"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

2 abr. 2013

La mujer político


Antes de comenzar a relatar un nuevo capítulo en mi penoso discurrir como amante (que no esposo) he de advertir que llevo horas rumiando cual empachada res en verdes pastos si el título del post debería ser "mujer político" o "mujer política". Imaginarán vuestras mercedes que he estado horas y horas consultando diccionarios gramaticales y estarán en lo cierto pero dado que mi comprensión de los libros es limitada si no hay fotos he de confesar que al final lo he decidido a cara y cruz, hecho este que ha sumado horas al debate pues con las monedas de euro de hoy en día distinguir la cara de la cruz es harto complejo. Conocí a la mujer político en un bar cercano a un ayuntamiento de pueblo. Se preguntarán ustedes que hacia yo en un bar de pueblo y mi contestación es que dejen de preguntarse cosas que esto es un monólogo, no un debate. Además, para preguntar hay que levantar la mano y yo no veo nada levantado ni ustedes ni aun menos en mi. La mujer era alta, fornida, morena, muy fornida, de ojos azules y gorda que te cagas (sobre todo si eres caníbal con problemas intestinales). El cómo entablamos conversación fue sencillo, utilicé mi técnica para entablar conversación denominada "como no me hagas caso te echo el café con leche hirviendo por la nuca, cabrona", es una técnica que no siempre da los resultados deseados (además de tener un nombre endiabladamente largo), pero las conversaciones, aunque llenas de insultos, siguen siendo conversaciones. Una vez aplicada cura en las quemaduras de segundo grado del cogote de la susodicha, comenzamos a hablar de lo divino y lo humano siendo uno de los temas mas comunes en lo humano el hablar de los trabajos de cada uno. Supongo que la cita hubiese ido mejor si hubiese sabido la profesión de ella antes de asegurar yo que todos los políticos son unos hijos de puta, ladrones y sinvergüenzas. También imaginé que después de las quemaduras, las afrentas verbales parecerían menos. Después de abofetearme delante de toda la concurrencia (y he de decir que una mujer de tales proporciones tiene manos que regalan dolor de proporciones acordes) continuamos charlando sobre su trabajo. En su descargo he de decir que a la pobre la avergonzaba mas ser política que acudir al cónclave donde eligen al nuevo Papa disfrazado de Doraemon. A media conversación dejé escapar un sutil "¿quieres que te haga una moción de censura en la parte trasera de mi coche?" lo que me hizo ganar una nueva somanta de hostias de aquella mano gigantesca. Menos mal, porque mientras ella me abofeteaba recordé que tampoco tengo coche. Muchos de ustedes pensaran que de la violencia al amor hay un breve paso pero están completamente equivocados. Del amor a la violencia si que hay un pequeño paso pero de la violencia al amor hay un largo camino de piedras, disculpas y malogradas intenciones. En efecto, volví a fracasar delante de una fémina pero al menos en esta ocasión aprendí mas de una cosa. Tres, para ser menos inexactos. Lo primero es que las mujeres de tobillos gruesos dan hostias como panes que pueden convertir tu cabeza en una replica de la de la niña de "El Exorcista". Lo segundo es que la política es como las coles de Bruselas, no gusta a nadie, ni tan siquiera a quienes las cocinan. Y lo tercero es que resulta mas efectivo ir de putas que ligar. Y digo esto recostado en los muslos de mi adorada Ivana, "100 euros completo, no beso en la boca, griego suplemento 20 euros" (siempre abono el suplemento porque además de que me gusta deshollinar chimeneas creo que españoles y griegos compartimos la misma clase política). Y recuerden, él nunca lo haría...




8 comentarios:

  1. Si lo de follar ya esta dificil resulta que tu te vas a por lo mas dificil...a los politicos no les gusta que se los follen....son ellos los que nos follan a nosotros
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pobrecín, esta anécdota me ha dado hasta penita. ¡Aléjese ya de esos maltratos domésticos, hombre!
    Y sienta el gran alivio de que, siendo política, ya se las habría apañado para darle bien por el culo, cosa que no termino de tener claro si a usted realmente le gusta (por lo de aquél mundial de futbol + señor de Soria...).

    ResponderEliminar
  3. Bueno se ha llevado sabiduría y hostias de ese encuentro. Ya solo tiene que ir mejorando la técnica. xD
    Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  4. griego suplemento? que es eso?

    y quien no haría que?

    yo como que estoy perdida.

    ResponderEliminar
  5. Qué encuentro más accidentado... Sin duda, en El Conejito Feliz le comprenden mucho mejor. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ay Fernando, aprendió usted demasiadas cosas nuevas en el encuentro.
    Procure intentarlo con alguien más canijo, no se rinda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me da a mi que va a ser verdad que tu no ligas nada...

    Cordialísimos saludos

    ResponderEliminar
  8. pues a mi me gustan las coles de bruselas... que digo yo... que hecharle cafe hirviendo a una mujer con manos tan grandes es un poco suicida ¿no?

    ResponderEliminar