"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

23 mar. 2014

Las bodas



No suelo ir a las bodas. El principal motivo es porque nunca me invitan y el segundo es porque nunca me apetece ir. En las últimas bodas siempre me han sentando en la mesa de los niños. Para quien no lo sepa, mido 1,60 y peso 187 kilos así que pueden imaginar la cantidad de tiempo que invierto en conseguir encajar en el grupo pero sobre todo el tiempo en poder quitarme la silla infantil de mis sobresalientes cuartos traseros. No obstante siempre hay algún despistado que no conoce mi legendaria condición de revientabodas y siguen invitándome. Cuando eso sucede  lo primero que me planteo es cuanto  hay que meter.  Me refiero al maldito sobre que das a los novios cual tradición siciliana entre la primera extorsión y el inevitable asesinato. Mi truco es simple, cojo un sobre pequeño, lo lleno de recortes de papel, le pongo un nombre al azar y lo entrego rápidamente al novio. Cuando, por la noche, lo abren y encuentran todo esos recortes de papel, maldicen el nombre que hay escrito en el sobre. Que resulta que no es mi nombre.

¿Es útil una boda? Por supuesto que es útil. Para cualquiera menos para los novios. Emborracharse sin tener que pedir perdón, intentar retozar con una prima lejana o fumar grandes puros, eso es vida. En cambio los novios... ¿puede haber peor desgracia para alguien que unirse el resto de su vida a otro alguien? El matrimonio es como una cita que va mal solo que dura mas de una noche. Lo bueno de ser solo el invitado es que cuando comienza la resaca acaba el estar unido a esa dama de honor con peluca y bigote para siempre.

La última persona me invitó a una boda fue ese vecino del tercero que todos tenemos y que evitamos en el ascensor. Y han de saber ustedes que pese a todo lo que acabo de decir sobre las bodas y a pesar de no conocer ni su nombre (y eso que está apuntado en los buzones), acepté rápidamente. El motivo es que mi vecino sin nombre tiene treinta años y siempre va bien peinado y bien vestido lo cual no dejaba de ser termómetro de que las amigas del novia y la novia serían también treinteañeras de buen ver. ¿Que importa que tuviesen nombre o no? Fornicar con desconocidas debería ser deporte olímpico. 

Mientras llenaba el sobre de trozos de papel de periódico recordé que no tenía un traje en condiciones por no decir que no tenía traje aunque también recordé que tengo un primo de proporciones parecidas a las mías. Por desgracia mi primo había adelgazado veinte quilos y había encargado a un sastre que le arreglase todos los trajes y a fe mía que se los arregló todos porque aparecí en la boda cual globo de agua a punto de reventar. Tengo tan poca vergüenza como poco dinero pero siempre he preferido ahorrar lo segundo.

Vestido (apretado) de esta guisa,  me planté en la iglesia a la espera de cazar cuanta dama de honor beoda se cruzase en mi camino. Y ahora es cuando viene el momento de la moraleja. Ahí va: cuando vayan a una boda, si su única intención es la de conocer gente para emular a cualquier deportista sexual, asegúrense antes del tipo de boda a la que van a acudir. ¿Cuándo permitieron a los gays casarse y porque nadie me avisó? Las amigas de los novios eran en realidad amigos de los novios y los amigos de los novios eran en realidad lesbianas sin peluca pero con bigote. ¿Dónde está la moraleja? Pregunten antes de decir “si”, sobre todo si en los lavabos de un restaurante (donde se celebra una boda) alguien les pregunta si quieren pasarlo bien.


18 comentarios:

  1. Sólo a ud. le pueden pasar esas cosas. Pero recuerde Sr.Gili en tiempo de guerra cualquier hueco es trinchera.

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso en tiempos de paz, siempre quiero volver al hueco materno.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. Pensaba que a otro, por dios! deje a su madre tranquila

      Eliminar
  2. Justo hoy haría 18 años de casada.Pero ya no va a poder ser.Y ha habido cientos de citas
    buenas y decenas de citas malas.Y le coges cariño y al separarse es muy duro.
    Gracias por hacerme sonreir Gilipollas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Anónimo. usted no ha tenido decenas de citas malas, ha tenido citas buenas y citas no tan buenas. Se que no ha tenido citas malas porque no ha tenido una cita conmigo.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Pero al final no nos especifica si lo pasó bien o no...

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mi Álter Ego. Sobra la explicación... lo pasé bien, o sea: no ligué. Sigo reservándome para usted.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. No dicen que de una boda sale otra? de la mia salieron 8 divorcios....contando el mio 9

    ResponderEliminar
  5. !Hola,Fernando!

    Nada mas llegar a su maravilloso espacio me he encontrado con esa foto y ha sido un no parar de reír jajajaja.Esta genial.

    Ha sido explosivo el post,me he imaginado el momento de darse cuenta que era una boda gay,y usted embutido en el traje,lo he vivido jajajajajaja.Magistral,simplemente magistral.Gracias por sacarme una sonrisa.

    Muchos besos,Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Hola,Fernando!

      Vengo a saludarle, y a desearle que pase un buen fin de semana.
      cada vez que veo esa foto me da la risa tonta jajajajaja.

      Muchisimos besitos.

      Eliminar
  6. Estimado Sr. Gilipollas,

    Al ver la fotografía pensé que su "más que amistad" con el camionero de Soria había acabado en repiques de campanas de boda y que el cuento iba a acabar en : ¡fueron perdices y comieron felices!
    Su arrobada Tontaina

    ResponderEliminar
  7. Jajajaj, te lanzaste sin pensar. Todo sea por llevarte la contraria alguna vez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. jajajajaja es buenísima esta historia. Y me quedo con tu frase: "Tengo tan poca vergüenza como poco dinero pero siempre he preferido ahorrar lo segundo" jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase es buena. Muy buena! jejeje

      Saludos desde www.malagasensual.com

      Eliminar
  9. Jajaja, enorme la historia y el desenlace.

    ResponderEliminar
  10. Realmente le agradezco el comentario.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar