"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

9 mar. 2014

ALEMANIA (Crónicas de Viaje)



En mis innumerables viajes por el mundo (reflejados en la sección "Crónicas de Viaje") he descubierto que lo que debemos hacer es aprender siempre de aquellos que son diferentes a nosotros. También he aprendido que nunca hay que comprar comida en la calle y llevar un rollo de papel higiénico en la mochila. En realidad he descubierto muchas otras cosas pero casi todas son lugares donde no has de dormir y mujeres con las que tampoco has de dormir. 

Viajar no solamente te ayuda a entender mejor a los demás sino que te ayuda a entender mejor a quienes te rodean, en tu barrio o en tu comunidad de vecinos. En mi último viaje aprendí mucho más de lo que necesitaba aprender, pero bien es sabido que cuando metemos un par de bragas o calzoncillos en una mochila, no siempre podemos asegurar que el tiro acertará en plena diana. 

Mi último destino fue Alemania. ¿El motivo? Varios motivos en realidad. El primero, el de siempre: conocer mujeres que no hayan oído hablar de mí. La reputación es el peor aliado de los que siempre hacemos las cosas mal. El segundo motivo era la cerveza, viajar a un lugar donde las jarras de cerveza son el doble de grandes del lugar de donde provienes augura noches de satisfacción y mañanas de resaca. ¿Pero que es sino las vacaciones para divertirse? El tercer motivo era mucho menos trivial: entregarle una carta a la señora Merkel, una carta de amor para captar su atención. ¿Acaso no dicen que es la mujer más poderosa del mundo? De acuerdo, no es mi tipo, de hecho creo que no es el tipo de nadie, pero imaginen compartir el lecho de la mujer más poderosa del mundo… Mujeres, cerveza y la mujer más poderosa del mundo. ¿Se puede pedir un plan mejor?

Lo primero que hice fue documentarme sobre la nación alemana. Lo segundo fue alquilar varias películas de la segunda guerra mundial y verlas mientras bebía cerveza alemana comprada en el Mercadona. Después busqué vídeos porno alemanes en internet y descubrí, para mi asombro, que la nación alemana era grande en todo, desde reconstruir un país después de una guerra a mearse los unos en la boca de las otras, meter el puño en orificios que no deben y depilarse una vez cada diez años. Por fin acababa de descubrir lo que es significaba “porno duro”.

Para entrenarme en vista s a mi viaje, decidí ir a una librería que hay cerca de mi casa y que regentan unos amables muchachos que visten de cuero, llevan la cabeza rapada y lucen insignias que yo había visto antes en las películas de guerra. Para redondear mi integración con el pueblo alemán me pinté un bigotito igual que el que lucía Chaplin en “El gran dictador”.

 -¡Heil Hitler! –dije entrando en la librería y dando un taconazo en el suelo al tiempo que levantaba mi brazo derecho con la palma extendida.

Primer error: Si quieren ustedes documentarse sobre un país nunca lo hagan con los VHS que hay en una caja en el altillo de casa de tus padres.

Segundo error: Si quieren confraternizar con gente de otros países, asegúrense de apuntar bien la dirección en un papel. No es lo mismo “Librería Tercer Reich, especialista en historia alemana” que “Librería Heissenman: centro judío de estudios sobre el holocausto”.

¿Como acabó todo? Corriendo por la Gran Vía y perseguido por media docena de nonagenarios supervivientes del holocausto a los que la edad no les restó potencia en las pantorrillas. Gracias a Dios (y a yo soy 50 años mas joven) conseguí escapar y por fin escribo esto desde frankfurt, o mejor dicho, desde el frankfurt que hay a doscientos metros de mi piso, deglutiendo con ansia canina una hamburguesa con cebolla, queso, pepinillos, panceta, huevo frito, dos lonchas de jamón y tres infartos asegurados. Para que luego digan que viajar no es peligroso.




8 comentarios:

  1. Yo que usted intentaba huir a Alemania (o a donde sea) lo antes posible. Los nonagenarios ya deben haberle puesto precio a su cabeza.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si es lo que tiene asomarse al exterior...

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Y porqué no me has preguntado a mí, alma de cántaro

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. !!Hola,Fernando!

    He llorado de la risa,literalmente.Que manera mas original de descubrir las costumbres de un país jajajajaja.Buenísimo.Felicidades por conseguir llenar de alegría y humor mis momentos.

    Millones de besitos.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Fernando. Me has hecho reir tanto que me estoy replanteando la lidea del suicidio por dolor físico.

    ResponderEliminar