"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

20 feb. 2010

La compañera de trabajo



De donde saques para la olla no metas la tarjeta de crédito. Ya me entienden ustedes. Para cualquier hombre que se precie, lo más importante del mundo debería consistir en introducir nuestro tren del amor en el túnel de la fecundidad. Olvídense del amor, la discreción o la verdad. Meterla en caliente es mas importante que la familia, amigos o incluso trabajo. Pero me voy a tomar la licencia de darles un consejo no solicitado: en la ecuación del sexo nunca utilicen a esta familia, o a estos amigos o a esos compañeros de trabajo pues siempre fracasarán (sobretodo si montan una orgía con todos al unísono).
A propósito del trabajo, tenía yo una compañera de trabajo de grandes senos y melena rizada. No recuerdo su nombre ni creo que lo supiese nunca. ¿Con unas tetas como aquellas quien necesitaba nombre de pila? Tetas grandes estaba casada y tenía un hijo. Yo estaba solo y tenía una permanente erección. Así que lo que comenzó siendo un sutil jugueteo amoroso por mi parte del tipo “tienes los pezones que podría colgar mi abrigo en ellos” o “si te agachas un poco mas a recoger el formulario HTE-442 conseguiré adivinar la marca de tu ropa interior”, acabó con los dos metiéndonos mano en el ascensor, en el metro o incluso en un callejón cercano. Que bonito es el amor cuando es puro. Lo hacíamos en todos lados, o al menos eso intentábamos porque resulta complejo consumar con alguien que tiene todo su tiempo dedicado entre un marido, un hijo y una mesa llena de formularios, imposible encontrar tiempo para que se le pongan los ojos en blanco y le explote la cabeza. ¿Qué sucedió? Pues que como toda historia de amor que se precie debería tener un final agridulce, cuando los vigilantes de seguridad hacían una demostración de los equipos a unas autoridades y aparecimos nosotros en blanco y negro en la cámara de una de las salas de descanso con mi cabeza dentro de su jersey si sus manos desaparecidas dentro de mis pantalones.
Ella aun trabaja allí, yo soy adicto a las colas del INEM. El jefe de personal también era admirador de las tetas grandes.
Resumiendo, por muy grandes que sean las tetas, no os juguéis el sueldo. Porque pueden suceder que os quedéis sin sueldo y sin tetas...

41 comentarios:

  1. un par de tetas mueven más que mil carretas =D

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


    bueno gracias por leer(me) ^^

    que tenga un bonito día , o tarde o noche .-

    ResponderEliminar
  2. E incluso una sola.
    Leerla es un placer. Escribe usted muy bien. Espero que sus carretas estén a la misma altura.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  3. Mi adorado y sensual C.G, menos mal que yo tengo el tamaño perfecto y más elegante, es decir p ..... s, no tengo estos problemas, jajajaja.
    Señor mío, le dejo una suave caricia rondando la noche de carnaval.

    Néctares

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Néctar. Cuando desee será un placer comprobar tamaños. Espero que usted no desee contemplar mi tamaño y si lo desea... vaya comprando una buena lupa.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  5. Esto que se le ha ocurrido cuando yo le he dicho que las tengo pequeñas?...ay que joderse.
    Otro que le gusta el melonar, pues sinceramente espero que esté usted al nivel de una CUBANA DE TETAS GRANDES.
    Me entiendeeeee????

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Medea... no mezclemos burros con Meninas. Yo no estoy a nivel de pequeñas ni de grandes, en realidad por no estar no estoy ni sobrio. No se me enfade, que yo a usted la deseo igual... y siempre podemos recurrir a un cirujano plástico... ¿no crees? De acuerdo, yo también me operaré.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  7. Ummm .... Yo creo que pega más de Azafata Sensible, para susurrarle mis deseos en unos cuantos idiomas muy cerca de su ... y después...
    Le deseo una feliz y electrizante noche ..

    Siempre suya
    Néctares

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Néctar. Puede usted susurrarme lo que desee en el idioma que desee. Por desgracia yo solo hablo dos idiomas, castellano y castellano con tacos.
    Pero el amor no entiende de lenguas. O si...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  9. ¿Y si sigues teniendo las tetas y el sueldo?

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Butterflieswithoutwings
    Ni lo uno ni lo otro, espero que usted me ayude con ambos problemas. Caso de no poder ayudarme mas que con uno en ese caso escojo sus tetas. (¿Que esperaba? No doy para mas)
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  11. Mi estimado amigo, un placer volver a deleitarme con sus sarcásticas y siempre acertadas palabras.
    Lleva usted en su pluma el dardo envenenado que muchos quisieran para si mismos.

    Siento la noticia que acabo de leer, pero sabe que tiene mi apoyo incondicional. Si me necesita no dude en avisarme tiene la puerta abierta.
    Y permita que le diga; G. Clooney no es uno de mis preferidos, en cambio usted me regala alguna fantasía que otra.

    Algunas veces Suya
    Silencios

    ResponderEliminar
  12. Es que el mundo teta siempre implica cierto riesgo... hasta el riesgo de la irritación.

    PD, es toda una sorpresa para mi salud encontrarle por varios lugares y que constantemente me invite al descojono. Y no, no diga que me invita a nada que sería lo más fácil.

    Pues eso, gracias a las fuerzas gilipollas...

    ResponderEliminar
  13. Mi querida silencios, por desgracia el único dardo que consigue hacer diana es el de mi pluma. No le miento cuando digo que preferiría otro. Me alegra leer que le regalo mas fantasías que George Clooney, le apuesto dos vacas sagradas hindúes a que no dice lo mismo después de que me quite la bolsa de la cabeza.

    Querida Elektra. El mundo teta implica riesgos pero es el nirvana con el que los hombres soñamos. A veces sueño con monos montados en bicicletas pero eso solo sucede en contadas ocasiones. De acuerdo, no le diré que la invito a mi jacuzzi porque solo tengo una pequeña bañera de asiento y las burbujas las hago con... dejémoslo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  14. Qué injusticia. Perder ambas cosas es demasiado castigo, pero claro, parece que el jefe de personal no es tan diferente a usted (y a la mayoría).
    Le doy las gracias por hacerme empezar el día con unas risas y por sus visitas a mi casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Querido Sr. Gilipollas

    Es bien sabido que los hombres sólo quieren pasar de una teta a otra. De la teta de la madre a la teta de cualquiera, la cuestión es mamar.

    Como siempre un placer leerle.

    Y no se dejé llevar tanto por su hambre, que ya vemos lo que sucede, se queda sin gachas!

    A sus pies, señor mio.

    La Maga

    ResponderEliminar
  16. Mi querida Alis. La vida es injusta por definición (no solo conmigo... también con ustedes). Agradezco su agradecimiento por las risas y visitas, si por Diciembre sigue agradecida yo le agradecería una cesta de navidad.

    Mi querida Maggie. Los hombres somos unos mamones, menuda novedad. Pero piense una cosa... si ustedes -las féminas- no tuviesen pechos, nada de esto sucedería. Así pues... ¿de quien es la culpa?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  17. Tanto en el puesto de trabajo como en otras zonas de obligada concurrencia, debería haber carteles advirtiendo del riesgo: "Peligro: tetas grandes a 20 m.", o algo así. Otra solución sería ponernos unas orejeras y confiar en la voluntad: "No miro, no miro, no miro..."
    En cualquier caso, las portadoras de volúmenes superiores a la talla 90 deberían estar señalizadas. Y pagar una tasa por transporte y acarreo de material peligroso.

    ResponderEliminar
  18. Buen consejo querido Gilipollas.
    Que te sepa leve y que se fructuosa la búsqueda de tu "amor puro".

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Amigo subterráneo, ni voluntad ni aviso. La castración química es la mejor manera para conservar el trabajo. Ahora lo se.

    Estimada Ainhoa, el amor siempre es puro, por desgracia después vengo yo. De todas formas agradezco sus amables palabras desde una carcel venezolana (ya lo explicaré mas adelante)

    Siempre suyo,
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  20. Me temo querido amigo, que en este caso ha sufrido discriminación sexual, no por el tamaño de las carretas, digo tetas de su compañera "tetis loquis", si por el tamaño de su ya famoso micropena, digo pene, si no porque para ser justos tanto uno como la otra deberían de formar parte de los pocos afiliados a las listas del INEM.
    Me temo que el jefe de personal queria la carreta para el solito, ventajas y desventajas o guerra de sexos en definitiva.

    ResponderEliminar
  21. Espero haber aprendido la lección. Me tiraré por las que las tienen más pequeñas pero tienen 7 o 8, parece que por compensación las cosas deben de ser así. Ya te diré.

    Saludos de Noveldaytantos.

    ResponderEliminar
  22. Si en diciembre sigo agradecida, dé por hecho lo de la cesta.
    Y permítame que utilice este espacio para protestar por la propuesta del señor Subterráneo de cobrar una tasa a las portadoras de una talla superior a los 90. No me parece justo, deberíamos cobrar. Si tuviese que llevar él la carga a todas horas entendería por qué lo digo.
    Gracias

    ResponderEliminar
  23. Mi querida Ondina, efectivamente en mi episodio de la compañera de trabajo lo que sucedió fue una autentica guerra de sexos. Por desgracia en esas guerras siempre pierdo. Será culpa del tamaño de mi pistola, digo yo...

    Mi querido/a noveldaytantos. Parafraseando el chiste:
    -Doctor, vengo porque mi mujer tiene tres pechos
    -¿Quiere que le extirpemos uno?
    -No, quiero que me implanten un tercer brazo.

    Querida Alís, la cesta navideña es suya al saber que pasa de la talla 90. En realidad además de la cesta le pondré un piso en Benalmadena (Alicante). Y mi querida señora, si yo tuviese una talla cien no me importaría llevar tal peso, estaría todo el día en el sofá tocándomelos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  24. Muy buen consejo, pero de todas formas... ¿Cómo conseguiré seguirlo?
    A mí, si me pasa eso. Me cazan. Pero si al minuto siguiente me vuelve a pasar. Me cazan otra vez.

    ResponderEliminar
  25. He de reconocer, señor, que cada dia se supera más... buenas tetas... no lo son todo! es más si esa mujer es una sosa por muchas tetas que tenga le aseguro un aburrimiento en tercer grado (no se pregunte porque he dicho lo del grado... no lo se ni yo (quedaba bien))

    Un placer volver por aqui;)

    Mercè

    ResponderEliminar
  26. Iba yo a agradecer su sabio consejo final en nombre de la humanidad libidinosa e inconsciente, pero no sé yo... Al fin y al cabo seguro que sabe Vd. que nadie le va a hacer caso y ha escrito esto por el placer de poder decir: "¿Veis?, ya os lo decía yo."

    ResponderEliminar
  27. Oh por favor!!!! nunca pensé que hicieses pública nuestra historia de amor. Ahora lo sabe todo el ciberespacio. Te odio.

    Ni besos ni ná.

    ResponderEliminar
  28. Estimado Jimmy, somos como conejos saltando alegremente en un idílico campo de verde hierba, nos disparan una y otra vez pero seguimos saltando delante de los cazadores. Es nuestra manera de ser. Y disculpe el símil de los conejitos pero los nabos no saltan delante de los cazadores.

    Estimada Mercè, sabido es que grandes pechos no son grandes soluciones pero mientras no llegue la mujer de mi vida tendré que conformarme con los pechos de mi vida. Pero le aclaro que también me atraen los pechos pequeños y bien puestos...

    Querido amigo/a pcbcarp. El placer de decir “¿Veis?, ya os lo decía yo." es de los pocos placeres que me quedan... ¿por que iba a negármelo?

    Querida Rosa. No sea tan egocéntrica, en nuestra historia de amor no hay tarjetas VISA ni ollas. No me odie, cuando me refiera a usted lo sabrá porque ilustraré la historia con las 200 fotos que la hice en la cama redonda del club “la ucraniana feliz” en la carretera de Ronda. Besos y too.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  29. ¿Asi es señor! ¡Nada con las colegas de trabajo!
    (¡Que hipocrita soy!)

    ResponderEliminar
  30. exacto!!!

    nunca te rindas

    salu2 compañero

    ResponderEliminar
  31. Mi querido eltauromquico, nada nada tampoco. Algo si, pero con prudencia. Pregúntese usted: ¿que es mas importante: el puesto de trabajo o dos carretas como dios manda?
    Lo segundo, por supuesto.

    Mi querido Duke, yo nunca me rindo, son ellas las que no quieren ir a la guerra.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  32. Señor Gilipollas, me temo que no volveré a hacer caso de sus sugerencias. Después de haber estado más de 24 horas tirada en el sofá tocándome los pechos, he de confesar que me aburrí muchísimo...
    Eso sí, acepto el piso en Benalmádena. Dígame dónde me deja las llaves.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Mi querida Alis
    Es mas divertido si se estira usted en el sofá y se los toco yo. O aun mas divertido si me estiró yo en el sofá y me los toca usted. Los pechos, aclaro.
    Como puede ver existen miles de combinaciones para el amor verdadero.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  34. En la próxima empresa que tenga el gusto de contar con ud., pruebe a seducir a la jefa de personal directamente. Así evitamos el problema.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  35. Dicen que la fe mueve montañas. Y el poder, o el dinero,...yo que sé.
    Pero nooooooooo.
    Es una tetaaaaaaa, aunque sea una, la que mueve!!! y revolucionaaa XDDXDXD
    pero grande, eso sí.

    Un saludo señor Gili

    ResponderEliminar
  36. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  37. Querida Cris
    La ultima jefa de personal que tuve me puso una orden de alejamiento de 600 kilometros... no creo que sea una buena idea.

    Querida Magica.
    Teta que cabe en la mano no es teta que es grano.
    Teta que la mano no cubre no es teta que es ubre.
    La buena teta en la mano quepa.
    Que curioso resulta que todo el mundo se queda solo con el detalles de las tetas en este post, sobretodo ustedes, mis deseadas féminas.
    No somos tan diferentes...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  38. Evidentemente, Don C.G., este es un nuevo caso para la Ministra de Igualdad.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  39. jajaja, en fin, supongo que como bien dices, meterla en caliente siempre puede más que la razón. En el trabajo sólo es bueno trabajar, y no te creas que no fastidia. Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Queriod Carlos Fox, el unico ministerio de trabajo coherente es de la igualdad. Deseo ferviertemente que hombres y mujeres seamos iguales para que, al fin, las mujeres esten tan salidas como nosotros.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  41. Querida Conchita. En el trabajo solo es bueno trabajar... pero tambien te joden! Joder... ese es el problema. ¿Tiene usted alguna solucion?
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar