"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

27 may. 2010

GILIPOLLAS (origen y reflexión)


Origen de la palabra Gilipollas (créditos a Curiosa Curiosisima que fue quien me lo envió, hubiese preferido fotos suyas desnuda o un billete de cien euros pero es lo que hay... el mérito de este post es suyo. Gracias también a Pilar G. y a los demás que me enviaron correos sobre el mismo tema)

En el DRAE: GILIPOLLAS:: 1. adj. vulg. gili, tonto, lelo. Ú. t. c. s.

En Madrid hay una calle llamada de Gil Imón, haciendo de travesaño entre el Paseo Imperial y la Ronda de Segovia, para más señas.
Es una calle dedicada al que fue alcalde de la capital, D. Gil Imón, por los tiempos de doña Mariquita de mi corazón, cuando el duque de Osuna organizaba sus célebres bailes, a los que acudía la crema social, para poner en el escaparate familiar a lindas damitas de la buena sociedad, como oferta casadera, las cuales acudían ataviadas con su miriñaque de fino muaré.

A las damitas de entonces se les aplicaba el apelativo de "pollas" o "pollitas" que en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) llevan, como sexta acepción, figurada y familiarmente, el significado de jovencitas, algo que hoy se ignora, por amor del lenguaje, que en la actualidad se ha vuelto recio y tosco: la polla de entonces es la "tía" de ahora y las mentes malévolas sustituyen el significado antiguo por otro de morbosas connotaciones.

El tal Don Gil era un personaje de relieve (la prueba está en que tiene dedicada una calle) y su nombre aparecía frecuentemente en los ecos de sociedad de las revistas del corazón de la época.
El hombre, después de atender a los acuciantes problemas que su cargo de alcalde comportaba, se sentía obligado a responsabilizarse de sus deberes familiares, como buen padre.

Tenía dos hijas en edad de merecer, feotillas ellas, no muy sobradas de gracejo, y hasta un tantico tontuelas. Y se hacía acompañar por ellas a todos aquellos sitios a los que, invitado como primera autoridad municipal, tenía que acudir. Él, en su fuero interno, acudía no como primera autoridad municipal, sino como primera autoridad familiar. Tras la imponencia de unos bigotes municipales, se ocultaba un corazón de padre.
-¿Ha llegado ya D. Gil?
-Sí, ya ha llegado D. Gil y, como siempre, viene acompañado de sus pollas.

D. Gil departía animadamente con los próceres de la actualidad, y, mientras tanto, sus pollitas iban a ocupar algún asiento que descubrieran desocupado, a esperar a que algún pollo (en masculino (solía aderezarse con pera:"pollo-pera") se les acercase, cosa siempre poco probable. Pocas veces había alguien que les dijera "hazte p'allá", como dicen en Carrizosa. La situación, una y otra vez repetida, dio lugar a la asociación mental de tontuelidad con D. Gil y sus pollas.

Al tonto, a secas, podía llamársele: bambarria, menguado, zampatortas, chirrichote, rudo, zamacuco, papanatas, tolondro, ciruelo, zote, mamacallos, mameluco, majadero, zopenco, mastuerzo, borrico, tonto, necio, obtuso, imbécil, mentecato, idiota, torpe, lelo (Sinónimos del Diccionario Ideológico de Casares).

Pero ¿cómo describir esa circunstancia tan compleja de tontuelidad inconsciente? Decía padre Ramón que el que es tonto y lo sabe no es tonto del tó. Los imaginativos y bien humorados madrileños lo tuvieron fácil: para expresar la idea de tontuelo, tontaina, tontucio, tontuelidad integral e inconsciente (lo de con malicia o sin malicia es otra cuestión; con el tiempo, habrá de todo) ¡Ya está!: Gil (D.Gil)-y-pollas (las dos jovencitas hijas suyas) = gil-i-pollas.

Y cundió la especie por "el todo Madrid", que compuso esta palabra especial, castiza, nacida en la Capital del Reino y, puesta en circulación con el marchamo del Oso y el Madroño, siendo después exportada al resto de España, y ganándose a pulso el derecho de entrar en la Real Academia Española.


--

Reflexión sobre el gilipollismo (by un completo gilipollas)

El gilipollismo es una forma de vida pero también una cualidad intrínseca del ser humano. Gilipollas los hay por doquier, donde quiera que mires hay un gilipollas ejerciendo la política o de tertuliano en un programa de corazón, gilipollas en las puertas de las discotecas o gilipollas al volante de coches deportivos, gilipollas presidentes de empresas o gilipollas ejerciendo de mecánicos o panaderos. Pero evitemos la confusión fácil: no todos los políticos, tertulianos, porteros de discoteca, conductores macarras, presidentes de empresas, mecánicos o panaderos son gilipollas. La mayor virtud del gilipollismo es que no entiende de razas ni géneros.

No soy amigo de dar consejos (a pesar de que continuamente los doy aquí) pero permítanme una reflexión porque estoy convencido que entre muchos de ustedes también hay completos gilipollas.

Sean lo que sean en esta vida, sean políticos, tertulianos, porteros de discoteca, conductores macarras, presidentes de empresas, mecánicos o panaderos, por favor... tómenselo con humor, siempre con distancia y con humor.

El humor es el bálsamo de toda desgracia. Nunca abandonen el humor y el día que lleguen a este blog y se ofendan por lo que leen, por favor, no vuelvan. Aquí solo aceptamos personas con sentido del humor.

Gracias a todos/as políticos, tertulianos, porteros de discoteca, conductores macarras, presidentes de empresas, mecánicos, panaderos o simples gilipollas desempleados.


34 comentarios:

  1. Eso significa que los gilipollas no tienen humor? Pues yo creo que usted tiene mucho ;)
    "La mayor virtud del gilipollismo es que no entiende de razas ni géneros." En eso estoy totalmente de acuerdo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Interesante Historia.. así que entonces el Gil i pollismo viene del sr. don Gil y sus tontas hijas...
    pues gracias a Curios y a Pilar por la info.

    Me gusta el post-it, pero por ahí dicen que es mejor no enseñar hambre... que desde el 82 son muchos años!!!

    AbrazosGrandes!

    ResponderEliminar
  3. hay que tener etilo para ser gilipollas!

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, no, si será verdad el dicho que dice que nunca me acostaré sin saber algo nuevo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Sr Gili; tanta " Vuelta de Carnero" para comunicar lo esencial PLOPPPP, Cariños =)

    ResponderEliminar
  6. Algo no me cuadra... entonces Usted, Don gili ¿tiene dos pollas?... ¿y, ni aún así?... joer macho, que desgraciao eres....
    Coñas aparte, estoy de acuerdo con tus últimas reflexiones. Me ha encantado esta entrada. Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¿Si sigo viniendo por aqui quiere decir que me gano la categoria de gilipollas?, bueno pues hasta tu próximo post.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  8. La reflexión es oportuna y cojonuda. Y me levanto y aplaudo el gilipollismo como forma de vida y siempre con humor. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Querido Gili, este post ha sido grandioso y muy poco gilipollas, siento decirle que comienza usted a parecerse, muy a su pesar, a su querida Isabel Coixet.

    Prométanos, por favor, que espaciará sus momentos de reflexión, ya que, si van muy seguidos, podría suceder que su blog se transforme en algún tipo de especimen coixetiano que tanto odia.

    Mis más sinceros respetos

    ResponderEliminar
  10. Gilipollas los hay y muchos, pero lo malo es que no son conscientes de que lo son... Yo creo que lo suyo es reconocerlo... al menos no??
    Y está claro Compl. Gili que para leer su blog hay que tener sentido del humor... aunque no creo que escriba cosas que puedan llegar a ofender a la gente no? o es que yo tengo demasiado sentido del humor? jeje
    Por cierto, chafardeando con mas detalle su blog, he visto que también tiene Twitter! Si algún día me da por recuperarlo del abandono puede que le agregue...

    ResponderEliminar
  11. Sr C.G. muy buena historia. Veo que eso del no fornico viene de familia, porque sus primas las`pollas tampoco hacían nada.
    Yo tengo unas cuantas primas casaderas si quiere le presento alguna.

    un saludo

    ResponderEliminar
  12. Mea culpa, Sr. Gili.
    En su entrada sobre las herramientas del amor, me sentí dolida por la afirmación de que un No es un Si tras horas y alcohol.
    Pasado el sofoco y leída su entrada de hoy, mis más sinceras disculpas, si fuí agresiva en mi comentario.
    El humor es algo importante y necesario y no ser capaces de reírnos de nuestras propias desgracias, es un modo más de dejarnos vencer por quienes nos han hecho daño.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  13. muy didáctico...

    pero...el dedo de la imagen señala "churriana" definido como "ramera"...Lo que me parece aún más curioso si cabe y me deja el corazón totalmente encogido y churretoso; porque conozco un pueblo que se llama "Churriana de la Vega"....lo que me lleva a preguntarme sin ton ni son: ¿qué fue antes, este pueblo o la propia ramera? ¿"ramera de la vega" sería el nombre original? ¿cogió el pueblo el nombre por tener muchos burdeles tiempo ha?

    en serio, estoy perpleja, qué locura y qué riqueza de lengua

    saludines

    ResponderEliminar
  14. ¿La historia es cierta? Wow... ¿Qué decir? Mola, sin duda.

    Sin duda el mundo está lleno de gilipollas que pertenecemos a todos los estratos sociales habidos y por haber. Una prueba más de ello que es que hayas tenido que venirnos con esta aclaración, a estas alturas de la película... Si es que hay gente que no sabe dónde está... Usted tranquilo, señor Completamente Gilipollas, siga mostrándonos el mundo tras sus ojos de completamente gilipollas que algunos seguiremos leyéndote con interés. Además, vale que algunos seamos gilipollas (qué se le va a hacer), pero un Completo Gilipollas... ese sólo hay uno :)

    ResponderEliminar
  15. de gilipollas hay millones en todo el mundo,pero esos son de pacotilla.
    ( esto lo puedo afirmar des de que te descubrí!)
    Y sabes qué? que ya no me parece una palabra tan despectiva.

    cada vez te superas más y más con tus publicaciones.
    Es que no llego a entender de donde sacas tanta..imaginacion?( no se si es la palabra exacta..) Sera por el mismo gilipollismo?
    Porque si es asi yo quiero un poco de eso! ja ja ja

    saludos y besos :)

    ResponderEliminar
  16. Muy buena reflexión, querido CG!

    Para los grandes, para los chicos. Para los gilipollas, para los que no lo son...¡Siempre sentido del humor! ^^

    1 besico!

    ResponderEliminar
  17. Deje usted de chupar hongos inmediatamente!

    ResponderEliminar
  18. Estamos rodeados! pero hay algunos gilipollas que me gustan mas que otros, los hay que me ponen muy nerviosa! pero otros tantos que me alegran los dias.
    El sentido del humor es escencial como el respirar! Quién entiende el humor, entiende la vida.
    Por mas gilipollas que sea.
    besos extremadamente agilipollados.

    ResponderEliminar
  19. Jajajajaja. Todavía recuerdo que, cuando era una niña, se les llamaba así, pollitas, a las jovencitas.
    Pero ¿se nos ha puesto serio?. Por favor, sus consejos sirven a muchos seguro, aunque sean gilipollas y los demás los tomamos y aplicamos, según nos convenga.
    Como todo.
    Bonita historia la que nos ha contado. Gracias doy a su proveedora.
    Salduos.

    ResponderEliminar
  20. mmm, qué feo te pones cuando te enfadas.
    Un guiño, x

    ResponderEliminar
  21. Con todos mis respetos y sin ánimo de ofender, es usted un completo farsante ...... para mí ironía = sentido del humor + inteligencia.

    ResponderEliminar
  22. Cpnsejos doy y para mi no tengo, ya vis,os su humor y distancia cuando el tema de la loca y sus mensajes.

    ResponderEliminar
  23. Me gusta mucho más su versión, viniendo de un gilipollas, habla con total conocimiento de la palabra

    ResponderEliminar
  24. Así que los madrileños somos la cuna de los gilipollas, qué honor!!!

    Por cierto existen a su entender mujeres gilipollas?

    ResponderEliminar
  25. Gracias a todos por sus amables comentarios, en especial a los anónimos (por sus faltas de ortografía les conoceréis pardiez!).
    La vida sin enemigos es terriblemente aburrida!
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  26. Un aplauso para mi gilipollas favorito!

    ResponderEliminar
  27. Nunca creí que iba a decir esto: "soy una completa gilipollas". Sin saberlo llevo toda la vida entrenando e incluso puedo dar charlas.
    Gracias por abrirme los ojos.

    ResponderEliminar
  28. Ya intuía yo que usted provenía de una familia con solera.

    ResponderEliminar
  29. Tienes en mi casa un lector tuyo, esta mañana me pillo por banda y me dijo: "tienes que leer lo que ha publicado el sr. gilipollas" y después no se ha podido contener y me lo ha contado! muy buena la historia.
    besos.

    ResponderEliminar
  30. Estimado D. Completo, se ha olvidado usted de mencionar un pequeño detalle: que D. Gil era corto de vista, y como llevaba las lentes de su abuelo, a menudo -cuando sus dos pollas no le guiaban- chocaba con las puertas. De ahí su otro epíteto: gilipuertas.
    Es usted grande, querido Gilipollas.

    ResponderEliminar
  31. Saber sus origenes me acerca más a usted!!

    Completamente de acuerdo en lo de humor. Sin él, qué sería la vida??

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Interesante el origen del insigne término gilipollas! No conocía yo esa historia del señor Gil y de sus pollas (sus hijas, quiero decir...).
    Es Ud un pozo de sabiduría sin fondo. Siempre nos sorprendre!!

    En cuanto al post-it: soy mujer (bajo una apariencia felina, eso sí) y estoy viva (al menos, eso creo).

    De lo que estoy totalmente segura es de que no soy Isabel Coixet. El único problema que veo es que no vivo en BCN, sino algo más abajo. Pero bueno... Ud valorará si le sirvo.

    Saludos, ronroneos y restregones por las piernas.

    ResponderEliminar
  33. Interesante reflexión, y totalmente cierta. Qué malo es no tener sentido del humor, y qué difícil soportar a los que no lo tienen.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  34. Sr. CG
    Recuerdo cuando a los 13 años me dijeron que estaba a punto de dejar de ser una pollita y yo, inocente, pregunté si entonces me convertiría en polla. Ahí aprendí que a menudo es mucho mejor estar calladita.
    No sólo diviertes y entretienes, sino que además enseñas (como el libro gordo de Petete). Me gustó conocer el origen de la palabra. Muy bueno.

    Un beso

    ResponderEliminar