"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

15 sept. 2014

La gran mentira






La mentira es necesaria. Vaya por delante esta frase lapidaria antes de comenzar cualquier argumento. El mundo se divide entre los que mentimos mucho, después están aquellos que simplemente mienten y finalmente hay algunos otros extraños seres que siempre dicen la verdad, huelen a colonia cara y sufren las consecuencias del resto. Los que mentimos (sea mucho o poco) siempre iremos un paso por delante de los que dicen la verdad. No hablo de moralidad, hablo de ventaja. Hay quien asegura que la sinceridad es una virtud y la mentira es un defecto. Primer error del tamaño de la réplica en látex del pene de Nacho Vidal. Los hombres (como género masculino) hemos entendido perfectamente que si queremos algo hemos de mentir y si queremos que se perpetúe hemos de perpetuar la mentira. Pongamos como ejemplo los infieles: pocos son los infieles que confiesan su infidelidad. Los infieles viven en la mentira perpetua hacia quien carga con los cuernos y así ha de ser siempre. La infidelidad es la base que sustenta, cual poderoso pegamento, cualquier matrimonio y la mentira es lo que sustenta la infidelidad. Porque, en efecto, el matrimonio es una gran mentira y como tal así la hemos de mantener para que la sociedad no se desmorone como un castillo de naipes y todo esto siga su lento, inexorable (e hipócrita) camino. Imaginen ustedes llegar al trabajo y que una compañera les pregunte si les gusta su nuevo peinado (que en realidad parece un gato atropellado encima de su cabeza). En efecto, ustedes siempre tirarán de la mentira ya sea por no ofender o para evitar una bronca que acabe en nuestro coche con las cuatro ruedas pinchadas. Las mentiras piadosas también son necesarias para todos los tipos de convivencia. ¿Cuántas veces un hombre ha dicho a una mujer "me quedo pero solo a dormir, tranquila, no pasará nada entre nosotros"? Me quedo solo a dormir pero a medianoche mis manos recorrerán tu cuerpo y mi misil intercontinental intentará alcanzar el monte que corona tus caderas cual gran danés en celo. Y es que, además de que es necesario mentir, es aun más necesario que nos mientan. Cuando compramos un coche sabemos que el vendedor nos mentirá para que compremos el coche más caro pero queremos que nos mienta porque nuestro ego necesita un coche mejor que el de nuestro vecino. Mentimos y nos mienten a diario. Y eso, además de necesario, es divertido.


¿Y los que siempre dicen la verdad? Pobre de aquel (o de aquella) que siempre diga la verdad porque está destinado a sufrir las consecuencias para el resto de su vida. La verdad puede que reconforte nuestra alma pero golpea sin piedad nuestras vidas. Decir siempre la verdad es fácil, asumir sus consecuencias es un tormento. La mentira facilita nuestras vidas. Si la verdad fuese moneda de cambio el mundo sería infinitamente peor, créanme, porque la mentira crea un mundo falso y fácil de vivir. Como los anuncios de compresas, vamos. Yo he mentido, mucho, miento casi más que hablo. Miento a las mujeres con las que me quiero acostar (que son todas), miento a mis jefes, miento a los inspectores de hacienda y a los agentes de la guardia urbana, miento a mi familia y a mis vecinos, miento al médico de cabecera y a quien me vende los diarios. Miento porque quiero vivir en un mundo falsamente feliz donde los problemas no existen si los escondes bajo toneladas de mentiras. Y esto, amigos, además de divertido, también es necesario. ¿Acaso no sabían que todos ellos también nos mienten a nosotros?

 

La mejor manera de explicar que todo es mentira es explicar la paradoja del mentiroso con la frase "esta frase es falsa". Ahora les pregunto... ¿he dicho una verdad o una mentira con esta afirmación?  Si la frase es verdad entonces lo que dice ("esta frase es falsa") es cierto lo cual nos lleva a la conclusión de que cuando dice que es falsa es que debe ser falsa lo cual es una contradicción en sí misma. Si la frase es  mentira, entonces lo que afirma cuando dice "esta frase es falsa" es falso. Ya que afirma que la frase es falsa, entonces la oración debe ser verdadera, una nueva contradicción. Vale, tomémonos un descanso, ha sido un ejemplo difícil de entender. Pero mola hacerse el intelectual.



Si revisan mis textos en mis aventuras con las mujeres verán que siempre miento, miento cuando digo lo que soy y miento cuando digo lo que busco. Ahora permítanme una pregunta... ¿acaso son ustedes tan inocentes para imaginar que las mujeres no saben que las estoy mintiendo? La mentira solo es mentira cuando el otro desconoce por completo la verdad. Ahí está el secreto, ahora piensen en ello y piensen también en que quien suscribe tiene un miembro viril que mide 35 centímetros. De verdad de la buena.


Las imágenes que acompañan este post corresponden a fotogramas de películas de ese gran maestro de la mentira y el humor que fue Billy Wilder (por orden: "El gran carnaval",  "En bandeja de plata", "Un, dos, tres" y "El apartamento")


26 comentarios:

  1. A ver? Enséñeme el dorso de la mano.
    El Pentotal endovenoso en su caso, creo que es requisito indispensable para leerle los aciertos entre líneas. ¿Ya se lo han administrado a usted?, no nos mienta la huella permanece quiera o no quiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre digo la verdad, querida. Sobre todo cuando miento. El Pentotal ese no se que es pero la ginebra barata corre por mis venas como un coche de F1 sin frenos.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Te he descubierto hace poco.. y cada vez me gustas mas... estoy muy de acuerdo contigo en muchas cosas que comentas y por eso esta noche cuando me palpe el quico gordo te lo dedicaré porque te mereces que te brinden un orgasmo en la distancia por tus palabras tan, iba a decir sabias...pero no lo creo, mejor digo acertadas y en su punto. Sólo quería que lo supieras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus intensas palabras, querida. Eso de palparse el quico gordo lo interpreto de la manera mas obscena posible. Aunque puede que quizás sea que esta noche verá usted la televisión mientras devora quicos tamaño XXL. Quicos... maiz... ya sabe.

      Si necesita que la echen una mano aquí me tiene, si necesita algo mas que una mano, me complace informarle que tengo dos.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Estimado Sr. Gili,

    no miento cuando digo que se supera a sí mismo y nos muestra el camino. Hoy practicaré en la oficina y en el bar.

    Siempre suyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Practique usted mi querido Félix, cuanto mas practique mas posibilidades tendrá de vivir en la maravillosa mentira.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. Todos mentimos. La gente que dice que siempre dice la verdad, una mentirosa... Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mentira es la mejor verdad, sin lugar a dudas, querida.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  5. Muy buen elogio a la mentira. Mentiras o verdades aperte, yo lo quiero mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida, de verdad (que no de mentira)

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias Juan Jose... imagino que dirá usted la verdad.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  7. Estimado Sr. G. :

    En realidad, todos sabemos que usted está felizmente casado, tiene dos hijos, vive en Santander y se parece a Leonardo DiCaprio.

    Un saludo,

    Carla Bruni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Dana, ha acertado usted en todo menos en lo de Leonardo Dicaprio. En realidad me parezco a George Clooney.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  8. De lo demás, no sé, pero que vive en Santander es mentira, porque su forma de escribir no engaña. Fernando vive en Barcelona. Además el otro día lo vi por la calle Aribau. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ana, es cierto que puedo usted verme en la calle Aribau. Voy mucho pero le asegiuro que en el Club Muchachas Deliciosas (Aribau esquina Córcega) también se puede tomar una cerveza sin pillar cacho. En realidad siempre estoy ahí porque me gusta la tipografía de la carta de vinos.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  9. Era todo ironía! :) como la entrada va de las mentiras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre ironía y mentira hay tanta diferencia como entre la obra de Van Gogh y Mariano Rajoy.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  10. Magistralmente ha expuesto la contradicción en las contraposiciones de verdad-mentira-credulidad o incredulidad. Lo medular es que una mentira no cause daño y de preferencia un beneficio. Aunque no necesita uno mentir si francamente admite escribir ficción.
    Si en verdad vive tan lejos y calza tan grande como dice se puede agarrar una raqueta de pin pon al falo y romper algún record en you tube, pero habrá que entrenar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Carlos, le agradezco su recomendación pero llega tarde... soy campeón de Espala de ping pong con falo (categoría mas de 25 cms). Pero gracias igualmente.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  11. Deja de copiarme. Ni el título es original. So pendejo. Ahora, eso sí, has estado sublime. Menos en esa parte en la que te has hecho la picha un lío. Yo siempre fui de la V de Vendetta. Prepárate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Susana Molina, siento haberla copiado aunque si la vendetta incluye a mi atado en una cama de un motel de California y a usted vestida de Dominatrix azotándome... entonces me pensaré seriamente el seguir copiandola. :)

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  12. Nos encantan las mentiras, si están dichas de verdad.
    La mente de la gente desde luego no está preparada para la verdad, eso es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rita, la mente está preparada para la verdad, pero solo si es la verdad que quieren escuchar.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  13. El 90% de los mensajes, incluído el mío, provienen de mujeres. ¡Madre mía! Damos con un gilipollas que además nos dice que es mentiroso y corremos atraídas como las mariposas corren a la luz.... porque la verdad es que nos parece interesante, lo que corrobora la hipótesis de que vivimos de mentiras, que nos complace lo ambiguo y nos sentimos cómodos con "realidad" que podemos moldear a nuestro gusto; en especial las mujeres.

    Salut!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he entendido absolutamente nada, pero tiene usted toda la razón.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar