"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

3 oct. 2018

Nacionalismos gilipollas


Como expliqué no hace mucho (aquí), me suscribí a Netflix en el convencimiento de que sería algo como porntube o Xvideos donde el placer onanista estaría categorizado. Pero resulta que no, en Netflix solo hay películas, documentales y monólogos.

El otro día, al entrar a Netflix, la plataforma me recomendó un documental titulado “Las dos cataluñas” sobre el conflicto catalán. No es que sea mi target de programa pero me dispuse a verlo en el convencimiento de que, en el fragor de los acontecimientos, podría contemplar una y otra vez como la policía apaleaba a algún vecino al que le tengo ganas. Pero resultó que tampoco. A continuación, como consecuencia de haber visto ese documental, el perverso logaritmo de Netflix me recomendó un monólogo titulado “Judah Friedlander: América es el país mas grande de Estados Unidos”. Decidí verlo también porque el mando a distancia se había quedado sin pilas y no me apetecía levantarme del sofá, asi que Netflix reprodujo este monólogo a continuación.

Recomiendo a cualquiera que tenga Netflix y dos horas que perder que vean tanto el documental sobre el conflicto catalán como el monólogo sobre la teórica grandeza de los EE. UU.

Porque en Netflix no hay porno, asi de simple.



Combinados ambos programas y con la inestimable ayuda del alcohol, creí comencer a comprender cual era el origen del problema: unos y otros nos creemos mejor que el vecino cuando, en realidad, no somos conscientes de nuestras propias miserias. Es mejor esconder los pecados y acusar al vecino (y contrario) de que sus miserias son peores aún que las nuestras.

¿Entonces es España mejor que Cataluña? ¿Es Cataluña mejor que España? ¿Los catalanes son realmente españoles? ¿A los peces de colores les entra agua en los ojos? Solucionada la última pregunta cuya respuesta es “¿a quien le importa?” me centraré en las dos primeras que, personalmente, también respondería con “¿a quién le importa?”. Aunque creo que a ustedes les importa, así que en mi eterno animo por arrimar cebolleta y explicar a los demás lo que es el mundo, intentaré analizar quien es mejor que quien ayudándome de datos, de forma fría y desapasionada, como acostumbro a hacer el amor, que como la última República Catalana, apenas duro unos segundos.

¿Es España el mejor país del mundo? ¿El mejor de Europa? ¿Somos los catalanes mejores que el resto de España? Pues resulta que sí que somos mejores en algo.

En el primero de los ranking ya tenemos medalla y diploma al descubrir que España es el segundo país de Europa en consumo de cocaína y el cuarto del mundo en consumo de marihuana. Además, en Cataluña el consumo de cocaína es del 46% mientras que la media de España es de un 31%. Pero la cosa no queda ahí, ¡hay un dato aun mejor! Porque Barcelona es líder de la clasificación en consumos diario de cocaína en Europa (965,2 miligramos por cada 1.000 personas al día), seguida de Zúrich (934,4 miligramos)

Podemos estar orgullosos, tanto españoles como catalanes. ¿No? Venga, saquemos pecho, que lo sepa toda Europa y todo el mundo.

En el ranking de países con menor corrupción (Ranking de Transparencia Internacional), España ocupa el puesto 42 del mundo. Es decir, hay 41 países menos corruptos que España. Respecto a Europa, somos el 19 lo que significa que en Europa solo hay 8 países menos corruptos que España. Los catalanes aseguramos que queremos separarnos de España porque la capital es corrupta, que el estado nos roba. En el 2017, en la comunidad de Madrid se imputaron a 7 políticos en 4 procedimientos mientras que en Cataluña se imputaron a 41 políticos en 11 procedimientos. Cataluña es la quinta comunidad mas corrupta de España, por delante de la Comunidad de Madrid, claro.

¡Bien por todos nosotros! Sigamos sacando pecho y enarbolando banderas. ¿Pero somos mejores que el resto? Continuemos...

En el informe de Euro Health Consumer Ind de febrero del 2018 España es el país 18 en una lista de 35 países europeos con mejor ranking de sanidad. En el último informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) de septiembre de 2017, España ocupa el puesto 23 en el mundo según parámetros Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. ¿Parece un buen puesto? Sería para sacar pecho si no fuese porque entre el 2015 y el 2017 hemos bajado 17 puestos de golpe por culpa de la desatención de la sanidad en temas de obesidad infantil, tabaco y alcohol. ¿No decíamos siempre que la sanidad española era la mejor del mundo? Parece ser que no, aunque claro, todo depende de la percepción que tenemos. 

Cuando nos enrollamos en cualquier bandera, sea del tipo que sea, nos autoconvencemos de que somos los mejores, o mejores que el vecino. Aunque parece que tampoco. ¿No?

¿Y respecto a la educación? Según el último informe del World Economic Forum de Marzo del 2018, el sistema educativo español ocupa el puesto 38 de 137 en el mundo, quedando por detrás de países como Indonesia, Brunei, Costa Rica o Líbano, entre otros. En la calidad de la educación primaria España baja hasta el puesto número 55 de 137 en el mundo. En cuanto a la enseñanza de lenguas extranjeras, nuestro país se queda en el puesto 56 de 61. ¿Y si comparamos Cataluña con el resto de España? Según el último informe PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos), en cuanto a comprensión lectora, Cataluña es la séptima comunidad autónoma en el ranking. En cuanto a Competencia en ciencia es la sexta comunidad autónoma y en cuanto a competencia en matemáticas es la sexta en el ranking. Pero claro, debe ser que los españoles nos miden mal o que solo miden lo que les interesa. Será eso, seguro. Eso sí, sabemos hablar y escribir perfectamente en catalán. 

¿Y la seguridad? Según el informe de SafeAround España ocupa el puesto 23 de 160 países en cuanto a seguridad, en un baremo de 0 a 100, España obtiene una puntación de 81,8. ¿Os convence? Porque a mí no. En cuanto a la totalidad de España en septiembre del 2018, Barcelona encabezaba el ranking nacional de delincuencia con 20 delitos por hora, aumentando un 20% los delitos respecto al 2017. ¡Bien por Barcelona!

Otro dato curioso, según el índice de Gini, que mide hasta qué punto la distribución del ingreso (o el gasto de consumo) entre individuos u hogares se aleja de una distribución perfectamente equitativa, España es el país 85 del mundo en desigualdad. ¡Bien por nosotros! Solo hay 59 países más equitativos que el nuestro.

Bata de datos, que nos deprimimos todos. ¿Y esas caras? Tranquilícense mis queridos animales de compañía. ¡Solo son datos! No hay que matar al mensajero. 


De acuerdo, habrá quien diga que solo muestro los barómetros negativos, que posiblemente sean positivos en otros aspectos. Pero claro, ¿a quien le puede importar la sanidad, la educación o la corrupción cuando somos el primer país en el ranking mundial en la introducción uso de smartphones. También somos el número uno en superficie con riego localizado (que no tengo ni puta idea de que es). ¡Ah y me olvidaba! Según los coeficientes UEFA, el Real Madrid es el mejor equipo de futbol del mundo y el Futbol Club Barcelona es el tercero. ¡Bien por nosotros! Somos los números uno indiscutibles en fútbol, smartphones y regaderas. ¡Que le den por el saco a la educación, la igualdad, la política, la sanidad y la seguridad!

Habrá quien diga que como me siento un apátrida, pretendo ridiculizar a los nacionalistas de uno y otro lado, argumentando que están todos equivocados. Incluso habrá gente que me diga que si no me gusta mi país (ya sea España o Cataluña) que me vaya a vivir a otro lado. Ojalá todo fuese tan fácil. Pero resulta que no me quiero ir a vivir a otro país mejor, sino que quiero que el mío sea mejor, sea uno u otro, sea una bandera u otra.

Sabiendo todo esto, cada día me veo más ridículo sacar pecho (o pechos) por cualquier tipo de patria o nación ya sean Cataluña o España.

Aunque claro, pero debo ser yo, que soy un completo gilipollas y estoy completamente equivocado.




Aquí os dejo una escena del primer capítulo de la serie "The Newsroom" que refleja claramente lo ciegos que pueden estar aquellos que su país es mejor que cualquier otro.



También os dejo una foto de unos adorables gatitos para compensar por si sois nacionalistas de un lado o del otro y os habéis sentido ofendidos... para rebajar tensiones.


 


7 comentarios:

  1. que gatitos mas cucos!!! El resto del artículo, que seguro que es formidable, era demasiado largo para poder leerlo del tirón. Haga Ud un resumen y ya veremos. Lo de haga Ud un resumen es por que como lo hagan otros va a cojear hacia un lado o hacia el otro. Un gran saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, ese es el problema, que queremos resumirlo todo a cuatro adjetivos en vez de entender las cosas! Prefiero que el resumen lo hagan otros y me adjetiven a mí! Es muy divertido cuando te llaman facha o golpista o radical o antiguo sin conocerte de nada. Al final resultará que no voy a ser el último de los gilipollas!

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Sr. Gilipollas, me defrauda usted: cada día es menos gilipollas. En esta ocasión no ha hecho honor a su nombre. Tenga cuidado o pondrá en peligro su reputación.

    Un beso
    (¿me regala uno de esos gatitos?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me insulte señorita! Yo soy un completo gilipollas!

      Lo del gatito le regalo uno, todos e incluso le regalo la luna, querida mía.


      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Quiero que sepas que tu foto de gatitos me ofende.
    Larga vida a las incomprendidas ratas.

    Saludos,

    J.

    Pd: Me olvidaba, no tengo netflix.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Las ratas están sobrevaloradas! Donde haya un buen unicornio rosa...

      Si usted no tiene netflix yo puedo dejarle mi contraseña a cambio de que me haga usted cariñosos masajes las noches de luna llena. Dese prisa en responder, mi oferta solo durará cinco meses.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar