"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

23 abr. 2013

El placer de la lectura


Hoy se celebra el Día de Sant Jordi, un día donde la mujer regala un libro al hombre y el hombre regala una rosa a la mujer. Lo hacen los amigos, los hacen los amantes, las parejas, los hacen los compañeros de trabajo e incluso los hacen los desconocidos. No es necesario que la persona a la que regalas o te regala sea la persona con la que te acuestas regularmente porque acostarte con esa persona ya es el regalo. Mucha gente cree que el Día de Sant Jordi se celebra el 23 de Abril porque fue el día en que murieron Shakespeare, Cervantes y Garcilaso de la Vega. ¿Entonces por qué no se llama Día de William, Día de Miguel o Día de Garcilaso? El Día de Sant Jordi se celebra el 23 de Abril porque fue ese día del año 303 en el que murió el santo Jorge. Exacto, el de la princesa y el dragón. Es por eso que, en honor a la princesa, los hombres regalan una rosa y las mujeres les corresponden con libros en honor a todos esos literatos muertos un 23 de Abril. El Día se Sant Jordi se instauró como día del libro durante la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, cuando los libreros decidieron salir un 23 de Abril a vender sus libros por las calles. Gracias al éxito que tuvieron hoy vivimos un día en el que el placer es una constante. Un día de placer ético (la imprescindible ética de cualquier y toda cultura), placer estético (la incomparable estética de una ciudad donde sus habitantes caminen con una rosa en la mano), placer intelectual (el de miles de libros asomados a las calles) y cualquier otro placer que queramos catalogar como son los placeres de pasear, reír o mirar. Asociamos placer a sexo, ese necesario placer carnal que mueve a los animales a perpetuar su especie. Sin placer haría millones de años que habríamos dejado de existir y por ende nunca habría existido un día tan maravilloso como hoy: el Día de Sant Jordi.  El placer es tan necesario como el aire, el agua o la música. El placer es tan necesario como el dolor, como lo es  la noche o como la comida sin sal. Sin placer la vida carece de todo sentido. Placer por escuchar el balbuceo de tu hijo, placer por ver un gol de Messi, placer por leer un artículo de opinión en un periódico. Placer por un escote, unos muslos, una sonrisa que invita al pecado más obsceno e inimaginable. El placer que siento yo al escribir estas líneas o ustedes al leerlas (eso espero). El placer de Roser, la mujer del vídeo, el placer de las personas que la ven, que la imaginan, que la leen. Hoy es un día de placer. Placer por amar, placer por leer. Sant Jordi es un día de placer, placer por vivir y sentirse vivos, en definitiva.

Como muchos de ustedes saben soy un ferviente defensor del diccionario de la Real Academia Española como forma de deconstruir la idea para reconstruir la realidad.

1. m. Goce, disfrute espiritual.
2. m. Satisfacción, sensación agradable producida por la realización o suscepción de algo que gusta o complace.
3. m. Voluntad, consentimiento, beneplácito.
4. m. Diversión, entretenimiento.

Aunque no sepan que libro escoger hoy regalen uno, aunque sea un diccionario. Por puro placer.

El vídeo que acompaña este texto es original de Roser Amills como parte del proyecto "Hysterical Literature