"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

18 ago. 2013

Breve historia gilipollas del mundo (Primera Parte)

Como Agosto es el mes de estudiar en vez de ir a la playa (eso les pasa por haber suspendido todos los exámenes, torpes) voy a proceder a echarles una mano de la manera mas casta posible y regalarles unas lecciones de historia de la manera mas simple, dinámica y completamente gilipollas. Hoy comenzaremos con el Big Bang (que no es media docena de señores beneficiándose a una señora) y con la Prehistoria (que no se porque diablos se estudia si, como su nombre indica, es previo a la historia).

Lección 1: El big bang
¿Cómo comenzó todo? Mientras unos aseguran que el mundo lo creó en siete días un señor con túnica muy parecido Rappel (solo que con barba y un triangulo de papel en la cabeza), otros aseguran que todo comenzó con un Big Bang que no es otra cosa que una especie de gran pedo de Falete después de un atracón de alubias. Sea como fuere que hubo un momento en que se creó el mundo y Pedro J Ramirez siempre estará agradecido por eso. Según los seguidores de Rappel nuestro señor, los primeros habitantes fueron una pareja de nudistas heterosexuales que vivían como su creador hasta que por culpa de ella (como no) se crearon los sindicatos y las empresas. Ahora todos tenemos que currar y los únicos que viven como Dios son los banqueros o los tesoreros del PP. Según los otros, los primeros habitantes de la tierra fueron unos animales que ya no existen y eso degeneró (nunca mejor dicho) en el ser humano. En aquella época todos se odiaban a todos e intentaban no ser devorados por los animales más grandes que ellos. Como en “Gran Hermano”, vaya. 

Lección 2: La prehistoria
Pronto el hombre (y alguna que otra mujer) adquirió lo que hoy conocemos como cordura, se puso en pie, se hizo unas Nike de polipiel de mamut y se dedicó a comerciar con todo cuanto tenía a mano. Fue en ese momento que también se inventó la figura de la suegra, los colegios y el IVA. Era una época en la que la mujer (y algún que otro hombre con trenzas) se dedicaba a cocinar mientras sacaba niños de su entrepierna. El hombre (y alguna que otra camionera de tráiler de 16 ruedas) se dedicaban a pinchar a elefantes gigantes con pinchitos de taberna vasca. Normalmente morían el 99% de los cazadores pero a veces conseguían matar de aburrimiento al mamut y eso era como la boda de la hija de Aznar, todos salían con más de con lo que habían entrado. La prehistoria fue la época más importante en la evolución del hombre: aprendió a mentir para conseguir fornicio.

(Continuará...)


5 comentarios:

  1. Está muy bien Don Fernando, y de creación propia no como los estudiantes tarugos, he contrastado información con la Wikipedia y observo que no se ha copiado.

    Siga, siga...

    ResponderEliminar
  2. Así a grandes rasgos, muy ajustado a la realidad... Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  4. Estimado Sr. Gili,

    me haría tan feliz una saga sobre la historia. Temo que lo que me enseñaron los curas en el colegio no se ajusta mucho a la realidad.

    Atentamente.

    ResponderEliminar
  5. Como antropóloga y primate humana (aunque cueste creerlo son definiciones compatibles) sólo discrepo en las Nike de mamut. No me consta la existencia de restos fósiles que sostengan mi teoría pero estoy convencida de que las primeras zapatillas las fabricó el asistente de un banquero, tesorero del PP o de algún otro miembro de esa inextinguible sub-especie, utilizando piel de un congénere más lento en la bipedestación y, claro está, presa más fácil para la rapiña; tampoco era cosa de ponerse a hacer esfuerzos innecesarios que pudiesen alterar la propensión genética de sus descendientes hacia la acumulación de bienes sin mediar esfuerzo previo. Un elevado número de evidencias nos demuestran que su empeño no fue en vano.

    Agradeciendo sus enriquecedoras lecciones y a la espera de nuevos capítulos, me despido con un cordial saludo.

    Salud!

    ResponderEliminar