"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

15 ene. 2012

Cambio de sábanas: frecuencias y días en la era de la información


Vamos con la díficil tarea de responder a mi pregunta de hace unos dias "¿Cada cuanto cambian las sábanas y que día de la semana?".

Se pregunta la Señorita Puri si se cambian las sábanas o no. Esta shakespeariana pregunta es la mejor manera de comenzar. A lo mejor existe gente que se limita a comprar unas nuevas cuando están sucias, como sucede con los platos o las esposas. Es mas simple y mucho mas barato cambiar cada dos años (excepto las esposas).

Otros como Luzy, BEGO, NI La Breve o Adriana (todas mujeres, curioso) dan entender que cambian las sábanas cada vez que cometen actos impuros, lo cual parece que sucede con menos asiduidad de la que debiera. Totalmente de acuerdo, sobre todo en cuanto a la frecuencia. Para solucionar eso propongo crear una ONG del estilo "sabanas sucias de fornicadores ocasionales sin fronteras". No sean escepticos, si ponen "sin fronteras" al final de cualquier frase convierte automáticamente esa frase en una ONG. No es tan complicado ¿no?

Claro que siempre hay gente que hacen de una pregunta simple toda una compleja formula estadística que nada tiene que ver con la realidad y que pretenden (inútilmente) competir en hilaridad con el que suscribe. A todos esos les digo que tengo amigos que visten camisetas sin mangas y tienen muy mala leche. Bueno, no son amigos míos pero por unos cuantos miles de euros les rompen las piernas a todos los "graciosillos" que pretendan competir conmigo en gilipollez.

La Maripili: Yo no las cambio, para eso pago a una inmigrante sin papeles que no habla mi idioma, para que haga el trabajo sucio y me cambie las sábanas. ¿Cuándo o cada cuánto? simplemente: cuando consigo encontrar el nuevo "escondite" donde la inmigrante guardó las sábanas la última vez que las cambió.

Hel·lènic: En casa depende del vecino. Pues al comunicarse la zona de tender la ropa, esperamos que cuelguen las suyas. Y como que no somos nada escrupulosos si en un mes no ponen el juego de algodón donde hay dibujos del Manga... pues no se cambian.

Volare: El cambio de sábana depende de la época del año. Veamos: en verano y sobre todo en tierras cálidas del oeste peninsular, las sábanas son algo testimonial. No se usa más que la de abajo y si me aprieta (lo de apretar no es literal, eh?). Es decir, en verano la sábana dura en la cama siglos... En invierno, el calor, las mantas, los humores, las sábanas de pelito...mire, una sábana que dure más de una semana puede dar lugar a una civilización inteligente... Los sábados...por la noche...por si acaso.

De todas formas me quedo con la explicación con la joya de la corona que es el comentario de Sara quien dice que cambia las sábanas "cuando se me han soltado por todas las esquinas del colchón y están tan revueltas que, para hacer la cama, veo que tardaré lo mismo en estirar las usadas que en poner unas nuevas; ese es el punto exacto". La hermosa simplicidad aplicada lo útil. A partir de ahora Sara es nuestra Steve Jobs de la lencería de cama. 
¿Mi respuesta? He llegado a la indiscutible verdad de que solo hay dos motivos por los que cambiamos las sábanas. El primero es porque creemos que esa noche dormiremos acompañados (de ahí la costumbre de cambiar las sábanas los viernes a mediodía) y la otra razón es porque hay tanta arenilla en ellas que nos da la impresión que nos hemos quedado dormidos en una playa. 

¿Con que frecuencia? Cualquier frecuencia es buena siempre que no sintonicen La Cope.

He dicho.

29 comentarios:

  1. De blanco a ocre ... Vaya, sí que se ha tomado en serio los resultados de la encuesta.

    ResponderEliminar
  2. en mi caso como mujer consumista que soy la cambio a menudo porque son para mi como los complementos tipo bolsos y zapatos y demás abalorios... me encantan y las compro porque las veo bonitos, en IKEA me pierdo
    ya ve usted sr GILI que algunas mujeres somos así de frívolas
    besos

    ResponderEliminar
  3. Me acabo de percatar que hasta ahora le había subestimado, Sr. Gili, es usted de lo más inteligente a la par que perezoso... O sea que ahora seremos sus comentaristas los que escribamos sus entradas... Me gusta la idea! ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Un blog sensacional, me alegra haberlo encontrado.

    Un beso de su nueva huésped y un saludo de mi Señor.

    ResponderEliminar
  5. Interesante el resumen vale, tomo nota y apunto y ahora ¿de qué hablamos? ¿A que hora se come en casa los domingos? :)
    Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los domingos como Donuts de chocolate con Sidra
      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  6. Uahhhh!!(bostezo) que bueno !... me gusta mas tu cambio que el de las sabanas! a ellas voy sin cambiarlas...bostezo y besos

    ResponderEliminar
  7. Me gusto mucho Mi gili, podría realizar una tesis de antropología con estas encuestas sobretodo si agrega datos como el estado civil (la curiosidad me mata), cuídese y pórtese bien y si se porta mal me invita :D

    ResponderEliminar
  8. Si cambiara las sábanas cada vez que duermo acompañada o cometo actos impuros, no me daría tiempo a lavarlas y secarlas. No tengo suficientes. Lo que no hago nunca es plancharlas, tengo yuyu a la plancha, es muy peligrosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo directamente cambio de cama....soy asi de consumista

      Eliminar
  9. !!Hola Fernando!!

    Ha elegido unas respuestas divertidisimas.Me he reído mucho con los comentarios y he aprendido algunas cosas sobre el cambio de sabanas q no sabia.Buen post.

    !!Te beso Fernando!!

    ResponderEliminar
  10. Ah... ¿pero se cambian?... yo creía que las sabanas eran como las tapicerías del coche o del sofá... que se cambiaban cuando se rompía la cama y se compraba otra.

    Luego habrá quien diga que el colchón hay que darle la vuelta o airearlo... ¿no se han dado cuenta de que entramos en la siguiente edad media?... pues que se apliquen el cuento. En la anterior el baño se redujo a una o ninguna... y si no te duchas... ¿para que vas a lavar la ropa?

    ResponderEliminar
  11. ¿Se cambian?, ya decía yo que no eran siempre iguales, tendré que preguntarle a mi mujer si ella las cambia.

    ResponderEliminar
  12. No habia pensado en todo esto cada vez que las cambio, ahora estare unos dias acordandome de su post cuando lo haga.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya la ayudo yo...
      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  13. Estimado Fernando, dada la reciente reforma de su espacio y actual enfoque, quizá se anime a contestar a una MEME(z) a la que le invito a participar, si se anima, bien al completo, puntual o por fascículos, con su siempre singular estilo. Ahí queda eso...
    http://superehore.blogspot.com/2012/01/memeces-ii.html

    El honor es mío.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tiene su meme. Estará contento, julandrón mio.
      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  14. Buenos días Señor G.

    No sé cómo tomarme ese nombramiento de la “Steve Jobs de la lencería de cama”, teniendo en cuenta que unos días atrás, explicándole a mi marido los cientos de aplicaciones que me he descargado para el iPhone y lo controlado que lo tengo todo ahora, (una de ellas me avisa si se me ha retrasado la regla… o dónde he dejado aparcado el coche…) terminó la conversación diciendo: Solo pido que no se te pierda el iPhone, porque como eso ocurra veo que ya no vas a saber volver a casa.

    Interesante el estudio sociológico que está haciendo de sus seguidores, de aquí a fin de año nos tiene más fichados que el mismísimo facebook, esperemos que no nos venda para fines comerciales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Ansiosa estoy de leer un MEME suyo,creo q va a ser fascinante,
    ingenioso y divertido,lo intuyo.
    Un Beso Fernando

    ResponderEliminar
  16. Sabiduría Gilipollas, eso le ha quedado genial.

    Millones de gracias por mencionarme en sus inavaluables links. Ahora todos van a quererme verdad que si?

    ResponderEliminar
  17. ah que divertido se pueden responder las respuestas? a poner eso en mi blog... la baba, la baba...

    ResponderEliminar
  18. El truco son las sábanas blancas.
    Lo dejo en el aire.

    ResponderEliminar
  19. aunque no llegue a 69 me sigo ganando el título de la loca del blog... pero por incoherente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted sola puede llegar al 69. Con muchos comentarios me refiero...

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
    2. uuuuuuu

      eso parece una invitación a la demencia desataaaadaaaaaaaa!!!

      Eliminar
  20. Mi muy estimado caballero un tercermundista como yo que no tiene acceso a permanente a cosas sin importancia como Internet, televisión satelital, comida o agua potable difícilmente cambia sus sabanas, ahora eso solo sucede cuando tengo que hacer una masacre cada vez que quiero meterme a mi cama ya sabes lo de siempre acaros, pulgas, tigres de vengala, megazords o cosas por el estilo pero esto pasa cada dos meses mas o menos.

    Tengo que decir que he estado leyendolo con gran admiracion y tengo que decir que tengo mis dudas de que usted sea un gilipollas como se autodenomina, a partir de mi extensa experiencia de 17 años de masturbaciones y pornos puedo facilmente deducir que usted es algun tipo de genio que es capaz de desarrollar la fusion fria mientras provee de una saludable dosis de ve.rga a un especimen femenino del calibre de pamela anderson o cher

    si yo fuera nombrado en alguna de sus publicaciones estariamuy honrado y seria un honor que me llevaria a la tumba o a la carcel, lo que ocurra primero

    heil gilipollas

    PONGO ESTO AQUI DEBIDO A QUE I RILY GUANT THAT HONOR JAJAJA

    ResponderEliminar
  21. Sr. Gilipollas, muchísimas gracias por publicar un comentario mío, aunque ahora que lo pienso, me ha llamado listilla y me ha amenazado de forma pública, así que ahora no sé si darle las gracias, o comentarle que yo también tengo amigos de esos que van con camisetas sin mangas y llevan la cabeza rapada y botas militares incluso en verano.
    Debo decirle, que no pretendía en ningún momento competir con usted en hilaridad, mi comentario era auténtico salvo en el detalle de la mucama que no habla mi idioma, ya que es sudamericana. Es cierto, la mayoría de las veces tampoco entiendo qué quiere decir, pero habla mi idioma.
    Siempre suya.

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado mucho el post, pero más los comentarios!!

    ResponderEliminar