"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

1 dic. 2011

¡A caminar por la montaña!

 
 
Ya conocen ustedes de mi animadversión hacia el ejercicio y la naturaleza. Caminar por una montaña combina mis dos peores pesadillas a las que hay que sumar mi desconocimiento de lo que mueve a la gente a caminar por la montaña. Quizás sea el mismo motivo que les mueva a volar en ala delta, a bucear o a ver programas del corazón. Queremos ser los animales que nunca hemos sido, somos, ni nunca seremos. Desde que el ser humano es un ser inteligente y evolucionado, que nuestro hábitat natural son los McDonald’s, los centros comerciales o los bares. Asfalto y cemento, que maravilloso aroma. Los únicos árboles que conocemos son aquellos que nacen de un agujero en la acera. Pero aun hay algunos indocumentados que se resisten a ello y entran en tropel en las rebajas de El Corte Ingles para comprar anoraks, botas y gorros de lana. Y pertrechados de esta manera, se lanzan a caminar sin mas objetivo que llevar a un lugar perdido en la montaña para después dar la vuelta, volver al coche y conducir hasta sus cómodos hogares. Cansados, sudados, hambrientos y con los músculos de las piernas a punto de reventar. ¿Se han fijado ustedes en la ropa que llevan los que caminan por la montaña? Debería estar prohibido que un hombre lleve mallas para caminar o correr, por muy cómodas que sea. Las mallas están reservadas única y exclusivamente para estilizados bailarines de dudosa sexualidad.

No hace demasiado que unos amigos me invitaron a pasear por la montaña y yo, en mi infinita gratitud por la invitación (nadie suele invitarme a absolutamente nada), acepté sin tener demasiado claro a lo que iba. Pronto me di cuenta de que la cosa no estaba bien encaminada sobre todo cuando te das cuenta que tu vas vestido con pantalones cortos, chancletas de plástico y camisa hawaiana de poliéster mientras ellos van pertrechados como si fuesen a escalar el Everest. Porque esa es otra... ¿se han dado ustedes cuenta como van vestidos los que van a caminar por la montaña? Amundsen llego al polo norte con mucho menos. Pero a pesar de que mis pies estaban castigados por las piedras del camino, mis pantorrilas castigadas por las zarzas y mi cabeza castigada por el sol, hice un esfuerzo sobrehumano y caminé y caminé. Hasta que transcurridos cincuenta terribles metros me detuve y pregunté entre resoplidos "¿queda mucho?". ¡Ah, queridos míos, que inocencia la mía! Nunca pregunten a un experto montañero si queda mucho. Siempre quedan diez minutos, aunque sea una caminata de cuatro días y acaben de salir. Siempre quedan diez minutos o la llegada estará siempre en la siguiente curva. ¡Mentira! El aire puro les convierte en mentirosos compulsivos. Diez minutos... diez hostias le daba yo con la varita esa que utilizan para caminar. Esa es otra... ¿se han dado cuenta que los que caminan por las montañas van siempre armados de unos bastoncitos para caminar? ¿Acaso necesitan ayuda para caminar? Los bastoncitos deberíamos usarlos para subirnos a la espalda de esos avezados montañeros y azuzarlos cual borrico para que nos lleve a nuestro destino. Y además tienen la desfachatez de asegurar que en la naturaleza puedes contemplar maravillosos animales salvajes. Otra mentira, sepan ustedes que el único animal salvaje que encontraran serán otros caminantes como ustedes o un gato muerto en la cuneta. Los animales saben por donde andamos los humanos y precisamente por eso nos huyen. Ellos si que saben. Porque claro, para caminar por la montaña hay que seguir un único camino que está perfectamente marcado. Que es una puta loma, joder. Subes por un sitio y bajas por el otro. ¿Se imaginan a los antiguos exploradores estudiando durante una semana un mapa para cruzar un bosque? Se cruza el bosque y luego se le pega fuego para que los siguientes exploradores no se pierdan., Así se ha hecho toda la vida y así debería seguir haciéndose. Pero no, ahora ya ni podemos fumar en los bosques, ojo con las colillas, ojo con los papeles, vigila esa lata de refresco que estas bebiendo, no tires la botella de agua al suelo. O sea, salimos a caminar con una mochila llena de refrigerios y volvemos con una mochila llena de basura. ¿No se dan cuenta que -en realidad- son todos unos pijos vestidos con ropas caras, que transportan basura y suben una loma para volverla a bajar? ¿Acaso hay bares en lo alto de las montañas? Seguimos empecinados en subir y bajar lomas, en cruzar bosques y en bordear lagos con total sinsentido, empeñados en volar o bucear, empeñados en escapar al asfalto y la contaminación. ¿Y que me dicen de esos que hacen caminatas de doce horas por la montaña? "Caminata popular". A ver, lo primero, si se apuntan 50 personas no es popular, en el bar de mi pueblo hay mas gente en un partido del Barça-Madrid y no lo anuncian como "Partido Popular". Bueno, si que anuncian el Partido Popular, pero es porque son un poco rancios y de derechas. En cuanto a las carreras por la montaña es curioso ver como caminan todo el día (incluida la fría noche) y cuando llegan, después de doce horas caminando, les dan un bocadillo cutre y un vaso de chocolate caliente. Sepan ustedes que si un héroe camina doce horas de noche bajo la lluvia, tendrían que esperarle media docena de modelos brasileñas dispuestas a complacerle en absolutamente todo. Queda claro que cuanto mas te gusta la montaña, mas masoquista eres, o mas tonto. O ambas cosas. Queda claro, queridos animales de compañía, que el hombre pertenece ya a los centros comerciales y los coches (en cambio, las mujeres pertenecen solo a los centros comerciales) y por mucho que nos empeñemos en volver a la montaña no significará mas que un breve paréntesis para recordarnos los que una vez fuimos pero nunca seremos. Si quieren dar la espalda al progreso allá ustedes, pero entonces sean coherentes, váyanse a una cueva en la montaña y vivan cazar animales salvajes. ¿Saben cuanto durarían? Exacto, el tiempo justo en darse cuenta de que en las cuevas no hay enchufes para cargar el teléfono móvil. Recapaciten, nuestro hábitat natural es el alquitrán y el cemento. Cualquier otra cosa no significa mas que aumentar los beneficios de las tiendas de ropa de montaña.

Hace poco fui a caminar con esos amigos y después de dejarme un pulmón, medio hígado y todas las uñas de los pies en el esfuerzo, cuando llegamos a lo alto de la cima se me ocurrió preguntar: "¿y ahora que?". ¿Saben que me contestaron? "Ahora toca bajar". Pues eso, mas tontos y nacemos persiana.


35 comentarios:

  1. A veces resulta inevitable pringar en estas excursiones... pero hay que ser astuto y llevarse a otros contigo para no sufrir en solitario xD

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sr. Gili,

    sólo puedo decir: jajajaj. Qué gran oda a la civilización que tantos esfuerzos y necesarias barrabasadas nos ha costado construir. Ahora ya sé que si una mujer me invita a recorre un páramo, bosque o montaña no es porque le ponga el sexo retirado y al aire libre sino porque le va la naturaleza y esas cosas. Menos mal que me ha abierto los ojos a tiempo.

    Atentamente.

    ResponderEliminar
  3. A mi la primera vez que me llevaron a subir una montaña fue a un 3000! Yo que lo único alto que había subido en mi vida era el podium de la discoteca!! A medio camino los mandé a tomar por culo y les dije que cuando volvieran ya me recogerían!! jajaja. Lástima que le he pillado el gustillo a esto de subir montañas y ahora me lo paso bien y todo! ;P

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mi Señor Don Fernando,
    Estoy seguro, al menos para mí lo es, que muchas de sus entradas se están convirtiendo para muchas de sus avezadas lectoras en un completo manual de supervivencia.

    Sin duda las actividades aeróbicas en busca de placer solo pueden ser, una desafío cuando menos idiota (existiendo sexo al sur) o la actividad de un idiota consumista sin norte.
    Suyo, Z+-----

    ResponderEliminar
  5. y lo más curioso es que no se embarcó en esta aventura para conseguir fornicio, que suele ser lo que mueve su mundo... no deja usted de sorprenderme.

    ResponderEliminar
  6. Eso te pasa por ser tan sociable y tan gilipollas, claro está, poruqe a ver ¿para que está internete? uno antes de meterse en caminatas se mete en San Google y mira en qué consiste eso, dónde está el sitio al que pretenden llevarnos los "amigos" de marras, cuanta pendiente tiene la montañita en cuestión, temperatura media, etc...

    si es que no escarmientas eh :P

    ResponderEliminar
  7. Pues aquí en la isla, es muchisimo peor. La ciudad está a unos cinco minutos del mundo de la mata y el mosquito... Los que viven más allá de la seta de lata, nos tratan a los de la ciudad como autenticos pardillos.
    Por eso aquí todo el mundo disimula y procuramos llevar una ramita en la comisura del labio, poca broma con el tema...

    ResponderEliminar
  8. Cariño, ya tienes pelis en 3D, para eso de deportes de riesgo! Para mortificarte en un habitat más humanóide te va mejor disfrutar del idílico espacio de un Centro Comercial, ( ideales en esta época de la"adorada navidad"! ) Estará a tope de gente babeando por COMPRAR!!!!... mujeres hiper-maquilladas equilibradas en tacones everésticos, cochecitos con niños histéricos llorando por ver el Papa Noel , padres agotados en las colas para comprar un móvil... ah !!! Placer solo superado como bien dices por una buena comilanza en el Mc Donalds !Después de toda una tarde ahí...igual te haces montañero...

    ResponderEliminar
  9. La próxima salida quedamos a las siete de la mañana por cierto tu llevas los bocatas ;)

    ResponderEliminar
  10. Primera vez que leo su blog...estoy impresionada
    Que decir de los montañeros...toda mi familia vive en una regresión a su origen.
    Lo mejor es cuando subes a una cima, y te dan un melocotón...o mejor, una barrita energética (adjetivo de dudosa fiabilidad) y un sorbo de agua más controlado que los dedales en las copas del extranjero porque "no se puede beber mucho"...
    Abre la ventanilla (7 de la mañana, -2º,...) y huele los pinos...sin ninguna duda, el mejor olor, el del asfalto...

    ResponderEliminar
  11. Me he sentido completamente idenrificado contigo.Siempre he odiado eso de trepar so se sabe muy bien para que.Sin duda la postura natural del ser humano es la horizontal tirando para bajo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Querida Juka. A mí, en cambio, me gusta sufrir en solitario y disfrutar acompañado.

    Estimado Félix Esteban Doctorchandra. Me alegro haberle abierto los ojos a tiempo porque es lo único que pienso abrirle. Y lo que sucedió la otra noche en el bar “machotes” fue un error, no volverá a suceder. He dicho.

    Querida chatnoir. ¿Usted se subía a pódiums de discoteca? Creo que acabo de enamorarme. ¿Sigue subiendo? A los pódiums, lo de las montañas me importa un carajo.

    Estimado amigo Señor De la Vega. Así como existe una guía de supervivencia zombie escrita por el hijo de Mel Brooks, existirá una guía de supervivencia gilipollas escrita por el hijo de mi padre. Que soy yo… o eso afirmaba él.

    Querida Naar. No crea todo lo que lee, en el fondo yo imaginaba que la montaña estaría llena de mujeres desnudas… :)

    Querida Froiliuba. Yo internet lo utilizo para ver porno, hablar con ustedes y ver más porno. Nunca utilizaría internet para algo tan obsceno como mirar en qué consiste la excursión planificada.

    Querida Maria Antonia. ¿Llevan una ramita en la comisura del labio? Es mejor llevar un Gin-Tonic en la comisura del labio. Pruebe.

    Querida "ALTIVOLANTIS”. ¿Me ha llamado “cariño”? Disculpe que no haga ningún comentario a su comentario. Despues de leer lo de “cariño” estoy demasiado nervioso y tengo toda la sangre acumulada lejos del cerebro.

    Querida lur. Será un placer salir a las siete de la mañana. La ultima vez salimos a las cuatro de la mañana.

    Querida Adriana. ¿Bello? ¿Yo o el texto? El texto… seguro.

    Querida ani. El mejor olor el del asfalto o el de moqueta de club de carretera, sin lugar a dudas. Una vez me dieron una barrita de esas energéticas al llegar a lo alto de la montaña y tenía tanta hambre que me comí hasta el envoltorio y dos dedos de la persona que me la ofrecía.

    Estimado Juanjo. La postura del ser humano siempre es horizontal, estoy con usted, aunque discrepo que sea tirando para abajo, yo más bien diría que hacia todos lados. Para cubrir bien todo el territorio.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  13. Uuuuuuffffff que me tengo que poner al día contigo!!!

    ResponderEliminar
  14. Querida Helena de Troya... ¿eso es una amenaza o una promesa?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  15. Osea, que se fue con unos amigos a la montaña y se lo pasó en grande. Me alegra ver que ya está tan animoso.

    ResponderEliminar
  16. Yo a usted me lo llevaba a la montaña y le aseguro que además de cansancio se llevaría un grato recuerdo: buena temperatura, empinadas las justas y comida al llegar, si es que, el problema no es la montaña Sr. Gili, es con quien se sube y baja.
    Besos,
    precisamente,
    desde las alturas
    PD: Y me reservo el tema de lo que hice una vez en la cueva de una montaña, porque estamos en horario de menores ;)

    ResponderEliminar
  17. Se ha fijado usted en las hormigas y todo tipo de bichos. Si los intentas coger con algo, en cuanto notan pendiente tiran para arriba, y en las películas cuando están huyendo?, al final se meten en un edificio y para arriba, como si el edificio no se acabara. Debe ser alguna reminiscencia animal.

    ResponderEliminar
  18. joder,se me ha venido a la mente una cabra montesa con una bolsa d papel en la cabeza...

    un beso desde la llanura

    ResponderEliminar
  19. Yo ya lo he dicho muchas veces: no volveré al monte hasta que lo tengan alicatadito como Dios manda.
    Hubo una época de febril actividad por mi parte, en la que me dediqué a subir y bajar lomas, pero no quedó ahí....incluso me dediqué a subir y bajar rocas! me dí cuenta de que era una estupidez supina porque además de que el mecanismo es el mismo: subir para volver a bajar, encima bajar me daba miedo!!!!!!!
    Cuando lo conseguí, me llevaron a un garito para que me recuperara y entonces encontré mi lugar en el mundo.

    ResponderEliminar
  20. Cuando se llega arriba se le llaman los tres coños:

    Coño qué alto
    Coño qué bonito
    coño qué frío

    y te vuelves por donde has venido.....

    ResponderEliminar
  21. Tanto aire puro no es bueno para nadie, se lo digo yo...
    besotes coleguita

    ResponderEliminar
  22. Sí... cariño, después de lo que me has dicho en el ultimo post... parece ser que hay cierta confianza... ;)

    ResponderEliminar
  23. Y lo que mola subir con la cantimplora de chapa, con la funda verde militar, que pesa más el envase que lo que llevas dentro, y las sillitas plegables, la cubertería y el cámping gas para calentar las latas de fabada o de sardinas (lo que se tercie), y la mantita de franela para que el culo no se enfríe, una mochila más grande que una espalda, el gps, la brújula, el mapa, los prismáticos y la cámara digital para recordar los buenos momentos..
    Anda que no mola la montaña.
    Por cierto, pa uno de Madrid que vive dentro de un centro comercial 24h, ¿qué eso de la montaña? ¿Ande está?
    Ánimo y a estirar las piernas, que dicen que es sano :)

    ResponderEliminar
  24. Querido Gilipollas: estoy desconcertada. ¿Había alguna chica guapa en el grupo de montañeros o no? Si la respuesta es no, ¿que le llevó a perder el norte en esta ocasión?
    Besos!

    ResponderEliminar
  25. Pues yo venía a invitarle a subir el Annapurna descalzo pero me lo voy a pensar un poquito mejor.

    ResponderEliminar
  26. JAJAJA.....a mí no me engañan...el simple hecho de colocarme esas botas me pone carne de gallina.
    Prefiero pasear por una playita...ir de cañas,o una buena cena...
    Como se deja engañar????
    A no ser que le acompañara una tía buena y.....

    ResponderEliminar
  27. Están llegando las Navidades... y aun tengo que sacarme la foto sentada en piernas de Papá Noel.

    ResponderEliminar
  28. Ya por curiosidad...
    ¿Entonces tú que piensas sobre los que hacen el camino de Santiago?

    Aparte de gilipollas eres vago, eh? Deberías de haberte llevado algo para picar o una bota de vino! O coger setas! O buscar gambusinos! O recopilar en un descampado las cocacolas que sobran de los botelloneS!
    Cualquier excusa es buena :)

    ResponderEliminar
  29. !!!Hola Fernando!!

    ¿Y el oxigeno q se respira en la cumbre y las maravillosas vistas?
    Muy bueno el post.

    !Te beso Fernando!

    ResponderEliminar
  30. !!Fernando!!

    Buenisimo el articulo q ha escrito en la revista,me he reido muchisimo con sus propositos para el año 2012.
    !!Enhorabuena por el articulo!!
    Y la revista me ha gustado ,ya la leere con mas tranquilidad.
    Te beso, otra vez, Fernando.

    ResponderEliminar
  31. Querida NI la breve. Si, en la montaña me lo pasé de miedo. De película de miedo, para ser mas exactos.

    Querida. ¿Yo?

    Querida CaroNu. Aunque usted es adorable, creo que la montaña no sería más agradable a su lado. El inferno, junto a una mujer, sigue siendo el infierno. O peor aun. ¿Qué hizo en la montaña? ¿Qué hizo en la montaña? ¿Qué hizo en la montaña? ¿Qué hizo en la montaña?

    Estimado papacangrejo. Nosotros somos como hormigas, en efecto. Y los banqueros son como esos niños idiotas que se dedican a pisotear hormigas en el parque.

    Querida mara. Eso de “una cabra montesa con una bolsa de papel en la cabeza” es lo mas retorcido que he leído en meses...

    Querida La Maripili. Tiene razón, al monte le falta asfalto, centros comerciales y coches.

    Querida mamá de un bebote. Los tres coños y los tres cojones: “Coño qué alto, coño qué bonito, coño qué frío” pero también “cojones me he torcido el pie, cojones no vayáis tan deprisa, cojones me que quedado sin agua”.

    Querida La Perfida Canalla. Estoy totalmente de acuerdo con usted, tanto aire puro no es bueno para nadie, a la montaña le faltan coches rugiendo y llenándolo todo de humo.

    Querida "ALTIVOLANTIS". Pues ya que hay confianza vaya quitándose el refajo que me peino la bolsa.

    Querido Tonetxo. ¿Cuánto hace que no sube a la montaña? Acaba de describir al típico montañero ex boy-scout de los años 40. Me encanta…

    Queridas Lili y Bego. No, no había ninguna chica guapa en el grupo. ¿A que hago honor a mi nombre?

    Querido pazzos. ¿En el Anapurna hay indígenas desnudas? ¿No? Pues paso.

    Querida Silencio. Cuidado con los papanoeles, que hay algunos que al sentarse en sus rodillas dan caramelos a cambio de… ah… que usted busca PRECISAMENTE ese tipo de papanoeles, ok.

    Querida ElenaNito. Para mí, los que hacen el camino de Santiago son doblemente idiotas. Sin anestesia ni nada. Eso sí, si usted piensa hacer el camino de Santiago me apunto a ser su coche escoba y su masajista de fin de etapa.

    Querida Lady_Celeste. ¿Oxigeno en la cumbre? Cuando llegué a la cumbre en mis pulmones había de todo (incluidos insectos) excepto oxígeno.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  32. Jajaja, me ha recordado ud. una escapa en Mountain Bike que hice con unos aficionados en la que yo me estrenaba que tras caerme en un par de ocasiones y ascender un desnivel importante y más de 40 minutos sin bajar de la bici paré, la tiré al suelo, y jadeando les grité: "Vale, ahora ya cuando queráis, me dais por culo".

    Uf, hubo suerte y se apiadaron te mí y de mi culo.

    ResponderEliminar
  33. señor gilipollas a mi me gusta el monte,aunque sea una gilipollez.¡¡¡Que lo es!!!

    ResponderEliminar