"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

26 may. 2015

Mi gran aventura en la prensa rosa (epílogo)


¿Recuerdan ustedes mi gran aventura romántica con la Condesa de Fetuccini al Pesto? Deberían recordarla porque fue ayer mismo cuando les hablé de ella (fósforo para la memoria). La nuestra fue una maravillosa y geriátrica historia de amor que la prensa del corazón se empeño en convertir en sonoro fracaso. Dicen los que leen a Coehlo que se aprende más de los fracasos que de los aciertos, hay incluso quien fracasa a conciencia para aprender (observen a los políticos). ¿Que aprendí yo de la prensa del corazón? La primera cosa es que cuando hablamos de prensa no hablamos de un ente extraterrestre sin forma (como Paquirrín), en realidad hablamos de personas y -como en todo- hay personas buenas y personas no tan buenas (también llamadas "infames hijos de la gran puta") una de esas personas, la muñeca diabólica, de la que contaba ayer, me ha escrito esta mañana un correo electrónico preguntándome porque me he atrevido a ponerla en un texto satírico llamándola "muñeca diabólica". En primer lugar pensaba contestarle diciendo que fuese a cabalgar sobre sí misma por un campo recién abonado hasta el amanecer (tiene pinta de ser aficionada a tal práctica) pero después reflexioné y contesté diciendo que tenía razón, que no era una "muñeca diabólica", que me disculpase, que en realidad quería haberla llamado "infame hija de la gran puta"

¿Es normal que descargue toda mi ira sobre una mujer que se dedica únicamente a hacer su trabajo? Posiblemente no, pero desde mi orondo punto de vista, aquella mujer no había cumplido con su trabajo. Al menos, no conmigo. A los cinco minutos contestó asegurando que era periodista de carrera.

  • Definición de la RAE de "Periodista": Persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo.

Vale, primera en la frente

  • Definición de la RAE de "Periodismo": Captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades.

Vale, la segunda en la frente (esto comienza a doler)

  • Definición de la RAE de "información":  Acción y efecto de informar.

Ahora comienzo a entender porque hay tantos sillones en la academias (mayúsculas y minúsculas incluidas)

  • Definición de la RAE de "Informar": Enterar, dar noticia de algo

O sea, que un periodista es aquel que da una noticia de algo pero que está legalmente autorizado a hacerlo. Y yo me pregunto, estos periodistas como la "muñeca diabólica" que en vez de dar noticias se inventan una noticia. ¿No deberían ser desprovistos de la dichosa autorización legal? O sea... que les quiten el carné de periodistas. Pero claro, entonces es cuando salen algunos y dicen que la opinión también forma parte de la noticia. O sea, afirmar que yo estaba con la Condesa de Fetuccini al Pesto por puro interés económico era opinión. Y ahora me pregunto yo que si digo que la "muñeca diabólica" es una infame hija de la gran puta... ¿eso es opinión o información? Si realmente es tonta (que lo parece), entonces entraríamos en el terreno de la información. Pero si realmente es lista (improbable) entonces estoy opinando. Aunque la auténtica reflexión es que diga lo que diga (aunque sea una soplapollez del tamaño de la cabeza de la muñeca diabólica) seguiré siendo un periodista. Porque estoy legalmente autorizado... claro.

Fue entonces cuando decidí contestar el correo de la muñeca diabólica pero decidí hacerlo de de manera sosegada y reflexiva, por mí, por la Condesa de Fetuccini al Pesto y por todos los periodistas de verdad. Queridos amiguitos y amiguitas, fue lo que escribí:

"Querida yegua de establo: Posiblemente te sientas ofendida porque me dirijo a ti utilizando adjetivos cercanos a animales de tiro. No te preocupes, tómate un gelocatil y se te pasará pronto. A lo que íbamos, pequeño hipopótamo de compañía. Te llamas periodista solo porque te dieron un papel que tiene impreso la palabra PERIODISTA y alguna validez en la firma de un rey que mataba elefantes. Puede que creas que eso te da patente de corso para mentir y asegurar que eso es opinión. Pues no. Lo que haces es repugnante, aprovechando los medios que la sociedad ha puesto a tu alcance para difamar a quien no te cae bien. ¿Sabes como llamamos la gente normal a la gente como tú? Exacto: cotillas amargadas. Quizás deberías aprovechar que tenemos a un nuevo rey, que aun no ha matado a ningún elefante, para pedirle que te haga un nuevo papelito para colgar en la pared de tu despachito, que diga: el rey de España certifica que soy una cotilla amargada. Ah... y toma Actimel, que favorece el tránsito intestinal. 

Siempre suyo: un completo gilipollas."

(Texto patrocinado por Actimel)

8 comentarios:

  1. Pero yo adoro a las yeguas y a los hipopótamos,por lo demás,me ha gustado su respuesta.Los animalicos no tienen maldad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los animalicos no tienen maldad. Lastima que tampoco puedan dirigir un pais o operar a corazón abierto.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Yo le veo hasta un parecido razonable. Plas, plas, plas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si lo que sucede es que todas las muñecas diabólicas se parecen entre si.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Muy bien dicho, señor Gili!! Yo sigo apostando por ese amor geriátrico.
    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No juegue mucho dinero, a ver si va a perder la apuesta, querida.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  4. amor geriatrico!!! yay! y las cotillas amargadas a tomar actimel. Aunque a mi me va mejor con el magnesio. Besillos sudorosos para usted.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me envíe besos sudorosos que me convierto en gelatina de fresa con gafas.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar