"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

29 ene. 2009

¡Primer (relativo) exito!


(Esta mañana en el metro)

"Hola", dice una mujer de avanzada edad.
Lleva tanta laca en el pelo que podría dormir boca abajo como un tentempié. "¿Eh?", contesto yo quitándome las legañas con un rápido movimiento de cabeza. "¿Que tal?", dice ella. Vuelvo a mirarla. Tampoco está tan mal. Podría ser mi madre. Incluso la madre de mi madre. Puede que la madre de todas las madres. Pero no desaprovechemos la oportunidad... "Bien", contesto yo. "¿Si?", pregunta ella. "Si", contesto yo. "¿Seguro?", pregunta ella. "Seguro", contesto yo. A estas alturas todas las personas en el vagón se habían girado y asistían embelesados a nuestro duelo intelectual. Estoy seguro de que algunos habrían aplaudido de no llevar bolsas de plástico o periódicos. Público ingrato. "¿No necesitas nada?" pregunta ella. Menuda pregunta, todos necesitamos algo, aunque solo sea aire para respirar. Puede que sea guapa pero no es nada inteligente. Bueno, tampoco es guapa. ¿Que mas da? Es una mujer y me está hablando. Sigamos con el cortejo. "Nada", contesto yo. "¿Seguro?", pregunta ella. A estas alturas de la conversación comencé a advertir que la madre de todas las madres era en realidad una meretriz. Pequeños detalles como el bolso de charol o que llevase minifalda y medias de rejilla a las 7 de la mañana comenzaron a darme pistas. También que fuese mas maquillada que un payaso asesino.O una meretriz o un payaso asesino. En cualquier caso había que ir con cuidado. "¿Cuanto?", pregunto yo. "Veinte una mamada, treinta follar". Por un momento imaginé que era lo que ella me pagaría a mi por proporcionarle tales actos. Mi primera cliente. "No", contesté con mi peor sonrisa. "Tu te lo pierdes amor...". Pero sucedió que, a pesar de que aquella anciana era lo más cerca de la arqueología que estaría nunca.... también era sexo. Sexo. Sexo. No puedo pensar en otra cosa. "Espera...", dije. No voy a contar lo que sucedió después en una pensión cercana a mi trabajo. Tampoco fue destacable. Como siempre. Mi primer éxito del año. Pagando y con una vieja... pero un éxito al fin y al cabo.
Cuando eres un gilipollas solo te importa es el conjunto, nunca el detalle.

22 comentarios:

  1. Qué poca paciencia! y si la cartera se rendía ante tus encantos?

    ResponderEliminar
  2. ha hecho bien,mi querido amigo.que para la primera vez del año,hay que ir con tiento dado el poco entrenamiento y que mejor que una vieja sin dientes que puedan dañar su inexperto miembro
    un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  3. Bueno, al menos que sea para despejar las cañerías.

    ResponderEliminar
  4. Joder, siento no haber pasado antes por aquí. Pero volveré. Y queda reflejado este gilipollezco blog en mi lista de enlaces ¡No faltaría más! Y oye, una vieja es una vieja. A nivel oral te pone las pilas!

    ResponderEliminar
  5. Te sentiste mal luego,por hacer eso?

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Bravo! Así se forja un Héroe, Completamente Gilipollas: olvidando todo escrúpulo o melindre y zambulléndose de cara y con la boca abierta en la más transitada y dada de sí de las cloacas.

    La madre de todas las madres...

    ResponderEliminar
  7. Anda que ya te vale. Ya te vale!!! Tu rata infecta tiene que estar contenta...
    No hay nada más repugnante que un hombre que se vaya de putas, de verdad, ... ¿dónde queda el placer de la masturbación?

    ResponderEliminar
  8. Jaja! Muy bueno. Me pasaré mas a menudo por aqui. O tal vez no. Bueno de todas formas está muy bien eh! jeje , voy a seguir leyendo a ver que tal


    www.comoloodio.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. grande!
    lo de la conversación intelectual más grande aún.

    ResponderEliminar
  10. Eh.. ecs. Ahgg. Buahg. Pero me haces reír. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. bueno,cuando hay que cubrir necesidades,como parece que es su caso.....basicamente deberia tomarlo como un entrenamiento por si surge algo espontaneo y no con la madre de todas las madres.Hay que estar preparado.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Sr., me congratula leer esta noticia, descrita con menos detalles de los que hubiésemos querido leer, pero con un final, como usted mismo cita, exitoso. Enhorabuena!!
    Sepa usted que por muchos peros que se le puedan poner, esta historia contiene los elementos básicos que tantas veces hemos deseado encontrar durante una noche de fiesta(nóte que me hago participe de esos mismos deseos): conocer a una mujer, entablar un diálogo o conversación más o menos profunda, y por supuesto, acabar teniendo sexo con ella. Lo demás son pequeños detalles o matices sin importancia...
    Espero volver a leer en un próximo futuro nuevos éxitos conseguidos por usted, a ser posible, y sin caer en exceso, con mujeres de menor edad.
    Reciba un saludo de éste su lector habitual.


    PD. Si, trato lo de la conversación como elelmento básico porque no recuerdo ningún caso o fantasía en la que no existiera comunicación verbal...¿ó sí?...bueno lo pensaré.

    ResponderEliminar
  13. Estimada Nina (alias “la otra ratona”), mi fornicación con la meretriz suburbana no excluye mi amor por la funcionaria. ¿A quien quieres mas? ¿A papa o a mama? Yo odio por igual a ambos... Se que en el fondo siente usted envidia de la meretriz. Anímese, podemos superar este episodio juntos (y en posición horizontal).

    Querido Malone, gracias por sus ánimos pero ha de saber que la anciana meretriz tenia dientes, postizos... y afilados. Las marcas en mi diminuto miembro vivir pueden demostrarlo.

    Bien hallado Anselmo, las cañerías despejadas, gracias. Su comentario ha sido de lo mas sencillo (que no simple) pero de lo mas acertado. Es lo único que buscaba en la meretriz. Mis deseos puros son para la cartera (también algunos impuros pero de naturaleza honesta)

    Mi buen recién llegado Julio Vegas, cierto es que una anciana a nivel oral pone las pilas, los malo es que la anciana pretendió que tal ejercicio de oralidad fuese correspondido. Yo, ademas de no tener edad, no tengo estomago. Espero volver a verle por aquí. Siempre tendrá usted pagado un carajillo de anís.

    Querida SeaSirens, claro que me sentí mal luego, pero no porque ella fuera una meretriz sino porque era una anciana. Hay una gran diferencia. Piense en ello. Por desgracia yo pienso en ello cada noche y solo consigo recuperar imágenes del encuentro. Discúlpeme... tengo que ir a vomitar.

    Hombre de la Pústula, desconozco como se forjan los héroes. Lo mio no es heroicidad, es tan solo necesidad.

    Mi deseada Elisa. No se enfade. El episodio del metro ha sido solo sexo. Y creame, hay algo mas repugnante que un hombre que se va de putas: un hombre que se va de putas viejas. ¿Donde queda el placer de la masturbación? Pues queda al alcance de la mano...

    Querido Quelin, espero que la lectura de mi blog le haya abierto los ojos. A mi me los cierra. También espero volver a verle. Prometo visitar su blog en cuanto acabe de depilarme las ingles.

    Estimado FAG. Yo de grande tengo poco. Estimadas todas: no se lo tomen al pie de la letra, algo grande si que tengo (mi ego). Señor FAG, entiendo que le sorprendiese la conversación intelectual, a mi también me sorprendió. De hecho es la conversación mas larga que he tenido con una mujer en las ultimas semanas. Rectifico. Es la única conversación que he tenido con una mujer en las ultimas semanas.

    Estimado amigo dezaragoza. Ha reproducido usted con sorprendente exactitud mis palabras después del encuentro con la anciana meretriz: “Eh.. ecs. Ahgg. Buahg.”

    Querida conxa. Las necesidades de todo ser humano (y yo aun me considero uno de ellos) debería poder cubrirse siempre que fuese posible. Tomo nota de lo que debería tomarme el sexo como una preparación para algo mas. Le agradecería que me echase una mano en el entreno.

    Mi buen amigo Jesulete, sepa usted que he omitido mas detalles aun. Si usted cree que mi historia con la meretriz suburbana tiene los elementos que deseamos encontrar durante una noche de fiesta (obviando pequeños detalles como que ella tenia 90 años), entonces bienvenido al universo gilipollas. Merece usted acompañarme en esta aventura. Respecto a tratar la conversación como un elemento básico en el flirteo, debe saber usted que hasta en el flirteo mas básico existe comunicación (“¿en tu casa o en la miá?” “¿cuanto?” “guaparrr burp!”)

    Estimados todos, les amo. Estimadas todas, las deseo.

    ResponderEliminar
  14. Querido no me ha entendido del todo, el entrenamiento con la meretriz, era para llegar a más sexo pero quiza con la cartera o con alguna otra moza que le interese.

    Si puedo ayudarle en algo no tiene mas que comunicarlo.

    ResponderEliminar
  15. Mi querida conxa
    SE LO COMUNICO YA MISMO!!!! Puede ayudarme... una y otra vez. El como, es evidente. ¿En su casa o en la mia? Recuerde que la mia es una madriguera.
    La amo con locura
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  16. jajajajajajaja...No me creo nada, soy incrédula por naturaleza.
    Me encanta el nombre de tu blog. Yo le hubiese puesto algo parecido al mío, pero me di cuenta de mi gilipollez demasiado tarde. Mi ego pudo más que mi sentido de la realidad.

    Pd. ¿Y si hubiese sido 30€ mamada y 20 follar?. No hace falta que contestes, que me acabo de acordar de eso de: "la curiosidad mató al gato".

    Nos vemos.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Mi querido Gilipollas:

    Me sorprende que haya usted tenido que acudir a los servicios de una anciana meretriz para sentirse deseado.
    Sólo quiero que sepa que en mi cloaca todas las ratas están esperando su visita.

    Suya,

    La Rata Infecta:

    PD.: Elisa, contenta, contenta... lo que se dice contenta... Pues no mucho :-P

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué pronto has olvidado a la cartera! Espero que esta aventura sexual sea pasajera y no te impida continuar su cortejo, aunque sea a esa distancia que mantienes.
    Yo que tú le propondría a la vieja meretriz que te escriba una carta perfumada, certificada, para que la cartera se vea obligada a subir a tu casa a entregártela. Creo que puede ser una buena forma de utilizar sexualmente a la vieja por segunda vez y el comienzo de un gran idilio postal.

    ResponderEliminar
  20. Bueno, y entonces qué, ¿pagaste 20 o 30?

    ResponderEliminar
  21. Lo cierto que en el bullicio urbano pasa de todo....lo de la meretriz...jajaja, me has hecho reir jeje, lo describes genial...
    Sin duda me quedo con el comentario de "Elisa"...y es más. la masturbación es un acto completo, haces el amor con la persona que más quieres...!! dicen..claro
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Mi querida NEFERTARY. Hace usted bien en ser una incrédula por naturaleza. Para compensarlo yo me creeré todo cuanto usted me cuente. Respondiendo a su pregunta, si hubiese sido 30€ mamada y 20 follar me habría comprado un bocadillo de anchoas en el 7 Eleven de la esquina y con el cambio habría jugado a la lotería del Canadá. Espero que el gato siga vivo.

    Estimada lola . Su locuacidad me ha dejado sin palabras. Sepa usted que su post es lo mejor que han dicho nunca de mí. Ah... que no ha dicho nada. Entonces su post es lo más ocurrente que puede salir de usted... he visitado su blog y me he dormido a las 3 palabras. Deberían recetarla contra el insomnio.

    Mi amor Bubi. ¿Le sorprende que haya acudido a una meretriz? A mi lo que me sorprende es que a usted, después de leerme cada día, aun le sorprenda. ¿Que esperaba? Se que usted me desea pero la meretriz me ofrece su cuerpo. Una oferta irresistible.

    Querido Francisco Galván. La cartera es amor. La anciana meretriz es sexo. Pensaba que había quedado suficientemente claro. Tomo nota de proponerle a la anciana meretriz que envíe una carta perfumada. No obstante si es el mismo perfume que llevaba en nuestro encuentro dudo mucho que la cartera la entregue a destinatario antes de llamar al servicio de desratización... (no se lo tome a mal Bubi... hablo de ratas hermosas, no ratas infectas como usted)

    Estimado S.C. ¿Es usted inspector de hacienda o que? Si la respuesta es si... bienvenido a mi humilde morada. Pase y póngase cómodo, ahora traigo unas fantas y unos panchitos.

    Querido Vicente Sebastiá. Gracias por sus halagos del todo inmerecidos (creame, se de lo que hablo). Yo también creo que la masturbación es un acto de amor. Yo me quiero mucho. O al menos mucho mas de lo que me quieren ellas.

    ResponderEliminar