"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

6 feb. 2011

Biografía gilipollas -2- (de 1973 a 1976)


Soy consciente que en mi anterior post biográfico sembré la duda de que fue lo que me hizo salir a los 7 años del cuarto donde me había recluido voluntariamente. Lo que sucedió fue tan simple como que había aprendido a contar sirviéndome de las flores del papel pintado de mi habitación. Al principio era “una flor, una flor, otra flor” pero pronto conseguí encadenar una sucesión numérica estilo “una flor, dos flores, tres flores...”. ¿Cómo puede el simple hecho de saber contar flores pintadas sacar del cuarto a un infante obeso que apenas cabía ya por la puerta? Fácil. Mi padre no sabía contar lo cual desembocó que en mi tarta de séptimo aniversario mi padre colocó 18 velas y al contarlas creí yo que estaba estrenando la mayoría de edad así que me calé los calzoncillos de Barrio Sésamo hasta las ingles, metí toda mi ropa y algunas chucherías en una bolsa y salí a visitar mundo para celebrar esta -equivocada- mayoría de edad. Como ustedes comprenderán un niño de 7 años tiene tantas posibilidades de valerse por si solo en una viaje de esta índole como yo mismo de acabar en la delantera del Barça y de esta manera me encontré solo y desamparado en la puerta de un local al que había llegado caminando desde mi casa. Estaba a apenas 500 metros pero pensaba yo que había cruzado media Europa arrastrando mi bolsita de plástico llena de chuches, dos pares de calcetines y dos pares de camisetas. ¿Que es lo que había llamado mi atención y porque me detengo ahora en este momento de una biografía que debería ser fluida? Porque lo que había llamado mi atención a mis tiernos 7 años (18 años en mi imaginación) eran las luces rojas de un local. Aquellas luces brillantes anunciaban un lugar donde posteriormente he acudido para saciar mi sed de... amor. El club “El buen yantar horizontal”. En efecto, uno de esos antros de perversión donde las féminas tarifican el amor, visten como si les acaben de robar el armario y están protegidas por fornidos guardaespaldas. El mismo guardaespaldas que me impidió el paso. “Nene quiere entrar”, dije con decidida voz de infante. El guardaespaldas se rió, me despeinó en un gesto cariñoso y me dijo que no podía entrar allí hasta que tuviese 18 años y por mucho que juré y perjuré que los tenía e incluso que podía traer 18 velas para atestiguarlo, me vi obligado a volver a casa con la bolsa de chuches entre las piernas imaginando cual habría sido mi error. El hecho de encontrarme a mi padre danzando alrededor de una botella de leche en el comedor no me ayudó a desvelar el misterio, no obstante el haber salido de casa y enfrentarme yo solo a la vida me dio a entender lo que sería mi existencia futura, nadie iba a ayudarme ni a apiadarse de mi. Solo yo era responsable de mi vida. Y además vivíamos junto a una casa de señoras que fuman y te tutean.

Y aunque solo contase 7 años fue la única reflexión adulta que he tenido en toda mi bendita vida.

Al día siguiente volví al colegio, me enfrenté a los niños que siempre me robaban el bocadillo y aunque volvieron a robármelo además de obsequiarme con un precios ojo morado, volví a casa sonriente y en el convencimiento que la vida no consiste en quedarse en una habitación contando las flores del papel pintado sino enfrentarte y los problemas y volver a casa con un ojo morado y derrotado. A partir de los 7 años y hasta que cumplí 18 seguí pasando cada día por delante del Club “El buen yantar horizontal” saludando siempre al vigilante de la puerta quien me contestaba con la misma frase: “un día menos, gilipollas, un día menos”. En efecto, cada jornada que pasaba era una jornada menos para conocer la felicidad que escondían aquellas luces de neón rojas. Y así siguieron pasando los días, mi padre con sus danzas en el centro del comedor alrededor de cualquier utensilio, mi madre trabajando para sacar la casa adelante y yo siendo robado cada día en el colegio pero con la esperanza de que cada día que pasaba era un día menos.

Mientras eso sucedía, a los diez años nació mi hermana. No quiero decir que ya naciese con 10 años de edad, no... era un bebé como todos. Quien tenía 10 años cuando eso sucedió fui yo. La llegada de un nuevo bebé a la casa llenó de alegría a mi madre quien pronto se dio cuenta de que podía tener a alguien en la familia no tan imbécil como su hijo o su marido y volcó todo su amor en ella dejándome a mi en el olvido y la incomprensión.

Muchos de ustedes estarán ahora argumentando que estos fueron los motivos de que me autodenomine “gilipollas”. Lo entiendo, los comentarios en los blogs son un espacio abonado para los psicólogos aficionados. No se equivoquen, “Gilipollas” es mi apellido pero a los 10 años aun no era mi condición. Pronto lo sería...


46 comentarios:

  1. Un objetivo en la vida, ese sí es un buen motivo para levantarse cada día, ¿verdad mi estimado señor Gili?

    Un besito de domingo

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Pilar, en efecto. Reunir el suficiente dinero para volver al club "El buen yantar horizontal" es un buen motivo para levantarse cada día.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. "la vida no consiste en quedarse en una habitación contando las flores del papel pintado sino enfrentarte y los problemas y volver a casa con un ojo morado y derrotado" Parece una frase corriente, pero debo agradecerle, el que la haya escrito, pues me parece la sintesis perfecta de autoayuda. Gracias estimado gilipollas.

    ResponderEliminar
  4. Demasiado bien has salido.
    Te repito eso que te gusta tanto
    Más, más, más, quiero más!
    No pienses que soy insaciable simplemente me gusta lo bueno en cantidades industriales.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Y el portero? Nueve años diciendo la misma frase... "un día menos, gilipollas, un día menos... " Qué poca piedad.
    Ahora tocará contarnos cuando por fín pudo entrar...
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  6. Diablos!!! Anonadado me he quedado al leer que usted ademas de ser gilipollas es tambien mulato.
    Aparte de obeso y obseso sexual segun le leo otras veces....

    Con todo ello tiene mi más profunda pena hacia su persona.

    Le sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajajajajajjajajajaja

    Es usted la leche, oiga. Jajajajajajajajajajajajajaja


    "...mi padre con sus danzas en el centro del comedor alrededor de cualquier utensilio..."


    Genial.

    ResponderEliminar
  8. Estimado DDmx. Esa frase, en el fondo, es la historia de mi vida.

    Querida Maria. No siga repitiendo eso de "Más, más, más, quiero más!" porque empiezo a creer que solo me desea usted por mi cuerpo.

    Querida CQM. El portero era un buen vendedor. No pude entrar hasta 1984... aun queda mucho para eso.

    Estimado Lorenzo. No soy mulato. En realidad soy mas blanco que la leche embotellada alrededor de la cual bailaba mi padre.

    Querida Mariette. Soy la leche. En efecto. Puede usted beberme si desea. ¿Es imaginación mía o este comentario ha quedado realmente obsceno?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  9. No puedo esperar a que usted cumpla los dieciocho para que me diga si consiguió acceder a tan ansiado local.

    Esto engancha más que Falcon Crest

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Siga con su culebrón por favor. Está emocionante, no sabía que tuviera una hermana, cuéntenos más de ella; tengo curiosidad.

    ResponderEliminar
  11. Estimado Sunseeker. Pronto tendrá la solución al misterio pero ya le avanzo que en ese local encontré muchas cosas aunque ninguna de ellas fue el amor.

    Querida NI la breve. Pronto contaré mas de mi hermana. Aunque siento decepcionarla: ella no es gilipollas. O al menos no tanto como yo. Solo compartimos apellido.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  12. Una vez más me encanta su entrada :D
    un saludo completo gilipollas! <3

    ResponderEliminar
  13. Querida Maria. En efecto, dudo que me desee por mi cuerpo. Recuerde que yo me veo cada dia reflejado en el espejo.

    Querida MGM, gracias mil. A mi me encanta usted.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  14. Estimado Señor G:

    Me gusta esta segunda parte, en especial la forma entrañable en la que relata esa experiencia que contada desde ese punto de vista me parece una alusión al proceso tan magnífico de ir creciendo poco a poco y como usted bien ha dicho, enfrentarse a los problemas de la vida en lugar de permanecer en la habitación contando flores.


    Un cordial Saludo.

    ResponderEliminar
  15. Estimado Tiferet Neverstand. No he entendido nada de su analisis aunque me temo que si lo que transmito es algo profundo debería dedicarme a la literatura sesuda... ¿lo hago?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  16. jajajajajajaja llevo dias sin actualizar mi blog y sin leer el suyo, venía con ganas de las dos cosas!! Como siempre me he reido un montón!!
    Me encanta!!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  17. Siga, siga, ¿qué pasó despues?.

    ¿Qué opina usted de la siguiente frase de Jardiel Poncela?: Hay dos maneras de conseguir la felicidad, una hacerse el idiota; otra serlo.

    ResponderEliminar
  18. Querida Sara Hemingway. Yo también vengo con ganas de dos cosas. Suyas. Maldita sea... ¿demasiado literal? Quizás por eso no consiga amor de ningún tipo, tengo la misma sutileza que un puerco-espín desbocado.

    Estimado Pepe Deapié. Lo que sucedió después pronto lo sabrán. No se angustie que es malo para las hernias de hiato. Respecto a la frase del maestro, si le cambia "idiota" por "gilipollas" la suscribo completamente.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  19. Bueno, ya veo que ser obeso y obseso sexual le viene desde pequeño. El paso de contar flores a intentar ser desflorado fué demasiado prematuro, pero me temo que eso nos reserva emociones fuertes en la ¿cuarta parte? porque ahora viene la adolescencia y tal ¿no? En fin, supongo que nos hablará de su hermana, si creció tan gilipollas como usted, o fué la joya de la familia. Lo de su padre es de traca. Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Es bueno tener algo en la vida que nos motive, oiga.

    ¿Cuándo nos hablará de la parte africana de su familia? Perdóneme si insisto, pero su padre, su taparrabos y sus danzas masais despiertan mi curiosidad sobremanera. Quizás tengamos más cosas en común de las que nos imaginamos.

    ResponderEliminar
  21. !!!Hola Fernando G!!
    Muy buena decision la de salir a ver q ofrecia el mundo,en vez de quedarse esperando en su habitacion a q ocurriera algo excepcional, q le empujara para ir a verlo

    Me ha fascinado su relato,me he reido muchisimo,gracias por estos momentos

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hola Gili,
    ¿qué fue del portero de la casa de citas?

    Gran relato

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Psicólogos... que no podemos evitar tratar de explicar el por qué de las cosas.

    En cualquier caso no puedo dejar de reir imaginando a su padre adorando a una botella de leche en el comedor.

    Muy bueno, Gilipollas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Buenisima entrada Sr.Gilipollas!
    La "libertad" esta fuera de las cuatro paredes donde residimos,y usted creo que la primera vez que salio de esas cuatro paredes descubrio bastante mundo!jajajajaja Pero oiga,llego a entrar en el "Buen yantar horizontal"?jajajaja tengo curiosidad la verdad...tantos años que este esperando eso,seria una explosion cuando entro no?jajaajaja
    Siga asi Sr.gilipollas que me encanta su blog!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  25. Estimado Savoy Truffle. Todo nos viene de pequeños, por muy grande que seamos. En mi caso 187kgs de grandeza.

    Querida Ebony. En efecto, yo tengo algo que me motiva en la vida. El fornicio. 44 años motivándome para nada.

    Querida viridiana. Incluso para fracasar hay que atreverse. Salir a ver mundo es una manera como cualquier otra de fracaso. Pero no me arrepiento de ello. Al menos tengo material suficiente para hacerles reír dos años mas.

    Querido Emilio Fernández. Desconozco lo que fue del portero del local de neones rojos. Se rumorea que una noche se enfrentó el solo a dos tertulianos de “Salvame” y le despedazaron para comerse sus vísceras.

    Mi deseada Cuentasueños. Yo en cambio cuando recuerdo a mi padre adorando la botella de leche no me río. Hace 40 años que no bebo leche. ¿Y usted? Es una pregunta casta, no me ponga esa cara mujer...

    Querida Sylaa. Pronto explicaré que se escondía tras los luminosos de “El "Buen yantar horizontal". O si prefiere se lo demuestro en persona.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  26. He encontrado este blog mirando por ahí, y la verdad esque me está encantando.
    Enhorabuena y siga así, es genial, de hecho es el mejor blog que he visto hasta ahora. Todo humor, frases serias con toques humorísticos...
    Tiene una seguidora más aqui;)

    ResponderEliminar
  27. Y que paso con mi comentario??? bloguer no me quieeeereeeee

    ResponderEliminar
  28. Eres cojonudo Gilipollas, eres cojonudo.

    ResponderEliminar
  29. Querida Z. Caamaño. Si este modesto blog es lo mejor que ha visto hasta ahora no se si alegrarme o lamentarme de los cientos de penosos blogs que ha debido visitar. Este es un blog mas. Todos son igual de buenos porque todos tienen su público. Gracias de todas formas.

    Querida Adriana. No he borrado ningún comentario!!! Está segura que lo envió? Este es el primero que me ha aparecido de usted. Palabra de gilipollas.

    Querido dezaragoza. Le dije que los nudos que tengo en los testículos es un tema privado. Ya ha tenido usted que hacerlo publico...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  30. me gustó mucho la historia, decididamente lo imagino como una película.
    me sentí identificado con la parte de su ¨motivación¨, esa primera época en que uno buscaba valor o algun amigo para entrar a ver esas damas desenfadadas danzando al ritmo de Back in Black de AC/DC (no sé si sera así en todos lados, pero acá es fija).

    Saludosss

    ResponderEliminar
  31. Jajajajajaja es Ud. Giliollas desde el origen..pero me encanta forma parte de mi vida...!!!

    Muackssssssssssssssssssss

    Su fan incondicional

    ResponderEliminar
  32. Para nada? Hay un aforismo que dice "todo llega, si uno simplemente espera". No sé si estará de acuerdo del todo...

    ResponderEliminar
  33. Esteeee, nunca me había fijado en el otro blog que tienes, como no he encontrado dónde dejar comentario lo pregunto aquí, ¿porque se titula lavabos si son váteres?.

    ResponderEliminar
  34. Hombre una meta en la vida es un as en la manga a la hora de crecer gilipollas y fuerte...
    Casi me enternece esas imagen del niño gordinflón que era Usted... y su hermana eso sí que es un notición no deje de contar lo que fue de ella
    ¿no acabó en el Buen yantar horizontal" dígame que no
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Querido Jeremias. Usted danzaba al ritmo de "Back in Black" de los AC/DC, yo al ritmo de "Bellotero Pop" de Fernando Esteso. O sea: lo mismo.

    Querida mariangi. ¿Formo parte de su vida? ¿Negociamos la herencia? Que esperaba... soy un completo gilipollas.

    Querida Ebony. ¿Aforismo? Si empezamos a hablar en ingles rompemos la baraja.

    Querida pseudosociologa. Aquí los váteres se llaman lavabos. Pero en el fondo es el teléfono blanco para llamar a Dios. Ya sabe, cuando estamos borrachos lo agarramos, acercamos la cabeza y empezamos a decir "Dios mio... dios mio...

    Querida Cruela. Evidentemente siento decepcionarla pero tarde o temprano acabé en "El Buen Yantar Horizontal".

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  36. ¡¡¡Espero el resto de la historia!!!

    ResponderEliminar
  37. Querida Pikys. Entre la historia vivida y no contada aun y lo que ha de venir. Mejor espere sentada, no desepere. Yo la acompaño haciendo punto de cruz.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  38. Dios, más allá de análisis psicológicos baratos (¡si suelen haber demasiados psicólogos aficionados en la red!) Aquí hay, en cambio, una literata aficionada con análisis baratos, pero que ha quedado impresionada con tu manera de narrar el mundo.

    ¡Me encanta, sencillamente!

    ResponderEliminar
  39. Será usted un gilipollas pero escribe de lujo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  40. Querida Ausencia Silenciosa. ¿Mi manera de narrar el mundo la impresiona? Deberia ver el interior de mi nevera, eso si que la impresionaría para los restos.

    Querida un ratón. Escribir es el único lujo que me queda en la vida. Además, es un lujo gratuito.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Sr. Completo, sigo teniendo la duda de si corre o no por sus venas sangre masai...
    Conque El buen yantar horizontal, eh?? Tiene nombre de fonda de El Quijote, jejej! Pero versión X...

    Y tiene Ud una hermana? Ella también es negra? Y gilipollas? Ay, querido Gili, cada vez estoy más confusa...
    Pero muy divertida esta autobiografía.

    Saludos ronroneados...

    ResponderEliminar
  42. Sigue usted pareciendome muy tierno con su bolsita de chuches enfrentandose al mundo.

    ResponderEliminar
  43. Querida La gata. Pronto obtendrá todas las respuestas. Incluso las que no quiere leer... por ahora en mi biografía solo han habido luces.

    Querida Blog A. Gracias, sigo siendo tierno. Nunca he ido al gimnasio.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  44. Bueno pues continuo leyendo su autobiografía, tras este capítulo me ha surgido una duda...¿le engordaba el aire cuando era chico?, pues desde luego que por el bocata del recreo seguro que no estaba usted tan gordito señor gilipollas.

    No sé si despedirme ya, leer voy a leer el último capítulo, pero es que escribir tanto cansa.

    ResponderEliminar
  45. ... interesante, me voy a la tercera parte ...

    ResponderEliminar