"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

19 abr. 2013

El fornicio a partir de los 50

 

El fornicio a partir de los 50 significa un gran inconveniente en todos los órdenes, pero sobre todo en lo que concierne a la estética. A los 50 el sexo es como dos momias del museo egipcio transportadas una noche de tormenta en un viejo camión con los amortiguadores rotos. Lo que debe estar duro es un soufflé a medio cocer y lo que debe estar terso es una lija del doce que conoció tiempos mejores. Y aunque apaguemos la luz, el tacto nos da a entender que el recuerdo debería seguir siendo solo eso: un recuerdo. Voy a proponer una ley donde si dos personas practican fornicio, la suma de sus edades no ha de pasar de 70. De esta manera nos aseguramos que una de las dos personas elevará el listón estético. La viagra o el lubricante vaginal se encargarán del resto. El fornicio a partir de los 50 es como volver a jugar a fútbol sala cuando ya tenemos nietos: rotura muscular asegurada en menos de 10 minutos. El problema en la ecuación "fornicio a los 50” no es la palabra “fornicio” sino “50”. Es triste hacerse mayor ¿no? Pues imaginen mi situación, mayor, gordo, gilipollas y sin nadie con quien practicar aritmética. Por cierto, que bonita es la palabra "fornicio" en todas sus posiciones ¿no creen?