"El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla... está hecho" (Groucho Marx)

28 dic. 2014

El baile lo carga el diablo

Hay quienes aseguran que para estar sano hay que hacer ejercicio, caminar o ir en bicicleta, nadar o hacer yoga. Cualquier cosa para evitar quedarse sentado en el sofá repasando todos los canales de la TDT como en un bucle infinito. Lo mas curioso de todo esto es que en la lista de ejercicios olvidan dos de los mas completos: el fornicio y el baile. Dicen los que saben que en una sesión de fornicio de veinte minutos, el afortunado consume alrededor de 500 calorías mientras que en veinte minutos de baile consumimos alrededor de 125 calorías. O sea, que salir un viernes por la noche a bailar y a conocer a alguien con quien despertar el sábado por la mañana es una de las combinaciones mas sanas que existen. 

¿A que viene todo esto? Es simple... ¿recuerdan ustedes lo que les conté de un amigo que se cree enamorado de su compañera de trabajo? Pues resulta que el pasado viernes por la noche mi amigo tenía la cena de navidad de la empresa que implicaba acabar en una discoteca donde intentar hacer el ejercicio mas completo que existe. Baile vertical +  danza horizontal, en efecto. Pero resulta que mi amigo, además de tonto, es tonto. Y además de ser muy tonto, no sabe bailar. ¿Cómo seducir entonces a la compañera de trabajo? La solución es simple: clases de baile by gilipollas. 

Lo primero que tuve que hacer es, cual pretty woman, llevarme a mi amigo de compras para actualizar su indumentaria. El tipo me dijo que salía de juerga por las noches con unos tejanos y una camiseta de algodón. ¿En que coño piensa la gente cuando se visten así? ¿No han visto "Fiebre del Sábado Noche"?. Fuimos a la tienda de los chinos y allí compramos unos pantalones de campana de color plateado, tergal 100%. Después una camisa abierta de cuello setentero con estampados hawaianos. Para rematar la faena compramos unos zapatos de imitación de charol. Todo por 17 euros. Para que después digan que ir elegante es caro. De acuerdo, puede que mi amigo fuese a pasar un poco de calor con tanto tergal, pero estoy convencido que la visión de un hombre sudoroso es algo que despierta los mas bajos instintos de cualquier hembra que se precise. El siguiente paso consistía en aprender a bailar y en eso soy un maestro. Puede que sea gordo y feo, puede que sea gilipollas y machista, puede que el aliento me huela y solo tenga pelos en las orejas. Pero se bailar. Y eso es mucho mas de lo que cualquiera de ustedes puede decir. 

Para bailar bien simplemente hay que aprender cuatro pasos que consiste en aguantar el vaso de tubo y no moverse de la baldosa de 60x60. El resto sale solo. Simplemente hay que mover rítmicamente los pies suene la música que suene (el género o el ritmo es lo de menos), y mientras movemos los pies sin salirnos de la baldosa e intentamos que el gintonic no desborde el vaso de tubo, hay que mover la cabeza arriba y abajo mientras con la mano libre apuntamos al techo como contando pájaros invisibles con la punta del dedo. Eso es bailar y si mi amigo conseguía bailar así, sus movimientos serían la llave que abría el corazón de su enamorada. 

Por desgracia (para él) los planes no salen siempre como uno ha imaginado. En realidad NUNCA salen como uno ha imaginado porque, en efecto, la compañera de trabajo no se enamoró de la danza de apareamiento de mi amigo. Es mas, la susodicha acabo la cena de Navidad en la cama con el jefe de personal, revisando la contabilidad y colgando la ropa interior de la lámpara.

Moraleja: por muy bien que bailes siempre habrá alguien más poderoso que tú.


6 comentarios:

  1. Pues no termino de entender porqué, acaso le resultaría más sugerente el baile de los número y la aburrida cadencia del poder, una mujer extraña, sin duda.
    Besos inocente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás esa mujer prefería el poder al baile. Como los pokemon.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  2. Encima sabe bailar...Sr.Gilipollas,sepa usted que como nos encontremos necesitarà hacer acopio de calorìas extra.
    La pareja de su pròximo baile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Podríamos encontrarnos y hacer acopio de calorías extra de manera ajena al baile? En efecto... hablamos de sexo. Aunque siempre es mejor hacerlo que hablarlo. O eso dicen.

      Siempre suyo
      Un completo gilipollas

      Eliminar
  3. Zumba o yoga? Elige. No hay alternativa. Besazos.

    ResponderEliminar