"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

18 ene. 2011

Restauración gilipollas


Regularmente suelo encontrarme con unos amigos para descubrir nuevos restaurantes en nuestra ciudad. Se que esto puede parecerles una utopía: que yo tenga amigos me refiero. Los tengo aunque mi esfuerzo me cuesta, no crean. Podrán reconocerme como el amigo que suele presentarse voluntario para mudanzas, compras, reparaciones, pintar pisos, acompañar al medico o cuidar de los animales de los demás cuando se van de vacaciones. (incluyendo suegros o padres en la categoría de "animales") Créanme cuando les digo que la mejor manera de conservar un amigo es hacerle gratis todo cuanto los demás le hacen cobrando.

Menos el sexo, claro.

Bueno, si ellas son amigas y ustedes son terriblemente afortunados quizás pueden añadir “sexo” a la ecuación de la amistad. Bien por ustedes.

Mis amigos pueden contarse con los dedos de una mano, exactamente cinco es el numero de personas con quienes me reúno conformando un grupo de seis personas que tanto jode a los camareros que siempre pretenden 4 u 8 comensales. Menos los de los restaurantes chinos que aunque vean llegar a un enfurecido Braveheart con su séquito de doscientos hambrientos luchadores por la libertad, siempre preguntan "¿mesa para dos?". Tengo la teoría de que en el sistema numérico chino no van mas allá del dos. Pero resultó que nosotros éramos seis: tres hombres y tres mujeres. Para los despistados yo soy uno de los hombres. y para los maliciosos ninguna de las tres mujeres quería nada sexual conmigo. Gracias a Dios tampoco los hombres.

Cada vez nos toca a uno escoger el restaurante y en esta ocasión era mi turno así que haciéndome el moderno escogí un restaurante de diseño que había visto recomendado en un suplemento dominical. Craso error. Nunca se fíen de los dominicales donde todo resulta bonito y resplandeciente. Nunca dicen que un libro es aburrido, nunca aparece una modelo mal vestida ni hay entrevistas soporíferas a políticos en declive. Los dominicales de los diarios son como el escaparate de “El Corte Ingles” o como una mujer madura dentro de un corsé: un engaño.

Quedamos los seis en la puerta del restaurante. Gracias a Dios llegué el último porque sino nunca hubiese encontrado el lugar. Mis amigos esperaban junto a una puerta de garaje pintada de color negro. Era la puerta del restaurante moderno. Les saludé a todos estrechando la mano de los hombres y besando en la mejilla a las mujeres (es una mala idea hacer lo contrario siendo heterosexual) y empujamos con fuerza la puerta de garaje para entrar en el restaurante.

Dentro, al final de un pasillo mal iluminado, parecía esperarnos un asesino en serie, o quizás el guardián de las llaves o puede que un maitre. En estos vergeles del diseño es común confundir el camarero con el aparcacoches o quizás con la encargada de la limpieza. Miren que era sencillo: las batas o los uniformes de toda la vida. Blanco o negro, es simple. Pero no. Ahora todos visten extraños uniformes de diseño. Creo que nos aparcó el coche la señora de la limpieza y nos sirvió el aparcacoches . Respecto a la comida dudo aun quien fue el responsable de pertrechar tal tragedia. Ahora sabrán el porque.

Tomamos asiento en una especie de mesa redonda que en realidad era un octógono mal iluminado y junto a una especie de cascada de agua y nos dispusimos a leer la carta del restaurante. Al cabo de diez minutos seguíamos leyendo sin entender si aquello eran platos un juego de palabras. Puede que se hubiesen equivocado y nos hubiesen dado crucigramas. Recé porque la cifra a la derecha no fuese el precio. Mis amigos me miraban con la firmeza de quien sabe que esa misma noche va a perder un amigo (gilipollas) para siempre.

-¿Compartimos un timbal de guisantes de primero? -pregunté como quien no quería la cosa.

El timbal de guisantes resulto tener solo 5 guisantes flotando en una especie de crema de calabaza dentro de un timbal de galleta. Por supuesto yo fui quien se quedó sin su guisante.

De segundos pedimos varios platos diferentes con la esperanza de poder probar los unos de los otros. Cuando los trajeron nos dimos cuenta que el tamaño de las raciones no invitaba a compartir nada sino mas bien a pedir media docena de bocadillos en el primer bar que encontrásemos solo salir del restaurante.

Mi plato era “costillar de cordero caramelizado al aroma de eneldo con envolvente de crujiente de remolacha francesa”. En lugar de eso me trajeron un plato de postre con una especie de pan rojo encima. Observé de reojo a mis ya ex-amigos quienes daban vueltas a sus propios platos de postre intentando adivinar que diablos iban a meterse en la boca. Las mas desconfiadas eran las tres mujeres. Suele suceder.

Levanté mi mano y llamé la atención del camarero, maitre, señora de la limpieza, transexual cantador de coplas o quien fuera que fuese el tipo que nos había servido la comida. Bueno, que nos había traído aquellos platitos.

-Disculpe -dije yo mostrando la que en esos momentos podía ser mi mejor sonrisa- Este plato de costillas de cabrito tiene un problema. No veo las costillas ni aún menos el cabrito.
-¿Ha probado usted a mirar debajo del crujiente de remolacha?
-Diablos, nunca hubiese imaginado que se trataba de un juego. Vamos a ver...

Y diciendo esto levanté con cuidado el diminuto crujiente de remolacha para descubrir un -aun mas diminuto- pedazo de costilla de cabrito. O quizás se tratase de un trozo de regaliz chamuscado, a primera vista era difícil diferenciarlos aunque cuando me lo metí en la boca tampoco conseguí nuevas pistas. 135 euros (mas IVA) costaba aquella adivinanza. Cerca de 1500 euros (mas IVA) costó aquella cena. A mi me costó mucho mas. Ahora no puedo contar los amigos con los dedos de una mano. No porque nadie me haya cortado los dedos sino porque he perdido los únicos amigos que me quedaban.

Lo mejor de la noche en el restaurante de diseño fueron los grasientos bocadillos de panceta que nos comimos en un mugriento bar a la salida de lo que se suponía había sido una cena.



83 comentarios:

  1. Buenisimo lo del regaliz chamuscado, espero si llega el caso de ir a un restaurante así, no acordarme o no podré parar de reir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hoy me he reído un montón con tu entrada. Me ha encantado.
    Tus amigos son muy materialistas. Yo nunca dejaría de hablarte por algo así..... simplemente te haría pagar a ti la cena.

    ResponderEliminar
  3. Lo típico: te sirven un plato que da risa, y luego te traen la cuenta y se descojonan ellos. Resulta mejor llamar al de las pizzas, tiene menos glamour pero al menos en casa se puede fumar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Vaya Gilipollas... no da usted una. Todavia ardo en deseos de que nos cuente algo bueno que le haya pasado y que sus letras desprendan alegria!

    ResponderEliminar
  5. No haber leído el dominical. Hay que ser descaradamente gilipollas!!!

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  6. Ainssss, eso le pasa por modernillo. Donde esté la típica tasca de toda la vida, con sus chorretones de grasa y su cosa buena, que se quiten los restaurantes de diseño, que solo sirven para cabrearte y dejarte pelao el bolsillo...
    Y ahora, qué hacemos? De dónde sacamos amigos nuevos para usted??
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  7. Completo Gilipollas esta vez ha hecho usted honor a su nick. Pero vamos a ver, yo en temas de comida comprendo que de vez en cuando haya que arriesgar, pero si se trata de no perder amistades hay que ir a lo seguro, no te digo la típica tasca, pero si un restaurante de comida española que te ponen un buen jamón serrano y una buen queso a la entrada y unas carnes cojonudas de plato, y un buen vino, y todo por no más de 20-25 euros (dependiendo del vino elegido) ¿qué más quieres? No se complique usted la vida con restaurantes de diseño, que como bien dice, son un engaño, te ponen un plato con, supuestamente, 30 cosas y luego no hay ni 2, y gracias. Lo de los guisantes, siento decir que me he muerto de la risa, pero en fin, espero que recupere a sus amigos. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Le recomiendo, antes de ir a un restaurante, una rápida búsqueda por internet para recopilar opiniones. Es rápido y mucho más útil de lo que podría parecer :)

    ResponderEliminar
  9. Como en casa no se come en ningún sitio

    ResponderEliminar
  10. Como no podia ser de otra manera hizo el gilipollas, si yo fuera ellos ahora escogería otro peor y le haría pagar la cuenta. De todas formas a mi me ha pasado con ciertos amigos y su afición a hacerse los entendidos con los vinos y ya se sabe... o con los restaurantes y que piensan que mas caro mas bueno...

    Bueno ....como siempre aqui esta su fan incondicional que le manda un besazo.

    ResponderEliminar
  11. sos un boludo marca cañon con lo buena que me salen a mi, las lentejas.
    YO me hubiese ganado 5 amigos mas :)

    ResponderEliminar
  12. Muy Señor "Completogilipollas":
    Gracias por hacerme reír. Nunca me asomo a su espacio rectangular sin, nates de irme, haberme carcajeado a gusto.
    Reciba saludos cordiales

    ResponderEliminar
  13. Es el primer comentario que te dejo, "gilipollas", y me he reido bien a gusto. A mi no me dan gato por liebre con esto de la cocina de diseño, mucho nombrecito absurdo para tomarnos el pelo con deconstrucciones, crujientes, espumas y demás zarandajas. Fijate los argentinos, se meten entre pecho y espalda un buen costillar de vacuno y media caja de Quilmes y se quedan tan anchos y felices como lombrices, y por cuatro duros!!

    ResponderEliminar
  14. Si sus ya ex amigos le conocen
    ¿como le dejan elegir? No entienden que los gilipollas hacen gilipolleces... aunque claro una gilipollez del calibre de 1500 pavos.... en mucha tontería junta las cosas como son

    ResponderEliminar
  15. Querido señor Gilipollas:

    Sus amigos no le valoran lo suficiente en sus grandes dones de nouvelle cousine, hagame el favor de la próxima vez investigar por internet antes de hacer caso a estos dominicales que lo único que encierran son unos departamentos de prensa muy bien sobornados para sacar el restaurante.

    Besitos de Sophia

    ResponderEliminar
  16. Disfrutar de tu compañia no tiene precio, para todo lo demás master card aunque el precio me parece excesivo.
    Quizá tenga arreglo organizando una cenita en casa.

    ResponderEliminar
  17. Se tarda menos en recitar el nombre de su plato que en comerlo.

    ResponderEliminar
  18. Al menos comieron no? besos gilipollas

    ResponderEliminar
  19. Me duelen los carrillos como si me hubiera comido yo tus costillas perdidas, pero de reirme.
    Q arte tienes mi "arma"
    Contigo hago todos los días gratis mi talles de risoterapia, me está empezando a dar cosa no pagarte nada :P

    Muuuuuuuuuuuuaaaa

    ResponderEliminar
  20. Menudo achazo! Qué dolor!!!
    Yo soy de las que les gusta la gastronomía y probar cosas nuevas pero con estas cosas tan novedosas es mucho arriesgar.
    Besos señor Gilipollas!

    ResponderEliminar
  21. Lo que no me cuadra es que el plato fuera pequeño, en esos sitios suelen poner poca comida en platos gigantes.
    Yo el año pasado invité a cenar en mi casa a unos amigos y con la excusa de la nouvelle cousine, camuflé mi crisis económica en una cena la mar de glamurosa.

    ResponderEliminar
  22. Ay madre!!!
    Que me parece que yo tambien he estado en ese sitio!!!!!
    Que hambre Diosito....que hambre....¡y que leche en la cuenta!
    Yo no vuelvo!!!
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  23. Parece mentira, señor Gilipollas que aun no sepa usted que todo lo moderno siempre es caro o soso, y mas cuando la gente de hoy solo se preocupa por su figura, no es de extrañar que pronto te traigan una foto del plato para que la mires y asi no engordes comiendotelo...donde esten los bocadillos de toda la vida...

    Un saludo y mis mejores deseos en la busqueda de nuevas amistades.

    ResponderEliminar
  24. 1500 euros?!! no salgo de mi asombro

    Si yo fuera uno de esos amigos le aseguro que me disculpo al baño y no vuelvo.

    ResponderEliminar
  25. Hay Gili, que hambre pasaste.Y que bien para tus michelines la panceta, desde el hospital se te notaba desmejorado.
    Con la lesión, como te las apañas para comer?. En un sitio tan fino fue buena elección, imagino el crujiente como una patata frita, el costillar como regaliz y, guisante como no te tocó!
    Amigos aqui tiene unos cuantos, si quiere contarlos con los dedos de la mano pruebe a comer OMG´s.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Menudo cambio: amigos por guisantes...¿no podría haberlos cambiado al menos por langostas?

    Un beso señor mío...! ;)

    ResponderEliminar
  27. Estimado Sr. Gili, mire que parecía que las cosas mejoraban, pues no, ¿a quien se le ocurre hacerse el moderno a deshora? Ahora cuide a los del grupo de senderismo, que lo veo haciendo la ruta del bacalao y no es lo mismo.

    un beso solidario

    ResponderEliminar
  28. jajajaja...... es lo que pasa con tanta tontada que hay con la cocina de autorrr.

    ResponderEliminar
  29. Soy de las gilipollas que les encanta ir a esos sitios.. aunque luego me cabree.. aunque luego los ponga a parir.. pero me da para muchas conversaciones.. y eso no tiene precio.. para todo lo demás...

    Gili-Besos

    ResponderEliminar
  30. Venga, no se desanime. ¿Una cervecita?. Yo pago...si no me lleva a ese sitio.
    ;DD

    ResponderEliminar
  31. Me he reido a gusto, me alegro de haber descubierto este blog.

    Me resulta curioso la de veces que le das gracias a dios pues despues no pareces tener razones para estarle especialmente agradecido.

    De todos modos, si alguna vez vas a italia y haces algún amigo, te llamará la atención de que los hombres de un grupo de amigos son los que se dan las manos... y a las novias de los amigos solo la mano.

    ResponderEliminar
  32. Yo sólo he ido a un restaurante de diseño, en Toledo. De esos q salen en el canal cocina de mezcla de las tres culturas. No era tan caro y aun así pagué una pasta. Al terminar em maitre nos preguntó que qué tal y yo chula como siempre le dije la verdad; todo bien menos el postre, estaba tan achicharrado de menta que tapaba todo lo demás. El tío nos dió las gracias y nos invitaron a otro postre. No he vuelto a tener suficiente pasta para pagar otro desde entonces, pero no guardo mal recuerdo.
    Es usted un poco gili, pero menos que los que han estado en el mismo restaurante que usted y dicen lo bien que han comido.

    ResponderEliminar
  33. ¿Y a quién se le ocurre ir a un restaurante de diseño?
    A LOS GILIPOLLAS. Pero, en tu descargo, decir que esa gente vive de muchos otros. Consuélate: no eres el único gilipollas de tu ciudad. Y hasta mantenéis una parte de la economía. Cojonudo ¿eh?.

    ResponderEliminar
  34. estuvo gracioso, aunque uno nunca se ríe cuando paga la cuenta. saludos.

    ResponderEliminar
  35. Bueno me imagino que nos has contado un cuento chino, porque no he visto en ninguna carta por muy de diseño que sea 135 euros un plato.

    De todas formas, como siempre te quedó genial el relato.

    ¿Que tal vas del brazo?.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  36. Ya no soy el único sin amigos. jeje , lo siento

    ResponderEliminar
  37. Querida minerva. Me alegra saber que lo del regaliz chamuscado le parece buenísimo. Yo (que me lo metí en la boca) no puedo opinar lo mismo.

    Querida aranfernu. Prefiero que mis amigos me dejen de hablar a que me hagan pagar la cena. El materialista soy yo. Ya me compraré nuevos amigos.

    Estimado Sunseeker. Dice usted “mejor llamar al de las pizzas, tiene menos glamour pero al menos en casa se puede fumar” pero tiene que saber que he probado a fumarme una pizza en casa y no tira, apenas aguanta encendida unos segundos.

    Queridisima Cuentasueños. Me alegra que arda usted en deseos de algo aunque sea de que yo cuente algo bueno que me haya pasado o mis letras desprendan alegría. El humor funciona mejor en la desgracia. A pesar de eso usted siga ardiendo que voy corriendo a apagarla con mi manguera del amor.

    Querida Sweet Audrey. Es que en el dominical suele haber fotos de modelos femeninas. A eso no puedo resistirme.

    Querida CMQ. ¿por que no prueba a ser usted mi nueva amiga? Prometo llevarla a la típica tasca de toda la vida, con sus chorretones de grasa y su cosa buena. La cosa buena seer yo y los chorretones de grasa también serán míos.

    Estimado Savoy Truffle. Soy consciente de que hay restaurantes mejores y mas baratos. En el caso que nos toca es fácil. Pero no puedo resistirme al juego de las apariencias. Aunque me deje el sueldo de un mes. Eso si trabajase, claro.

    Querida Wen. Solo utilizo Internet para ver porno y para escribir este blog. O sea, para tonterías.

    Querido Rai. ¿Como en casa no se come en ningún sitio? Pues vayamos a su casa...

    Querida mariangi. Vivimos en un mundo donde aparentar es mas fácil que ser. También mas caro.

    Querida VeroniKa. ¿Cuando puedo comerme sus lentejas? Efectivamente... es una pregunta trampa.

    Querida Alamut. Me alegra saber que se ha carcajeado usted a gusto. Siempre es reconfortante dar gusto a una fémina o a un inspector de hacienda.

    Querido Alber. A mi tampoco me dan gato por liebre con esto de la cocina de diseño. En realidad me dieron regaliz por costillas.

    Querida un ratón. He cometido tonterías mayores que una gilipollez del calibre de 1500 pavos. Cuando quiera se las confieso en la intimidad de una sauna sueca.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  38. Querida Sophia. Nadie me valora lo suficiente. Gracias a Dios.

    Querida María. Disfrutar de mi compañía no tiene precio, en efecto. Soy barato y fácil siempre que usted haga todo lo contrario de lo que digo. ¿Quizá tenga arreglo organizando una cenita en casa? Pues ire a su casa. Espero que usted también sea fácil y no tenga precio.

    Querido Ddmx. ¿Se tarda menos en recitar el nombre de su plato que en comerlo? En aquel restaurante seguro. Creo que todo el costillar se me quedó atascado entre dos empastes y aun está ahí. Voy a ver. En efecto... bueno, ya no. He conseguido desatascarlo y además ya he desayunado...

    Querida Adriana. No, no comimos. Casi cenamos. :-))

    Querida Gata. Si le da cosa no pagarme por la risoterpia puede compensarlo viniendo a mi morada con una botella de champagne y nada mas. Cuando digo “nada mas” me refiero a su vestuario. Cuando usted me vea desnudo le aseguro que sus risas se multiplicaran por cientos.

    Querida Bolboreteira. ¿Es usted de las que les gusta probar cosas nuevas? Espere que voy sacando el disfraz de Heidi y del abuelo. Me pido el de Heidi. Y no se preocupe por las ovejas, están todas disecadas.

    Queridisima The LadyMissJo. Tiene usted toda la razón el plato no era pequeño sino gigante. La ración era pequeña. Y me acaba de dar una idea en con la excusa de la nouvelle cousine, camuflar la crisis económica en una cena la mar de glamurosa. ¿Alguien quiere cenar timbal de guisantes avec gilipollas?

    Querida La Perfida Canalla. Siento no haber coincidido con usted en ese sitio. Con el hambre que llevo y con el hambre que me quedé me habría abalanzado a comérmela a usted. Después hubiésemos ido a cenar, claro. Bocadillos de panceta.

    Estimado David. Parece mentira que no sepa usted que soy un gilipollas. Si me cuesta atarme los zapatos... ¿no va a costarme diferenciar una estafa moderna? Donde estén los bocadillos de toda la vida... ahí estaré yo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  39. Querida aina. También intenté ir al baño y no volver para no pagar. Pero el restaurante era de diseño y no encontré el baño.

    Querida mila. Con la lesión, me las apaño para comer mal. En realidad busco una voluntaria para que me meta las cosas en la boca. No diré mas...

    Querida volare. Intenté cambiar los guisantes por langostas. Pero era la hora de la cena y las oficinas bancarias estaban cerradas como para conseguir un crédito que costease tal manjar.

    Querida Pilar. A mi siempre se me ocurre hacerme moderno a deshora. Cuando yo adopto alguna costumbre significa que esa costumbre hace años que es demodé.

    Querida Eva. No es ninguna tontada la cocina de autor. El precio si.

    Queridisima Flor de té. Tiene razón cuando dice usted que ir a esos sitios da para muchas conversaciones. Para nada mas.

    Querida El guardian del Faro. Vale, una cervecita pero paga usted que la última la pagué yo. :)))

    Querido Outsider. Yo siempre doy gracias a dios a pesar de ser un agnóstico recalcitrante. Si las top-model de las revistas dicen que existen entonces Dios existe.

    Querida NI la breve . No crea que me reconforta saber que otros mas gilipollas van a los mismos restaurantes y aparentan normalidad. Nadie me devolverá ni el dinero ni los amigos ni la gastroenteritis.

    Querido dezaragoza. Me alegra saber que gastarme un pastón en un miniplato de comida es mantener una parte de la economía. Ahora ya puedo dormir tranquilo. Si no es por mi el país se iba a pique ¿eh?.

    Estimado ep. Cuando traen la cuenta yo no río... juego al escondite. Y cuanto mayor es el importe mejor mi escondite. Aunque siempre acaben descubriéndome. Es difícil esconder 187 kilos tras una caña de bambú.

    Querida Chus. Mi brazo va como el resto del cuerpo: muy gilipollas. Pero recuperándome poco a poco y descubriendo que hay cosas que dan mas placer si las haces con la mano izquierda. A no ser que seas zurdo, claro.

    Querido papacangrejo. Mal de muchos consuelo de... gilipollas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  40. Mala elección, por lo visto. A pesar de todo, me he podido reír lo indecible. Y yo que me iba a dejar aconsejar, porque dentro de poco tengo que acercarme a BCN a cenar a algún garito. Pero, si no es ofensa, preguntaré por ahí.

    Si tienes intención de hacer nuevos amigos, te diré que en breve tengo que pintar el salón de casa. Y 45 km no son tantos, ¿verdad?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Pero bueno, con 35 euracos usted cena a cuerpo de rey, y aun le quedan 100 euros para un polvo de una hora con una buena profesional.

    ResponderEliminar
  42. A un restaurante así no se va con amigos, por eso no hay mesas de 6. A los amigos se los lleva a un antro guarreras, que adem´sa están muy de moda.

    ResponderEliminar
  43. Querida Ebony si se acerca a cenar en algún garito de bcn tiene todos los números para acabar comiendo un yogur caducado en mi casa. Estoy en BCN, vivo en un garito y tengo cena.

    Querido Dr. Mikel. Entonces usted me propone que coma de menú y con el resto del dinero me coman el menú. Tomo nota...

    Querida Cris. Ahora que no tengo amigos (ni uno ni seis) ¿cree usted que podría llevarme usted a mi a un antro guarreras? Prometo estar a la bajura de las circunstancias.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  44. Es lo que tiene la cocina de "autor" que el autor se lo debe comer todo antes de servirlo.
    A mi me pasó en un Japones ..cuando fui a pagar pensé que había roto algo.
    Simpre suya
    Montse-a

    ResponderEliminar
  45. Estimado Señor G:

    Como diría yo, un gran epic fail lo de aquella cena, pero bueno, con esas cosas a veces hay que arriesgar, siempre midiendo las consecuencias que puede acarrear, claro está.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. XD!! Que risa. Eso le pasa por ir de lo que no es.
    Creo que mi reacción al ver la carta hubiera sido levantarme sigilosamente e irme. 1500 eurazos!! Por esos platos.... deben tener un beneficio del 600%!
    Saludos Sr.Gilipollas, hacía tiempo que no venia a su página y tengo mucho lectura acumulada.

    ResponderEliminar
  47. Querida Blog A. No se despiste, usted se emborrachó en el restaurante japones y lo rompió todo, incluso un valioso jarron falso de la dinastia Ming. De ahí la factura... si es que tiene usted muy mal beber querida mia.

    Querido Tiferet Neverstand. "Epic fails" he tenido demasiados en mi vida. De hecho mi vida es un grandioso "Epic Fail".

    Querida Isabel Fotógrafa. Se la echaba de menos. Puede pasarse cuando desee, siempre será bien recibida. Quitese los zapatos eso si, tengo parquet de cerezo tibetano. ¿Que no hay cerezos en el tibet? Maldita sea, han vuelto a estafarme los de la mafia china...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  48. Anda! estaba segura q le había dejado un comentario el otro día, lo mismo no le ha cabido entre tanta mujer una más ;P
    em..na tonterías, decía que voy a tener q empezar a pagarte por darme gratis la terapia de risoterapia :)

    Suya depende pa qué

    saludos

    ResponderEliminar
  49. Querida Gata. El humor es gratis en esta casa. Pase y ria si es de su gusto...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  50. Las mejores cenas con los amigos son las de comida basura xD ;).

    Por cierto, hay una sorpresita en mi blog, luego te pasas!
    muá

    ResponderEliminar
  51. Jolín majo...!!!! Pues si que hay que ser gilipollas integral, para gastarse 1500 euros en engaña apetitos... ¡¡¡ Vaya tela !!! En fin, la AMISTAD siempre esta por encima de todo ;)

    ResponderEliminar
  52. Se lo dije hace tiempo. Se lo repito hoy: Usted de gilipollas no tiene un pelo. Y si lo de los kilos es verdad, entonces puede que por ahí sí que se le haya ido la mano un poco con la gilipollez.

    Un placer reírse con usted en este sitio.

    ResponderEliminar
  53. Mmmmm... estos restaurantes de diseño son un mal invento para los que nos gusta comer de todo y bien.
    Seguro que tus ex-amig@s echarán de menos tener un gilipollas en su vida...;)

    ResponderEliminar
  54. Me priva lo de "una mujer madura dentro de un corsé...un engaño" :D

    Brutal tu blog, gilipollas.

    Kisses O_o

    PD: no me sale aún lo de llamarte gilipollas ;D

    ResponderEliminar
  55. Querida Ebony, no se limite a tomar nota. Recupere despues esa nota, por favor.

    Queridisima Noelia, gracias por su premio. Está usted estupenda. Digo... es usted estupenda. Bueno, también lo está claro...

    Estimado Fer. Por si no se dió cuenta perdí los amigos y el dinero... también la escasa dignidad que me quedaba.

    Estimado/a PazzaP. No me quite el único mérito que me queda... ser gilipollas.

    Mi adoradisima Ariadna. Una sopresa verla por aquí. No se si mis amigos echan de menos tener un gilipollas en sus vidas pero desde luego yo si que echo de menos tener una pelirroja como usted en la mía!

    Querida Cruella. Puede llamarme Gilipollas sin remordimientos. Es mi apellido. Con su permiso yo la llamaré "adorable animal felino" a usted.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  56. No me pierda usted la dignidad, que un gilipollas sin dignidad ya no es nadie, los amigos siempre acaban volviendo, y el dinero... no.
    Yo si quiere le recomiendo algunos en Barcelona para intentar recuperar a sus amigos, aunque no como los que dice Savoy Truffle, que ya me gustaría a mi saber dónde andan

    ResponderEliminar
  57. Querida una gata en jerusalem. ¿Que no pierda la dignidad? ¿Cómo perder algo que nunca he tenido? Le aseguro que mis amigos no volverán a no ser que necesiten a alguien para una mudanza y nuestra amistad durará lo que duré el traslado de piso.
    Puede usted recomendarme lo que desee en Barcelona siempre que me acompañe usted...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  58. ¿Adorable animal felino?...
    M E E N C A N T A

    O_o

    ResponderEliminar
  59. Querida Cruella. Me encanta que le encante. Cuando deje de encantarla sacaré de nuevo mi flauta para encantar serpientes.

    No, no digo que sea usted una víbora.
    Si, lo de "sacar mi flauta" tiene doble sentido.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  60. me encantas sabes? jajajajaja :D
    siempre me gusta leer un comentario tuyo en mis entradas :D
    un beso!

    ResponderEliminar
  61. Querida Catalina, habría hecho fotos del lavabo pero el local tenía un diseño tan extraño que nunca llegué a encontrarlo.

    Querida Cel. Me encanta encantarla. Cuando desee pasamos a la siguiente etapa.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  62. Malditos sean querida Alais. Aunque a veces salen unas modelos desvestidas que bendita maldición...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  63. De acuerdo, tomo nota en un post-it y lo dejaré en lugar visible para no olvidarme. Sin embargo, veo que la invitación a pasar una jornada pintando mi salón no le provoca. Una lástima que rehuse estando ahora tan carente de amistades.

    En cuanto a mi queridísima Cruella, yo la definiría como un adorable animal felino... de lengua viperina. Miau.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  64. ¿Adorable animal felino de lengua viperina?... Waww leidi...
    M E P R I V A

    Gili, la flauta es un instrumento que me gusta por varios motivos... entre ellos: transportable, barato,se puede guardar en el bolso, fácil de limpiar... y suena encima, de maravilla...

    Kissess

    ResponderEliminar
  65. No sé yo si el Sr. Gilipollas se refería a ese tipo de flautas, querida...

    ResponderEliminar
  66. Querida Ebony. La invitación a su salón me provoca pero la invitación a pintar su salón solo me provoca salir corriendo. Ha de saber usted que me recupero de un accidente en burro (puede usted leer las entradas anteriores) y solo tengo un brazo operativo, el izquierdo... y no lo utilizo para pintar precisamente. Si me presta usted sus dos brazos prometo quedarme a vivir en su salón.

    Querida Cruella. Agradezco su comentario pero como dice su compañera de blog Ebony, no me refiero a ese tipo de flautas...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  67. Y ahora vengo yo a fastidiar el número perfecto de comentarios que había hasta hora, dejando el 69+1. Qué inoportunos son algunos, ¿verdad?

    Bueno, dejaremos la invitación a mi salón en invitación a secas. Ya me buscaré a quien me pinte... las paredes, las paredes.

    Yo le prestaría encantada mis dos brazos si supiera con certeza que son para pintar el salón, con lo cual, ya no le necesitaría, y acabaría pintando por mis propios medios. Si usted requiere mis brazos para otro tipo de menesteres, deberé declinar por el momento: no nos conocemos tanto, señor. Pero a este ritmo, quién sabe.

    ResponderEliminar
  68. ¿Y un solo brazo? Así podríamos conocernos mejor... prometo utilizarlo solo con fines estrictamente obscenos. Nada de cosas normales, no se asuste.

    Con lo bonito que quedaba el 69... va usted y me lo quita. Para uno que había conseguido en lo que llevamos de 2011.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  69. Querido Capitan Tan... ¿se refiere a mi cintura o a otra parte de mi anatomía?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  70. Conocernos mejor con el uso de un solo brazo… debe ser usted muy habilidoso…

    ResponderEliminar
  71. Querida Ebony, mis habilidades no están en mis brazos precisamente... y como decían en el concurso "1, 2, 3... responda otra vez"... hasta aquí puedo leer.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  72. Y no le hiciste una foto al water para tu otro blog?? jajaja....
    ahora ya sabes donde no volver...
    Si te has quedado sin amigos, yo creo que por aquí podrás renovarlos jejeje...

    ResponderEliminar
  73. Querida Helena de Troya. Efectivamente me he quedado sin amigos. ¿Se postula usted como tal y vamos juntos a fotografiar lavabos?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  74. Mientras no sea para limpiarlos, vámonos al baño!
    jajaja...

    ResponderEliminar
  75. Mi queridisima Helena de Troya. Le aseguro a usted que si ambos dos (usted y yo, claro) nos encerramos en un baño, la última cosa que desearé hacer será limpiarlo. Exacto, piense obscenamente y acertará.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  76. Querida Ebony... pues hagamos un... 1... 2... 3...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  77. Pero si Vd. es inteligente... cómo se le ocurre "estrenar" restaurante yendo con amigos?. Menos aún si la recomendación llega de un dominical.
    Ah!, ya voté.
    Va el abrazo.

    ResponderEliminar
  78. Querida koffee. Se me ocurre todo esto precisamente porque yo no soy inteligente.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar