"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

17 sept. 2015

La nueva vecina (2)


En primer lugar quiero agradecer a todos los lectores por sus amables comentarios en anterior entrada donde pedía consejos para seducir a mi nueva vecina. Con sus palabras queda claro que saben ustedes tanto de seducción como yo de Dinámica Termoplastica aplicada al estudio del Romanticismo Literario en la Alemania del Siglo XVIII. Supongo que la culpa es mía porque debería haber imaginado que alguien que lea este blog y se atreva a escribir un comentario, de entrada muy normal no debe ser. De todas formas, voy a continuar con mi plan de irresistible seducción para conseguir derribar (literalmente) la pared medianera que nos separa y convertir nuestros respectivos pisos en el hogar del amor.

El siguiente paso consistió en comenzar el camino de la seducción por donde mejor se conquista a una personas, ese lugar llamado estómago o buche o panza (o barriga cervecera en mi caso). Así pues, como la ventana de mi cocina da a un patio interior donde ella tiene la  ventana de un pasillo, puse todos mis conocimientos en cocinar un delicioso plato cuyo aroma se deslizase por el aire cual hermoso halcón de ala plateada y se introdujese en todas las cuevas de su piso, al tiempo que en sus fosas nasales. Por desgracia, mi sabiduría culinaria solo es comparable a mis conocimientos de la Dinámica Termoplastica aplicada al estudio del Romanticismo Literario en la Alemania del Siglo XVIII. Lo único que conseguí fue llenar su casa de humo de sardinas quemadas con la inevitable llamada a los bomberos (los vecinos creyeron que mi piso se estaba incendiando) y el escenario final fue mi cocina repleta de musculosos hombres armados con mangueras y llenando mi cocina de agua. Supongo que tan homoerotico final no debió impresionar a mi vecina quien asistió atónita al momento, asomada al patio. Lo único que pude hacer fue sonreír y encogerme de hombros mientras ella cerraba de golpe la ventana.

De acuerdo, el primer capitulo de la novela de amor había acabado convirtiéndose en una escena de película de los hermanos Marx, no obstante, como el amor es un libro de muchos capítulos, comencé a escribir el segundo en la forma de estudiar a mi vecina por la calle, contemplando sus rutinas e incluyéndome sutilmente en su vida. Por desgracias su rutina incluía ir al gimnasio, comprar frutas y verduras e ir a comer a un restaurante vegetariano (donde no sirven ni alcohol), ir a museos y pasear a ritmo de corredora olímpica. Actividades todas que mi condición de hombre mesetario me impedían emprender. Además de fracasar también conseguí que mi vecina me denunciase a la policía porque durante dos semanas la seguía a todos lados (incluidos los baños de señoras del exclusivo gimnasio Lesbos). Ahí fue donde descubrí que era guapa pero no era miope.

El tercer capítulo de nuestra historia de amor consistiría en poner música a todo volumen para que ella la escuchase y se diese cuenta que, a pesar del juicio pendiente por acoso, yo era alguien en quien confiar. Ella trabajaba en algo relacionado con la música así que rebusqué entre mis viejos vinilos algo de música clásica pero no encontré nada. No obstante, como la música siempre será música y siempre será algo hermoso, me dediqué durante tres días seguidos (con sus correspondientes noches) a pinchar a todo volumen discos de Luis Aguilé, Parchís y Locomía con los altavoces enfocado en el balcón hacia su dormitorio. Por desgracia, esta hermosa iniciativa musical solo contribuyó a que ella me pusiese una segunda denuncia por contaminación acústica. Del amor al odio dicen que hay un solo paso ¿no? Debía volver a intentarlo.

Mi siguiente iniciativa fue mucho mas directa y consistió en hacerme con unas bonitas flores, con una botella de buen vino también y plantarme frente a su puerta para pedir sinceras disculpas por lo sucedido en el acto de tender puentes de amistad que a su vez nos llevasen por la autopista del amor y a su vez la llevase a ella a retirar las denuncias. Para todo esto debía solo debía armarme de valor, no obstante, como el valor no es precisamente la cualidad que mejor me distingue, fuí antes al bar a tomar una cerveza que me empujasen a emprender tan definitiva acción. El problema es que una primera cerveza fue seguida de otra, después llegó un amigo y nos tomamos otras dos, después tres cervezas mas para relajar la musculatura perineal y esta particular sucesión alcohólica de Fibonacci se prolongó en el tiempo hasta que a las cuatro de la mañana aporreaba yo la puerta de mi amada, totalmente borracho, con unas flores rotas de plástico que había encontrado en un contenedor (donde me había detenido a vaciar la vejiga) y un tretrabick del mejor vino que uno puede comprar en una gasolinera. Por supuesto que me gané la tercera denuncia aunque debo reconocer sin vergüenza que esta vez quizás fuese mucho más que merecida.

¿Y ahora que? Tengo tres denuncias, la vecina no me quiere ni ver y la guardia urbana me ha incautado el tocadiscos. Necesito ayuda y es por eso que vuelvo a requerir de sus consejo, queridos lectores, aunque en esta ocasión espero que sean un poco más inteligentes que la vez anterior. De acuerdo... lo que acabo de explicar no me convierte en la persona mas idónea para para hablar de estrategias inteligentes. Pero necesito ayuda desesperadamente. También necesito un tocadiscos. Y necesito los apuntes de primer curso de Dinámica Termoplastica aplicada al estudio del Romanticismo Literario en la Alemania del Siglo XVIII.


26 comentarios:

  1. Jajajaja, desde luego, debes de ser un completo gilipollas si tu primera intención es derribar la pared y convivir en la misma casa con una tía a la que lo que menos le puede interesar es trepar por tu barriga cervecera y escuchar tus discos horteras. Consejo: déjate de ser tan gilipollas si quieres conseguir a una tía decente y si no baja tus miras a alguna de tu condición, lo que no es normal es creer que una tía de armas tomar se va a conformar con un gualtrapas. He dicho.
    Jajajaja. No sé si dejarte un abrazo, más que nada para no irme oliendo a sardinas. Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted debe ser de esos que solo ven la paja en el ojo ajeno ¿no? Las pajas... vamos.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Hágase con esos apuntes de Termodinámica aplicada al Romanticismo literario en la Alemania del s.XVIII,igual a ella la impresiona y acaba admirándolo,y de ahí al amor horizontal queda ya poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busco los apuntes pero no los encuentro (a ver si va a ser porque me lo he inventado). ¿No tendrá usted esos apuntes? Se los cambio por sexo que seguro la defraudará.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Qué va señor gilipollas. Yo era .un bombón, y aún estoy de buen ver a pesar de mis 50 que parecen 40 según me dicen. Lo que pasa es que a mi no se me ocurría ir por uno de 20, entre otras cosas porque no me interesa, mientras que usted , que tiene un berenjenal de aquí te espero, quiere tirarse a un bombón con una tripa del cuarto ( dicho por usted), sin saber cocinar y con unas estrategias que cualquier mujer que se precie echaría al inodoro sin pensárselo dos veces. Me cae usted muy bien a pesar de lo insultón, que lo sepa. Es que yo no soy normal, soy un poco neurastenica y me van los gilipollas como usted, eso sí, para pasar un buen rato. Jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted también me cae bien a pesar de que no entienda que esto es un blog de humor y ficción.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. La tripa del cuarto es suya no del bombón (rectifico)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tengo tripa, lo siento, no puedo competir con su maravilloso cuerpo de topmodel (el de usted, no el del bombón). Lo siento... es que como soy un insultón...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Vaya, es que parece que es demasiado exquisita su vecina. Sea sincero con ella y dígale que ahora está buena pero que todo lo que hoy está arriba en algún momento tiene que bajar y que si no se sube pronto al carro acabará sola y amargada. Tal vez deprimiéndola consiga usted hacerla feliz, por paradójico que resulte.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, que la manera de seducir a una mujer es decirle "aprovecha que te estas volviendo vieja". No se yo querida...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. ¿Y por qué no se rinde Ud.? Quizás no sea algo de valientes, pero le proporcionará una gran paz.

    Piénselo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Rendirme? Yo nunca me rindo. Bueno, siempre me rindo pero nunca lo confieso. Maldita sea, lo acabo de confesar.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  7. Loooooooo coooooooo mia! cómo pudo la muy bruta no salir a bailar con locomía?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres son malas por definición mi querida Adriana (gracias a Dios)

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  8. Y quién le ha dicho a usted que yo no entiendo que este es un blog de humor y ficción? ¿Es que usted no entiende que le estoy contestando desde el humor y la ficción? Vamos, que hay que ser gilipollas don Fernando. Jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor ser gilipollas y saberlo que creerse lista y hacer el ridículo. No se ofenda, no hablo de usted, por supuesto que no. ¡Faltaría mas querida mía!

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  9. qué se cuece por aquí? huele a amor entre fernando gilipollas y celia segui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor a distancia (a mucha distancia, gracias a Dios)

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  10. Pienso que la estrategia de disfrazarse de maceta puede funcionar. Déjese delante de su puerta ( la de la vecina digo). Llame al timbre y dispóngase a disfrutar de cómo ella mira delante, sale al pasillo, busca hacia un lado y el otro y usted en esa posición nada de mirar hacia arriba, aunque ella lleve minifalda. Resista la tentación!
    Tarde o temprano ella mirará hacia abajo y ponga cirio (de cera léaseme) a santa rita para que la vecina sea de la liga (asociación le aclaro) sostenible/ecológica.
    Ya está dentro de su casa y ella ni lo sospecha. Resista también la tentación de hacer pedorreta por haber burlado la ley de alejamiento que se delata.
    Por lo menos le quedará el consuelo de que la vecina le riegue i/o abone aunque no sea del modo en el que usted desea/sueña.
    (Si no funciona este disfraz lo intentaremos con el de superman y a ver quién se resiste a verle vestido con leggins y con slip (rojo) marcador de todo lo marcable) ( orondez incluída). Insista, no se rinda! Recuerde que Roma no se hizo en un día, ni Zamora se ganó en una hora. Perseverancia. Y déjese de fibonaccis que del 55 pasa al 89 saltándose el 6 (del derecho y del revés).
    PS: de dinámica de esa ni idea pero por si le sirve le presto la colección de elepés del dúo dinámico para cuando recupere el picú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Maribel, me complace informarle que el 99,99% de la población femenina se resiste a verme vestido de superman. El 0,01% restante son hombres.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  11. Se me olvidó, no haga caso a Luis Aguilé, la vida no pasa felizmente si hay amor. La vida pasa felizmente si hay paz. Bueno, en algo sí tenía razon en aquella canción: es una lata el trabajar
    todos los días te tienes que levantar. Las letras de Parchís y de Locomía no me considero suficientemente preparado para comentarlas.

    Saludos musicales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que un hombre venga a mi blog a cantarme a Luis Aguilé es lo mas sexual que me ha sucedido en los últimos cinco minutos. Gracias por alimentar las pesadillas de mis próximas noches.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  12. Sobre romanticismo alemán, lo encontrarás todo aquí http://www.frustfrei-lernen.de/deutsch/deutsche-literatur-epochen-romantik.html
    La dinámica termoplástica me temo que no se aplica al romanticismo de ningún país, así que olvídate Fernando. En cuanto a tu vecina, prueba a dejarle esta carta debajo de su puerta (firmada por ti y sustituyendo "Viena" por "Caldetas"): http://fannyjemwong.es.tl/Carta-de-Beethoven-a-su--g-amada-inmortal-g--.htm Si no se derrite de amor, es que es tarada; búscate otra igual de bombón pero un poco más lista. Miles de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesantes todos los links que pone usted quería Anna Magdalena, siento informarle que no hay fotos de mujeres desnudas en ellos y por eso no me han servido de demasiado.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  13. El mejor metodo es enloquecerla y mi sugerencia es de repetir todo lo malo que hiciste, estoy seguro que finalmente ella te compadecera por ser un hombre falto de ideas y en un acto de caridad te permitira un minusculo avance.
    Recuerda; nunca es tarde para hacer burreras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre siempre me decía "nunca es tarde para tirarte de un puente". Por desgracia también llego tarde a eso. De todas formas gracias por su consejo que no voy a seguir.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar