"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

15 ago. 2011

La muchacha de la mirada melancólica




La pregunta es “¿Cuándo decidí que iba a convertirme en un completo gilipollas?”. Supongo que eso es algo imposible de decidir. Como si un día sales a la calle y decides ser católico o ser Spiderman. Necesitas que alguien te ayude con eso, ya sea una araña radioactiva o el mismísimo Dios quien todo lo ve. Supongo que ninguno de los dos dudan de su condición, es difícil rendirse a la evidencia cuando puedes trepar por paredes o asustar a los pecadores con el infierno eterno. En cambio yo dudo si soy un completo gilipollas o solo lo aparento. Necesito destacar en algo y ya que no puedo destacar en nada especialmente relevante he decidido ser el mejor lo peor. ¿A qué viene esta absurda reflexión? Esperen y sigan leyendo.

Había una muchacha en el barrio, de ojos grandes y mirada triste que acostumbraba a estar sentada  en  un parque cercano, no tendría más de dieciocho años y permanecía siempre enroscada sobre si misma en un banco de madera, siempre en la sombra, siempre leyendo a Herman Hesse. Al principio imaginé que el tal Hesse había sido un sanguinario sargento nazi que cometía atroces asesinatos durante la Segunda Guerra Mundial pero al documentarme descubrí que se trataba de un sesudo novelista y perdí todo el interés. Pero la muchacha seguía interesándome. ¿No les ha sucedido que se sienten atraídos por alguien sin saber el motivo? A veces puede ser una palabra, o una mirada o simplemente un ajustado traje de látex de dominatrix. Nunca sabes lo que puede llamarte la atención.


Con el tiempo descubrí que lo que me atraía de esa muchacha era precisamente su melancolía.

A veces tienes que reunir el valor suficiente para hacer algo y no siempre el proceso se toma un día, ni dos, aun menos una semana. Yo tardé más de medio año en reunir el valor suficiente para tomar asiento a su lado y pese a todo cuanto había imaginado, al hacerlo no hubo más magia que la del banco de madera crujiendo bajo mi peso. Ella desvió durante unos segundos la mirada de su libro y después continuó leyendo. Por lo visto el señor Hesse, a pesar de estar muerto, era más interesante que yo. No la culpo: cualquier cosa es más interesante que yo.

Tenía que intentarlo. Adelante Fernando.

-Hola, me llamo Fernando –dije impostando la voz como el tipo que dobla a Russell Crowe- Pídame lo que quiera.

Como no podía ser de otra manera, la muchacha cerró su libro y se largó de aquel escenario como alma que lleva el diablo. Tampoco la culpo. Pero la constancia es una de las pocas virtudes que me adornan así que durante los siguientes cuarenta días continué bajando hasta el parque para decirle lo mismo: “Hola, me llamo Fernando. Pídame lo que quiera”. Siempre imitando a Russell Crowe, en diferentes películas eso si. Un día era "Gladiador", otro día era "Robin Hood" e incluso un día me atreví a imitar al esquizofrénico matemático de "Una mente maravillosa". He de reconocer que ese día no estuve especialmente inspirado.

Hasta que un día ella optó por continuar la conversación.

-Hola, me llamo Fernando. Pídame lo que quiera.
-Lo que quiero es que no me digas cosas así. ¿Por qué lo haces?
-Si lo supiese, dejaría de hacerlo.
-¿Crees que te funcionarán? Nunca.
-Nunca tendré un Ferrari pero no puedo resistirme a pasar cada día por delante del concesionario. No la comparo con un Ferrari, oiga. Usted es cien veces mejor que un Ferrari. 
-Eso no lo sabes.
-Bueno, casi todos los que sueñan con un Ferrari nunca han conducido uno.
-¿Qué quieres de mi?
-Conocerla. Deme un solo motivo coherente para no hacerlo.
-No eres mi tipo.
-Míreme. No soy el tipo de ninguna mujer.
-¿Por qué yo?
-No lo sé, precisamente por eso. Solo necesito conocerla un poco más para averiguarlo.
-Eso no va a ser posible.
-¿Está segura?
-Creo que sí.

Muchos de ustedes contemplarán lo sucedido como una nueva derrota a sumar a los demasiados desprecios que he recibido del universo femenino (golpes, arañazos y cuchilladas incluidas). Pero igual que hay que saber oír, también hay que saber interpretar. Un buen músico no es aquel que mejor toca un instrumento sino el que mejor lo interpreta. Literalmente. Ustedes dirán que la muchacha no quiso saber nada de mí. Pero no es lo mismo “si” que “creo que sí”. La duda no es aliada de la determinación y fue en ese mismo momento, alejándome de mi musa entre aromas de dulce derrota que no pude evitar que una leve sonrisa se dibujase en mi rostro. Las creencias son algo susceptibles de ser cambiadas.

A fe mía que iba a conseguirlo.



60 comentarios:

  1. me gusta tu blog, y tus posts. jajaj estas muy mal (en un buen sentido, claro).
    Hace bastante que seguía tu blog, aun que nunca uve comentado.

    Acá te dejo, espero que tengas suerte con esa muchacha.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Querida René. Gracias por sus amables palabras. Porque eran amables ¿no? Yo también espero tener suerte con la muchacha aunque no tengo ni idea lo que eso significa.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. Me recordó un poco las escenas de "La princesa prometida" cuando Cary Elwes decía hasta la saciedad "Como desees". Si hubiese podido traspasar la pantalla lo hubiese ahorcado. No me entienda mal, con usted ese sentimiento es imposible.
    "El que la sigue la consigue" no funciona en usted mi querido Gili. Pero nombrando a Herman Hesse " Para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible" Así que, mi queridísimo Gili ... siga intentando, una u otra caerá.

    ResponderEliminar
  4. Correcto, un "creo que si" ha sido el comienzo de muchas tragedias/comedias, pero al menos ha sido el principio de algo. Lo malo es encontrarte con esfinges sin secretos, y esa mujer leyendo más de medio año sola a Hesse en un banco suena a impostura...xD Esperando la continuación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. La melancolía es muy atractiva. Usted mismo es un melancólico consumado. Por eso es que tiene tantas fans.

    ResponderEliminar
  6. flipo con usted, y supongo que usted también flipa consigo mismo..
    un beso enorme señor misterioso!!! despierta mucha intriga en mi


    (siempre)

    ResponderEliminar
  7. El "creo que si" en realidad deja ver un inento de evitar la brutalidad de un "sí" rotundo.

    ResponderEliminar
  8. Lo conseguirá... seguro conseguirá tenernos aqui con los ojos fijos a la espera de la continuación...

    Abrazos si eso

    Marta.

    ResponderEliminar
  9. Querida SPI. Yo siempre intento lo imposible pero me temo que gracias a mi desafortunada naturaleza sigue quedando en eso: en imposible.

    Estimado Rorschach. Puede que una mujer en el banco de un parque leyendo siempre a Hesse sea una impostura. Pero prefiero esa impostura a otras.

    Querida Adriana. Yo no soy melancólico. Soy gordo. Por eso tengo fans pero ninguna quiere fornicar conmigo. Les aterra morir bajo mi peso.

    Querida Lauren. Yo flipo a todas horas. Pero me temo que eso es consecuencia de unos divertidos hongos que me trajo un amigo de Amsterdam.

    Querida Cristinella. Nadie como usted para desmoralizarme. Pero seguiré intentándolo, con esa muchacha y también con usted. Los tres somos vecinos y eso no puede desaprovecharse. Maldita sea, acabo de imaginarme un trío y de repente he deshecho el hielo del gintonic de manera instantánea.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  10. Querida Una soñadora mas. Espero que haya continuación y que no sea en un juzgado con una orden de alejamiento de por medio.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  11. Un relato tierno y bien narrado.
    Por si te sirve de algo...
    ¡ a mí me pareces un tipo de lo más interesante!
    Un abrazo de cada Kayla.

    ResponderEliminar
  12. Tiene mérito ser insistente, y aún más el empezar a creer que ya es suficiente.

    Esa duda, esa falta de determinación, esa fe suya, cuando se da entre un hombre (opositor a superhéroe o no) y una mujer (con mirada hessesiana o de patito de goma), ahora la llaman tensión sexual.

    ¿Lo cree o nos la va a crear?

    ResponderEliminar
  13. Querida Kayla. No soy interesante, insistente si, mucho. Tan insistente que dejo de ser interesante.

    Estimado el condón de Aquiles. Habrá continuación, no se preocupe... hay que insistir, siempre.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  14. Estimado Sr. G:
    Insista en esta chica, porque me da la sensación de que es de esas de las que merecen la pena; al menos una de las más interesantes con las que se ha topado usted últimamente. De hecho hasta podría ser yo y usted no lo sabe.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  15. Igual para conseguir lo que se quiere no va de hacer algo especial, es solo intentar hasta que toque...

    ResponderEliminar
  16. Buenas tardes Sr. Gilipollas.

    Esa melancólica muchacha, promete, se lo digo yo, no solamente por ese "creo" que como usted bien dice deja una puerta abierta, sino por su curiosidad... sepa usted, caballero, que la curiosidad en una mujer, denota interés.
    Oh! y por cierto... ¿qué pasó con aquella exquisita mujer de la foto? ¿no tenía usted que recorrer España en su búsqueda?

    Me trae vendida, señor mío, la inconstancia de la que hace gala no llevará a ningún sitio... o por lo menos no al fornicio gratuito, céntrese ahora en la joven de la mirada lánguida y utilice toda su energía en despertar su curiosidad, hágame caso... aquí le funciona, no? pues trasládelo usted a la vida real.
    Sí, sí, le veo en breve paseando de la mano junto a una zagala mirando ambos al infinito...(lo lamento, he de dejarlo ahora, no puedo seguir conteniendo la risa por más tiempo)

    Saludos cordiales,
    Lizette

    ResponderEliminar
  17. Querida Dana. Si es usted esa chica entonces mañana cuando vuelva yo a bajar al parque deme usted un beso de tornillo, hágame ese favor.

    Estimado Naota. Yo lo intento siempre en todos lados pero es tan inútil como jugar a la lotería sin comprar boletos.

    Querida Lizette. La mujer de la foto sigo buscándola. De momento ya se que ni en Burgos ni en Segovia ni en Zaragoza está. Sigo buscando. Respecto a la muchacha melancólica... deberé perseverar, en efecto.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  18. Eso de que apaga la luz y sigue estando solo es por que Ud quiere y lo sabe.

    un saludo

    ResponderEliminar
  19. Querida Yo. Pues decídase ya... que no me hace usted ni caso. A ver si el próximo día apago la luz y está usted a mi lado.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  20. Ohhhh! me ha emocionado ( debo estar premenstrual), si es que en el fondo usted es un sentimental!
    ;)

    ResponderEliminar
  21. querido Fernando:
    primero, nunca se fie de las mujeres que leemos a Hesse, se lo digo por experiencia, estamos chifladas.
    segundo, ha mejorado usted al presentarse como fernando y no como gilipollas, eso parece que le hace ganar puntos.
    y tercero... no desista, al decir "creo" hay una puerta abierta. igual es la de la comisaría por una denuncia por acosador, pero sigue siendo una puerta igualmente.
    un beso.

    ResponderEliminar
  22. Estimado Sr Gilipollas:
    Usted intenta parecer interesante porque ella le parece interesante y cree que en la reciprocidad está el truco. Ahora debe venir el "sea usted mismo". Pero eso sería muy peliculero. No lo sea. Vaya usted a ese banco de madera antes de que esté ella y afloje la pata donde se suele sentar usted. Cuando se siente el banco cederá bajo su peso y el efecto palanca hará que ella caiga rendida en sus brazos.
    La salvará de un tortazo de aupa como buen Superhéroe que es usted y además le hará reir que al fin y al cabo es un éxito asegurado con una mujer de mirada melancólica.
    Usted pruebe, pruebe y ya me cuenta

    ResponderEliminar
  23. Nos ha dejado usted con la miel en los labios.¿De cuántas entregas se compone la narración completa?

    ResponderEliminar
  24. Debiste insistir en tus visitas al parque y así evitar convertirte en un lobo estepario, saludito

    ResponderEliminar
  25. Quién no arriesga, no gana. Hace poco descubrí su blog, y me he vuelto adicta, muy bueno :)

    ResponderEliminar
  26. ¿Y no volvió a imitar más a Russel Crowe? Un "creo" es bastante esperanzador. Un beso!

    ResponderEliminar
  27. Sr. Fernando
    Muy cierto es que su doncella debió dejarle la puerta abierta, aunque no se fie por si acaso.
    Mirada melancólica más leer por más de seis meses a Hesse ummmm no se yo y eso de "creo que si", cuidado con las bipolares, esa lucha encarnizada de Hesse entre el ser, el deber ser y ese tácito ello animal Freudiano hace que quienes leamos alguna de sus novelas terminemos un poco "flipaos"...

    Igual mucha suerte, que me da a mi que esta historia continua,
    Besos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  28. Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja (espera y discúlpame) jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja. Uff, ya esta bien.

    No pude evitar reírme (no se si de ti o de lo que escribes) disculpa si soy dura con mis palabras pero tienes una 'chispa' que las hace muy graciosa en cada una de tus letras, me encanta todo lo que escribes. Te sigo.

    ResponderEliminar
  29. Don Fernando, acaba de descubrirme ud. la coca-cola ¿así que gilipollas no se nace sino que se hace?, alguno conozco que va a por el máster, pero la base ya la traía.
    ay l´amour...

    ResponderEliminar
  30. !Hola fernando!
    La duda no es aliada de la determinación y fue en ese mismo momento, alejándome de mi musa entre aromas de dulce derrota que no pude evitar que una leve sonrisa se dibujase en mi rostro. Las creencias son algo susceptibles de ser cambiadas.

    Esto q ha escrito es una de las frases mas hermosas q le he leído a usted.Suerte con la pipiola,me da a mi q esta vez la va a tener.

    Enhorabuena por el post
    Te beso Fernando

    ResponderEliminar
  31. la melancolía tiene su puntito...,y bueno ese "creo" promete,y dígame ,si vé a una chica q lee el mundo segun garp (irving) no le mola? aixx una q es mas terrenal , ó quizás justine (de mi adorado sade por supuesto jejej)uff q me lio y nosé lo q digo y a estas horaaaasss....

    un abrazo nada melancólico.

    ResponderEliminar
  32. yo diria que esta conversación.. ha sido todo un exito..

    no desfallezcas... besos castos

    ResponderEliminar
  33. La insistencia y el trabajo duro, siempre tienen premio, Fernando. Estoy deseando saber cómo sigue la historia.
    Siempre suya.

    ResponderEliminar
  34. Va mejorando Completo Gilipollas, algún día se hará la luz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Querida chatnoir. ¿Qué en el fondo soy un sentimental? Creo que se confunde, se refiere usted al blog de Alex Ubago.

    Querida Naar. Ya sé que las mujeres que leen a Hesse son peculiares. ¡Pero diablos! También son mujeres ¿no?

    Estimado Yandros. Si su consejo es “se tu mismo” entonces permítame que le diga que es el peor consejo que se le puede dar a alguien como yo. Lo del efecto palanca en el banco suena a Titanic, querido amigo.

    Estimado Carlos Galeon. No repita eso de que le he dejado a usted con la miel en los labios. Que me emociono. La narración completa consta de un número de entregas inversamente proporcional a la resistencia de la muchacha.

    Querida Lur. Insistiré en mis visitas al parque, no tengo otros planes para el verano.

    Querida Lady Drama. Yo siempre arriesgo y siempre pierdo. Deberé arriesgar aun mas y presentarme frente a la muchacha vestido de payaso Micolor o de la señora esa que viene del futuro con lejía.

    Querida nubedealgodón. Pronto sabrá la respuesta… pronto.

    Querida CaroNu. Todos somos bipolares lo que pasa es que a unos pocos les gusta Hesse y al resto le aburre.

    Querida Zeida Bermúdez. Gracias por sus amables risas.

    Estimado Sergio. La gilipollez es materia de Universidades. Yo tengo un master.

    Querida Lady_Celeste. ¿Eso es una frase hermosa? Estoy envejeciendo, definitivamente. A ver si al final será verdad que puedo hacerle la competencia a Alex Ubago…

    Querida mara. Si la muchacha leyese Justine le aseguro que la próxima vez me presentaría vestido de Sumiso encuerado. Pero como lee a Hesse he alquilado un disfraz de lobo. Estepario, para mas señas.

    Querida lunera. Si para usted mi conversación con la muchacha fue un éxito no quiero ni imaginarme que conversaciones tiene usted con los hombres.

    Querida La Maripili. ¿La insistencia y el trabajo duro siempre tienen premio? Permítame que le lleve la contraria. Ah no, que soy un vago inconstante. Vale, tiene usted razón.

    Estimado Savoy Truffle. Gracias maestro Truffle. Usted siempre tan lectivo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  36. jajajaja Alex Ubago?! Noooo si acaso el de Chuck Norris!
    ;)

    ResponderEliminar
  37. Si se me acerca un hombre en un parque y me dice Hola, pídeme lo que quieras, tal vez le pediría dinero, un coche, un piso... Pero no me entrarían ganas de conocerle.

    Tuviste que acercarte con algo del querido escritor, para ella, claro esta. A lo mejor le hubieras parecido un chico interesante y ya que te molestaste en buscar quien era el escritor, al menos haberle mostrado el interés.

    Supongo que tenéis que terminar leyendo una novela para saber que tipo de hombres nos gustan a las mujeres.
    Otra vez será...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. YA SEEEEE!!! dígale que Usted también escribe! o escríbale algo, seguro que asi la conquista :)

    (al menos ya vamos por cuarenta)

    ResponderEliminar
  39. Estimado Sr. Gili,

    también me atrae la melancolía porque hace que las personas tengan bajas las defensas, aunque en su caso no fue posible, pero no desespere. Todos lo hemos vivido, el fracaso es lo que mueve el mundo.

    Atentamente.

    ResponderEliminar
  40. Siempre me deja impresionada con sus historias. Muchos besos sr. gilipollas.

    ResponderEliminar
  41. Querida chatnoir. ¿Y Alex Ubago repartiendo como Chuck Norris?

    Queridas Tamara y Adriana. ¿Escritor yo? Solo soy un burdo cuentacuentos que no enamora ni a una ardilla mareada.

    Estimado Felix. Esa muchacha no tenía bajas las defensas, creo que era una melancólica hipervitaminada.

    Querida Laura Naharro. ¿Impresionada por bien o por mal? No contesté que me romperá el corazón.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  42. fue un exito comparada con otras que nos ha contao...
    las mias, yo no las cuento, no merecen ni una coma..

    ResponderEliminar
  43. Esa es la actitud señor Gilipollas.

    ResponderEliminar
  44. Querida Lunera. Cualquier cosa que sea mejor que una bofetada o una patada ya es mejor que lo normal. Tiene razón. Si yo no tengo éxito y usted menos. ¿Que sucedería si intentamos ligar entre nosotros? ¿Implosionaría el universo?

    Querida Blog A. Esa es la actitud, en efecto. Por desgracia los resultados no son los previstos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  45. Mi Señor Don Fernando,
    En la evolución inevitable de su personaje, noto señales de romanticismo mórbido que me inquietan.

    ¿Qué sería lo próximo? ¿perder 107 kilos y quedar en ochenta, sin esas tetas sebosas que le sexan y le agracian?

    La chica, por lo narrado hasta el momento parece el típico caso de una joven ciega que en su mayoría de edad, busca sensitivas experiencias siguiendo el camino inspirador que se narra en la alegórica novela de Siddhartha.

    No haga de barquero o se hundirán en el río, y no podrá ella a usted salvarlo.

    Suyo, Z+-----

    ResponderEliminar
  46. jajaja, muito divertido esse texto, parabéns!

    ResponderEliminar
  47. Querido Fernando:

    Un gilipollas nace no se hace...siento decirle que aunque se empeñe profundamente en convencernos de que lo es...¡yo no me lo creo!

    PD- Pa mi que la tia era sorda...

    Un besote coleguita

    ResponderEliminar
  48. Jajaja, quien sabe, tal vez por tus escritos hayas enamorado a alguna...

    ResponderEliminar
  49. Què casualidad, ahora mismo estoy leyendo ”El lobo estepario” de Herman Hesse, y no sé cómo es mi mirada, pero tengo en común con el protagonista bastantes pensamientos.
    Si fuera aquella chica, yo creo que no me hubiera resistido a decir que sí. Me encantan los chicos con sus lorzas y sin complejos, sean reales o no :) Un relato muy bonito, como siempre.

    Saludos desde Nerja (Málaga), lugar donde veraneo. ;)

    MJ_

    ResponderEliminar
  50. lo importante es no perder nunca la esperanza!!! yo creo que la proxima vez que la veas...caerá :)

    xoxo
    rose

    ResponderEliminar
  51. Estimado Sr. De La Vega. No se inquiete, en mi descargo (como en los juicios) alegaré que ha sido una locura transitoria.

    Estimada Silencio. No he entendido lo que dice pero gracias. Sabrá disculparme usted, solo hablo dos idiomas: castellano y castellano con tacos.

    Querida La Perfida Canalla. Cuando quiera le demuestro lo gilipollas que soy en la intimidad de un cuarto oscuro.

    Querida Tamara. Quien sabe. El caso es que yo tampoco lo se.

    Querida mJ_ Entonces le encanto. ¿Cuando nos vemos? Prometo ir a la cita disfrazado de lobo estepario.

    Querida Anotherwomanbyrose. Con mujeres como usted perder la esperanza es de idiotas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  52. Sr. Gilis, disculpá, no escrivo aqui en castellano (vuestra lengua) pq no domino la lengua y me da verguenza. Quise decir a vos que: vuestro texto es mui divertido, jajaja es mi risada, y parabéns es felicitaciones. Voy seguir leyendo y aprendendo tan maravillosa lengua.

    ResponderEliminar
  53. Querida Silencio. No se preocupe, en realidad el problema es que no entendía en que idioma hablaba. Puede usted venir cuando quiera, si usted hace un esfuerzo en entenderme yo haré un esfuerzo en entenderla a usted. Y eso que no soy muy hábil con la lengua...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  54. Vivo en el número 7, calle melancolía. Estoy pensando en mudarme al barrio de la alegría;pero siempre que lo intento , ha salido ya el tranvía.

    ResponderEliminar
  55. Vivo en el número 7, calle melancolía. Estoy pensando en mudarme al barrio de la alegría;pero siempre que lo intento , ha salido ya el tranvía.

    ResponderEliminar
  56. La chica (ojos grandes, mirada triste, irresistible, vamos) quedó intrigada de su juego de voces russellianas, tan confidenciales y angélicas todas ellas. Con la moraleja de su fe: el que la sigue la consigue... a medias, que el desastre siempre acecha con Hesse por ahí de vigilante de la playa de los abalorios.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  57. Querida Ni la breve. Si sigue cantándome de esa manera acabaré comprando el CD.

    Estimado José Antonio. Yo siempre la sigo, casi nunca la consigo. La esperanza es mi mayor defecto.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  58. Nunca sé cómo llego a los sitios, ahora no iba a ser menos, pero entro, leo tremenda entrada... y digo...bufff que bueno!! que estilo!!

    Sin duda, con tu permiso, pasaré a menudo por aqui.

    Saludos

    ResponderEliminar
  59. Querida amiga. Con ese nombre y esas manera puede volver cuando desee. Soy todo suyo.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar