"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

21 sept. 2014

El aerobic lo carga el diablo





¿Sabían ustedes que la catedral donde más se fornica es en los gimnasios? También en los clubs de intercambio aunque en los clubs de intercambio todo sucede en ese lugar físico mientras que en los gimnasios el sexo sucede físicamente antes o después de acudir al local.  Pero este texto no va sobre los clubs de intercambio sino sobre los gimnasios. Si quieren saber más de clubs de intercambio me preguntan por correo, prometo ser discreto y hacerme pasar por sus cornudos maridos.

Para quien suscribe, un gimnasio resulta un hábitat tan natural como un congreso de neurociencia para Belén Esteban. Los gimnasios cuestan dinero, te cansas, sudas y todo huele muy intenso. Si quieren todo eso vayan a un club de carretera.  Los gimnasios son un error del ser humano como Telecinco, el tofu o el yoga. Pero ahí están y ahí acudimos a diario a ser torturados sin el menos respeto por nosotros mismos. Que ustedes hagan el imbecil es algo que no me preocupa. ¿Pero y yo...? ¿Por qué diablos acudí a un gimnasio cuando tengo tarjeta VIP de todos los clubs de carretera en 50 kilómetros a la redonda? Bueno, mi vecina es profesora de aerobic y ya saben que sucede cuando día tras día ves unas diminutas braguitas colgadas en el tendedor frente a tu ventana (y las robas... y las hueles como si fuesen oxigeno enriquecido... y las devuelves). La obsesión es lo que mueve el mundo. ¿Qué habría sido de la pintura sin la obsesión de Van Gogh? ¿O que habría sido de la cocina sin la obsesión de Ferran Adria? ¿Qué habría sido de la literatura sin la obsesión de Hemingway? ¿O que habría sido de la inteligencia sin la obsesión de Rafa Mora? 

El aerobic consiste en enfundarse en mallas e imitar los movimientos de una profesora al ritmo de una música que haría sangrar los oídos al mismísimo Bethoveen. ¿De qué sirve esto? Se supone que te pone en forma y es un buen ejercicio cardiovascular aunque lo segundo lo dudo porque transcurridos 30 segundos de mi primera clase de aerobic acabé en el hospital donde tuvieron que hacerme un triple bypass coronario.

Pero las obsesiones no entienden de ataques al corazón así que tres meses después y con un corazón reforzado volví a la clase de aerobic de mi vecina. Las clases de aerobic están siempre llenas de mujeres y algún que otro hombre de dudosa sexualidad. Pero eso es lo de menos porque mi objetivo era mi vecina. Las gordas y el maricón eran objetivos secundarios.

La segunda clase de aerobic fue mejor que la primera, al menos aguanté dos minutos antes de caer al suelo sufriendo miles de calambres y un ataque de tos que me llevó a perder el conocimiento. La buena noticia es que, cuando abrí los ojos, mi vecina sostenía mi mano mientras me observaba preocupada.

Conseguí una cita con ella, aunque fuese una cita en una camilla del centro de salud más próximo al gimnasio pero era una cita y ella aun iba enfundada en unas mallas que se ceñían a su cuerpo como una segunda piel.

 -Te amo –dije sin poder evitarlo.
 -Estás confuso, tienes que descansar.
 -Yo era quien robaba tus braguitas y luego las dejaba en tu buzón. Debes saberlo, soy un hombre sincero y creo que la sinceridad es la única manera de comenzar una relación de sentimiento...

Entonces mi vecina me propinó una nueva bofetada que me devolvió a la inconsciencia. Para que luego hablen de que el aerobic es sano.

Ahora, cuando me ve en el rellano, escupe a mis pies mientras se santigua y lanza una maldición gitana. ¿Lo peor de todo? Ya no cuelga sus braquitas en el tendedero.

El aerobic lo carga el diablo, definitivamente.


14 comentarios:

  1. ¿Por qué no se fija en la charcutera del barrio? Seguro que le va a reportar más satisfacciones... Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida mia, me fijo en la charcutera de mi barrio, el problema es que ella no se fija en mi.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Mi querido Señor Fernando,
    Tengo dos cosas importantes que decirle,
    La primera, nunca son sólo dos cosas. La segunda, no tengo nada.
    Le sigo leyendo en forma. Cuídese,
    Suyo, Z+

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en cambio solo tengo una cosa que decir, el problema es que no me acuerdo.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Jajajaja, sanas carcajadas para acabar este domingo otoñal. No tiene remedio, Fernando.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra hacerla reír, querida...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Oxígeno en braguitas. Que obsesiones las suyas.... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que es un hombre sin obsesiones?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Nene, muy bueno. Cómo me has hecho reír y en los tiempos que corren ya sabes que eso lo valoro mucho. Ahora un detallito: el aerobic hace años que no se practica, la próxima vez te vas a Zumba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi adorada Susana.

      Sería un placer acudir con usted a algo que tiene por nombre "Zumba" aunque solo sea por poder decir "¿Zumbamos juntos?"

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. Jajajajaja...te invito a una en mi gym. A que ya no te hace tanta gracia la cosa. Yo en eso soy virgen tb. Será bonito.

      Eliminar
    3. Yo a su gym no voy que pasan cosas muy raras... se agradece la invitación... ¿podemos cambiarla por un nude gin tonic?

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. OMG! UFF! MMM! BUFFF! GÑÑÑ! UIIIII!

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar