"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

2 jul. 2014

¡Gordo! ¡Flaco!



Leo en un blog de lo más interesante, un magnifico texto sobre la gente que critica a los demás por su físico (entre otros temas) y me ha hecho reflexionar (que no es volver a flexionarme porque la primera vez ya no llego).

El físico ajeno es lo primero que nos llega a los ojos, por muchos espejos que haya delante de nosotros, cualquiera que no sea nosotros mismos puede ver nuestro cuerpo mejor que nosotros mismos. Dicen algunas personas que prefieren a los/las simpáticos/as a los/as guapos/as. En primer lugar evitaré ser políticamente correcto porque la coletilla del “os/as” resulta tan incómodo como pesar 186 kilos e intentar atarse los cordones de los zapatos. Vivimos en un mundo donde la moneda que más se cotiza es la que se ve, no la que se intuye ni se escucha ni tampoco se lee.  Como decía Groucho Marx: “¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?"

La primera vez que fui a un dietista me hizo desnudar completamente, me obligó a subir a una báscula que crujió bajo mi pesó y me dijo que debía volver a la semana siguiente. “¿Volver para qué?”, protesté. “¡Si ya estoy aquí!”. No voy a criticar a los dietistas, pues ignoro para que sirven, pero con aquel conseguí perder tres kilos, cinco meses y más de novecientos euros. Si la genética te hizo ser gordo o delgado, puedes ser menos gordo o menos delgada pero la genética de Falete no le convertirá en Cristiano Ronaldo por muchos nutricionistas que se coma. 

Pero el problema no es querer ser como no se puede ser (o si se puede pero con un esfuerzo sobrehumano), el auténtico problema es que queremos que los demás sean como no pueden (o no quieren) ser y si no lo son, les criticamos. “Cada día estas más gordo, hombre”. “Come un poco mujer, que estás en los huesos”. ¿Quién no ha escuchado nunca una de esas frases? Nos empeñamos en juzgar, criticar o alimentar inseguridades ajenas con la inconsciencia de quien juega a la ruleta rusa con una pistola automática. ¿Saben por qué? Porque criticar nos hace sentir mejor que aquellos a quienes criticamos. Cuanto mas critiquemos mejor nos creemos. Curiosa manera de perder el tiempo. Nos encanta etiquetar a los demás para criticar también. La envidia es el deporte en el que España siempre es campeona del mundo, año tras año, sin rivales a su altura. Los delgados critican a los gordos y los gordos a los delgados. Unos no entienden a otros y los otros no entienden a los de más allá.

Veo la foto que acompaña a este texto (Oliver Hardy & Stan Laurel) y no se me ocurría nunca aconsejar a estos dos genios que adelgace uno o que engorde el otro. Lo único que les diría es: “seguid haciéndome reír”.

No me preocupa ser gordo ni calvo. Me preocuparía ser político o asesino. Cada uno es como la genética le ha hecho y como los bares le han moldeado. No se obsesionen ustedes con ser ballenas varadas en la playa o alambres de ferretería. Somos lo que somos, no lo que los demás ven que somos. Y yo soy un completo gilipollas, gordo eso sí.  Pero más feliz que una perdiz.


8 comentarios:

  1. Naaa no se preocuparía por ser político o asesino. Esos no tienen conciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si la tienen está de vacaciones...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Desde el corazoncito de esta ballena varada en la arena que quiere ser más menuda por diversos problemas de salud, informo a los reacios a gastarse un duro en dietas que esta humilde servidora, en once meses ha perdido veintiocho kilos y medio con el gasto justo de renovar zapatillas cada equis tiempo. "Menos plato y más zapato" es un dicho muy cierto. Y lo más importante, sin perder el bueno humor, del que creo que subsisto. Abrazos. De ballenato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo, pero hágalo solo por usted, porque usted quiere o usted lo necesita. Ánimo de nuevo.
      Y si la tienen está de vacaciones...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Probablemente no llegue a ser más feliz que una perdiz por condicionar las delicias de la pitanza a no seguir subiendo agujeros de cinturón, pero leche, ¡es que antes tenía una genética y ahora otra!.

    Somos lo que somos, y cada vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Sergio DS el motivo por el que ahora va con unas mujeres y antes iba con otras tambien es la genetica.

      Yo antes no iba con ninguna y sigo sin ir con ninguna.

      Y si la tienen está de vacaciones...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. A mí lo que más me gusta es la cerveza con tapa y el pastel de chocolate. Se lo recomiendo a cualquiera que quiera ser más feliz.
    Y si la tienen está de vacaciones.

    ResponderEliminar
  5. Encasillar a la gente de acuerdo a su aspecto físico es de gente superficial y que no sabe ver más allá de sus narices. Un besote.

    ResponderEliminar