"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

15 abr. 2013

Critica de cine: la del Tom Cruise en el espacio


Últimamente no voy mucho al cine, los motivos son varios, desde que ha subido de precio hasta que puedo verlo sin pagar por internet pero el principal motivo es que quedan pocos cines en Barcelona donde no tengan una orden de alejamiento contra mi persona. En mi descargo he de decir que un lugar oscuro con mujeres dentro se presta a la confusión. Pero el otro día fui al cine, a ver una del Tom Cruise ese que tiene edad para ser mi padre pero parece mi hijo. Era una película de ciencia ficción de nombre impronunciable. ¿Por qué diablos no la titularon “La del Tom Cruise en el espacio”? Pero no, se empeñan en poner nombres impronunciables que te obligan, en la taquilla de los multicines pides la entrada dices “una para la del Tom Cruise en el espacio”, pues eso, este consejo lo regalo a publicistas, exhibidores y productoras. Y ahora mi crítica de la película.


Crítica de la del Tom Cruise en el espacio
Pues va del Tom Cruise que es como Manolo y Benito de “Manos a la obra” pero sin el Benito. Hace chapuzas por el planeta mientras una jaca le espera en una casa para pegarle un buen meneo cada noche y prepararle el desayuno cada mañana. El sueño de todo hombre que se precie excepto por el problema de que como se ha acabado la vida en el planeta Tierra pues no hay Canal + Liga. Pues la película va de eso, de un lampista en un planeta tierra desolado. Y la película no va mal, a pesar de que no hay tetas y sale Morgan Freeman con gafas de sol redondas (como siempre). Hay acción, no hay tetas, hay tiros, no hay tetas, sale Morgan Freeman con gafas de sol redondas, sale un culo y no puedo contar más porque me quedé dormido. Lo mejor de todo es que cuando me desperté al cabo de media hora, la película seguía teniendo sentido lo que confirma que es un mal guión pero una excelente película para dormir la siesta. Una película recomendable para fans de la ciencia ficción y para a los que no les importe volver a ver a Morgan Freeman con gafas de sol redondas por enésima vez.