"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

27 mar. 2015

Hacer el amor, fornicar, empotrar.




Como decía Hamlet en la obra Shakesperiana: “Hacer el amor, fornicar o empotrar, he aquí la cuestión (“Make love , fornication or embed. That is the question.”). El literato bardo ya se hacía tan significante pregunta a comienzos del siglo XVII, mucho antes de que cualquier tecnología nos confundiese en cuanto a los significados del sexo y mucho antes también que Freud se hiciese famoso gracias a las pajillas ajenas (y quizás alguna propia). 

¿Hacer el amor, fornicar o empotrar? Para contestar primero hay que entender la diferencia semántica. Tal análisis lingüista ya lo hacen esos señores y señoras que duermen en sillones con nombres de letras del abecedario, así que como alguien nos hizo el trabajo, acudamos al diccionario de la RAE 

Hacer el amor: Realizar el acto sexual.
Fornicar: Tener ayuntamiento o cópula carnal fuera del matrimonio
Empotrar: Incrustar(se) en algo, especialmente al chocar violentamente con ello.

¿Alguien se ha dado cuenta de lo curioso de la definición de "fornicio"? Según los académicos (de quienes no debemos fiarnos pues utilizan la lengua para divertimentos menores) la fornicación es el sexo fuera del matrimonio. En cambio hacer el amor no sucede exclusivamente en el aburrimiento del matrimonio sino también fuera de él (gracias a Dios). Respecto a la definición del empotre es más que suficiente y podemos verlo cualquier viernes de madrugada en cualquier aparcamiento o lavabo de cualquier discoteca.

Pero eso es lo que dicen los académicos. Ahora voy a ilustrarles a ustedes sobre el auténtico significado más allá de la simpleza semántica.

Hacer el amor: Realizar el acto sexual después de un innecesario cortejo, un innecesario gasto de tiempo y dinero, varias innecesarias conversaciones e innecesarias frases del estilo “me gustas” o “te quiero”.
Fornicar: Realizar el acto sexual de la manera más libre y natural sin dispendios previos de ningún tipo (a no ser que la meretriz nos haga pagar por adelantado)
Empotrar: Llegar, meter, mover repetitivamente e irse (también definición de sexo animal). Sin gastos superfluos ni pérdidas de tiempo.

Es decir, empotrar es la visión ecológica de fornicar o hacer el amor. No existen gastos innecesarios, no contaminamos la atmósfera y tampoco tenemos que decir “te quiero”.  El ideal del sudor compartido, vamos.

El mundo (el planeta, no el periódico) debería moverse por parámetros cercanos al empotre ya que, como en otros actos básicos del ser humano como beber, orinar o comer, el sexo es algo vital que no debería requerir de parafernalias excesivas. De acuerdo, el hecho vital de comer quizás lo hayamos complicado, seguramente alguien que lea esto tenga reservada mesa en “El Bulli” lo que demostraría que son completamente idiotas porque hace tiempo "El Bulli" cerró sus puertas con doble vuelta de llave.

En un estudio efectuado por mi mismo a pie de calle con una población de dos personas y media (en mi barrio hay muchos tullidos) los resultados estadísticos que se arrojan son sorprendentes. Por cierto ¿por que arrojamos los resultados con lo fácil que es dejarlos tranquilamente encima de una mesa? A lo que vamos: los resultados demuestran que mientras en la población femenina un gran número de mujeres prefiere hacer el amor (80%), menos mujeres prefieren el fornicio (15%) y muy pocas el empotre (5%). Nota del autor: si alguien conoce a ese 5% de mujeres que me diga quienes son. Respecto a la población masculina los que prefieren el empotre son mayoría (95%), los que se decantan por el fornicio son menos (5%) y los hombres que prefieren hacer el amor los he excluido de la encuesta porque para mí ni son hombres ni son nada.

Y hasta aquí llega este texto que espero les haya arrojado (ya estamos otra vez arrojando cosas) un poco de luz sobre estos conceptos que tantas veces confundimos. Aprovecho para recordar de nuevo lo mismo: a las mujeres que les guste el empotre aquí me tienen dispuesto a continuar esta encuesta en la cama más cercana. O en el parking. O en el descampado. O entre dos containers de reciclaje de vidrio. O en el ascensor. O en la sala de reuniones.





20 comentarios:

  1. Gracias por iluminarnos con su sapiencia, querido Gilipollas. Si encuentro alguna "cincoporcientera" por ahí, no dude que se lo haré saber.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el amor de Dios... si si si si. Aunque sea una "unoporcientera"

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Lo lamento, yo no creo en el sexo casual.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y creo que el sexo casual pero nunca lo encuentro. También lo lamento.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Bueno. Negociemos y vamos a medias. Sin necesidad de superfluosidades vamos directo al empotre peeeero, con te quiero. Sin te quiero no sirve porque entonces no hay garantía de empotres futuros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tengo que decir "te quiero" entonces mejor me dedico al onanismo salvaje, querida.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. ¡tia buena!

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Creo que el término "empotrar" es una leyenda urbana. Si contara el tiempo y las monedas que he "usufructado" para conseguir hacer el amor hubiera estudiado tres carreras y tendría más dinero que Bill Gates. Espero que usted tenga más suerte, se la deseo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido mio... ¿Ha visto usted la cara de universitario malfollado que tiene Bill Gates? Pues eso. El dinero no da la felicidad... pero ayuda la ostia.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. A pesar de tu inexistente romanticismo,que a nosotras nos encanta,no dejas de tener razón.Ah y a nosotras,también nos encanta,el salvaje empotramiento.Vaya lío que te estoy armando¿verdad?¿De qué depende?te preguntarás,pues creo yo que depende mucho o totalmente de nuestra naturaleza femenina,si,las hormonas y todo eso.Así,que la clave,para tener exito dependerá del momento en que nos pilléis...
    Le adoro por hacerme los días más felices!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sonia, si a usted le encanta el salvaje empotramiento, aquí me tiene para ejercitarnos juntos.

      Gracias por adorarme por hacerla los días mas felices, es el mismo motivo por el que yo adoro a la peluquera china de mi barrio (aunque mas que "días" serían "finales").

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. Tengo una pregunta. Puedes estar en dos o más porcentajes? So gili, cómo está el patio. Qué penica!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida mía, si está usted en dos o mas porcentajes entonces está usted en la categoría de "que bonita soy y que suerte tengo", sinceramente.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  7. Por no hablar de que, a la larga, irse de putas es más barato que tener una relación.

    Pero, volviendo al tema, por el motivo que sea, a las mujeres nos va el tema del romanticismo, supongo que nace de una mezcla del heredado pensamiento judeo cristiano y de los estragos de la Disney. Que estamos tontas, vaya, pero qué le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida mía, yo nunca voy de putas, me parece una ordinariez. No obstante si que tengo amigas que viven en casas llenas de luces al borde de una carretera comarcal y tarifican el amor por horas.

      Ustedes no están tontas, son el sexo fuerte. Gracias a Dios (para los hombres) ustedes no se han dado cuenta aun.

      Sigue mi ofrecimiento de empotre desinteresado.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  8. Hay dos clases de mujeres, las que pagas y las que te lo hacen pagar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero las primeras, sinceramente.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  9. Hola Gilipollas, tuve que reeleer su texto para compreenderlo. Creo que estoy en los 80% de mujeres, pq me gusta hacer el amor con mucho amor, aunque sea un amor de mentirilla. Y mientras lo hago hay que decirme "te amo, cabrona", aunque sea mentira, que me excita mucho. Gracias y buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale querida cabrona, tomo nota. La amo.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar