"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

14 ene. 2009

Mi segundo fracaso del año


Mi cita con "La del yoga" acabó de manera parecida a mi anterior cita con "Morena amiga de mi amigo". Un completo fracaso desde el punto de vista masculino pero un razonable éxito si obviamos que mi única motivación era acabar levantándole la falda.

Primer inconveniente: llevaba pantalones.

Divertida. Guapa. Con dos ojos azules increíbles y una sonrisa que enamoraba. Le habría hecho gemelos en la primera cerveza y la habría propuesto matrimonio al final de la noche. O al revés, nunca he sido demasiado bueno en el antiguo y excelso arte de la seducción y el catre. Pero no ha sucedido nada de eso y bajo una (mas)turbadora confusión debo reconocer que tampoco he salido demasiado frustrado de tan frustrante situación. La cita se deslizó por entre las mesas de los bares de manera fluida y cómplice y apenas hubieron momentos de crisis que, gracias a mi innata habilidad, ella no advirtió. El peor fue cuando descubrí que las patatas bravas ingeridas con una cerveza de abadía no son los mejores aliados de mi estomago. Todo se solucionó con un concierto de silenciosas ventosidades que su nariz no llegó a detectar. ¡Eso espero!

Tengo que volver a quedar con ella (eso es fácil... ha quedado encantada... soy perfecto cuando no me lo propongo) pero esta vez intentaré ser un poco menos caballero. Los caballeros acaban (acabamos) practicando el onanismo mientras los arriesgados acaban con alguna posibilidad de hacer sexo. Alguna posibilidad ya es mucho. A la mierda el ser caballeroso. Eso es para los caballeros y yo no lo soy. ¿A quien pretendo engañar?

A por ella. Segundo round.

25 comentarios:

  1. Ten cuidado con algunas palabrejas y esas tonterías xD Bah, todos somos humanos, sobre todo ortográficamente xD
    Y a la mierda lo de ser caballero.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bravo!

    Es mi deber instarle a que persevere y no desfallezca en su propósito.

    Ya de paso me permito remitirle a mis propias y muy bochornosas experiencias en lo tocante al intenso fornicio.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. A por ella hombre, déjate de caballerosidades que hoy no hay damas sino mujeres. Y dale una alegía al cuerpo que vas a ver qué bien te quedas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Señor Gilipollas, mi post no está escrito con intención de que lo entienda mi prima, más bien va dirigido a los jóvenes. Que también soy yo gilipollas en ese caso al pretender que gente de mi edad (19 años), se meta en mi blog.

    ResponderEliminar
  5. Fantasiasentintadas... ¿tiene usted 19 años? Eso explica muchas cosas. Le acompaño en el sentimiento. No obstante no desista, su enfermedad es una cosa que se cura con tiempo...

    ResponderEliminar
  6. No me trate de usted. No me gusta el respeto. Yo no le trataré con respeto, le trataré como se merece. Y sí, tengo 19, ¿qué es lo que comprende ahora?

    ResponderEliminar
  7. Disculpeme usted pero el respeto en el trato es una virtud que, aunque usted desconozca... suele ser parte de quien la desencadena. Resumiendo: le llamo como me da la gana. Contentese con que sea una muestra de respeto y no de mala educación. Y lo de 19 años y comprender cosas era ironía... si desconoce ese termino o su sentido del humor esta subdesarrollado le recomiendo la rápida adquisisción de un diccionario de la lengua castellana y el visionado de las peliculas de los hermanos marx, por ejemplo.
    Recuerde: sentido del humor e ironía.
    No le vendrán nada mal en el largo viaje que se le avecina...

    ResponderEliminar
  8. En vez de invitar a cenar, lo mejor es el solitario manjar de irse de putas.

    ResponderEliminar
  9. Folken, usted si que sabe. Tomo nota. ¿Me recomienda algun lupanar en concreto?

    Pero ahora me asalta una duda: ¿y si me enamoro de una de esas señoras de mala vida?

    Bueno, es un riesgo que hay que correr, pillar una enfermedad venera o enamorarse... no se que es peor.

    Gracias por iluminarme Sr. Folken

    ResponderEliminar
  10. Bueno, tampoco puedes quejarte tanto si tienes citas xD, los hay que ni eso (afortunadamente no es mi caso, auqnue la falta de sexo sí que lo es).

    Si sólo quieres follártela míralo por el lado de un depredador sexual. Te lanzas a por todas, ¿que no quiere? ella se lo pierde.

    ResponderEliminar
  11. Buena táctica señor Demóstenes. La "bomba de racimo", es decir: hacer estallar bombas en todas direcciones que alguna dará en su objetivo. Aunque esta táctica tambien tiene daños colaterales. Mas de un guantazo y depresión se ha llevado uno a casa despues de una noche de emocion e incertidumbre. ¿Es mejor volver "caliente" o "calentado"?
    Sea como sea... gracias por su comentario. Es simple como el mecanismo de una rueda e igual de eficaz...

    ResponderEliminar
  12. El problema es que a través de internet cada uno lee y escribe lo que quiere, y el humor es una cosa un tanto más subjetiva en un sujeto que se desconoce.
    Ahora estoy en época de exámenes, no puedo dedicar mi tiempo a cultivarme, sólo a hacer gilipolleces como estudiar, intentar aprobar, y leer algunos blogs.
    Saludines.

    ResponderEliminar
  13. Le deseo pues toda suerte de éxitos en sus multiples gilipolleces. Creame cuando le digo que aprenderá mucho más leyendo blogs que estudiando. No obstante le ánimo a que estudie pues la desgracia nos hace (con)vivir en una sociedad donde aun no existe ninguna titulación reconocida al respecto de leer blogs. Le deseo los mayores éxitos y le pido mil disculpas si mi humor ha sido ofensivo hacia usted.
    Yo, mientras tanto, seguiré intentando follarme, perdón... conocer... cuantas mujeres se crucen en mi camino (incluso con las que no se cruce, ya me cruzaré yo en el suyo)
    Afectuosamente
    Un completo gilipollas

    Pd. Y seguiré leyéndole... me ha caido usted bien, coño!

    ResponderEliminar
  14. Nah, las mujeres de lupanar, a no ser que sea muy cutre, están sanas vaginalmente hablando.

    Eso sí, si se enamora de una, dígaselo a su chulo. Seguro que es comprensivo con usted.

    ResponderEliminar
  15. Lo siento, sólo he leído este post (prometo leer algo más), y me ha hecho gracia.
    Pero me ha hecho mucha más gracia las respuestas que da usted, Completamente Gilipollas (discúlpeme, no pretendo ofenderle), al personal que aquí se halla.
    Saludos desde la cloaca.

    ResponderEliminar
  16. No hay que desesperarse y perserverar. Lo que yo no entiendo es porque los hombres desesperados no molan, pero las mujeres desesperadas nos molan muchísimo

    ResponderEliminar
  17. Mi querido anselmo, quitele usted el adjetivo y entenderá lo que suecede: "las mujeres molan, los hombres no molan" (estén desesperados/as o no). También es verdad que una mujer mola siempre a no ser que sea usted una esponja de baño o una una tortilla de patata, lo cual me haría tremendamente feliz pues son dos clases de amistad que desconozco.
    A lo que vamos: las mujeres son selectivas, los hombres no.
    Afectuosamente
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  18. El problema de las mujeres (grupo en el que me incluyo por género, más no por especie), no es que sean selectivas, es que a menudo, seleccionan a quien no deben... :-D

    ResponderEliminar
  19. La próxima vez, vete a la cita con un buen coche. Follarás como un rey. ¡Y es posible que te dejen repetir...!

    ResponderEliminar
  20. ¿Follar como un rey? Me compraré una corona de plástico y me pondré calcetines con la bandera bordada. Despues coger un buen coche (tendré que robarlo) y hacerme pasar por un monarca (espero que la corona ayude).
    No es mal plan que será excelente cuando se materialice en plan horizontal (y aunque no me dejen repetir...)
    Tomo nota. Gracias mil.
    Siempre suyo
    Un completo -y real- gilipollas

    ResponderEliminar
  21. Apreciado CG.
    He dado respuesta a su comentario en mi blog.

    Atentamente,

    La Rata Infecta.

    ResponderEliminar
  22. Ay....jajajajaja, bueno...lo primero creo que subliminalmente las mujeres notan que las calificas como "la del yoga" o "la morena amiga de mi amigo"...
    Es acojonate tu mentalidad, porque mientras los hombres intentan conseguir sexo en una cita, una mujer lo que intenta...es todo lo contrario. No parecer una facilona, ser divertida, pasarselo bien sin tener que llegar a las manos...

    Lo peor, mi consejo, es que se te vea el plumero...

    Yo siempre digo que TODOS quieren follar, pero solo follan -bien- los que consiguen compensar la inteligencia con el hervor sexual...y -de esa forma- pueden disimular las ganas. Alla vos..

    ResponderEliminar
  23. Mi querida Elisa
    Yo no podría disimular las ganas ni aunque durmiese entre bloques de hielo me lavase los dientes con somníferos.
    Tiene usted razón, para pasarlo bien tengo que acabar llegando a las manos. Por desgracia siempre son mis manos, las de nadie más.
    Siempre suyo.
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  24. Mi estimado Señor,
    Los caballeros lo somos por el hecho de ir a caballo.
    Existen protocolos que seguimos en la manera de hablar o comportarnos, que se pueden entender por educación o cortesía y cambian con los siglos o los años, pero eso es siempre superfluo y secundario, la esencia en lo que soy, es lo que monto y cómo.

    Usted a mi entender, tiene una de las cualidades innatas para ser un perfecto caballero, esta es, el ser un completo gilipollas, luego por supuesto ha de buscarse cualquier cabalgadura que montar, por llamarlo de algún modo.

    Suyo, Z+-----

    ResponderEliminar
  25. Estimado señor De La Vega. Yo monto cualquier cabalgadura...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar