"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

27 ene. 2011

La fe en lo invisible


Como ustedes saben me encuentro recuperándome de un accidente de burro que me mantuvo durante 49 días en una cama de hospital. Ahora, de vuelta a la realidad, camino con un brazo en cabestrillo esperando que pasen las semanas y que llegue el día en que mi brazo derecho vuelva a ser el que era para acometer todas esas obscenidades que han adivinado.

Cuando uno se enfrenta a estas situaciones suele rebajar su escepticismo y comenzar a creer en cualquier cosa que le prometa que todo irá mejor. Cualquier esperanza en forma de terapia o medicina sean del tipo que sean siempre son bienvenidas. No hay mayor crédulo que el que necesita creer y aunque esto parece una obviedad, no nos damos cuenta de las obviedades hasta que nos explotan en las narices.

La semana pasada, cuando volvía a casa de rehabilitación, pasé por delante de un local que anunciaba unas terapias que prometían la sanación de todos los males, desde la impotencia al mal aliento. Pero lo que mas llamó mi atención fue la palabra “gratuito” que acompañaba al texto y que me hizo lanzar al interior del local donde me encontré con una muchacha vestida con una especie de túnica azul y rodeada de extraños símbolos, velas e incienso. Un remanso de paz que rompí con mi voz...

-Vengo por lo de las sesiones gratuitas esas que anuncian con la foto de un calvo gordo que parece que está aplastando algo -dije alegremente.
-Es un monje y está rezando -replicó la mujer con expresión de fastidio.
-¿Pero son gratis?
-Por supuesto.
-De acuerdo, entonces es un monje rezando, lo que usted diga. Mi nombre es Fernando Gilipollas.
-¿Se llama realmente así?

Con un estudiado movimiento saqué mi carné de identidad de la billetera y se lo planté hábilmente en la cara. He de decir que también cayeron al suelo mis cinco tarjetas de crédito caducadas, once monedas de cinco céntimos, un condón caducado y doce sobres de azúcar. Pero el carné estaba frente a la mujer quien apuntó mi nombre en una especie de lista.

-¿Ha traido usted el mandruth? -preguntó ella.
-Si supiese lo que es un mandruth podría contestar.
-Una bola de meditación.
-Tengo bolas pero no se si son de meditación.
-¿Eso ha sido un chiste?
-También.
-Sin una bola mandruth no puede acceder al curso.
-¿Dónde venden esas bolas?
-Solamente aquí.
-¿Y cuanto cuestan cada una?
-Once euros.
-Dijo usted que el curso era gratuito.
-Lo es. Puede usted venir con su bola propia mandruth.
-De acuerdo. Compraré una de esas bolas.
-Y acuerdese de la túnica naranja.
-Tengo un albornoz azul.
-He dicho "túnica naranja".
-¿Un pijama morado?

La mujer negó con la cabeza y sacó una especie de catálogo con fotos de túnicas naranjas. Por desgracia dentro de las túnicas los modelos eran todos gordos y calvos. Como si no tuviese suficiente con verme todos los días en el espejo del baño. Bueno, en la media docena de espejos que tengo en el baño.

-No me diga mas -comencé- solo ustedes venden las túnicas naranjas.
-No, puede comprarlas en cualquier lugar pero aquí son mas baratas.
-¿Tendrán de mi talla?
-Por supuesto. Serán 45 euros mas.
-Llevamos ya 56 euros. ¿Necesito pagar algo mas?
-Supongo que tiene usted sandalias.
-Tengo unas sandalias de playa, de plástico.
-El plástico es contaminante y en la sala de meditación Bururghandu solo se puede entrar con productos naturales, unas sandalias de cáñamo, por ejemplo, o cualquier otro producto ecológico y sostenible.
-No me diga mas. Ustedes las venden. No quiero saber el precio. Póngame cuarto y mitad de sandalias. ¿Algo mas?
-No.
-¿Entonces puedo acceder al curso?
-Claro. Puede ir a los vestuarios a cambiarse. ¿Tiene una taquilla asignada?
-Por supuesto que no, es la primera vez que vengo aquí.

Aunque algo me decía que sería la última.

-El alquiler de taquillas es cinco euros al mes -informó la mujer.
-Suma y sigue. ¿Que es lo siguiente que hay que pagar para acceder al curso gratuito?
-Nada, aunque si quiere puede dar un donativo para ayudar al pueblo Bundri de las montañas del Tharhama.
-Con todo lo que he pagado pensaba que ya era dueño de toda la montaña.
-Solo son 3 euros.
-Claro mujer, ayudemos al pueblo ese. ¿Entonces a cuanto sube el total?
-72 euros. ¿Pago en efectivo, transferencia bancaria, talón o tarjeta de crédito?
-Mire usted, los billetes tienen tintas contaminantes, la transferencia bancaria la haría a través de Internet que consume electricidad, el talón es papel que hace que la selva amazónica se convierta en un chiquipark y la tarjeta de crédito es de plástico no reciclable... así que si me permite le pagaré en algo que es biodegradable, no contaminante y que además podrá usted utilizar para abonar los campos de arroz de las montañas de Tharhama.

Y diciendo esto me bajé los pantalones y haciendo fuerza saqué lo mejor de mi en forma de abono natural que quedó en el suelo como testimonio de mi buena voluntad de efectuar un pago ecológico y sostenible. Minutos después cuatro orondos monjes vestidos con sus túnicas naranjas y sus sandalias de cáñamo comenzaron a golpearme con sus bolas.

Sus bolas mandruth, me refiero.

Ni que decir tiene que no me dejaron acceder al curso gratuito. Para que luego digan que las terapias alternativas generan paz y buen rollo.


53 comentarios:

  1. Jajajajajaja, que maleducada mira que no aceptar tu método de pago... ¡No hay nada gratis en esta vida! Últimamente pienso que ni soñar lo es, que luego lo pagas con decepciones... (:

    ResponderEliminar
  2. Cierto, yo cuando leo la palabra "gratis" ya desconfío. Gratis no hay nada.
    Genial el post, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Al menos podia haberte follado encima del mostrador...
    ah no, que eso solo pasa en las peliculas porno y en la mente de un amigo que siempre miente.
    ...tengo que salir mas a la calle...

    ResponderEliminar
  4. Querida nubedealgodon. Lo mejor de la venganza es el regusto amargo. En este caso el olor amargo. Cierto es que no hay nada gratis en la vida. Ni tan solo la vida misma.

    Querida aina. Solo hay una cosa gratis en la vida y no es la felicidad. Pero no se preocupe, yo nunca les cobraré nada porque se rían de mi. Conmigo, quería decir.

    Querido Alberto. La susodicha era tan sexy como una cabra tibetana después de una autopsia. Salga mas a la calle, si, pero huya de los cursos estos...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  5. Ya era sospechoso encontrar algo gratis, me ha gustado mucho el texto, es la primera vez que te leo y espero disfrutar leyendote muchas mas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Todo va a ir bien, pero siempre debes fijarte en la letra pequeña.
    La paz y tranquilidad que buscas no viene de un día para otro.
    Que tengas un buen día con buen rollo.

    ResponderEliminar
  7. Querido Iván. Vuelva cuando desee siempre que su disfrute se limite a leerme. Con una revisión de próstata al año ya disfruto mas de lo necesario.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  8. genial, como siempre, aunque yo creo que cualquier bola sirve para meditar, todo depende de tipo de meditación que se desee...

    ResponderEliminar
  9. Querida ElenaNito, me hubiese fijado en la letra pequeña pero salí de casa sin las gafas de cerca...

    Querida Adriana. Le aseguro que yo estoy todo el día tocándome las bolas y nunca he meditado más allá de los 2 segundos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  10. jajajaja.... con lo bien que habia captado usted la esencia del tema, que lastima no ser correspondido...jajajaja tendrian mal dia, ya sabe sin aperturas de chakras y claro no entendieron la suya, jajaja.

    Siempre es una alegria visitarle.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Abono natural...Me ha encantado
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Si hubieras sido supergilipollas (como afirmas)... habrías entrado en el curso y en la secta.

    Va a ser que no eres tan gilipollas a fin de cuentas.

    Me apunto lo de la forma de pago. Igual la pongo en práctica algún día, nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  13. Vaya, señor Gili, yo tambien llevo sobrecitos de azucar por si me da un bajón de azúcar.

    ResponderEliminar
  14. Desde luego tu razonamiento era impecable, eh? Particularmente la parte del chiquipark ( juas )
    Qué falta de coherencia por su parte, muy mal :D
    El cáñamo duele.... que lo sé yo :P pobret

    ResponderEliminar
  15. Todos los cursillos donde no pagas por adelantado,hay que apuntarse con bastante tiempo de antelación y/o además te dan un diplomilla o algo son una estafa-.-

    A mi si no me dieran créditos se los podían meter todos por ahí detr...ejem.
    Por que anda que no son plomizos muchos de ellos...y si además te encuentras en el a los politiquillos de turno ya eso es tragarse directamente un escupitajo con sabor a espinacas...

    un saludo,pero por favor,no quiero cambio por el comentario,es gratis xd

    ResponderEliminar
  16. Querido Mr G,

    Eso sí que es confabular con el destino... El karma se le va a poner negrito negrito después de darle semejante abono a los simpáticos lugareños de la túnica naranja. No le hubiera bastado con mandarles "a tomal pol saco"?

    Ya sí le va a perseguir el nubarrón encima de la cabeza, como en los dibujos animados.

    Ande y congráciese de nuevo con los de las alpargatas de cáñamo...mejor, puede fumarse el cáñamo con los de las alpargatas y así hasta entrarían en sintonía astral, ¿no le parece?

    Un beso kármico (o sería cárnico?)
    ;)

    ResponderEliminar
  17. Querida Eva, el día que una mujer abra su chakra frente a mi lo declararán día festivo para los restos.

    Querida anarfernu... siempre se mejor decir "abono natural" que lo otro. Es cuestión de tener clase y no decir apañobodrio, chapuzaparche, retoqueñapa, boñigacaca, caca, deposición, excremento o pino.

    Querido dezaragoza. Si se apunta a la moda de pagar en abono humano recuerde dar el importe exacto para que no le den cambio...

    Querido DDmx, yo llevo sobrecitos de azúcar para hacerme pasar por narcotraficante colombiano.

    Querida Wen. Dice que el cáñamo duele. ¿Acaso utiliza usted ropa interior de cáñamo?

    Querida Alba. Dice usted lo mismo que le digo yo al director de mi oficina bancaria: pueden meterse ustedes los créditos por ahí detrás.

    Querida volare. Mejor un beso cárnico con lengua. Lo karmico me suena a incienso y aburrimiento. Fumemos mis alpargatas de cáñamo un viernes noche...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  18. Estimado señor G.

    Admiro su decisión de cumplir con las exigencias que le planteaban en el local y dejarles un buen regalo amargo y bastante oloroso.

    A eso lo llamo yo adaptarse a las circustancias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Nah :D
    Pero aun así le aseguro que duele, de gracias que le sacudieron loas bolas esas y no con las alpargatas de cáñanmo :D

    ResponderEliminar
  20. De todo se aprende, ¿verdad? Ya desconfiará usted la próxima vez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Aix que imaginación y se tiro del humor mas bueno tiene usted queridissimo Sr. Gilipollas! No cambie usted su clave de humor !

    ResponderEliminar
  22. Estimado Sr. Gili.
    Hoy me levanto para aplaudirte. Impecable relato.

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. jijiji.. jajaja (mirada al suelo). Hay poquitas cosas gratis.. pero alguna queda ;)
    Gili-besos

    ResponderEliminar
  24. Querido Tiferet Neverstand, si usted también va a adaptarse a las circunstancias le aconsejo antes la ingesta de un buen laxante. El pago es mas cómodo.

    Querida Wen. El caso es que me sacudieron. Es mi destino, creo.

    Querida Ebony. De todo se aprende, en efecto.

    Querida Sophia. Espero nunca cambiar mi clave de humor por ninguna otra clave. Sería un malisimo músico o espia.

    Querida Pilar. No se levante. Arrodillese por favor. Digo... sientese por favor.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  25. Querida Flor de te. Veo que ha comenzado usted el ritual. Adelante pues, seguro que acabamos disfrutando de la gratuidad del amor horizontal.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  26. Sí, la sesión era gratuita, pero la gratuidad te salió por un ojo de la cara. Eso pasa por no leer la letra pequeña. Y para estar ocupado el monje, pronto aparcó sus tareas para salir corriendo a pegarte :-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. es usted un incomprendido, definitivamente.

    traigame las bolas que sea y nos apañamos.:P

    ResponderEliminar
  28. Madre mia, qué aventura, por un momento pensé que eran bolas chinas y la señora que le atendió jugaría con usted, pero claro como dice alguno por ahí, esto no era una peli. Está claro que gratis en esta vida no hay nada. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  29. Ocurre que tengo una dolencia en las vértebras y la desesperación también me convirtió en una Gilipollas. En estas circunstancias está permitido,...y en otras también.
    Gracias por el humor y
    pronta mejoría ((:))

    ResponderEliminar
  30. Para curarse de cualquier cosa curable, sólo se necesita tiempo. Que no es gratis pero para eso está pagándole la Seguridad Social. Alégrese de que su accidente haya sido ahora ; en unos años no creo que sea gratis tampoco ésto. Cuídese y vigile en manos de quién pone su salud.

    ResponderEliminar
  31. Estimado señor gili, que mal educada no aceptar su forma de pago, si es que hay gente para todo.
    No, no vuelva por alli, denos la dirección para que no se nos ocurra tener una expericiencia tan poco gratificante, jjeeeje, siempre genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Tenia que habersela tirado asi en un plis le hace una llave y zas..... jajajajajaja

    Muacksssssssssss

    SU fan incondicional

    ResponderEliminar
  33. Tendré pesadillas con los monjes en bolas golpeándote. Ya sé que era con las bolas con lo que te golpeaban pero mi imaginación me gasta muy malas pasadas, va por libre.

    Estilo? no... estilazo!
    Besos

    ResponderEliminar
  34. GRANDE Fernando, GRANDE !!!

    y no me refiero al producto de su organismo, al menos, no al orgánico jijiji

    Ha vuelto usted a recuperar el chiiiiiiiii A carcajadas estoy : ) (no confundir con horcajadas)

    un brazo

    ResponderEliminar
  35. pues yo para meditar necesito tocarme la bolas, si no, no hay manera.

    No deje de ir al fisio

    ResponderEliminar
  36. jajajajaja ;) Lo que me puedo reir con sus posts...

    SANDALIAS DE PLAYA?! ;)

    ResponderEliminar
  37. De cero a diez, ¿cuánta gracia le hacen sus ocurrencias? Si se acerca a lo que imagino, espero que sea suficiente para compensar lo que se la hace menos.

    ¿Y con el humor nació o fue adquirido? ¿O ambas asimetrías a la vez?

    Desde el agridulce, saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  38. Tienes tu palabra (DICOTOMÍA) en jugando al despiste.
    Lo sé, no hay por donde cogerla pero ¿qué quieres? es viernes (pufff, valiente excusa).
    Muá

    ResponderEliminar
  39. Querida Dama del Castillo. Como he dicho en un comentario antes, no leí la letra pequeña porque me había dejado las gafas en casa. Prometo no repetir el error, sobretodo cuando lo que deba leer sea su cuerpo.

    Querida VeroniKa. Yo le traigo las bolas que sea, soy muy obediente, pero después no se queje.

    Estimado Savoy Truffle. Ciertamente, en esta vida no hay nada gratis, ni el amor. Las señoritas del club “El diablo cojuelo” pueden atestiguarlo con lista de tarifas y todo impresa en letra helvética y papel impermeable.

    Querida Monika. Cuando hay un problema todo esta permitido. Sobretodo el humor. Creo que es la mejor cura. Espero que después de leerme sus vertebras estén un poco mejor. Si es así hágamelo saber para enviarle la factura. No se preocupe, soy razonablemente caro.

    Querida NI la breve. A mi no me paga la seguridad social, puede usted dormir tranquila sabiendo que su dinero no se invierte en que yo viva como Dios sin dar palo al agua. No obstante si quiere enviarme 100 euros a cuenta yo haré ver que es usted una empleada de la Mutua. Si además quiere que haga ver que es usted una licenciosa mujer dispuesta a todo por sexo lujurioso entonces seré yo quien le pague a usted los 100 euros.

    Querida San. Le daré la dirección del susodicho local de terapias alternativas para que no se le ocurra ir ni por error siempre que acepte que le de también la dirección de mi morada para que -aunque sea un error- se le ocurra venir convenientemente disfrazada de cupletista de distraída decencia.

    Querida mariangi. Intenté tirármela pero se tiraron antes sobre mi los monjes con sus bolas. Ni que decir tiene que el resultado no fue el mismo. Iba a joder y acabe jodido.

    Querida María. Sigo sin entender como alguien que crea en su memoria la imagen de unos monjes golpeando a un obeso gilipollas con sus testículos puede tener estilo. Pero gracias de nuevo. Respecto a su análisis de “dicotomía” permítame aplaudirla... le he dejado un comentario en su página al respecto.

    Estimado Ya es casi viernes. Por supuesto que soy grande, mis 187 kilos lo reafirman cada día cuando cruje mi cama. Respecto a que esté a carcajadas o a horcajadas, me alegra sobremanera descubrir que es lo primero. Mi heterosexualidad pasada de moda se lo agradece.

    Queridismo Rai. Yo necesito tocarme siempre las bolas pero es por vicio no para conseguir nada. Seguiré su consejo de no dejar a la fisio. Sobretodo porque es la única mujer que me toca cada día y no tengo que pagar al acabar.

    Queridisima IreneCandy. Me alegra enormemente que mis posts la hagan reír. Por desgracia todo cuanto cuento es cierto. Por desgracia para mi y para mis sandalias de playa, claro.

    Querido/a PazzaP. Me pide usted que valore del cero al diez mis ocurrencias. A continuación me pregunta si mi humor nació o fue adquirido y para finalizar dice “¿O ambas asimetrías a la vez?”. La respuesta a todo eso es: lo siento, no suelo psicoanalizarme los viernes.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  40. Cuanto farsante suelto y que poca vergüenza la suya, segurmanete no merecian otra cosa.
    Besos señor gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Menos mal que era gratuito jajaja, si es que hay que leer la letra pequeña xD

    Lo peor de todo es que en el cartel habia un "monje", si llega a haber una mujer atractiva le da igual a usted el precio eeh

    Besitos de caramelo

    ResponderEliminar
  42. Ud podrá decir algo que poco pueden
    Me ha hecho llorar
    de risa pero he llorado...

    Es que yo soy de visualizar todo hasta las bolas de manbru o lo que sea
    Besos

    ResponderEliminar
  43. JAJAJAJ!!! Yo he visto un anuncio de dejar de fumar con hipnosis...igual también podría probar esto.

    Y total, para que quiería el curso gratuito?

    Feliz y pronta recuperación!

    ResponderEliminar
  44. Obviuuuuuuuuus:D Siempre optimismo!

    ResponderEliminar
  45. el dinero! como dijo un filósofo anónimo ¨el dinero no compra la felicidad, pero da una sensación tan parecida!!¨ el cielo es un shopping, vea usted.
    le agradezco este momento de espiritualidad y le mando un abrazo

    ResponderEliminar
  46. Querida bolboleteira. Si en lo de "farsantes" me inclusye a mi entonces estoy completamente de acuerdo con usted.

    Querida Manzana de Caramelo. Yo tambien soy el primer sorprendido en haber acudido al reclamo aunque en el anuncio aparecia un homónimo mio y no una homónima de Pamela Anderson.

    Querida Cruela, me alegra sobremanera haberla hecho llorar de risa. Seguro que esforzándome un poco mas conseguiré hacerla gritar de placer en los proximos 20 años.

    Querida IFS, el curso gratuito no lo queria para absolutamente nada. Pero es que era gratuito.

    Querida Cel, el cielo es de los optimistas y el infierno de los politicos. Mientras tanto nosotros seguimos en el limbo.

    Querido jeremías. Hablando de dinero y felicidad yo prefiero ese otro dicho del gran filosofo Groucho Marx que dijo: "Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna."

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  47. Nada es facil del mismo modo que nada es gratis.

    un placer volver a pasar por este lugar de locura y gilipollez inteligente

    ResponderEliminar
  48. Querido amigo Carlos. Y cuanto mas fácil mas caro. Vivir es complicado por eso hay tanta gente que gana tanto dinero haciendo fácil la vida a los demas. Y no, no me refiero las meretrices del club de carretera "pasen al fondo" donde el sábado pasado usted fingió que no me veia. Yo si que le vi a usted. También a la rubia que colgaba de su brazo. Puede volver a este cuando quiera aunque desvele detalles tan intimos, todo el mundo creerá que es otra broma.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  49. Hace poco, unos días, hice una entrada titulada "para gagarse". Búsquela, se le abrirá un nuevo mundo de posibilidades para sucesivos pagos ecológicos.

    ResponderEliminar
  50. ¡Oh, lo entiendo! ¡Los viernes por la noche no! Lo había olvidado.

    Por cierto, ¿conoce la dieta del cucurucho?

    ResponderEliminar
  51. Querido hijoeputa. Veo que coincidimos en la escatología. No se si alegrarme o echarme a temblar.

    Querida PazzaP. Conozco la dieta del cucurucho pero nunca la he podido poner en practica. Por desgracia mis 187 kilos son fruto de la dieta del kalimocho: comer mucho y fornicar poco. O nada. ¿Me ayuda a pasar del kalimocho al cucurucho?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  52. Cuando dice "golpearme con sus bolas"... me cabe una duda. Bah!, estoy espesa, ya veo que no eran las propias.
    Probó el tai-chi?.
    Y si no... hala, a hacer Mandalas!.

    ResponderEliminar
  53. Querida koffee. Intenté hacer mandalas pero todos se me desinflaban. Al cabo de un mes descubrí que lo que intentaba eran hacer Souffles. Será por eso que no me relajaba.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar