"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

24 oct. 2011

La emperatriz de la comunidad de vecinos



Deben saber ustedes, queridos animales de compañía, que uno de los mas inhóspitos pero mejores lugares donde conseguir contactar con personas del sexo opuesto son los tendederos de ropa de los patios interiores. A esto debo aclarar que sirve también para contactar con personas de su mismo sexo si lo desean pero siempre me ha parecido una pérdida de tiempo el buscar fornicio con una persona de tu mismo sexo, para eso ya estamos nosotros (nuestras manos, mejor dicho). Los tendederos de ropa de los patios interiores, además de darnos la posibilidad de cotillear la ropa interior de nuestros vecinos, también nos permite un intercambio de esas mismas prendas cuando, por accidente, caen de un piso a otro. Cientos de veces he dejado caer yo mi ropa interior en el tendedero de la vecina de abajo y en todas esas ocasiones repite lo mismo cuando voy a reclamar lo que es mio: "¿Esa cosa sucia y agujereada era tu ropa interior? Pensaba que era un trapo para tirar y eso he hecho precisamente". No aprendo. No obstante ayer por la tarde sucedió algo con esta vecina digno de relatar.  Me encontraba yo por décima vez consecutiva dejando caer mi ropa interior sobre sus braguitas perfectamente colgadas (lo se, mi perversión no conoce fronteras), cuando vi que ella estaba montando una especie de tendedero de madera de esos plegables en su terraza. Sepan ustedes que para ver el interior de la terraza de mi vecina de abajo tuve que asomarme de tal manera que, además de estar a punto de caer al vacío, la vecina levantó la vista y vio al gordo de siempre con los mismos calzoncillos de siempre en la mano. Una vista que no debe ser como un amanecer en la playa, lo reconozco.

-Eh Gilipollas, te vas a caer -dijo ella.
-¿Que hace usted mi querida vecina? -pregunté yo haciendo malabares con mi oronda barriga en la barandilla cual funambulista del Circ Du Soleil que se ha saltado la dieta los últimos 30 años.

-Intento montar este tendedero pero no lo consigo.
-¿Necesita ayuda?

La vecina me observó y se encogió de hombros. En menos de diecisiete segundos ya me encontraba yo aporreando su puerta. Para mi sorpresa me permitió el paso y me acompañó hasta donde estaba el aparato infernal a medio montar.

-¿Que diablos se supone que significa esto? -pregunté como si aquel aparato me hubiese pisado un juanete.

La vecina me tendió un folleto con las instrucciones de montaje.

-No lo entiendo -comencé imitando la voz del señor que dobla a Robin Williams cuando imita a Michael Caine hablando cockney-. Si ya tiene usted un tendedero.
-Es para los días de lluvia.
-¿Que pasa con los días de lluvia?
-¿Que se moja la ropa...?

A mis 45 años acababa de descubrir el porque los días grises, la ropa que tenía tendida tardaba días en secarse. Vale, no soy Einstein ni un meteorólogo. Recuperé el folleto y empecé a mover tornillos, maderas, varillas de plástico y muchas otras cosas que no tengo ni idea de como se llaman.

Y al final lo conseguí.

O sea, conseguí construir una especie de jaula de madera y plástico que nada tenía que ver con la fotografía del folleto y que al plegarla aprisionó una de mis manos, uno de mis pies y una de mis orejas. Respiré aliviado entre terribles dolores. Al menos había aprisionado partes de mi cuerpo de las que tenía copia. Y lo peor de todo es que al plegarse sobre mi, saltaron unas cuantas piezas que hicieron imposible su natural apertura. Resumiendo: que estaba delante de mi vecina maciza, atrapado dentro de un tendedero y llorando como un político cuando le quitan el coche oficial.

-Hay que ver lo tonto que eres chico -dijo mi vecina mientras intentaba sin éxito liberarme.
-¿Usted cree que cabremos en su coche con el tendedero? El hospital está a menos de diez minutos. Lo digo porque hay ciertas partes de mi cuerpo que están adquiriendo un feo color morado.
-Lo que necesitamos es una ferretería, no un hospital.

La vecina desapareció para aparecer al poco rato con otro vecino, el gay del quinto primera. Un tipo alto y fornido con unos alicates en la mano. Iba vestido con pantalones cortos y una camiseta ajustada. Mala señal, al menos para alguien tan heterosexual y homófobo como yo.

-Vamos a solucionar esto -dijo el recién llegado.
-A mi ni me toques, hombre de dudosa sexualidad -dije rodando sobre mi mismo atrapado en el tendedero al tiempo que rompía todo cuanto pillaba a mi paso.

Se preguntarán ustedes como acabó esta historia. Lógicamente no podía acabar bien. Es mas, hubiese sido un milagro ya que si todas mis historias que incluyen mujeres en circunstancias normales acaban mal, esta ya ni digamos. Aquel día aprendí varias cosas. A saber, que los tendederos se llaman como las emperatrices austriacas, también aprendí que cuando un folleto anuncia "montaje fácil" significa "vas a perder el riego sanguíneo de tus extremidades", aprendí que tener 45 años, berrear y sollozar como un niño y romper medio comedor no es la mejor manera de ligar con tu vecina maciza. Y lo peor de todo: aprendí que el vecino del quinto primera no es gay. Ahora es el quien se beneficia a mi vecina.

Espero que ustedes hayan aprendido algo. De momento, aléjense de esos endemoniados tendederos.


46 comentarios:

  1. No puedo parar de reir!!! XDDDD

    Es que me lo imagino ahí, así... No puedo, no puedo.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Pues tuvo suerte de que solo fuera una "Sisi"...llega a ser un armario empotrado de más de diez cajones del Ikea y no lo cuenta! xD
    ( Y yo que quería que me colgara cuadros... con la "black and decker" en las manos, usted es una arma de destrucción masiva!!) ;D

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Querida Blogboreta. Lo se. Imagine vivirlo...

    Querida chatnoir. Yo le cuelgo lo que haga falta, eso si, espere una pared llena de agujeros y ningún cuadro en ella.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  4. jajajaja Llevaba mucho sin leerle pero creo que nada a cambiado, igual de gilipollas y patoso.

    Pero con cariño, que me ha hecho usted reir

    besos!

    ResponderEliminar
  5. tendedero? nope

    secadora automática

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, debe ser fantástico vivir debajo tuya, no se si ayudarías mucho, pero al menos nos reiríamos en las juntas de vecinos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es acojonante cómo consigues convertir el montaje de un tendedero en un relato épico quijotesco. Simplemente genial.
    La vecina una descriteriada, el vecino gay tal como lo has descrito sonaba a George Michaels en su época Wham! Los abdominales están sobrevalorados.

    ResponderEliminar
  8. voy a comprarme un tendero... y a ver si mi vecino es gay ... abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mire que a Ud. le gusta complicarse la vida Señor Gili, dejése de hisorias raras e inviteme a comer.

    un saludo

    ResponderEliminar
  10. ¿cuando llueve se moja la ropa? Lo que se aprende, oiga.

    Besos en las partes lastimadas, y para la autoestima, caja y media de magdalenas ¿vale?

    ResponderEliminar
  11. A mi me han prohibido comprar en ikea jajaja no puedo montar ni la bolsa azul en el carrito amarillo jajaja
    Compre unos calzoncillos decentes y no los use nada más que para tirarlos al tendedero de la vecina. No se apure, su vecino es gay.

    ResponderEliminar
  12. Pues bien....yo me hubiera dedicado hacerle fotos atrapado y después una buena terapia....ahhhh y lo de la bañera con champagne rosado(que no lo he olvidado....)para calmar sus molestias sería un buen final...
    BESOSSSSSS

    ResponderEliminar
  13. Regálele un tendedero comprado en un "todo a 1" que ya vienen montados, y quedará como un rey. Luego se la lleva a comer mientras hace la lavadora, y cuando vuelven cuelgan la ropa y...¡suerte!

    ResponderEliminar
  14. Al menos tiene vecinas que merezcan la pena.Yo como no lo intente con la vieja de enfrente de bragas paracaidas no sé que hacer. Otra aventura suya más que consigue hacernos reir(intencionadamete o no)
    un beso

    ResponderEliminar
  15. Querida Mar. Si esperaba usted que me hubiese vuelto inteligente y delgado... me temo que sería mas fácil que Judit Masco me pidiese matrimonio vestida de buzo.

    Querida Adriana. ¿Secadora automática? No. Tendedero. Soy un antiguo. En todo.

    Querida Tamara. Yo a las juntas de vecinos no suelo ir, no se si ha leído usted un post antiguo donde hubo un problema en la junta. Me tienen vetado hasta el 2024.

    Querida Eliza Day. Puede que los abdominales estén sobrevalorados pero si a mi me pagasen lo que a Cristiano Ronaldo le aseguro que mi abdomen sería una tableta de chocolate suizo del 99%.

    Querida ALTIVOLANTIS". Usted siempre pensando en lo único... a ver si hay suerte y su vecino es realmente gay. Suerte para mi, claro.

    Querida Yo. Llevo tanto tiempo invitándola a todo -honesto y deshonesto- que ya no me quedan fuerzas para que vuelva a decirme que no.

    Querida Pilar. La caja y media de magdalenas... ¿son de chocolate? Sibarita y gordo que es uno.

    Estimado papacangrejo. Solo hay una persona que puede obliga a un hombre a ir al Ikea: su mujer. Grandes divorcios se encuentran en ese templo del mobiliario sueco.

    Querida BEGO. Ha de saber que he probado lo de la bañera con champagne rosado y he de decirle que presenta varios inconvenientes, a saber: es carísima, se te queda el cuerpo pegado y -sobre todo- después es aconsejable no beberlo. Hemos de encontrar una alternativa... ¿una bañera de leche desnatada del Mercadona?

    Estimador Carlos Galeon. O sea, su recomendación para ligar con la vecina maciza es que invierta 1 euro en un tendedero de plástico. Dios, como domina usted las artes de la seducción... le admiro.

    Querida Sweetdie. Le aseguro que si fuese usted mi vecina estaría todo el día lanzando prendas de ropa sobre su tendedero. Lo cual, ya la aviso, resultaría ciertamente molesto para ambos. En todo caso la aconsejo que miré mejor a sus vecinos, seguro que, además de la vieja de las bragas paracaídas, hay algún modelo cubano de tangas fluorescentes.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  16. jajajaja sí...debería usted haberle regalado uno de esos de hierro que venden ya montados. Se habría ahorrado la casi amputación de sus extremidades y habría ganado puntos con su vecina.
    Aún y así, no me parece una mujer digna de usted. Es la típica persona hueca que tan sólo se fija en el exterior, no en que un hombre sea capaz de arriesgar su vida para ayudarla.
    Siga buscando, Sr. Gilipollas, ese ess mi consejo.

    ResponderEliminar
  17. Dicen que unos nacen con estrella y otros estrellados... ya sabe a que categoría pertenece usted verdad? ... jijiji ... le aconsejo que se compre una casa cuatro vientos... o en el campo... se ahorrará muchos contratiempos ... Besotes de la Vaca!

    ResponderEliminar
  18. He intentado en multiples ocasiones montar artilugios infernales como el que relatas....casi siempre he fracasado y las pocas veces que lo he logrado me han sobrado piezas....y aun asi el aparat funcionaba¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  19. !!!Hola Fernando!!

    Q risas ,siempre me hace reir.
    A la vecina al paredon por insensible.
    Y usted no va a ganar para calzoncillos mon ami jajajajaja.
    Y espero q no se hiciera mucho daño,me ha dejado preocupada,en serio.

    Un post increible.Buenisimo.
    Te beso Fernando

    ResponderEliminar
  20. curioso tu comentario... yo "siempre pensando en lo unico"...mmm....
    ya te dire de las tendencias de mi vecino...espero que la que tenga suerte sea yo....con el tendero o con las tendencias...;)
    saludos

    ResponderEliminar
  21. Como Pepe Viyuela en sus mejores sketchs :-D
    Es inagotable la cantidad de mujeres que atrae.
    Salu2

    ResponderEliminar
  22. ¿Y a qué pensaba que se debía que su ropa tardase más en secarse? Su vecina no volverá a pedirle ayuda (de ningún tipo). Un beso

    ResponderEliminar
  23. Qué malo es que te saquen de un tendedero aún mojado.

    A esta entrada no le hace falta plancharla, le ha salido sin una arruga. Está haciendo realidad la mayor fantasía doméstica del personal, sacar la ropa planchada del tendedero.

    ResponderEliminar
  24. Jo, yo no tengo vecinos ni tendederos que/a los que puedan tirarme sutilmente su ropa interior.
    No vivo en un edificio.
    Si ese fuese el caso, me gustaría acabar harta de ver su mismo trapo agujereado infinidad de días. :)

    Estupenda actualización, gracias por hacer más ameno un día raro.

    Muack!

    ResponderEliminar
  25. Querida La Maripili. No me importa que una mujer sea hueca. Iba a hacer un chiste con eso pero creo que mejor me lo ahorro so pena de tener a 200 feministas aporreando mi puerta.

    Querida vacapaca. Yo pertenezco a los estrellados, sin lugar a dudas. Me compraría una casa a cuatro vientos pero como soy un cerdo me da miedo que venga un lobo a soplar y tirarla al suelo.

    Estimado Juanjo. Si el aparto funciona la dicha es completa. Siempre.

    Querida Lady_Celeste. Gracias por sus amables palabras. Por supuesto que me hice mucho daño pero estoy acostumbrado.

    Querida "ALTIVOLANTIS". Aguardo con impaciencia que me informe acerca de las tendencias de su vecino. Si utiliza colonia: es gay. No hay más.

    Estimado Markos. Es inagotable la cantidad de mujeres que atraigo e inagotable la cantidad de mujeres que huyen despavoridas de mi agitando los brazos.

    Querida nubedealgodón. Mi vecina está con mi vecino. Supongo que toda la ayuda que necesita es que le ayuden a colgar las sábanas.

    Estimado El condón de Aquiles. Gracias por el símil. Yo tampoco tengo arrugas. Mis 187 kilos tersan mi piel como una raqueta de tenis.

    Querida La señorita Rock'n Roll. Si no vive en un edificio ¿dónde diablos vive? Podría lanzar mi ropa interior por encima de la valla…

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  26. jajajaja como yo no tengo miedo a las feministas, puedo decirle sin miedo a perder la vida o la puerta, que su contestación a mi comentario me ha recordado un chiste de dudoso gusto sobre una meretriz demasiado barata e inmovil de un típico club de carretera.

    Siempre suya.

    ResponderEliminar
  27. Querida La Maripili. No me deje así... cuente el chiste. Odio que me dejen "a medias".

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  28. Perdone el retraso en contestar, es que me estaba divorciando.
    En cuanto al chiste, usted lo ha querido, luego no venga a llorarme....

    Un señor entra en un lupanar y le pregunta a la madame:
    - Disculpe, señora de moral distraída, buscaba una meretriz barata y poco exigente.
    - Mire, tenemos a la Juani que le hace un completo por 50€
    - Lo siento, muy caro. Algo más apañado tendría?
    - Tenemos a la Yoli que le hace un francés por 30€
    - Buf! demasiado caro....algo más baratillo?
    - Pues mire, tan sólo nos queda Eduvigis. Es una mujer un tanto mayor y no muy activa en la cama, pero se deja profanar por 20 eurillos del ala.
    - Perfecto! a qué habitación debo ir?
    - Mire, la segunda puerta a la derecha
    El señor llega a la habitación, y se encuentra con una señora de unos 80 años, desnuda y con las piernas abiertas. Le da un poco de reparo, pero si no la miraba a los ojos, sentía cierto morbo, así que, decide bajarse los pantalones y penetrar a la señora por todos los orificios disponibles.
    Después de un orgasmo bastante merecido, se vuelve a vestir y sale de la habitación. En la entrada se cruza de nuevo con la madame:
    - Qué tal con Eduvigis?
    - Muy bien, muy bien, efectivamente, poco activa la señora, pero muy placentero.
    Tan sólo un detalle, cuando me he corrido, le salía algo blanco por la boca....
    - Vale, no se preocupe. Adiós.
    MAAAARRIIIIIIII!!!!!! CAMBIA A LA MUERTA QUE YA ESTÁ LLENA!!!!!!


    Se lo advertí, era un chiste de dudoso gusto...jijiji
    Siempre suya

    ResponderEliminar
  29. Esto es la confirmación de que usted es gay, se alteró más con el vecino que con la vecina.

    ResponderEliminar
  30. yo vivo en un interior y ni siquiera tengo cuerdas para tender. ADV.
    algun otro consejo?
    jajajajajajajaja
    muaaaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
  31. Querida La Maripili. Incluso para mis estándares... es completamente asqueroso. Mis mas sinceras felicitaciones.

    Querida Blog A. No soy gay, solo lo parezco (padezco... mejor).

    Queridisima Agripina. Si, si no tiene tendedero deme toda su ropa interior... ya la tiendo en el mio.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  32. Viniendo esas felicitaciones de usted, me siento llena (jijiji) de odgullo y satizfación.
    Siempre suya.

    ResponderEliminar
  33. Sr. Gili, pero hay que ser gili para intentar montar un tendedero siguiendo instrucciones...(cosa más complicada que intentar leer planos de construcción)
    Se mete usted en cada situación!!!
    Tendrá que ir a las reuniones de vecinos a ver si encuentra alguna chica a quien arreglarle otras cosillas, mire que en otoño-invierno siempre hay alguna mujer socorrida necesitando hombre!!!
    Así que prepare las mejores galas y a lucirse en plan Manny Manitas jijijijijijiji
    Besitos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  34. De joven me contaron el chiste del gilipollas que seguro conoces, pero del que no te vas a librar que te cuente: Un gilipollas muy grande, pero que muy grande, se presenta a un concurso de gilipollas y le dan el segundo premio. Su novia le dice: ¿sabes por qué no te han dado el primer premio?...POR GILIPOLLAS.
    Eres el gilipollas más interesante que he conocido. Eres un cielo. Besos.

    ResponderEliminar
  35. Sr. Gili lo siento, pero es que nuncasé si habla Ud. en serio o en cachondeo. Deme una señal (que no sea la de la cruz, por favor)

    ResponderEliminar
  36. Querida Maripili. A mi también me llena de satisfacción haberla llenado. Y ambos llenos ya podemos decir "viva Honduras!!!!"

    Querida CaroNu, si mi futuro sentimental depende de mis habilidades en el bricolaje... estoy irremediablemente perdido.

    Querida Lola. Su chiste está a la altura de los peores chistes de cassete gasolinero. Solo por eso, la felicito.

    Querida Yo. Yo siempre hablo en serio desde el cachondeo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  37. jajajajajaja Usted es el tipo que ni siquiera consigue abrir el enganche de un sujetador! Me reí mucho con su historia, hasta porque estoy necesitada de un tededero de esos, las bragas estan siempre mojadas jajajaja. Buen domingo!

    ResponderEliminar
  38. Querido Gilipollas, creo que ha estado más cerca que nunca del éxito: está clarísimo que lo del tendedero era una estrategia de su vecina para llamar su atención. El fallo estuvo en que usted no vio los signos obvios (se preocupó hasta por su salud cuando le avisó de que se iba a caer!) y dejó pasar la oportunidad. Ahí el vecino gay-finalmentenogay estuvo más rápido.
    Un beso, y ánimo. Estoy segura de que va por el buen camino.

    ResponderEliminar
  39. Vé como tengo razón,pues nada se queda sin que lo invite a unos montaditos.

    un saludo

    ResponderEliminar
  40. Querida Nocheluz. Yo no conseguiría desabrochar un sujetador aunque tuviese unas tijeras y todo un ejercito a mi cargo.

    Querida Lili. Yo nunca dejo pasar las oportunidades, son las oportunidades las que me dejan pasar a mi.

    Querda Yo. Pues que pena... vaya por Dios. La primera mujer que me invita en 45 años y...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Amigo Gilipollas,

    No aprenderás jamás. Aunque comparto contigo que llorar no sirve de mucho.
    A veces lo mejor es pasar a la acción directamente.
    La pasada semana estuve en el hospital y hoy he recibido la factura ficticia, por ello paso a la acción y propongo lo siguiente:

    Como todos sabéis, y me refiero a la sanidad pública, lo hacen ó lo van a hacer con la SANA intención de que tomemos conciencia de lo que cuesta atendernos, aunque seamos nosotros mismos, con nuestros impuestos y cotizaciones los que pagamos…..

    Yo propongo que cada vez que uno de nuestros gobernantes, ya sean alcaldes, presidentes, cargos de confianza, etc,

    Se suba a un coche oficial, se le entregue la factura.
    Cuando visite centros, colegios, polideportivos, etc, engalanados para su visita, que se le entregue la factura.
    Cuando realicen fiestas, convenciones, recepciones oficiales, cenas ó actos, que se le entregue la factura.
    Cuando se suban a trenes, aviones y demás medios de transporte para viajar en clase especial, que se le entregue la factura.

    Todo ello, claro está, con la única intención de que “Tomen Conciencia” de lo que nos cuesta a los ciudadanos mantener tantos cargos.

    ResponderEliminar
  42. Estimado COMO-DORE. Yo propongo que cuando liguemos con una mujer, después del fornicio ocasional nos presente una factura ficticia tal que si hubiese sido una meretriz.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  43. Mire usted, para reyes le pido un pack de pinzas de tener de madera de las de toda la vida.
    Se lo ha ganado oiga ¡¡

    ResponderEliminar
  44. Querida Poma. ¿Por donde he de pasar a recoger las pinzas de madera? Si es por un jacuzzi con usted dentro, casi que mejor.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  45. Muy buena historia, me he reído mucho!
    Lástima de las referencias a la homofobia,
    del todo innecesarias y fuera de lugar, creo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pues. Aunque es una lastima que confunda usted humor con homfobia.
      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar