal, por descontado. En el bar solo habíamos cinco personas, el camarero chino que miraba raro, un anciano que bebía un carajillo de anís tras otro, un marroquí vendiendo DVDs piratas, la mujer y yo mismo. No había que ser un genio de la detectivesca. El camarero estaba al otro lado de la barra y no llegaba al bolso, el anciano tenía artritis de clase C en la cápsula del codo derecho con lo que era imposible que pudiese robar nada con rapidez, (además que estaba a 10 metros de la mujer y caminaba con andador.) Así pues solo quedaba el inmigrante acostumbrado a cometer actos delictivos (la venta de DVDs, por ejemplo). Blanco y en botella. Me lancé sobre él y le hice una llave de judo. Aunque no hubiese sido necesario. El pobre extranjero pesaba unos 50 kilos y yo peso 187 así que todo el peso de la ley cayó sobre el dejándole inmovilizado. La mujer me miró y una breve sonrisa se esbozó en su rostro. ¿Era eso amor? En esos momentos me sentía el hombre mas afortunado del planeta, inteligente, valiente e incluso delgado.

Lo que no había calculado es que en ese movimiento se me cayó del bolsillo trasero el pequeño bolso que yo mismo había robado a la mujer. Elemental, era yo el culpable.

Minutos antes, en cuanto había analizado el escenario me di cuenta de que ante mi se presentaba una impagable oportunidad para quedar como un valiente fingiendo el robo, misterio y posterior resolución. Además, siempre me quedaba la opción de rebuscar el teléfono de la mujer o de quedarme con su dinero.

Lo se, no soy la mejor persona del mundo y a juzgar por lo que allí ocurrió... tampoco el más inteligente.

Aquella noche dormí en comisaria y dos meses mas tarde me condenaron a un año de prisión y una multa de 500 euros. La prisión no la cumplí por carecer de antecedentes penales. La multa significo estar tres meses sin mujeres, alcohol ni bocadillos de chopped. Por listo.

28 sept. 2010

¡Pero esto que es!


Si quieren que les diga la verdad, estoy realmente sorprendido con que 25 de ustedes hayan votado este modesto y políticamente incorrecto blog de humor que actualmente está el tercero en el ranking de los premios 20Blogs en la categoría de humor.

Pero este post tampoco es para reclamar mas votos que me hagan llegar al tope y de esta manera ustedes consigan ver mi cara recogiendo el premio. Tampoco.

Si me votan mi ego lo agradecería aunque a decir verdad, preferiría mil veces verme recompensado por el fornicio con cualquiera de ustedes. Mujer, a poder ser. A no ser que hablemos del premio al mejor actor porno del 2010, eso si que sería tan bueno como el fonicio, creo. Bueno seguro porque significaría fornicar y que me pagaran en vez de lo contrario.

Se preguntaran ustedes a que viene esta entrada a 2 días del cierre de los premios. No busco el voto desesperado... lo único que me pregunto es: ¿que diablos de premio es uno en el que un gilipollas con tan solo 25 votos es considerado el tercer mejor blog de humor del país? Hay momentos que 25 es mucho, como cuando te mides cierta parte de la anatomía frente a un espejo, pero con solo 25 votos estar tan arriba... ¿Que va a ser lo siguiente? ¿Si consigo reunir cien códigos de barras de un conocido dentífrico me nombrarán presidente del país? Eso me pasa por meterme en camisas de once varas.

Y luego dicen que los hombres somos unos bocazas...







Postdata de última hora
: atendiendo a que algún que otro voto está cayendo por culpa de este post y que existe una remota opción de que pudiese ganar algo (tan remota como que un
día Judit Mascó me pida matrimonio, pero ahí está la posibilidad) quiero aclarar que aunque en este blog hablo de manera no del todo elegante de las mujeres, he de decir que las mujeres, esposas, hermanas, madres y primas del jurado de los premios 20BLOGS son todas unas magnificas personas alejadas de todo defecto y que nunca fueron, son ni serán mencionadas aquí. Si una caja de whisky de malta también ayuda demne una dirección donde enviarla, claro.

24 sept. 2010

CUBA (Crónicas de viaje)


A partir de hoy voy a hacer una crónica de mis viajes por el mundo con la única intención que aprendan ustedes un poco de otras culturas que últimamente les veo muy poco leídos. Viajar es aprender. También vomitar o quedar atrapados días en aeropuertos donde las máquinas expendedoras de bollos caducados están estropeadas. De todo se aprende.

Comenzaré las crónicas de mis viajes por el mundo con mi viaje a Cuba.

Siempre quise conocer mundo. Desde que en el ventanuco de mi habitación veía los aviones pasar imaginaba que cuando fuese mayor cogería uno de esos aviones que me llevaría a lejanos países donde pasaría estupendas aventuras. La realidad fue un poco diferente a como la había imaginado y la verdad es que no salí de la provincia de Barcelona hasta pasados los 40 años. Y eso solo porque me equivoqué de autobús.

Dispuesto pues a conocer mundo decidí que mi primer destino sería Cuba. ¿Por que? Maldita sea, no sean gilipollas ustedes. Todos los feos que conozco han vuelto de Cuba con estupendas mujeres colgadas del brazo. Y yo soy terriblemente feo.

Me acerqué a una agencia de viajes de esas que tienen viejos posters de aviones colgados de las paredes y también pequeñas maquetas de aviones encima de sus mesas. Todas las mesas estaban vacías pero al final pude vislumbrar un hombrecillo tras un montón de papeles, con expresión aburrida. Me dirigí hacia el con mi mejor ánimo (que no es el mejor de los ánimos).

-Quiero ir a Cuba -le dije mientras tomaba asiento.

El hombrecillo no se mostró demasiado emocionado. Se limitó a sacar varios folletos y hacer un circulo a los precios con un rotulador. ¿Eso es lo que costaba viajar a Cuba?

-¿Eso es lo que cuesta ir a Cuba? Maldita sea... es casi lo que gano en un año.
-Tasas de aeropuerto y gastos de gestión no incluidos.
-Puede que mas de lo que gano en dos años.
-Tasas de aeropuerto y gastos de gestión no incluidos. -repitió el empleado-. Ah... y necesitará un visado.
-¿Se necesita un visado para subir a un avión? Bueno, no importa, tengo un sombrero de pescador con sus anzuelos y todo. Yo no soy pescador, me lo encontré en la calle. No me lo pongo mucho por eso, la ultima vez me arranqué el lóbulo de la oreja derecha con uno de los anzuelos.
-He dicho “visado”. No “tocado”.

Entonces aquel tipo me explicó todo cuanto necesitaba para visitar Cuba. Estaba claro que resultaría mas barato y mas fácil conocer a una cubana en el club “La Teta Enroscada” pero finalmente decidí ir a sacarme el visado ese. No se puede tener 40 años y no haber salido nunca de las cuatro manzanas de pisos que conforman tu barrio. Aquella misma tarde me dirigí al Consulado de Cuba. Estaba cerrado. Un cartel colgado en la puerta decía “Abrimos de 10 a 11 de la mañana”. Eso si que era un horario y lo demás son tonterías. A la mañana siguiente me personé en el Consulado de Cuba vestido con bermudas y una camisa hawaiana. Para dar ambiente. Y porque las camisas de flores adelgazan. Eso creo. Me recibió una espectacular mujer de ojos grandes, sonrisa amplia y unas tetas que podían haber amantado a dos familias y aun sobraba leche para el vecino del tercero.

-Hola -dije sin poder apartar mis ojos de aquellos dos inmensos monumentos al ultimo bastión del comunismo.
-¿Que desea?
-Vi... sa... do... -balbucee cual infante que aprende a hablar ante la exuberante matrona.
-¿Ha traído la documentación?
-Vi... sa... do... -repetí.
-Estoy aquí arriba -dijo ella dándome un golpecito en la cabeza con un montón de papeles.
-¿Le han dicho alguna vez que tiene unas magnificas... vistas? -dije en ultimo momento señalando a la ventana por la que solo se veía un gris edificio.
-Claro -respondió ella- ¿Necesita un visado?

Lo que realmente necesitaba era hundir mi cabeza entre aquellos dos pechos mulatos. ¿Para que ir a Cuba si Cuba había venido a Barcelona?

-¿Puedo meter mi cara entre sus pechos? -pregunté amablemente.

Cinco minutos mas tarde dos cubanos de metro ochenta y anchas espaldas me arrojaba a la calle. Eran los hermanos de la mujer de la que acababa de enamorarme. Para mi desgracia los tres eran también hijos del cónsul cubano que a su vez era uno de los ciento doce primos de Fidel Castro. Solo puedo decir que me denegaron el visado y que estoy en una lista de “enemigos del pueblo cubano”.

La intención es lo que cuenta. ¿No? Esa noche acabé borracho (como cualquier otra noche) en un bar cubano, cocido a mojitos. Eso es lo mas cerca que estuve nunca de Cuba.




23 sept. 2010

Feliz cumpleaños... gilipollas


Hoy 23 de Septiembre es mi cumpleaños. No me pregunten la edad. Un caballero como yo nunca lo revelaría, además las princesas no cumplimos años, permanecemos en la historia jóvenes cual tetera inglesa. con dibujos de patos bailando

Tampoco escribo este post para que me feliciten en masa. Mi ego está tan maltrecho que un puñado de felicitaciones no conseguirían levantar mi ánimo.

Puede que un puñado de mujeres desnudas si.

Me he dado cuenta que con la excusa de la celebración de la onomástica puedo conseguir algo que llevo años buscando. No me refiero a las pilas del mano a distancia del televisor, esas las perdí hace mucho. Llevo cinco años cambiando el canal del televisor con el palo de la escoba. Llevo demasiados años cometiendo demasiadas estupideces. Quizás por eso sea el gilipollas mas completo que conocen.

No quisiera darles pena pero las felicitaciones de cumpleaños que recibí hoy hace un año fueron estas tres...

-Chicas rusas te esperan en tu ciudad. Envía un sms con el texto "rusas calientes" al 5555.

-Agencia "El cobrador de morosos" le felicita por su cumpleaños y le recuerda que si no paga las facturas que tiene pendientes, este será el último año que conseguirá cumplir años.

-Tu familia no te desea feliz cumpleaños. No pases por casa de ninguno de nosotros a celebrar nada. No tienes regalos y no vamos a abrirte la puerta. El abuelo al que quemaste la cabeza el año pasado con las velas te dedica una sonora pedorreta.

Atendiendo a que es mi cumpleaños, a que no tengo amigos y la familia me da la espalda y además me empeño inútilmente en ser feliz... aceptaré de ustedes propuestas deshonestas siempre que:
  • Que provengan de personas mayores de edad que no duerman con un cuchillo debajo de la almohada mientras -con los ojos fuera de las órbitas- acaricien un osito de peluche repitiendo "mi adorado gilipollas... amor mío".
  • Que sean mujeres. No se aceptan señores de Soria, aficionados alemanes al fútbol (con pelo largo) ni tampoco hombres metrosexuales. Solo mujeres de esas que rechazan con una mueca de desaprobación a los tipos obesos y sudorosos como soy yo.
  • Que no me obliguen a desplazarme mas allá de donde mi burro José puede llevarme. La autonomía de José son 100 metros recién desayunado de alfalfa fresca y en un día sin demasiado Sol. Vivo en Barcelona, exacto, la ciudad de las olimpiadas, de la sagrada familia y de la gente que mea en la calle.
  • Que exista fornicio o en su defecto hayan frotamientos lascivos con intenciones evidentemente obscenas. Llevo tanto tiempo sin sexo que hablar con una mujer y que no me escupa podría considerarlo como sexo (sexo seguro, claro).
Pues eso: feliz cumpleaños, gilipollas. Si no lo digo yo no lo dice nadie. Como todos los años.

Espero sus propuestas... solo tienen que decirme lugar y hora (y acudir a la cita enseñando canalillo, claro).



20 sept. 2010

Apariencias y canalillos


Pasados los 40 los hombres nos dejamos perilla (o nos compramos una moto) y las mujeres comienzan a mostrar sin rubor el canalillo (o puede que comiencen una dieta). Es pura cuestión de supervivencia, pretendiendo escapar al inexorable paso del tiempo, pero aunque el hombre lleve perilla la barriga cervecera nunca desaparecerá y además se levantará a orinar cada tres horas y aunque la mujer enseñe canalillo, cuando se quite la ropa interior la gravedad hará estragos en lo que antaño tampoco había sido una anatomía perfecta. Cuando somos jóvenes queremos parecer mayores y cuando somos mayores queremos aparentar juventud. Yo siempre he querido parecerme a Burt Lancaster, por esa sonrisa de anuncio de dentífrico que mostraba a todas horas. ¿A que viene todo esto? A que amo el invierno. No sudo y puedo ocultarme bajo decenas y decenas de capas de ropa que ocultan mi anatomía. Puede que parezca mas un cantante de opera que un joven galán pero al menos no aparento ser un sudoroso gilipollas sobrepeso. Apariencias. Algunos de ustedes están tan lejos de los 40 y tienen la piel tan tersa que pueden pensar que lo que digo es mentira. Cuando yo era joven era razonablemente atractivo y creía que iba a seguir siendo siempre joven. También creía que los reyes magos existían realmente y que eran unos auténticos cabrones porque solo me dejaban carbón. Aun sigo creyéndolo. Las apariencias hacen de nuestras vidas algo soportable. Lo malo es que no engañan a nadie, ni tan siquiera a nosotros mismos. ¿Que es eso de hinchar pecho o fingir indiferencia? A todas horas actuamos fingiendo lo que no somos para aparentar aquello que creemos ser -o fuimos-. De acuerdo, es una frase que hay que leerla nueve veces para entenderla. Incluso yo que la ha escrito no acierto a entenderla. Pero si algo me ha enseñado la vida es que todos aparentamos a todas horas. Yo, por ejemplo, aparento ser inteligente. Otras veces aparento tener una vida sexual normal. Incluso una vez aparenté estar embarazado para saltarme semáforos en rojo y sentirme Fernando Alonso por un dia.

¿Acaso ustedes no aparentan? ¿Acaso ustedes no quieren recuperar aquello que el tiempo les ha arrebatado?

Pasados los 40 me compré una moto pero sigo siendo el mismo gilipollas de siempre.

17 sept. 2010

Gilipollas legendarios, frases legendarias

Silvio Berlusconi: Presidente de la República Italiana y político gilipollas por excelencia. Lo tiene todo, es machista, putero, fascista y además es obscenamente rico. El ideal de todo hombre que se vista por los pies. Si se observa cualquier foto suya es difícil diferenciarlo de un payaso de circo (con perdón para los payasos). Suyas son las magníficas frases "Mussolini no mató a nadie, mandaba a los opositores de vacaciones al exilio", "Yo estoy más pálido porque hace mucho que no tomo el sol. Él es más alto, guapo y está bronceado (refiriéndose a Barack Obama)" o "No puedo garantizar que ninguna mujer sufra una violación en Italia porque para ello tendría que poner a un soldado al lado de cada chica hermosa".

José María Aznar: uno de los mas grandes gilipollas que ha dado nuestro país. Presidente del Gobierno Español desde 1996 a 2004. Capaz de decir o cometer las mas grandes gilipolleces de la historia manteniendo la compostura en todo momento. Suyas son las frases famosas: "El presidente de Francia tiene unas ideas políticas y yo tengo otras ideas políticas. El presidente de Francia, como es normal, es francés, y yo soy español" o Me encanta inspirarme en el silencio, como Leonardo da Vinci. Leonardo amaba el silencio, y los resultados de su silencio fueron maravillosos.” A nosotros también nos encantaría que Aznar amase mas a menudo el silencio.


Terelu Campos: De profesión hija de una famosa periodista (Maria Teresa Campos) y especialista de lo que se denomina "periodismo marujo". Es incapaz de hablar sin mostrar los dientes como un caballo a punto de ser vendido. Suyas son algunas de las frases mas surrealistas de la historia del gilipollismo. "La aspirina fluorescente es más rápida y eficaz", "no te imaginas lo que duele un cólico frenético" o "estoy tomando clausulas para la tos". No es doctora, gracias a Dios.



George W. Bush: 43 Presidente de los EEUU de 2001 a 2009. Hijo de otro legendario gilipollas: su padre George H. W. Bush. Suyas son las famosas frases "Me gustaría aprender latín, para poder hablar con los latinoamericanos" o "Sé que los seres humanos y los peces podrán coexistir en paz". Como puede comprobarse para este gilipollas eran mas importantes los peces que los musulmanes. Suyas son también las esclarecedoras frases "La gran mayoría de nuestras importaciones vienen de fuera del país", "Un número bajo de votantes es una indicación de que menos personas están yendo a votar" o "Si no tenemos éxito, corremos el riesgo de fracasar".

Belen Esteban: La princesa del pueblo y famosa copresentadora del programa mas casposo de la televisión española. Es famosa por haberse zumbado un torero al que tiraban bragas en las plazas (Jesulín de Ubrique) y porque tuvo una hija con él. Suyas son las famosas frases "El Lazarillo de Tormes fue escrito por nadie" (en vez de "anonimo"), "Si la tiña existiría cuantos tiñosos habría" o "La Edad Media es hasta que los seres humanos hacen la escritura." Además de por su cultura es conocida tambien por su su tolerancia como cuando dijo "Prefiero tener un hijo maricón, que un presunto ladrón".





¿Qué opino yo de ellos? Bueno, como dice mi primo Anselmo: "mas tontos y nacen persiana"

13 sept. 2010

Sabiduría tres delicias


Siempre me han fascinado las culturas que me son ajenas. Descubrir como consiguen fornicio otros hombres resulta enriquecedor de la misma manera que es alentador descubrir como sobreviven algunos de esos hombres sin ese mismo fornicio (y por añadidura, sin volverse locos). No nos engañemos, que las mujeres eligen en el fornicio es una realidad aquí y en cualquier lado del mundo, creo que hasta fuera de este planeta. Es por ello que descubrir otras técnicas o costumbres desemboca en un conocimiento que amplia nuestra conciencia y estimula la convivencia entre razas. Me es indiferente lo que come un chino o como se viste un mozambiqueño. Me aburre la historia de Grecia o que a los indios del amazonas los asesinen para construir una autopista. Pero no se equivoquen: no soy una persona insensible, cuando me pisan un uñero o cuando hago la declaración de la renta lloro como el que mas. La sensibilidad es algo subjetivo. Para mi siempre será mas importante descubrir las artes amatorias de los suecos que leer una novela de Stieg Larsson. Motivo: en las novelas de los escritores suecos nunca explican como ligar con una sueca. Por eso cuando visito culturas que me son ajenas procuro camuflarme cual camaleón y beber de las fuentes para descubrir los secretos. He de confesar que el país mas exótico que he visitado en mi vida es el restaurante chino que hay a la vuelta de la esquina, pero no me juzguen, el conocimiento no entiende de kilometraje.

El restaurante chino al que aludo se llama "Muralla feliz". No se alarmen ustedes... que no soy su vecino. Hay cien mil restaurantes "Muralla feliz" en el mundo. De hecho para poner el nombre a un restaurante chino solo hay que meter en una bolsa los nombres "muralla", "familia", "pato", "palacio", "fortuna", "feliz" o "dragón" y sacar dos nombres al azar. El restaurante chino que hay junto a mi casa es uno de esos típicos lugares con dragones dorados de plástico y cuadros con luminosas cascadas de agua. El menú es el mismo que en cualquier otro restaurante chino del mundo que no esté en China. ¿Sabían ustedes que los chinos son los únicos que no comen arroz tres delicias? A lo que vamos: en este restaurante hay un camarero llamado "里卡多" (atrévanse a pronunciarlo... venga). Pues bien, siempre que voy a comer a este restaurante el chino de ojos achinados me da un consejo que me ayuda a conocer mas a las mujeres. También me da una toallita húmeda y un calendario impreso en bambú pero estas dos cosas son comunes al resto de los restaurantes chinos. El último consejo que me dio el camarero fue "mujel fea, liachuelo tlanquilo, mujel agladecida" y aunque parezca un consejo simple hay que entenderlo en su dimensión y aplicarlo con inteligencia. Otros consejos del sabio camarero fueron "sangle loja, tolmenta, plohibido metel" o "floles bonitas, nubes blancas, mujel alodillada". Puede que a ustedes les parezcan consejos estúpidos pero eso es solo porque ustedes son incapaces de entender la dimensión de la sabiduría en toda su grandeza. Ustedes solo creen en los papelitos que hay dentro de las galletitas de la suerte solo porque esos papelitos les dicen cuanto quieren oír. Olviden las galletas de la suerte, olviden los libros de autoayuda o los consejos de los gurus y escuchen a los camareros de los restaurantes chinos. La sabiduría está donde menos la esperas (y no precisamente en este blog).

Y me despido con ese gran proverbio chino que ustedes conocerán: "No rompas el silencio si no es para mejorarlo".

Por eso ahora me callo.


9 sept. 2010

El famoso incidente del Mundial de Futbol del 82


Muchos de ustedes (soy consciente que con evidente animo de mofa y escarnio hacia mi humilde persona) me han enviado correos electrónicos preguntándome sobre el famoso incidente sucedido con un aficionado alemán durante el Mundial de Fútbol celebrado en 1982 en España. No se para que abro mi corazón si ustedes se empeñan en dispararme con flechas envenenadas. Vamos a hacer daño ¿es eso? Ahora me arrepiento de haber confesado -en varios posts- que esa fue la última vez que forniqué (sin pagar). Y además de reírse de mi ahora pretenden que haga publico algo que no debería salir del ámbito de la privacidad (y la consiguiente vergüenza).

Pero yo, como buen gilipollas que soy, no puedo negarme a ello.

Corría el verano de 1982 y se celebraban los Mundiales de Fútbol en España cuando... esperen un momento ¿"Mundiales de Fútbol" o "Mundial de Fútbol"? No es lo mismo "me acosté con una mujer" que "me acosté con unas mujeres". Otro dia hablaré sobre la importancia de la lengua en el sexo, la lengua escrita, me refiero. A lo que vamos: lo único importante en aquellos momentos es que la ciudad estaba llena de aficionados de distintos países, gritando todos juntos, bebiendo y haciéndose fotos con aquellas ridículas cámaras automáticas de antaño. Girar la rueda de plástico con el pulgar, apretar el disparador y volver a girar la rueda (añoranza de un tiempo cargado de inconvenientes e inocencia). He de aclarar que yo nunca he sido un fanático del fútbol, es mas, no entiendo nada de tan magno deporte pero me lancé a la calle imaginando que si todos aquellos hombres tenían esposas, novias o amantes... durante los partidos habrían miles de mujeres en la ciudad aburridas y resentidas con sus maridos, novios o amantes.

El éxito del deprepador consiste siempre en escoger el mejor momento para atacar a su presa. De nada.

Pero sucede que, por si ustedes no lo han vivido, el principio de los años 80 estuvo marcado por la moda del pelo largo en los hombres. ¿Que culpa tuve yo que Hans no encontrase una entrada para el partido? ¿Que culpa tengo yo que Hans visto por detrás fuese delgado, esbelto y atractivo? Puedo jurarles que de espaldas parecía una amazona teutona. Eso y que yo estaba completamente borracho, claro. Hans permanecía apoyado en la barra bebiendo su doceava cerveza consecutiva y yo estaba desplegando mis artes de seducción cuando me di cuenta de que la alemana era en realidad un alemán. Bueno, seré sincero. No me di cuenta hasta que, en la intimidad de una oscura pensión del barrio chino, Hans me cogió por los hombros al grito de "Jetzt werden Sie sehen, dass Ziel ich dabei ist, Sie zu stellen" y empujó. O algo parecido. Algo parecido a esa frase, el empujón fue incuestionable y real.

La ultima vez que conocí placer carnal fue con un hombre. Pero antes de que se rían o me juzguen piensen si ustedes no se han equivocado nunca. Quien esté libre de pecado que tire el primer pedrusco.

Al día siguiente Hans me pidió matrimonio. Pero sucedía que en los años 80 además de no existir la fotografía digital tampoco existían los matrimonios homosexuales. ¿Puede el amor derribar nuestras mas férreas convicciones? Por supuesto que si: mis lectoras saben que soy un gilipollas pero yo se que acabaré casado con una de ellas. Nuestras mas férreas convicciones están construidas únicamente para ser derribadas. Soy ferreamente heterosexual pero no me acuesto con mujeres. Soy ferreamente heterosexual pero la última vez que practiqué fornicio (sin pagar, aclaro de nuevo) fue con un hombre.

Un hombre que de espaldas parecía una mujer.

Y recuerden: sonrían a la vida a no ser que hayan olvidado visitar al dentista en los últimos 20 años (o acaben de comer espinacas).



6 sept. 2010

Dios existe


Dios existe. Después de visitar algunos de sus blogs me he dado cuenta de que Dios existe. Debo aclarar antes que nada que soy ateo por aburrimiento. Ninguna religión consigue captar mi atención y esto es debido a que en ninguna religión hay oficiantes femeninas en topless ni orgías ni nada por el estilo. Pero Dios existe. Ahora lo se. Al comenzar el verano hice una lista de cosas que deseaba conseguir y me juré a mi mismo que si alguna de ellas se cumplía, entonces es que Dios debía existir.

Una se cumplió.

Ahora tengo un problema, hay tantos dioses que no se cual ha sido el responsable de mi felicidad. He probado a enviar notas de agradecimiento a todos, incluso a ese gato dorado que mueve el brazo en todos los restaurantes chinos pero ninguno ha contestado. Creo que a los Dioses se les ha acabado el saldo del móvil. Normal, con tantos feligreses a los que dar instrucciones... lo del gato en cambio no lo entiendo, tanto mover el brazo para pillar cobertura y no se molesta en contestar. Siempre he dicho que los gatos son unos auténticos perros.

¿Alguna vez han pedido ustedes un imposible a uno de sus Dioses? Siempre es mejor que pedir un posible. Si le piden un posible a un Dios y sucede nunca sabrán si habrá sido un milagro o un acto cotidiano. Lo que distingue a los Dioses de los humanos es que los Dioses hacen milagros del tipo que Belén Esteban parezca inteligente o a algunos les gusten las películas de Isabel Coixet.

Por eso se que lo que se cumplió de mi lista era un milagro.

Y no. No he fornicado este verano. No es eso.



3 sept. 2010

Campaña a favor de la preservación de los vicios en los bares


No tengo un vívido recuerdo de la primera vez que fumé, creo que fue a los seis meses de nacer, cuando mi padre encasquetó el puro habano que él estaba fumando para que yo dejase de llorar. Mi padre se paso toda la noche intentando encender un chupete, sin éxito claro. A tan tierna infancia comencé a chupar y aspirar con lo que el humo pasó a formar parte de mi vida cotidiana. Con tres años ya era un experto fumador en pipa (llegué a ganar el segundo premio internacional de Fumada Lenta en pipa de madera de abedul) y a los cinco años era capaz de liar cigarrillos con una sola mano. La izquierda. No pregunten con que tenía ocupada la otra mano.

Toda mi vida fumando, de cigarrillos a puros pasando por pieles de plátano e incluso una vez conseguí fumarme la columna de opinión del diario “El Mundo” sin envenenarme (aunque estuve tres días con descomposición intestinal).

A las mujeres no les gusta los hombres que fuman, sobretodo si el aliento les apesta a tabaco, tienen los pocos dientes que les quedan de color negro o los dedos de las manos de color amarillo. Soy consciente de que ninguna de estas características es agradable para una fémina. Pero con un tipo con sobrepeso, calvo, sudoroso y gilipollas, creo que fumar es mas una virtud que un defecto.

Se preguntarán ustedes a que viene esta reflexión sobre el tabaco. Y yo respondo: se rumorea que el año que viene saldrá una ley que prohibirá fumar en todos los bares. ¿A donde diablos se dirige esta enferma sociedad? Prohibir fumar en un bar es como prohibir reír en un campo de girasoles o prohibir operar en un quirófano.

Quienes no tenemos virtudes no podemos permitir que nadie nos prohíba los vicios. Los bares son para beber, dejarse el sueldo en las máquinas tragaperras o espiar los escotes de las camareras cuando cogen las botellas del fondo de la nevera, pero sobretodo para fumar.

Desde esta tribuna del gilipollismo quiero alzar mi voz para comenzar una campaña a favor de la preservación de los vicios en los bares.

¿Que importa la desaparición de las ballenas azules o que reciclemos basura? El agujero en la capa de ozono es una pequeña grieta en la pared del baño al lado de la prohibición de fumar en los bares. Dediquemos nuestros esfuerzos a lo verdaderamente importante, no a esas nimiedades propias de perroflautas o mecenas aburridos.

Seamos serios.

Comencemos una campaña a favor de la preservación de los vicios en los bares. ¿Quien está conmigo?