"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

30 oct. 2010

¡P*#%A MONTAÑA!


¡Que bonita es la montaña! Todo el mundo dice que le encanta alejarse de la ciudad y salir a pasear al campo. ¿Saben que? Y una mierda (con perdón). Cualquier gilipollas que se precie prefiere el asfalto a los árboles, prefiere las mujeres a los pájaros. Es pura lógica darwiniana. Estoy convencido que la mayoría de ustedes necesitan salir al campo a respirar aire puro y oír como los pajaritos reclaman a las pajaritas o las ranas entornan esos ojazos tomando el sol en una apacible charca llena de mosquitos. Yo no. Si me alejo mas de 100 metros de un centro comercial me falta la respiración. ¿Cuantas mujeres hay por metro cuadrado en una ciudad y cuantas en una montaña? Pues eso... No sean ustedes los gilipollas.

Pero también sucede -a diario, además- que nuestras mas férreas convicciones fueron fabricadas para después ser traicionadas. Sobretodo si es para conseguir placer. 

La conocí hace unas semanas en un bar del barrio, ella había entrado a comprar tabaco y yo, habiendo ingerido mas de media docena de cervezas, me dirigí tambaleándome hacia ella diciendo algo así como que me parecía la mujer mas hermosa del universo. O puede que le dijese que acaba de ver una bandada de gansos salvajes interpretando un pasodoble. En realidad en aquel momento y tirado en el suelo no creo que ni pudiese adivinar que ella era mujer. Pero a la mañana siguiente me desperté con un numero de teléfono apuntado en la palma de mi mano. La llamé y quedamos en otro bar. Debí darme cuenta de que algo no funcionaba porque una mujer que se precie nunca da su numero de teléfono a un borracho y aun menos le da una segunda oportunidad. Me presenté a la hora señalada con mi imponente tridente... algún beneficio tenía que sacar de los 10 euros que me había gastado en la tienda de los chinos, soy catalán con ascendencia escocesa y antepasados judíos. ¡Que diablos! Ella miró el tridente, luego sonrió. 

-¿De donde has sacado eso?
-Es de nacimiento, es grande ¿verdad? -alardee pensando que se refería a mi "otro" tridente.

Estuvimos hablando durante media hora en la que utilicé la mejor táctica que conozco para seducir a una mujer. Contestar a todo "a mi también", "yo también" o "por supuesto que si". Para mi desgracia dos de sus preguntas habían sido "¿te gusta la montaña?" y "¿vamos este fin de semana a pasear?".

Quedamos el sábado a las seis de la mañana. ¿Quien diablos queda un sábado a las seis de la mañana para hacer nada? Ah si, esos aburridos se acuestan a las nueve de la noche después de tomar una infusión de manzanilla y al día siguiente madrugan para tomarse un te de ruibarbo y salir corriendo a subir una montaña que lleva ahí cientos de siglos. Y siempre lo hacen los días que Dios nos dio para descansar. Y luego me llaman gilipollas a mi. 

Pero lo hice, madrugué, me presenté en su casa y cogimos un tren para ir a no se que remoto pueblo para después subir no se que remota montaña. Y todo eso antes de que saliese el Sol. He hecho cosas peores por seguir a un culo así que con mi mejor ánimo comenzamos a caminar por un bosque que rodeaba una pequeña montaña. Ella iba vestida con botas, unos pantalones de pana y una especie de jersey ancho. ¿Que manera era esa de vestirse para salir al campo? Aficionada. Yo iba con la indumentaria oficial de montaña que consiste en sandalias de goma, calcetines de tenis, pantalones cortos con muchos bolsillos y camiseta de tirantes encima de una camisa de manga corta de tergal. Todo ello aderezado con un pañuelo atado a la cabeza con cuatro nudos a modo de gorra y un trozo de largo metal que había encontrado en un container de basura a modo de bastón.

A los diez minutos de comenzar a caminar ya había perdido yo la respiración y me encontraba resollando al borde del camino. El aire frío me agujereaba los pulmones como miles de agujas al rojo vivo. Maldito aire puro.

-¿Te encuentras bien? -preguntó ella con expresión de fastidio.
-Tran... tran... tranquila. Ahora... voy... tu sigue... vete caminan... caminando... ahora te... al... alcanzo.

Ella se encogió de hombros y continuó su camino mientras yo vomitaba la totalidad del escaso desayuno que habíamos ingerido de camino. Después volví al camino, tropecé con una piedra, caí al suelo encima de un montón de mierda de oveja, me levanté con dificultad, busqué un riachuelo donde limpiarme, lo encontré, resbalé, caí al riachuelo y así una cadena de desgracias una tras otra. Cuatro horas mas tarde me encontraba en el mismo lugar del camino dolorido, sucio, con la ropa rota, con la oreja mordida por un gato salvaje, una erupción en los brazos y piernas por unas ortigas, descalzo y con tanta hambre que me hubiese comido crudo al gato salvaje de haberlo cogido a tiempo.

Al fondo vislumbré las figuras de dos personas que venían por el camino hacía mi. Era mi enamorada colgada del brazo de un fornido excursionista.

-¿Que te ha pasado? -preguntó ella- Pensaba que venias detrás mio.
-Tuve un pequeño problema, nada importante. ¿Quien es ese tipo?
-Mauricio -contestó el gigante verde tendiéndome la mano que por supuesto no estreché.
-¿Ya me has sustituido el primer día zorra estúpida? -pregunté cerrando mi puño a modo de amenaza.

Mauricio, el gigante verde, también cerró su puño pero en su caso la amenaza se convirtió en una dolorosa realidad.

Llegué a casa cinco horas mas tarde descalzo, oliendo a mierda, sin un trozo de oreja y con un ojo amoratado.

Para que luego digan que el campo es sano. ¡P*#%A MONTAÑA!




49 comentarios:

  1. Eso es la falta de costumbre. Yo es que vivo en la montaña y no podría vivir en una ciudad, me muero de la pena y del agobio sólo pensarlo. Aparte de que en la ciudad está todo sucio y huele mal , jeje.
    La próxima vez tómeselo con más calma :)

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sr. Gili:
    Su especie ha evolucionado (sorprendentemente) entre otras cosas porque abandonó el campo. No deshaga el camino, les costó mucho bajar del árbol.
    Un beso, y cuidese, quizás en un museo tenga más probabilidades.

    ResponderEliminar
  3. Dale una oportunidad a la montaña, aunque creas que no se la merezca. A mí me pasa todo lo contrario. Para mí el alpinismo no es sólo un deporte, es mucho más. Es una forma de vida, algo tan personal como difícil de comprender. Lo es todo para mí.

    Es cierto que a veces sufrimos: pasamos hambre, frío, dolor, cansancio... Pero yo no voy a la montaña por eso. Voy porque me lo paso bien, me encuentro agusto rodeado de una naturaleza tan salvaje y porque siempre merece la pena. Es lo que da sentido a mi vida.

    En fin, seré un gilipollas.

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJAJAJAJ
    Bueno gilipollas... Veo que el senderismo no es lo tuyo... Seguro que si fueras a la montaña para otra cosa que no fuera andar te gustaría más. JAJAJAJ
    Entiendo que no a todo el mundo le gusta lo mismo.
    Te tendré que regalar un amuleto para que tengas un poquito más de suerte.
    ¿Qué te parece un tanga de la suerte?
    Eso si, si lo llevas en el bolsillo, tienes que pagar algo y al sacar la carteta se te cae al suelo el tanga, vas a parecer un poquito más gilipollas... JAJAJJAAJ
    Feliz puente :)

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Ud., sonde esté el asfalto que se quite lo demás. Esa mujer no le convenía, demasiado naturista.

    Por cierto, bonito blog, me gustan mucho los dibujos y el fondo :).

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Eso ha sido una mala experiencia, sin duda no debería descartar volver en otra ocasión a la montaña a perseguir un trasero, quizás a otra mujer que no se vaya a la primera de cambio si eso, jajaja.
    A mí es que el campo me gusta mucho. No tanto como para madrugar tanto, pero sí me gusta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Es lógico que la excursionista encontrara en seguida un semejante de quien colgarse del brazo. Esas criaturas salvajes tienen impreso en su cerebro el instinto de aparearse lo antes posible y se atraen irremisiblemente. Usted no tenía ninguna oportunidad, es de una especie diferente a la de la excursionista. Si quedó con usted para ir al campo fue para no estar sola, a merced de los depredadores, en tanto no encontrara un ejemplar masculino de su especie.

    Usted busque entre las de su misma especie. O sea, las que tienen como hábitat natural los bares cutres, beben cerveza y pesan cerca de 200 kilos. De otra forma no le auguro la menor oportunidad de fornicio. La naturaleza es sabia y no favorece las hibridaciones extrañas.

    ResponderEliminar
  8. Lo que usted debe aprender con premura es que determinados pensamientos deben ser eso, pensamientos. Debe adiestrarse en el arte de no decir siempre lo que piensa o le pasa por la cabeza, se ahorraría más de una paliza.

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, esta anécdota me gustó especialmente. ¿Por qué no vuelve a quedar con ella? Seguro que tendría algún motivo para proponerle ir a la montaña y pasar por alto que llevara tridente en la primera cita.

    Un saludo querido Completo G.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja vaya que le pasaron cosas, siento que esta experincia no haya sido de su agrado, a mi si me gusta el campo y es muy relajante si se va bien preparado y dispuesto a disfrutar de la naturaleza, ademas en el campo no solo se puede caminar, se pueden hacer muchas otras cosas ( esa que usted piensa)dele otra oportunidad al campo y a esa chica, eso si la chica se la da a usted, mucha suerte mi querido gilipollas

    Besos

    Adis

    ResponderEliminar
  11. Lo raro es que no se haya topado usted con un enjambre de abejas asesinas...

    De todas formas le han mordido la oreja, ¿No es lo más sexual que le ha ocurrido en meses?

    Mire el lado positivo :)

    ResponderEliminar
  12. Estoy con ud. mi apareciado C.G , la montaña es para las cabras. Donde esté un buen centro comercial que se quite el aire puro y esas tonterías. A mi no me va lo del monte y la culebra, que va!

    Así que si lo vuelvan a invitar diga: ay ! cuant lo siento, pero mira que casualidad he quedado con "YO" o sea conmigo, para tomar algo. Y asunto resuelto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Ah y por cierto me gustan muchos los dibujitos esos que puso, quedan muy bien.

    un saludo

    ResponderEliminar
  14. El campo queda bonito en las postales navideñas, pero para la vida real es mejor un párking.

    ResponderEliminar
  15. Yo adoro los centros de las ciudades, aunque haya tráfico, todo sea apabullante y sólo intenten venderme cosas o pedirme dinero, cigarros, etc. Me gusta vivir rodeada de semáforos y pasos de cebra. Tenía yo un conocido que vivía en una casa en el campo y me reprochaba que no todos podemos vivr en la plaza del pueblo. Es verdad, todos no, pero yo sí. Al campo a por setas, que siempre se lleva uno algo y nada de madrugar, las 10 es buena hora, y sólo de vez en cuando.¿Quedamos a tomar unas cañas, o al cine, o a un concierto?

    ResponderEliminar
  16. Yo creo que el problema fueron las sandalias de goma, Sr. Gili...

    ResponderEliminar
  17. Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy con usted, el campo es muy bonito, pero está lleno de bichos, será muy sano, pero me atrae mas un centro comercial.

    Haga caso de lo que le han dicho por ahí arriba, busque mujeres de su misma especie y que lo mas sano que hagan sea ir de compras a una tienda de dietética.

    Por cierto, me ha hecho usted dudar, un pañuelo con 4 nudos en la cabeza? eso no es un poco maño? como buen catalan, se tenia que haber puesto usted una barretina.

    ResponderEliminar
  18. Cuando Usté quiera, querido Gili, le invito yo al monte a ver in situ un rebaño de cabras... aunque con sus antecedentes lo mismo vuelve a casa con 200 picadas de pulga, sucio y corneao....
    Bonita historia, eso si que es jalowin y lo demás son tonterias.
    p.d.: póngase en el ojo un chuleton, o en su defecto y si no hay pudientes y dado su estado gilipoyesco de cuna, lo mismo con una rodaja salchichon le vale..
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  19. Si ya le gustaba poco la montaña creo que ahora le gusta menos, ¿verdad? Ya es mala suerte jaja Así aprenderá a no dar la razón como a los tontos a las mujeres.

    :)

    ResponderEliminar
  20. querido gilipollas,pienso que debería usted haber usado el tridente para pescar lanzádolo en plan jabalina,se imagina?lo lanza al primer rio ó lago y saca un pez clavado en la punta de su tridente,eso la habría impresionado,al menos a mí me tendría rendida a sus pies...

    un beso.

    ResponderEliminar
  21. No se queje hombre que no volvió de vacio, al menos consiguió mordisquitos en la oreja del gato salvaje. Algo es algo y para ser el primer día no esta mal. De ahí al fornicio solo separa un paso.

    ResponderEliminar
  22. Mi muy estimado y admirado Sr. Gilipollas:

    Pues yo prefiero su indumentaria que la que le supongo al tal Mauricio, no me lo diga, seguro que parecía recien salido del "Camel Trophy" ..jajajajaja!

    Y eso le pasa por no escuchar a las mujeres!!!! aysssss!

    Besitos con mercromina,

    Nuda

    ResponderEliminar
  23. jajajaja......eso le pasa por seguir un culo, sin más ni más, jajajaja

    ResponderEliminar
  24. Me gusta el campo, la naturaleza, pasear por el borde de un rio, contemplar el paisaje, sentarme en una piedra y mirar al horizonte. El atardecer en el campo es precioso, cuando el cielo se tiñe con tonalidades rojizas, y mucho mas, pero estimado Gili..... me gusta usted mucho mas y eso que tiene una bolsa por cara! y no digamos sus relatos, me encantan, y me arrancan una sonrisa y eso que ultimamente es dificil que en mi suceda.

    Un abrazo y gracias por alegrarme, aunque solo sean unos minutillos.

    ResponderEliminar
  25. Lo del pañuelito cuatro nudos unido al tridente... usted se mira al espejo? A veces ayuda.
    P*#%A Montaña? con lo fácil que es decir puta montaña.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Eh, tú... ¡gilipollas!
    Firmado:
    Un completo gilipollas (de verdad)

    ResponderEliminar
  27. Cree que con esa indumentaria puede seducir a algún ser vivo?

    ResponderEliminar
  28. divertidisima historieta, ya lo creo.
    lastima que era tan falso que usted le gustara a ella como que las ovejas defequen en montoncitos.
    ni era su tipo ni su sitio, asi que quedemonos cada gilipollas en nuestro ambiente y no mezclemos gustos ni siquiera por la sana razon de perseguir un culo apetecible

    ResponderEliminar
  29. El campo es sano Gilipollas! el que no parece estar muy sano es Usted...

    ResponderEliminar
  30. Buff.. yo también soy de asfalto ... la montaña para los bichos... aunque para ud. creo que tendrían que crear un eco-sistema a parte... y dejarlo allí recluido

    ResponderEliminar
  31. Jajaja, pobre hombre, lo que no le pase a usted...

    Un consejo, la próxima vez no la llame "zorra estúpida"...así se cierra de golpe y porrazo una segunda oportunidad de quedar, y quién sabe si en suelo urbano.

    Pd: Le aconsejo que acepte la proposición de NI la breve!!!!

    ResponderEliminar
  32. Querido gilipollas, desde luego estoy con ud, yo también soy de las de asfalto hasta el tuétano...La próxima búsquese a alguien de su condición, una buena excusa y le invito a tomarse unas copichuelas!!

    ResponderEliminar
  33. He estado de vacaciones... en la montaña hombre de haberlo sabido lo recojo..nos vamos a la ciudad y nos tomamos un par de cervezas....

    Muacksssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss

    Su fan incondicional

    ResponderEliminar
  34. Querida Wen. Es cierto que lo que me sucede es consecuencia de la falta de costumbre. Pero sucede que como nunca hago nada positivo es difícil que me acostumbre a que me pasen cosas positivas. A mi lo que me parece que huele mal es la montaña, ya ve usted. Cuestión de puntos de vista.

    Querida Pilar. Cierto es que no entiendo tampoco como tardamos siglos en construir magnificas ciudades con magníficos bares donde sirven magnifica cerveza y nos empeñamos en volver al campo. Evidente es que la sociedad involuciona hacia peor.

    Estimado Pablo. Siempre que le he dado una oportunidad a la montaña me ha devuelto esa oportunidad en forma de accidente. Para mi el alpinismo tampoco es solo un deporte, es una magnifica manera de suicidarse con estilo. Como usted comprenderá soy demasiado gilipollas para ir a un lugar a pasar hambre, frío, dolor y cansancio. Para eso visito a mi madre los fines de semana que está mas cerca y me proporciona lo mismo. No se preocupe, no es usted un gilipollas, solo es usted una de esas personas a las que les gusta sufrir. Los días que no pueda ir a la montaña puede visitar a mi madre o a una dominatrix que conozco... sin compromiso.

    Mi adorada ElenaNito. Yo solo iría al campo si usted fuese una granjera vestida tan solo con un peto tejano y cantando cosas del estilo "yapiyei que bonito es el campo". Entonces cambiaríamos el título del reality de "Granjero busca esposa" a "Gilipollas busca granjera". Si usted me regala un tanga será cualquier cosa menos el tanga de la suerte, me pondría demasiado nervioso para tener suerte...

    Querida Su. Las mujeres naturistas me gusta, sobretodo en la playa. Lo que no me gusta es la naturaleza. Si hubiesen tiradores de cerveza en los árboles ya sería otra cosa...

    Querida Sonix. A mi el campo no me gusta ni a las 7 de la mañana ni a las 12 del mediodía ni por la tarde. No es problema de madrugar, si voy a conseguir placer del tipo que sea puedo madrugar a la hora que sea pero parafraseando al genio José Mota: "si no es por no ir pero ir pa naaa....".

    Querida Kotinussa. Tiene usted razón, los excursionistas se crean y la naturaleza les junta. El problema es que no encuentro cerveceras de crianza, alguna reserva he encontrado pero demasiados años y demasiado caras. dijo...

    Estimado papacangrejo. El arte de no decir siempre lo que pienso es un arte que no acabo de dominar. Sobretodo cuando delante tengo una hermosa mujer o un patán masculino. Intentaré hacer meditación o en su defecto me llenaré la boca de algodones.

    Querido Daniel Rioja. Intenté volver a quedar con ella pero me dijo algo así como "no quedo con completos gilipollas". O sea, imposible lo mire por donde lo mire. Además, mi tridente es mio y va conmigo.

    Querida Adis. Me gustaría saber que otras cosas se pueden hacer en el campo además de caminar, comer un bocadillo de pollo empanado o hacer sus necesidades. Creo que seguiré buscando en los bares oscuros de la ciudad y si no encuentro hembra al menos podré encontrar una buena experiencia etílica.

    Queridisima Cuentacuentos. Debe usted saber que el hecho de que un gato salvaje me mordiese en la oreja no es lo mas sexual que me ha sucedido en meses. En realidad es lo mas sexual que me ha sucedido en años. Eso y ver su tatuaje.

    Querida Yo. ¿Usted también es amante de bares y centros comerciales? Por Dios, es usted la mujer perfecta. Espero que cuando yo la invite a usted no me diga que ha quedado consigo misma.

    Querido aspirante. En la visa real un párking es perfecto para cualquier obscenidad menos aparcar un coche.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  35. Querida NI la breve. Usted también es perfecta. Quedemos YA mismo. ¿Podemos cambiar el plan de ""unas cañas, o al cine, o a un concierto" por "unas cañas, o al catre o un fornicio"? Si son solo unas cañas sobreviviré...

    Querida Alice. No se meta con mis sandalias de goma, las tengo desde que las compré en Salou en 1980. Calzo el mismo número de pie que cuando tenia 14 años. De hecho calzo lo mismo en todo desde que tenía 14 años. A buen entendedor palabras sobran.

    Querida PeLiRoJa. Ponerme una barretina en el campo es invitar a que crean que soy un pastor. Con el pañuelo con 4 nudos, mejor que piensen que soy un trabajador de la construcción que un pastor. Prefiero que sepan que soy de ciudad que no de campo. Catalán soy pero no tanto. Además tengo las orejas grandes y con una barretina parezco una bicicleta con el manillar y todo.

    Querida Marisa si usted me invita al monte a ver in situ un rebaño de cabras que sea para algo mas que ver in situ un rebaño de cabras. Ya me entiende...

    Querida nubedealgodón. Yo no doy la razón a las mujeres como lo hacen los tontos. Le doy la razón a las mujeres como lo hacen los gilipollas. Los completos gilipollas, vaya.

    Querida mara. ¿Es capaz usted de observar mi magnifico tridente e imaginar que tan solo sirve para pescar peces? Un poco mas de obscena imaginación... por favor.

    Querida mujer asilvestrada. ¿Me está dando a entender que de un mordisco en la oreja de un gato salvaje al fornicio solo hay un paso? Para que luego me llamen degenerado a mi....

    Querida Nuda Veritas. Yo escucho siempre a las mujeres, lo que sucede es que cuando llevan escote o falda o cualquier otra cosa... el sentido de la vista prevalece sobre el sentido de la escucha. Prometo poner mas atención la próxima vez.

    Querida Eva. Yo siempre sigo un culo sin mas, por eso nunca me sucede nada interesante sin mas. Aunque prefiero seguir un culo que seguir una carroza del orgullo gay, todo sea dicho. Sin mas.

    Querida Chus. Me alegra alegrarla. Cuando desee puedo alegrarla también en posición horizontal. A pesar de que a usted le guste el campo siempre podemos llegar a un acuerdo intermedio.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  36. Querida María. A su pregunta de si me miro en el espejo debo contestar dos cosas: "no y nunca". Si usted tuviese mi físico sabría que mirarme en el espejo nunca ayuda.

    Estimado ElChicoDelChandalDeLos90. ¿Ha ganado algún concurso de nicks originales? Yo tampoco.

    Mi adorada Cristina. Esperaba seducirla a usted con mi indumentaria. ¿No? Le aseguro que gano mucho vestido.

    Querido Marpart. A mi me gustan mezclar cosas. Sobretodo si son rubias con morenas.

    Querida Adriana. Que yo no soy sano es una obviedad tan grande como que el cielo es azul. Que el campo sea sano... eso ya es mas discutible atendiendo a mi experiencia.

    Querida MARÍA ¿Es usted de asfalto? ¿Cuando quedamos? Prometo portarme todo lo bien que la cerveza me permita.

    Querida Nélida. La próxima vez intentaré no llamar "zorra estúpida" a la zorra estúpida que me ignore. Respecto a lo de la proposición de NI la breve siento decir que lo he leido demasiado tarde. Ya he aceptado.

    Querido laurel.bis. Las copichuelas cuando desee, haya mujeres o no.

    Querida mariangi. ¿Que diablos se le ha perdido en la montaña con todos los bares que hay en la ciudad? No haga tonterías, por favor, que no tenemos edad...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  37. Jajaja. Buenísima anécdota.
    Todos los hombres tenemos que hacer sacrificios: caminar por montañas, ver comedias románticas en el cine, no terminar demasiado deprisa... es que no paran de pedir.
    ¿Y qué nos dan ellas a cambio? ¿amor? ¿estabilidad? ¿comprensión? ¿lealtad? bah, que se metan todo eso por el culo, zorras egoistas...

    ResponderEliminar
  38. Pues yo solo iba de excursión a la montaña por que era el único sitio en donde podíamos estar drogándonos tres dias sin que nadie nos molestase.

    ResponderEliminar
  39. Pues q mala experiencia la suya Sr Gilipollas, le confieso q no me gusta el campo aunque si he tenido muy buenas experiencias en el, si a
    sexo nos referimos, se puede tener muy buen sexo en el campo, y eso era lo q usted buscaba ¿no?, pues le recomiendo q siga en su intento, porque en la barra de un bar dudo mucho que vaya a tener sexo, un pedo de muerte puede ser, pero sexo como no sea delirando del pedo, cuando quiera probar aviseme y a ver q se puede hacer

    saludos

    ResponderEliminar
  40. Al menos no llevabas pantalones vaqueros de campana y unos tenis, como yo la última vez. Pensé que mis amigos montañeros me iban a dar un paseito y me tuvieron 4 horas subiendo y bajando riscos, mientras el resto de mis compañeros profesionales de la montaña iban equipados como tu amiguita, sólo que en mi caso, les di una lección que no olvidarán en mucho tiempo, subí con más agilidad que cualquiera de ellos y bajé corriendo saltando de pedrusco en pedrusco con la facilidad de una cabritilla montañesa. conclusión; el equipo no es imoprtante. sino el estado fisico: excepcional en mi caso y el nacer con el signo de la Cabra en el calendario chino, of course.

    ResponderEliminar
  41. Estimado amigo, no te preocupes, las montañeras suelen oler mal.

    ResponderEliminar
  42. Querido Juls. Efectivamente todos los hombre tenemos que hacer sacrificios. Pero no porque ellas sean unas zorras egoístas, no nos equivoquemos, es simplemente porque nos tienen pillados de esa parte que nos cuelga y tantas desgracias nos acarrea.

    Querido hijoeputa. Gracias por el consejo, la próxima vez que suba a la montaña procuraré hacer apología del endroguismo a ver si la cosa cambia de color.

    Querida Eva B. Es que usted sirve para todo. Incluso fuera de su habitat natural. Yo no sirvo para nada. Incluso en mi hábitat natural (el bar).

    Querido Dr. Mikel. No me importa que una montañera huela mal siempre que no me haga subir otro monte que no sea el de Venus, además yo huelo peor, se lo aseguro.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  43. Qué huevos contestar tantos comentarios... de verdad, me parece admirable... en mi blog se acumulan 10 seguidos por contestar y ya se me llevan los demonios

    ResponderEliminar
  44. Mi querida Wen... no consiste en el tamaño de los atributos sino en el tiempo libre... no tengo mujer ni perro que sacar a pasear, leer me aburre y el cine no lo entiendo. Soy medio sordo y la música me suena toda a silencio.

    Contestar sus comentarios es una manera mas de distraerme.

    Además tengo la esperanza de acabar fornicando con una de ustedes, esa es la verdad.


    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  45. Pues para tener la intencion de fornicar con una d nosotras antes mi propuesta se ha rajado, ni siquiera me ha respondido

    ResponderEliminar
  46. Ai dios mio... ¿era una propuesta? Con ambas! con todas! donde quieran, como quieran!!! ¿Ha caducado la oferta? ¿Expiran los yogures? Por favor... dígame que aun estoy a tiempo...

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  47. ¿Con ambas? ¿quien mas se lo propuso? creo que fui yo sola, si hay alguien mas ... entonces me retiro, no me gustan los trios, tres son multitud

    ResponderEliminar
  48. Querida Delia. Ha sido una traición de mi subconsciente que siempre cree que todas ustedes me desean con locura. No es ningún trío: usted y yo solos. ¿Fornicamos?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  49. Jajajajjaja, que risa. Fue de mal a peor, eso le pasa por no ser sincero consigo mismo, usted es de ciudad, no intente ser lo que no es, ni por una mujer ni por nadie!
    Yo soy una de esas personas que me encanta la naturaleza, disfruto del silencio, de la tranquilidad, de los aromas, de la vida de les seres vivos.... vaya que me quiero ir de la ciudad ya!

    ResponderEliminar