"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

22 ago. 2011

La muchacha de la mirada melancólica (2)




Volví a encontrarla al día siguiente en el mismo parque, con igual mirada melancólica instalada en el fondo de sus ojos, leyendo el mismo libro viejo y arrugado. Podía ser una pose, pero parecía tan auténtica como un dolor de muelas. Solo que sin el dolor en si. Al verme llegar levantó sus maravillosos ojos del libro y fingió expresión de desagrado. Es una expresión que conozco perfectamente pero que no me afecta. Todas las mujeres ponen esa cara cuando me ven. Y uno acaba acostumbrándose a todo. Tomé asiento a su lado, no demasiado cerca pero tampoco demasiado lejos. Esa mañana me había duchado y bañado en colonia de 2 euros el litro. Tampoco era cuestión de desaprovechar tan magno acontecimiento. La muchacha se separó de mi todo lo que pudo sin caer del banco de madera. Buena señal. No había cambiado de banco, no había salido corriendo, no me había clavado una navaja en el muslo.

-¿Se acuerda de mi? -pregunté juntando las manos como un peregrino del JMJ al paso del santo padre.
-Fernando.

Sorprendente, se acordaba.
-Vaya, es la primera mujer que se acuerda de mi nombre de pila. Todas me llaman Gilipollas o "ese gordo que siempre me sigue". No se asuste, con mi tamaño todas las mujeres creen que las sigo.
-A mi me estás siguiendo desde hace meses.
-Tiene usted razón. ¿Y ahora que?
-Pues ahora como pasó ayer, te vas y me dejas que continue leyendo.
-¿No tengo ninguna posibilidad?
-¿Que edad tienes?
-44 años.
-Yo tengo 18 años, no podríamos ser ni padre e hija.
-Yo no quiero una hija.
-Ya se, solo quieres conocerme. Eso dijiste. Pero mírate y mírame.
-Es porque soy gordo, feo y calvo ¿verdad?
-No me importa si un hombre es gordo o feo. Me importa su interior.
-Yo tengo un interior maravilloso, puedo traerle radiografías si lo desea. Todo en su sitio, vísceras, huesos, tendones. Los huesos un poco anchos, pero viene de familia.
-No se si haces ver que eres gilipollas o realmente lo eres. ¿Por que continuas intentándolo?
-Cuando la pregunté si estaba segura de que no me iba a dejar concerla me dijo "creo que si". No fue un "si" rotundo.
-¿Solo por eso?
-Por esos y por sus ojos. He comenzado a leer a Herman Hesse.
-¿Y que tal?
-Supongo que debería decir que es bueno pero no lo se. No he entendido absolutamente nada. Se supone que trata sobre un lobo pero no aparece ningún lobo.

La muchacha intentó explicarme de que iba "El lobo estepario" pero seguía sin entenderlo. ¿Dónde diablos estaba el lobo? Es como si titulo a una novela "Las zorras calientes" y cuento sobre un convento de dominicos. Bueno, tampoco eso. 

-Déjeme conocerla -supliqué poniéndome de rodillas.

La mujer miró a ambos lados como para asegurarse que nadie podía reconocerla acompañada de alguien como yo  arrodillado a sus pies. En esos momentos metí mi mano en una bolsa de plástico que llevaba y saqué una rosa que acababa de comprar. De hecho todas sus púas acababan de clavarse en mis dedos. Pero no se preocupen, el dolor me hizo llorar y eso pareció enternecerla. 

O puede que no.

-Esto es ridículo -comenzó ella- debería ser bonito, debería sentirme orgullosa pero resulta que es patético y siento terror. Mira... estás sangrando.

Y en esos momentos la mujer me cogió la mano para ayudarme a desclavar la rosa firmemente anclada en mi carne. De repente, el contacto de su piel con mi piel hizo que los cielos se tornasen de un color rosa intenso mientras una suerte de querubines con maravillosas pelucas de algodón de azúcar comenzaron a entonar dulces canciones de Rafaella Carrá. Supongo que si el amor existe era lo mas parecido a lo que acababa de suceder. Si los querubines hubiesen venido con cervezas bien frías eso ya hubiese sido perfecto.
Entonces vi su rostro horrorizado observando mi entrepierna. Aunque debería haber dicho mi dura y evidente entrepierna. Que quieren que les diga, no estoy acostumbrado a que una mujer como esa me toque. Intenté ocultar aquella erección imposible de ocultar pero no conseguí mas que clavar las espinas de la rosa a través del fino pantalón de algodón en mi miembro.

Ni que decir tiene que cuando pude deshacer tan doloroso entuerto, ella había desaparecido. 

Pero devuelvan a los ojos esas lágrimas que empiezan a rodar por sus mejillas. Está historia aun no ha acabado.







46 comentarios:

  1. ¿Sabes qué envidia me da esa muchacha ahora mismo por el simple hecho de haberte visto?
    Yo me hubiera lanzado a tus brazos!!
    No habría ropa interior ni espinas.
    Pero que como cada vez te gustan más jovencitas quizás no querrías...
    Para la próxima vez que la veas: suerte.

    ResponderEliminar
  2. Querida ElenaNito. Aun no se ha acabado la historia... espere. A lo mejor aun tiene posibilidades. A mi me gustan todas, de cualquier edad. Usted especialmente.

    Querida Cel. Pues aquí me tiene. Dispuesto.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que no apareció Rafaella Carrá junto a sus querubines, sino la erección habría hecho el día más magno todavía. Estoy ansioso por el desenlace.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Sergio. Rafaella sirve para todo. Lo malo y lo peor. Nunca la valoraremos lo suficiente.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  5. Voy a tener que leerme el lobo estepario ese a ver de qué va todo esto. En mi adolescencia me limité a Demian.

    ResponderEliminar
  6. No te dará la gana, pero podrías escribir lo que quisieras, aquí sigo esperando más historias.

    ResponderEliminar
  7. Se hace de rogar pero ya verá como al final cae... A la próxima vigile con las espinas y la entrepierna.

    ResponderEliminar
  8. Me gustaría saber pork regresa la muchacha... o le gusta usted Gili o le ha pillado gusto a ese banco.

    Esperando la siguiente entrega!

    ResponderEliminar
  9. va mejorado, esto es bueno, al fin y al cabo sera tuya, por supuesto!

    Espero leer mas sobre la muchacha de la mirada melancólica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. ¿Esto es producto ya del delirium tremens, o sencillas alucinaciones producidas por el calor?

    ResponderEliminar
  11. Querido Fernando:

    No se lo tome a mal, pero espero ansiosa el día en que verdaderamente nos cuente _en el tono, estilo y longitud que le venga en gana_ sus historias con las mujeres.

    Estas ensoñaciones son divertidas y nos entretetienen, pero yo le prefiero más persona y menos personaje. Ya vio usted la que lió con aquello de la foto de la mujer del collar de perlas, así que, al menos a título personal, ésta que le escribe le pide más historias con esa hondura.

    Tiene usted talento, mimbres y experiencia más que sobrada para ello, así que a su criterio dejo el darnos el gusto, si ello le place, con historias como la referida.

    Otra cosa..., y aún a riesgo de que me odie... Me he dado varias vueltas por su otro blog, el de las fotos de los lavabos de bares, y es imposible que un tipo gordo, de las dimensiones que usted describe continuamente en este espacio, logre unas instantáneas con tan nivel de 'picado'. Quiero decir que esa verticalidad en las tomas está física y absolutamente reñida con la curvatura de un abdomen de un cuerpo de 180 kilos.

    Un abrazo cómplice.

    Ana.

    ResponderEliminar
  12. Sr. Fernando, ya imagino yo por donde van los tiros con la chica "melancólica" y le diré: las cosas le pasan como le pasan por andarse fijando en niñas que aún no tienen experiencia en la vida, claro al ver sus cuarenta y tantos repartidos entre su corpórea extensión, lógico, sale despavorida dando sutiles respuestas como "Oh, creo que si..."
    Por favor, más historias de acción y menos romanticismo
    No se, disculpe es que tengo exceso de dulce en el cuerpo...
    Saludos,
    desde las alturas

    ResponderEliminar
  13. Me vuelvo a repetir: Usted en el fondo es un sentimental!!!!

    ;)

    ResponderEliminar
  14. Le diría que pegue la vuelta immediatamente... y que no se fíe de nadie que lea en un parque
    y menos leyendo el lobo estepario.
    y mucho menos,sobre todo, si está leyendo a Perez-REverte Le diría que huyese por su bien de mujeres melancólicas y taciturnas que amenazan con llamarse Harryet Haller ;/ pero si su entrepierna (o su corazón) suspira por ella, adelante Completisimo...

    (Me alegro que lo de su micro-pene se aprecie mejor, la primera vez que vine a su blog intenté tomarle el pelo con eso usted me mandó a Groenlandia...Me alegro de no haberme quedado allí (estuve tentada eh!;)
    Un besote

    ResponderEliminar
  15. Mi querido Gilipollas, me esta usted matando con esta historia en episodios. Comparto el sufrimiento de su entrepierna y espero que pronto le de solución :D..Saludos y un beso.

    ResponderEliminar
  16. Que asunto tan espinoso...
    Se ha ido corriendo a buscar un médico hombre, no pierdas la ilusión!

    ResponderEliminar
  17. Querida Adriana. Mejor espere al invierno, a mi me da que el hábitat de un lobo estepario es la nieve.

    Querida NI la breve. Gracias. Puedo escribir lo que quiera, en efecto. Soy capaz de escribir de todo, en efecto. Lo que quiero y todo mal, en efecto. Pero gracias.

    Querida nubedealgodón. ¿Usted cree que la muchacha caerá? Yo creo que esto huele a amor platónico.

    Querida SPI. Yo creo que la muchacha regresa porque le gusta leer en el parque. Quien sobre en esa ecuación soy yo.

    Querida René. Leerá mas sobre la muchacha de la mirada melancólica, lo que no puedo asegurar es que acabe siendo mía. Creo que el secuestro está penado por la ley.

    Estimado Carlos Galeon. ¿Producto del delirium tremens, o sencillas alucinaciones producidas por el calor? Ambas tres.

    Queridisima historiadea. Gracias por sus amables palabras. El día que algún editor loco se decida por mostrar al mundo mi (oculta) obra creo que la tierra se abrirá y un diablo comenzará a destruir las ciudades con sus serpientes de fuego. Respecto a las fotos de los lavabos, le aseguro que con mis 187 kilos tengo que hacer auténticos ejercicios de contorsionismo para conseguir el encuadre perfecto. Eso y que utilizo un enano como fotógrafo al que pago con tréboles de cuatro hojas.

    Querida CaroNu. ¿Una mujer pidiendo más acción y menos romanticismo? El universo se está destruyendo…

    Querida chatnoir. En el fondo soy un sentimental y en la forma soy un gordo.

    Querida kamikaze. No mencione a Perez-Reverte que acabo de desayunar y se me revuelven las tripas.

    Querida Luzy. Yo también espero pronto la solución a este apretón que ahoga mi entrepierna. Si quiere que se adelante esa solución solo tiene que susurrármelo al oído con música de Carlos Baute.

    Estimado Yandros. La ilusión nunca la pierdo. Por desgracia la ilusión sí que me pierde a mí de vista constantemente.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  18. Estimado Sr. G:
    Así es el cuerpo humano masculino, siempre traicionando en los momentos de mayor delicadeza. Ya sé que es inevitable, qué le vamos a hacer. Aun así, le deseo la mejor suerte con esta muchacha. Sigo pensando que hay posibilidades.
    Por cierto que tal vez se haya oido mi carcajada al leer lo de los cánticos de Rafaella Carrá. Eso si que no me lo pensaba.

    Qué fantástica esta fiesta.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  19. Yo creo, sr completo, que quiso usted cortar la flor más tierna del rosal, pensando que de amor no se podía pinchar, y lo que sigue, y bueno, que quizás, si a la chica le hubieran gustado mecano, Rilke y Juan Ramón, con gusto hubiera bebido la sangre de su dedo corazón ensangrentado por la espina de la rosa. Eso sí, la chica melancólica, su figura en el banco, fascinante.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  20. Me gusta tu forma de contar las cosas, Fernando.
    Y tu ternura.
    Y tu franqueza.
    Y tu sentido del humor.
    Y tu naturalidad.
    Y tu capacidad de atraer la atención a través de la palabra.
    Y tu verborrea simpática.
    Y que no pones faltas de Ortografía.

    Un beso ( o varios).

    ResponderEliminar
  21. A ver Señor Fernando, vamos a aclarar un poco esto,quiere decir que por tocarle la mano , Ud. se puso divino de la muerte? Entonces como se pondrá Ud. si llega Ud. a besar los labios de esa mujer? No quiero ni imaginarmelo!

    Ud. no tiene remedio!!!

    un saludo

    ResponderEliminar
  22. Kayla dijo...

    Me gusta tu forma de contar las cosas, Fernando.
    Y tu ternura.
    Y tu franqueza.
    Y tu sentido del humor.
    Y tu naturalidad.
    Y tu capacidad de atraer la atención a través de la palabra.
    Y tu verborrea simpática.
    Y que no pones faltas de ortografía.
    _______________________________

    Citando esto, que es o que pienso, ahorro esfuerzo y quedo igual de bien.
    Un saludo, Fernando

    ResponderEliminar
  23. Hombre , con tal de que usted deje de sufrir haría eso y un poco mas, solo que no con música de Baute, tendría que ser Etta James o algo así, y unos zapatos de tacón de 12 cm. rojos :D Besos

    ResponderEliminar
  24. pero tu no tenias micropene?? pa mi que eso ni se notaba....

    de todas formas, me alegro de que alguna de tus historias no acabe rematadamente mal..

    besos castos, en la mano guena

    ResponderEliminar
  25. Querida Dana. ¿En serio cree que tengo posibilidades con esta muchacha después de todo lo que ha pasado? Dios la oiga. O el Papa. O los jóvenes cristianos esos.

    Estimado José Antonio del Pozo. No entiendo nada de lo que dice. Pero estoy completamente de acuerdo con usted.

    Querida Kayla. Gracias pues. Ya le gusto más de lo que me gusto yo.

    Querida Yo. El día que haya de besar en los labios a una mujer espero tener una unidad medicalizada con un cardiólogo dentro y bien cerca.

    Querida mJ_ Gracias también. Y no crean, no tengo tantas virtudes (y si un corrector ortográfico)

    Querida Luzy. Hecho. ¿Puedo ponerme yo también zapatos de tacón de 12 cm. Rojos?

    Querida Lunera. ¿Acaso cree que en un micropene no se clavan astillas? La contestación es: si. Dolorosamente si.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  26. El tal Herman Hesse se estaba analizando nada mas y nada menos que con Jung cuando escribió ese libro. Seguro que la niña esa de los ojos melancólicos le estaba hablando de la cuaternidad.

    si quiere yo le explico

    ResponderEliminar
  27. no digo que no se claven astillas o espinas, que sería el caso.. lo que digo, es que no creia yo que un micropene en erección pudiera asustar a nadie..

    perdón por no expresarme debidamente

    ResponderEliminar
  28. jaaaaaajajajajajajajajaja pobre chica, en serio!
    AMO ESTE BLOG! yo le amo a usted! y tengo 18! jajajajajaja

    ResponderEliminar
  29. Sorpreendente continuación da vuestra comedia romantica, excelente! está gustandome mucho.

    ResponderEliminar
  30. Ay, qué cosas te pasan. Y las cuentas con tanto detalle... pero tú, qué tipo de hombre eres? Porque espero que si tienes novia o mujer no le enseñes esto. :)

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
  31. Oh Dios, me haces sonreír (:
    Sigue escribiendo, me encantan tus textos!

    ResponderEliminar
  32. Querida Adriana. Desconozco si la muchacha me hablaba o no de la cuaternidad. Básicamente porque desconozco lo que es la cuaternidad. No intenté explicármelo, todo lo que tengo de gordo lo tengo de tonto.

    Querida Lunera. Cuando quiera hacemos la prueba. Voy a ir lavando mis pantalones mas prietos.

    Querida Agripina. ¿Usted me ama y tiene 18 años? Pues conozcamonos en la intimidad de una sauna sueca. Ya tardamos...

    Querida silencio. Gracias. Pronto el final...

    Querida B a la Moda. ¿Novia o mujer yo? El día que usted quede libre comenzaré a pensar en esa posibilidad.

    Querida Maria. Seguiré escribiendo, claro. Hacer sonreír a gente es la mejor recompensa después del dinero.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  33. A mi me suele pasar. Suelo prguntar: ¿es por que soy feo, gordo calvo y bajito? añado yo. Pero conmigo la gente es mas sincera, y dice que si.

    ResponderEliminar
  34. Basándome en su historial, esto puede acabar igual que todas sus aventuras; pero aunque así fuera, es mejor que en otras ocasiones, así que, ya veremos como acaba todo este rollo.

    ResponderEliminar
  35. ¿Se está usted enamorando? La próxima vez que vaya al parque llévese un libro interesante... el Kamasutra. Con esa sutilidad seguro que llega a algo con esa chica.

    ResponderEliminar
  36. Si son los mío le hará falta algo más que eso.

    un saludo

    ResponderEliminar
  37. Yo me siento a leer en un banco y nadie me persigue tengo que dejar de leer a Corin Tellado

    ResponderEliminar
  38. Estimado DDMX. Con usted son sinceras ¿pero no preferiría que le mintiesen dulcemente diciéndole que se parece usted a Brad Pitt?

    Estimado Naota. Lo bueno del futuro es que nunca está escrito y en mi caso eso siempre es una ventaja.

    Querida Marta. No se reconocer si me estoy enamorando. Nunca ha sucedido.

    Querida Yo. Probemos.

    Querida Blog A. Pruebe a leer "como dejar de ser ninfómana en 20 días". Seguro que tendrá mas éxito con los hombres que la vean en el parque.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  39. Fernando, el día que te decidas a por una mujer de verdad me lo haces saber

    ResponderEliminar
  40. Querida La Meretriz. ¿Me va a salir muy caro?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Concédame una entrevista personal, donde pueda preguntar lo que desee, ese es el precio.
    A cambio puedo enseñarle muchas cosas que aún desconoce mi querido Fernando.
    Queda de usted,
    L.M.

    ResponderEliminar
  42. Querida La Meretriz. ¿Una entrevista personal es el precio? Me desconcierta usted, en mi relación habitual con las mujeres (que no es nada habitual), una entrevista (y/o conversación) suele ser el principio del final. Estaría encantado de concederle esa entrevista aunque no se como, donde ni cuando. Dígame usted.

    Me ha recordado usted una maravillosa frase de la película "Sleuth" donde un personaje dice "el matrimonio no es un juego, el sexo es el juego... el matrimonio es el precio para poder jugarlo".

    Muy barato veo una entrevista comparado con un matrimonio.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  43. jajajjaja... Que buen diálogo. Me encanta!

    Muass

    ResponderEliminar
  44. Querida amiga (como comprenderá me da reparo llamarla "querida golfa")... Gracias por sus amables palabras. Vuelva cuando quiera pero avise antes para poner el cava a enfriar. Bueno, a quien quiero engañar... cerveza barata. Pero bien fría. Eso si.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  45. Existe ese libro? es que me interesa de verdad.

    ResponderEliminar