"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

14 jul. 2011

Desengáñense, señoras mías (odiosas arenas patrias)


Desengáñense señoras mías: a los hombres no nos gusta la playa. Esto es una verdad ajena a cualquier debate. La playa es el hábitat natural de niños,  mujeres, perros y viejos. Nunca para los hombres. Definiendo "hombre" como ese espécimen escasamente evolucionado que va desde la edad en compra su primera maquinilla de afeitar hasta la edad en que compra su primera dentadura postiza. Y me reafirmo en que todos los hombres de verdad odiamos la playa. Acabo de escuchar a un hombre decir la frase más inteligente de todos los tiempos "iré a la playa el día que la asfalten hasta el agua". Ahí radica la esencia del hombre moderno: donde hay alquitrán hay felicidad. ¿O es que creen que esa arquitectura playera llamada "chiringuito de playa" se creó para refrescar a los bañistas? Pues claro que no, el chiringuito de playa es el oasis para el hombre de verdad. Cerveza, sombra y buenas vistas. Como estar en el bar de la esquina de tu casa solo que con mujeres medio en pelotas caminando frente a ti. Solo la falta de aire acondicionado distancia al chiringuito de playa del nirvana.

Y es que a los hombres no nos gusta la playa en la misma medida que a las mujeres no les gustan los maratones de películas de Chuck Norris. ¿Excepciones? Mujeres que conducen camiones de gran tonelaje o hombres que se depilan las cejas. Raros los hay y los habrá siempre, de acuerdo, pero otra cosa es que eso sea lo normal. Dijo el escritor Richard Matheson en su novela "Soy leyenda" que la normalidad es una cuestión numérica. Hace años habría suscrito esa máxima, pero hoy en día la pongo en el estante de la duda más razonable. No es normal una playa llena de hombres de la misma manera que no es normal un cine porno lleno de mujeres. Desengáñense señoras mías... pero háganlo de una vez por todas. Existen lugares que a los hombres nos producen una sonrisa mas falsa que el graduado escolar de Belén Esteban. Estos son (entre otros): la playa, museos, espectáculos de danza, zapaterías, la filmoteca, la casa de los suegros, las academias de idiomas o una biblioteca. Desengáñense señoras mías, solo las acompañamos a esos lugares para tenerlas a ustedes contentas y que al caer la noche nos proporcionen lo único que nos interesa en una relación estable: sexo gratis.

¿Ven a todos esos hombres en la playa escondidos tras oscuras gafas de sol? En efecto, estamos mirando a cualquier mujer que no sea la nuestra. Así que dejen ustedes de preguntarnos eso de "¿donde están los niños?" porque no lo sabemos, nos hemos distraído grabando en nuestras retinas la imagen de la maciza que acaba de quitarse la parte de arriba del bikini. Vigilen ustedes a los niños si tanto les quieren. Desengáñense señoras mías, los hombres en la playa somos meros burros de carga para sillas plegables, parasoles y neveras. Somos esforzados voyeurs carentes de todo estilo que descuidamos de nuestros hijos y observamos tetas ajenas recostados en la sombra de un chiringuito de playa bebiendo cerveza bien fría. Desengáñense señoras mías, entre el lagarto y la mujer solo hay un escalón en la linea evolutiva. Entre el lagarto y el hombre hay miles de especies. Los hombres no necesitamos estar sudando tres horas estirados bajo el mas ardiente de los soles.

¿Pero que es la playa? La playa no es mas que un inmenso escenario donde el insoportable calor hace que la piel se te pegue aun mas a la misma piel, las pocas neuronas que te quedan incluso han comenzado a sudar. Arena que continua entre los dedos de tus pies y los rizos de tus cabellos, aun dos semanas después de haber vuelto de la playa la arena sigue ahí. Una arena que en la misma playa abrasa como si estuvieses paseando con tu familia sobre una alfombra de brasas encendidas en las fiestas de tu pueblo, cargado con cientos de artilugios que tu no necesitas. Ruido, suegras, pelotas de plástico gigantes que te golpean cuando quieres encender un cigarrillo convirtiendo el cilindro de humo en un arrugado trozo de briznas de tabaco.  Niños corriendo. Niños gritando. Niños llorando. Niños meando en el agua. Niños salpicando agua meada. Niños salpicando arena. Niños salpicando niños. Cada vez mas calor, mas ruido, mas incomodidad. ¿A cambio de que?

Para ver macizas desnudas es más fácil y mucho más barato alquilar una película porno y verla en la comodidad (e intimidad) de tu hogar bajo un aire acondicionado que hiela tu nuca. En pleno verano. Con una nevera a mano llena de cervezas. Sin niños, ni calor, ni perros, ni arena, ni suegras, ni ruidos, ni tu mujer...

¿Ha quedado claro? Pues... desengáñense señoras mías. La playa no está hecha para los hombres de verdad. 

54 comentarios:

  1. jajajaja totalmente de acuerdo con usted! Aunque hay algunas ( como la menda y que conste que no se viste como una camionera...) que tampoco soporta la playa como me la ha pintado usted. A mi si me tiene que encontrar, búsqueme en alguna cala de la costa brava con mucha piedra y si a ser posible, nudista!

    Saludos desde una trinchera en reformas!

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sr. Gili,

    ya sé que me va a dar un rapapolvo pero confieso que me gusta la playa, eso sí, sólo las paradisíacas y apartadas con poca gente. En el caso de las que suscribe usted, tipo Benidorm, sólo se me viene a la mente una frase de una gran película: "Me encanta el olor a napalm por la mañana". Ah, y lo de las gafas de sol imprescindible o ¿acaso alguien pensaba que era por problemas de fotofobia?

    Atentamente.

    ResponderEliminar
  3. Querida Chatnoi. ¿Que cala nudista es esa? Porque si hay asfalto yo voy a verla.

    Estimado Esteban. ¿Se depila usted las cejas?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  4. ¡Demasiado cierto!
    ¿A quién no se le van los ojos a los demás y quién será el único que se fije en como rompen las olas? Yo no!!
    Encima como nos gusta poco criticar a los demás... :)
    Pase un refrescante verano y si vas a la playa acuérdate de la toalla para secar las babas!

    ResponderEliminar
  5. Desengáñese Sr. G., usted sería el primero en renunciar a su oasis domiciliario y cambiarse por cualquiera de los sufridos maridos del chiringuito con tal de tener sexo gratis por la noche.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Vivan los Rodriguez. NO ME GUSTA LA PLAYAAAAAAA..... pero si el sexo, así que...
    cariño que bañador me pongo?

    ResponderEliminar
  7. ajajajajaja qué cierto. Esto me lleva a pensar si no habré sido yo hombre en otra vida, porque donde esté una piscina que se quite la puñetera arena. Claro que si fui hombre fui gay, eso fijo. Qué horrores me lleva usted a pensar...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Querida ElenaNito. No se si iré a la playa por los motivos que acabo de exponer. En un jacuzzi en cambio no hay problemas de niños ni sol ni arena...

    Estimado Daniel Rioja. Yo por sexo gratis hago muchas cosas excepto ir a la playa o suscribirme a "La Razón".

    Querido papacangrejo. No se preocupe, se ponga el bañador que se ponga su señora esposa siempre le dirá "tendrías que beber menos cerveza, mira que barriga tienes".

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  9. Querida Ana. Si no le gusta a usted la playa es que es lesbiana. No le demos vas vueltas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes Sr. Gilipollas.

    A mi la playa me relaja, sentir el sol calentando mi cuerpo, la brisa marina jugando con mi cabello, oir el ruido de las olas rompiendo en la orilla... y encima, gratis!

    Disfrute de su verano, caballero, que yo lo haré del mío.

    Saludos cordiales,
    Lizette

    ResponderEliminar
  11. Tiene usted razón en una cosa: la normalidad se mide numéricamente. Y, si bien es cierto que quizás la visión de la playa más normal podría ser -que no lo afirmo- la suya, también es cierto que hay muchísimas más maneras de disfrutar de un día de playa.
    Yo soy mujer, muy mujer y no he sido lesbiana en ninguna vida anterior pero me encanta ponerme unas gafas de sol y mirar a los tipos que por allí pululan, intentando adivinar entre otras cosas si son gilipollas o no.
    Sr. Gilipollas usted me descoloca; copio aquí entrecomillada la frase con la que usted se despidió en su entrada Supervivientes:
    "Olviden este blog, olviden Internet, olviden las obligaciones, quitense la ropa y beban un Gin-Tonic de garrafón en la orilla de la playa.


    Invito yo."

    ¿En qué quedamos? ¿playa sí o playa no?

    ResponderEliminar
  12. Querida Lizzette. ¿Y eso puedo verlo?

    Querida belkis. No analice el humor o deja de ser divertido.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  13. Quizás su sentido del humor, Sr. Gilipollas, no el mío.
    Yo aquí no analizo...sólo leo, y a veces me permito hasta el lujo de sentir.
    Pero sin acritud eh? Que aunque ya he desechado la idea de verle alguna vez personalmente, sigo admirándole mucho.

    ResponderEliminar
  14. mamá...mamá mira mira!!! .... cariño cuidado! no te quemes, no te mojes... !cerveza, coca cola, agua fria... cerveza, coca cola, agua fría.... masaje ?masaje?.... mama, mama! mira, mira...! ...ohhhh!! tampoco soporto esa sinfonía de orilla, así como las uñas de los pies que se quedan negras de arena de construcción que se echan a las playas urbanas...como no sea una playa de verdad de arena blanca sin colillas y agua libre de plásticos y otros objetos flotantes no identificados, me niego a estar entre carnes sudorosas y rosadas... además mucho sol da arrugas...

    Un saludo libre de sal.

    ResponderEliminar
  15. Querida Belkis, si usted quiere analizar el humor perfecto pero a mi no me pregunte entonces.

    Querida ALTIVOLANTIS ¿es usted mujer? ¿segura? Yo nací arrugado y morí arrugado. El sol no me asusta.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  16. La arena y pringosidad de la playa es un auténtico asco, pero meterse en el mar compensa. Yo tb prefiero el porno fresquito que ver indecorosos cuerpos en la playa, ¡que la gente no sabe lo q es el decoro, coñe!.

    Kisses.

    ResponderEliminar
  17. Completamente de acuerdo. Matizaría algo más. No entiendo porqué se preocupan tanto las mujeres en que no se les vea el sujetador, las bragas o el tanga, a fin de cuentas son iguales que los de baño, solo los separan los estampados y si en la playa no tienen reparos a enseñar las tetas... porqué escapan tanto a los ojos de los que las observan en el autobús?

    ResponderEliminar
  18. Querida Sincopada. Para mi gusto la gente es demasiado decorosa, creo.

    Querido Outsider. ¿Ha probado llenar el suelo del autobús de arena? Nunca se sabe.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  19. jajajajajajaja estupendo... genial y realmente cierto jajajaja
    menos una cosita.. la arena se va en la primera ducha jajajajajajaja

    gracias.. un beso

    ResponderEliminar
  20. Sr. Gilipollas, las mujeres somos muy conscientes de que la playa no les gusta pero nos son muy útiles para llevar las sillas, la sombrilla y vigilar las llaves del coche y de casa mientras nosotras nos bañamos. Además es fantástico, después de un día de playa agotador sobretodo para él, subirte a su coche y llenarlo de arena, además de mojar el asiento.
    El sexo no siempre se paga con dinero...

    ResponderEliminar
  21. Querida lunera. Es que soy alergico a las duchas... a ver si va a ser por ese motivo que aun llevo entre los dedos de los pies arena de la playa de Sant Pol de 1998.

    Querida Marta. No se preocupe por eso, a los hombres nos gusta sentirnos utilizados. Pero todo tiene un límite. ¿No sería mejor un bañito rapido en la piscina y un fornicio lento en la cama? Pero no... tiene que ser la playa. Así nunca llegaremos a nada, oiga usted.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  22. Mi papa siempre ha dicho eso, tal cual como lo expresaste asi que nunca tuve la duda de que si a los hombres le gusta o no la playa.

    ResponderEliminar
  23. Querida Miss Problemas. Los padres siempre tienen razón. Lo se porque yo nunca tuve uno.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  24. Vale, después de tan brillante disertación sobre el tema de la playa (en serio, me ha encantado)... solo tengo que confesar una cosa que considero oportuna: soy un hombre.

    Bueno, no, pero no me gusta la playa. xD

    Saludos!

    ResponderEliminar
  25. Una entrada magístral...sublime!
    Éste es el gilipollas que me gusta leer...

    Un orondo abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Ahora entiendo cuando mi ex me decía " a mi me gusta la playa, pero no soporto la arena, tomar el sol y que el agua esté tan fría".
    Le doy mil gracias Sr. Gilipollas, por abrirme los ojos, porque a día de hoy seguía sin comprender nada.

    ResponderEliminar
  27. Joder, pensaba que era el único que la odiaba.

    Atte: Sr.Eco

    ResponderEliminar
  28. Querida Sonix. Ya sabía yo que era usted medio hombre. Por cierto, bonita su nueva foto de perfil, yo también la tengo en el trono de espadas cuando lo trajeron al FNAC hace poco... :) Winter is coming...

    Querido Lorenzo. Gracias mil. A ver si consigo mas entradas como esta que últimamente estaba desvariando yo un poco.

    Querida Ollie. Su ex no es que no la odiase a usted, odiaba la arena. Ahora ya lo sabe.

    Estimado Sr. Eco. No está usted solo. Ánimos.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  29. Porno contra playa. Hasta para mí el primero sería claro ganador si en ese día apretase el calor y la excursión fuese familiar.

    Si en vez de porno se puede disfrutar de compañía de carne y hueso con la que retozar en el salón con su aire acondicionado y su nevera repleta de rubia...ni le cuento.

    Ohdiosa

    ResponderEliminar
  30. Estimado Sr.Gili, debo ser un hombre, ahora no sé si darle las gracias o demandarle, en fin me voy a poner el bikini, nos vemos en la playa ;)

    ResponderEliminar
  31. Definitivamente, debí nacer hombre, por qué me pregunto, ¿Que mujer prefiere ir a la playa antes que tener sexo con su hombre, novio, marido, amante...?
    Y, aquí te dejo varios secretos de las mujeres, el primero es que nos gusta el sexo, raro, sí, pero es un mito lo contrario, el segundo es que dejaros que os vayáis al chiringuito de la playa no es por daros libertad, si no por tener libertad nosotras de mirar donde queramos... Con o sin gafas de sol.
    Graciosa entrada... Esperaré impaciente la siguiente.

    ResponderEliminar
  32. Yo no lo hubiera explicado mejor. Bueno, tal vez sí,... ¿para qué subestimarme? ;P

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Estimado Sr. Gili, ¿Ha probado la playa de Riazor en Coruña?, le sorprenderán sus piedritas que no se pegan en lugar de la arena y el plus de agua bien fría y cero excesos de sol por las lluvias y nubes durante el verano...
    Por otro lado, amo el mar (jajaja no soy hombre), amo el porno y le digo, junte usted ambas cosas en una playa del Caribe en la noche y le garantizo que cambiará sustancialmente su visión de la arena, los gritos de los niños y el peso de las sillas y las sombrillas... si su disgusto es la playa, aplique esa terapia de choque, el resultado está más que garantizado...
    Y un saludo veraniego, pero eso si, desde las alturas!!!

    ResponderEliminar
  34. Amigo Gili,

    No me extraña que se asfixie Vd. en la playa, con el solano, la arena, sus kilos y esa bolsa en la cabeza. Pruebe a quitarse, en orden inverso al mencionado, lo que le acalora. Notará la diferencia de forma sustancial.
    No estoy de acuerdo con su definición de chiringuito. Si este fuera el Nirvana estaría abierto todo el año y no solo en verano. Como ocurre con el "conejito feliz". Además, como bien refleja el texto, los hombres son gilipollas.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  35. La sabiduría ha hablado por su boca. Yo particularmente, que vivo a la orilla de la playa desde hace 36 años, no he tocado su arena nada más que en las noches de invierno, para recoger las deposiciones de mi perro.
    Odio la erna, el sol y el calor. ¡Por cierto!, desde mi terraza se ven unas "vistas" imponentes con los prismáticos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Qué cerdo eres!!! Yo tampoco soy muy de playa aunque sí que bajo, pero para estar un ratito nada más. Y no me quito las partes de arriba en público. :)

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
  37. Querida Odhiosa. Vale, yo tengo aire acondicionado y cervezas en la nevera. ¿Se viene a retozar? Prometo portarme muy mal.

    Querida Pilar. Mejor demándeme, así la conoceré a usted en el juicio.

    Querida Tamara. Lo que se aprende con usted... a las mujeres les gusta el sexo... eso es nuevo para mi oiga... porque si es cierto... ¿por que llevo sin mojar desde 1982?

    Queido Jauroles. Usted lo habría explicado mejor, sin duda.

    Querida Viv. ¿Usted dándome la razón? Acabo de enamorarme de usted...

    Queridisima CaroNu. Si ama usted el porno entonces yo amaré esa playa de Riazor con esas piedrecitas. ¿Cuando puedo ir a vivir con usted? Para comenzar a preparar la maleta.

    Querido COMO-DORE. El chiringuito de playa en invierno se llama "ultra lounge daikiri bar" y solo sirven bebidas de colores. Por cierto, hablando de "el conejito feliz"... ¿por que la otra noche hizo ver que no me conocía? No le contaré a nadie que le vi del brazo de dos bielorrusas de mas de dos metros.

    Estimado Carlos Galeon. No se que es peor. Si ir a la playa de día o recoger las mierdas de perro de noche. ¿Ahora que comienza el verano puedo ir a su casa con un catalejo?

    Mi adorada B a la Moda. Si me promete que en privado se quita las partes de arriba le prometo no abandonar ese privado en lo que me queda de vida.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  38. Amigo Gili,

    No me recuerde lo de la otra noche. Las bielorusas resultaron llamarse Seguei y Tachenco, tenían dos metros de altura y más de un palmo de miembro. Acabé con los huesos rotos, me fata la cartera, las llaves de casa y un par de condones pinchados que siempre llevo encima.
    No le saludé puesto que me dijeron apuntándome con un arma, ¡ tira pa fuera y calladito ¡

    ResponderEliminar
  39. Estimado COMO-DORE. Ya me parecía a mi que usted no es tan maleducado como para obviar a un amigo en un club. Yo en cambio me fui con "paquita la sucia" que, aunque desafortunada, es un valor seguro. Siento lo de su cartera. Lo de los huesos sana con el tiempo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  40. Estimado Sr. G:
    Veo y observo que no se ha pillado los dedos en cuanto a lo de las generalizaciones, y ha admitido que hay excepciones en todos los campos. Y ha hecho bien, porque yo, aunque fémina, soy un ser al que sólo le gusta ver la playa en postales. Me tachan de aburrida porque prefiero el campo o la parte urbana del asunto. De todo tiene que haber en este mundo, o muy aburrido sería.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  41. Estimado Sr. Gilipollas:

    Si la dicotomía se plantea en los términos "sexo o playa", evidentemente, sexo, por favor.

    Ahora bien, a según qué horas también se puede practicar el sexo en la playa, aunque con el inconveniente de que el que se pone debajo tendrá arena en la raja del culo por toda la eternidad, cual pertinaz maldición gitana.

    Besos de una que le seguía en silencio y hoy ha soltado los deditos,
    Lady Vaga.

    ResponderEliminar
  42. Vivo a tres kilometros de la playa y .. escojo el sillón y cuando el sol deja de picar, me gusta salir a tomar una cervecita, nunca estoy morena y si lo estoy es por un autobronceador que me compré en el Alcampo.
    Por cierto esa frase ¿Conoces a mi amigo Plablo? dice que solo irá a la playa el día que le pongan asfalto, la cubran y le pongan aire. jajajja
    Su incondicional seguidora.
    Blog A

    ResponderEliminar
  43. Querida Dana. Si a usted la tachan de aburrida por no querer ir a la playa imagínese a mi. Tengo que caminar sin la bolsa en la cabeza para que nadie me reconozca.

    Querida Nin. Me encantaría saber como resuelve la dicotomía "sexo gilipollas o gilipollas sexo". Mientras responde iré pensando un invento para sacarnos la arena de ahí mismo...

    Querida Blog A. Quien dijo eso de asfaltar la playa fue el grandioso Spin. Aunque suscribo también lo que dice su amigo... asfalto y aire acondicionado. Que lujo, oiga. ¿Vendría entonces usted conmigo?

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  44. Me quedo tranquilo, habiendo descubierto gracias a usted, que soy un hombre de verdad..., pero no se engañe... la carne al natural es mucho más gratificante que vista en la televisión, eso no tiene discusión aunque para ello haya que quemarse la espalda...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  45. Querida Tamara. Lo que se aprende con usted... a las mujeres les gusta el sexo... eso es nuevo para mi oiga... porque si es cierto... ¿por que llevo sin mojar desde 1982?

    Querido un completo gilipollas, yo dije que nos gustaba, no que fuera fácil conseguirlo. Pero busque ya alguien con quien tenerlo, que desde 1982... fff, Ni me lo imagino.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Querido Elvis. La carne al natural es mas gratificante que vista en televisión, en efecto. Excepto si se trata de una película gore.

    Querida Tamara. Como siempre, la impaciencia me ha llevado a confundir el "gustar" con el "querer". Yo si que imagino lo que debe ser no mojar desde 1982... lo vivo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  47. Totalmente de acuerdo...
    Si los hombres van a playa por obligación y por ver macizas a qué va la maciza a la playa?

    ResponderEliminar
  48. Usted se pierde la verdadera esencia del verano, de lo que es y significa la subcultura estival de nuestro pais, y de la joya de la corona de nuestra patria.
    Si quiere ver y disfrutar de verdaderas erondeces le invito a una cervecita fresca en la terraza del camping donde estoy estos dias, baja un poco hacia el sur por alli por el Templo del Sol.

    ResponderEliminar
  49. Querida El.la. La maciza va a la playa a buscar marido rico, desengáñese.

    Estimado Dr. Mikel. Soy alérgico a los campings. Si viene usted a mi mansión de la costa brava invito yo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  50. Mi Señor Don Fernando,
    No tengo perdón, me había saltado esta gran entrada suya cargada de perlas de majorica.

    Ni que decir tiene, que el único porno que no soporto es el que se rueda en exteriores con la espumita de las olas y rebozados con la molesta arena de una playa, me excita menos que la fritura de un par de San Jacobos.

    Leyendo los comentarios, asumo que debo estar envejeciendo, o bien eso o asumir que las 'mutaciones punsetianas' existen y que la casi totalidad de sus comentaristas han evolucionando de lagartas playeras a zorresas megalistas.

    Suyo, Z+-----

    ResponderEliminar
  51. Estimado amigo De La Vega. Solo usted es capaz de llegar a un lugar como este blog lleno de mujeres y llamarlas a todas "zorresas megalistas" de golpe. No se si aplaudirle o retarle a un duelo.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  52. Muy amena lectura , aunque cometas la gilipollez de opinar por todo el colectivo de hombres, no veo porqué disculparme de haberla pasado bien en casi todas las playas.
    Acepto que como en todo se llega a dar el caso de encontrarme en el infierno dentro del paraíso.
    Pero la vida es así de absurda y sorpresiva, si no , no la llamarían vida.

    ResponderEliminar
  53. Estimado carlos de la parra. La generalización es una de las herramientas del humor. Sino... lo llamarían drama.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar